Últimos temas
» Té de color del oro (Anubis)
Mar Mayo 15, 2018 10:52 pm por Anubis

» Links de temas libres
Vie Mayo 11, 2018 7:51 pm por Arlock

» Shonen Rol (Afiliación Normal)
Jue Mayo 10, 2018 4:48 am por Invitado

» Buscando una oportunidad.
Miér Mayo 09, 2018 5:57 pm por Jin Pakpao

» UNIVERZITA ASGARD +18 [Élite]
Miér Mayo 09, 2018 4:15 pm por Invitado

» Shinobi Wish {Élite - Cambio de Botón}
Miér Mayo 09, 2018 3:01 pm por Invitado

» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Mar Mayo 08, 2018 11:16 pm por Nikita Maklakov

» Nikita ID
Mar Mayo 08, 2018 10:32 pm por Abdiel Wilmer

» Firmas
Lun Mayo 07, 2018 8:16 pm por Nikita Maklakov


Bienvenido a casa (privado Saitama)

Página 8 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 15, 2016 7:28 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Había sido un día muy largo. El departamento había atrapado a una pequeña pandilla local con una gran cantidad de droga, así que había mucho papeleo de por medio, del cual gran parte le tocó hacer a él, cosa que le disgustaba mucho, y con lo que estaban constantemente “castigándolo” en la estación.

Si, de acuerdo, él no era muy ortodoxo al hacer su trabajo, y más de una vez podía haber roto alguna regla, pero también obtenía resultados. Cosa que a sus superiores no parecía importarles en absoluto.

“Apégate al manual de procedimientos, Genos”, le repetían. Y aunque lo intentaba, la mayoría de las veces terminaba haciendo todo a su manera, y entonces, preferían tenerlo en la estación, en un escritorio, detrás de una pila de papeles.

Se talló los ojos y bostezó. Estar todo el día sentado llenando formas le había dejado dolor de cabeza.

Si al menos todos aquellos documentos sirvieran para algo, se sentiría un poco mejor de poner tanto esfuerzo en ellos. Pero la verdad era, y lo sabía que la mayoría de aquellos delincuentes saldrían pronto de prisión, y que de todas maneras no eran más que intermediaros. La droga obviamente pertenecía a la mafia, y esos no había quien les hiciera algo.

Así que a su parecer el trabajo de escritorio en la estación era inútil, así que sólo quería volver a casa, olvidarse de su frustración y dormir.

Se detuvo de pronto en mitad de la acera al escuchar un ruido fuerte muy cerca, algo metálico siendo golpeado una y otra vez, y el sonido venía de un callejón que acababa de pasar. Genos regresó sobre sus pasos y se asomó con cautela, aunque en la oscuridad no pudo ver más que sombras. Y de nuevo escuchó el ruido.

Genos sacó una pequeña linterna y la luz iluminó el estrecho espacio entre los edificios. Ahí no había nadie, o eso parecía. Aunque al escuchar el ruido otra vez en seguida comprendió que venía del basurero que estaba ahí.
Con cautela se acercó.

¿Hay alguien ahí? —como nadie le respondió, se atrevió a ir abriendo la tapa poco a poco, hasta que el haz de luz de la linterna dio contra los ojos brillantes de un gato que lo miraba desde abajo, y que al notar que la tapa había sido retirada saltó fuera del contenedor y salió corriendo hacia la calle.

Solo un simple gato atrapado. Genos miró de nuevo dentro del contenedor para asegurarse de que no había más criaturas atrapadas adentro y luego lo volvió a cerrar. Apagó la linterna, listo para irse, y luego la encendió de nuevo, extrañado por lo que creía haber visto con el rabillo del ojo cuando había dirigido la luz de la linterna hacia el fondo del callejón. Algo que parecía… No, mejor cerciorarse antes de hacer conjeturas.

Dirigió el haz de luz hacia un lado y al otro, buscando el punto exacto entre el montón de cajas y bolsas de basura. Y lo encontró. Era justo lo que creía haber visto, una mano que sobresalía debajo de un montón de desechos.
Genos la contempló unos instantes, sintiendo que se le helaba la sangre al creer que estaba contemplando el cadáver de alguien.

Se acercó con cuidado, y removió un par de bolsas de encima. Su otra mano ya estaba buscando el teléfono para llamar refuerzos. Y luego se detuvo. Genos alanzaba a ver parte del cuerpo y notaba las partes metálicas y otras de un material de color negro que sobresalían en su apariencia. Quitó una caja y más bolsas y pudo verlo con mucha más claridad.

Era un Pet.

Suspiró aliviado de que no fuera un cadáver. Sólo un Pet que parecía desactivado.

Hey. ¿Me escuchas? —le habló, pero no obtuvo respuesta.

¿Debería llevarlo a la tienda? Ahí se encargarían de él. Aunque si lo habían dejado ahí entre la basura tal vez era porque ya no funcionaba. Genos no dejaba de mirarlo, debía llevar un buen tiempo ahí, por eso estaba tan sucio. De pronto sintió tristeza por él, por terminar en un lugar así, como si no le importara a nadie.

Tenía bien sabido que los Pets eran criaturas artificiales, pero no dejaba de darle pena el estado en que se encontraba aquel.

Como si quisiera hacer algo bueno por él terminó de quitarle la basura de encima y lo apoyó sentado contra la pared.
Se quedó mirándolo de cerca, en cuclillas frente a él. A primera vista no parecía que tuviera algún desperfecto en el exterior, aparte de la suciedad.

Levantó una mano para quitarle del cabello negro algunas basuritas. Luego sacó un pañuelo e intentó limpiar una mancha en su mejilla, sobre una marca delgada que salía desde la base del ojo. Aunque al ver que no funcionaba dejó el pañuelo a un lado y uso la yema de su pulgar. Piel suave, se sentía igual que la de un humano, menos caliente, probablemente porque estaba apagado, pero no fría como la de un cadáver, así que no resultaba desagradable al tacto.

La mancha en la mejilla casi desapareció. Genos lo comprobó apartando la mano. De todas maneras una manchita menos no lo hacía verse más limpio.

Genos se levantó, dio un paso hacia atrás y lo miró como despidiéndose en silencio.

Empezó a andar hacia la calle, y miró hacia atrás de nuevo, a la solitaria figura sentada en la penumbra.

Si lo dejaba ahí tarde o temprano terminaría desmantelado probablemente. Era una pena.

Dio otro paso hacia la salida, aunque era incapaz de apartar la mirada del Pet. No parecía merecerse un final así.
Pero ¿Qué podía hacer por él? Quizá podría llevarlo a arreglar. ¿Por qué no? Parecía mejor opción que dejarlo en ese horrible lugar.

Suspiró, entre aliviado y preocupado por su propia decisión y volvió a acercarse al él. Lo levantó contra la pared y tras calcular si podía cargar con el peso, lo levantó en brazos y lo sacó de ahí.

El camino fue mucho más lento, y cuando llegó a su departamento, y tras subir las escaleras, se sintió verdaderamente agotado.

Ya en el interior dejó al Pet acomodado contra la pared de la sala mientras él iba por unos paños y un cuenco con agua tibia para limpiarlo.

Empezó con sus brazos, con el paño húmedo iba retirando el polvo y las manchas, con el seco limpiaba las partes metálicas. Pasó pacientemente la tela entre sus dedos y se encargó de limpiar cada uno de ellos. Luego le limpió el cuello hasta detrás de las orejas, y pasó la tela con suavidad sobre estas. El cabello lo dejaría para después.

Le limpió la frente, y las mejillas hasta que por fin lucieron limpias. Luego el mentón, los labios, la nariz. Limpió con mucho cuidado los párpados e incluso las pestañas que parecían tener algo de lodo seco en ellas.

Genos lo contempló, satisfecho. Se veía mucho mejor así, como si durmiera en vez de estar apagado y recién sacado de un sucio callejón.

¿Por qué te dejaron  ahí? —le preguntó volviéndose a sentir triste de pronto. No le parecía una manera digna de tratar a alguien, aunque fuera un Pet, aunque sabía bien que no todos pensaban que los Pets mejor que el de simples cosas que podían comprarse y tirarse tan fácil.

Buscaré a alguien que pueda arreglarte, te lo prometo.

Levantó los paños y el cuenco y se levantó. Un momento después volvió a arrodillarse frente a él.

A no ser que no estés descompuesto, tal vez… sólo te apagaron.

Lo miró como si el Pet fuera capaz de responder.

Y luego sus ojos se fijaron en sus labios. Quizá podía activarlo él mismo. No estaba del todo seguro de si podía, pues nunca había tenido un Pet, pero había escuchado muchas veces aquello de “un beso para activarlos”.

Podría funcionar…—musitó pensativo. —Voy a intentarlo ¿De acuerdo? —le dijo, como si el Pet apagado estuviera al tanto de la idea que acababa de pasar por su mente.

Dejó los paños y el cuenco en el suelo y se inclinó hacia el Pet. Se detuvo a unos cuantos centímetros de su rostro y dudó.

Si, aquel podía ser un procedimiento normal con los Pets, pero no dejaba de ser un gesto algo íntimo. Además, no era su Pet. ¿Qué tal si le molestaba?

Disculpa. —dijo en voz baja antes de recargar sus labios contra los del Pet. No sabía cuánto tiempo debía estar así, por lo que se quedó así unos momentos, con el rostro del Pet entre sus manos, siendo consciente de que sus labios eran bastante suaves.

Cuando finalmente se apartó lo hizo apenas unos cuantos centímetros, sin dejar de mirarlo esperando una reacción.


Última edición por Genos el Miér Jul 20, 2016 10:30 pm, editado 1 vez
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo


Bienvenido a casa [NSFW]

Mensaje por Saitama One el Sáb Ago 20, 2016 1:02 pm

Suspiro y le miro un momento, no pensó que terminara tan agitado y cansado.

- Igual.

Algo agotado por todo lo anterior pero fuera de eso, se seguía sintiendo caliente por dentro.

Cuando Genos empezó a moverse pensó en ayudarlo a acomodarlo sobre la cama pero con sentirlo salir de él despacio fue suficiente para mantenerlo quieto sobre el colchón.

- Ngh... -Se sonrojó bastante más pues pudo sentir perfectamente cómo abandonaba su cuerpo centímetro a centímetro.

La manera en que empezó a tener una reacción de sentirse vacío y en como empezaban a bajar los fluidos y escaparse más pronto de su entrada.

- Ah... Al final tú hiciste el resto del trabajo.

Ladea la cabeza, mirándolo con pereza. No se movió del todo, no siquiera sus piernas que seguían separadas o los brazos a los lados de su cuerpo.

- Hm...

¿Se habrá solucionado?

Llevo una de sus manos a su entrada, tocándose cuidadosamente con la punta de los dedos aquel rastro que dejó Genos en él. Hundió ligeramente los dedos dentro suyo y recogió una muestra, misma que lamió de sus dedos lentamente. De esa manera su sensor también podría captar algo con eso.

- No lo sé aún.

Murmura Y cierra los ojos. Ambos listos para descansar pero Genos se adelantó a él.

Sin embargo por mucho que quisiera dormir ya algo le sigue inquietando. La duda de si habrá funcionado y cuanto más habría que esperar para saber un resultado.

Lentamente se volteó para estar de lado, mirando a Genos descansar.

Se veía tan calmado ahora. Su ceño completamente relajado y su respiración constante. En verdad es muy buen parecido, eso no lo puede negar, pero eso no es suficiente para hacer la atracción convertirse en un enlace permanente.

Sujeto el brazo que tenía sobre él y lo coloco despacio sobre la cama. Se tomó un momento para sujetar su muñeca y mirarla detenidamente.

No tenía la piel más suave o tersa pero iba con él. Miro a la suya y abrió los dedos, tenían casi el mismo tamaño. Para comprobarlo pego sus palmas un momento y sonrío débilmente. Era una tontería.

Dejó a Genos tranquilo y se levanto de la cama. Mejor dejarlo descansar.

Le colocó una manta encima y recogió su ropa de suelo. Salió de su cuarto y cerró la puerta despacio.

Habían dejado las luces prendidas, se apresuró a apagarlas, de limpiar la cocina y deshacerse de lo que ya no iba a servir para la comida.

Deliberó si debía tomar un baño o no cuando al caminar sintió los fluidos deslizarse por sus muslos. Extrañamente no le resultó desagradable en lo más mínimo, solo un poco embarazoso.

Se limpió solo lo que podía manchar que fuera superficial y retorno a su lugar en el sofá. Apiló unos almohadones bajo su cadera para mantenerla arriba y que nada saliera.

Por mucho que quiso dormir solo podía ver el techo, esperando.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Ago 22, 2016 7:45 pm

Lo siento…—murmuró mientras se movía fuera, creyendo que su reacción era porque había sentido alguna molestia, así que lo hizo con todo el cuidado que pudo aunque en ese momento sus movimientos eran algo torpes por el cansancio y el sueño.

De nuevo creyó ver que se le enrojecía el rostro, a pesar de lo cerca que seguía no podía asegurarlo, además los ojos ya se le cerraban, la última imagen que vio fue como Saitama se lamía los dedos húmedos de su semen luego de tocarse. ¿De verdad lo había visto hacer eso?

Si, Saitama hacía cosas asombrosas.

Claro, a fin de cuentas eso era justamente lo que había querido obtener desde el principio.

Pero no se esperaba que lo tomara así, el solo mirarlo habría podido estimularlo lo suficiente como para repetir el encuentro, de ser porque estaba exhausto.

De otra manera habría preferido no quedarse dormido tan pronto.

Pero durmió profundamente esa noche.

Sólo despertó por el sonido irritante del despertador. Estiró un brazo para apagarlo y luego se quedó acostado un momento, sólo pensando en que le gustaría dormir un poco más.

Luego se acordó de lo que había ocurrido unas horas atrás. No lo había soñado ¿No?

Sintió que se le aceleraba un poco el ritmo cardiaco de solo pensarlo.

Se sentó en la cama, y buscó a Saitama con la vista, ayudado por la leve claridad del amanecer que entraba por la ventana.

Pero estaba solo en la habitación.

Se levantó a encender la luz para comprobarlo, la cama estaba bastante desarreglada y había algunas pequeñas manchas sobre las mantas que evidenciaban lo que había ocurrido.

No pudo evitar los flashazos en su mente, recordando detalles de lo que había hecho, Saitama sujetándose de las mantas y gritando su nombre.

Saitama.

De todo eso lo que más inquietaba a Genos era que el Pet no estaba ahí.

¿Y si se había ido?

Quizá al final se había sentido a disgusto con lo ocurrido.

Era lo que pasaba por su mente mientras se acomodaba el pantalón y salía de la habitación.

Pero Saitama estaba ahí, en el sofá, así que pudo relajarse un poco.

Supuso que estaba dormido, así que no lo llamó no se acercó más. Suficientemente buena era ya la vista desde dónde estaba, y Genos se descubrió a si mismo siguiendo con la mirada la línea de la figura de Saitama.

En cuanto se dio cuenta apartó la vista, algo avergonzado, aún más por la instantánea reacción de su propio cuerpo. Con solo verlo había comenzado a sentir calor en la zona de su entrepierna.

Volvió a la habitación, quitó las mantas de la cama y lo llevó todo a la lavadora.

Luego se encerró en el baño, se arreglaría para ir al trabajo y todo volvería a la normalidad.

Fue difícil ignorar el hecho de que tuvo que tomar una ducha fría para terminar de disipar el calor interno, y tuvo que hacer uso de su fuerza de voluntad para no dar rienda suelta a su memoria justo ahí mientras se bañaba. Por poco el agua fría no fue suficiente.

Se secó y volvió a la habitación para vestirse.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Ago 23, 2016 7:25 pm

El sonido de la alarma no llegó a sus oídos, tampoco el de la puerta abriéndose.

A diferencia de Genos, Saitama no pudo dormir de inmediato. De hecho no se dio cuenta en qué momento se había quedado dormido después de haber visto con insistencia el techo.

No se sentía con el derecho de seguir durmiendo ahí y no iba a hacerlo pues aunque Genos le dijera que no le importa, entiende que hay límites que ha de respetar. Especialmente si aún tiene la incógnita de si funciono o no.

Si se formó ese lazo que debió formarse al ser activado. El cual en realidad no tenía idea de cómo habría de diferenciar, de reconocer algo que no conoce del todo.

Cuando escucho la puerta del baño cerrarse empezó a despertar. Los párpados demasiado pesados pero el sonido del agua cayendo le hizo terminar de levantarse y frotarse los ojos.

Para ese entonces ya sentía seco su interior y... Lo prefería húmedo, el semen seco era bastante fastidioso para caminar.

En cuanto saliera Genos se daría un baño.

Genos.

¿Qué le iba a decir? Aún no sabe la respuesta en concreto. Lo de la noche anterior ahora la recuerda como una sola necesidad que se convirtió en calentura sin otro remedio que el desenfreno de ambos.

Se llevó una mano al cabello y suspiro, quizá en cuanto le vea al rostro le provoque algo, lo que sea.

Después de unos minutos sentado y pensando, se levanto y se puso el pantalón, ya bastante sucio con arrodillarse en la cocina. Se dirigió después a esta para hacer té y un desayuno sencillo como huevos revueltos con un poco de sería que sobro. Ni idea de si van juntos o no pero lo probó y se sentía bien el sabor.

Sirvió los platos en la mesa, después de anoche y de no haber cenado está seguro de que Genos va a necesitar recobrar esa... Energía y así podría verlo sin tener que aproximarse primero.

Estaba nervioso por eso aunque no lo parezca.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Ago 23, 2016 10:32 pm

Estaba abotonandose la camisa cuando escuchó el ruido en la cocina.. Saitama estaba despierto.
Los dedos de Genos vacilaron en el botón que estaba abrochando y luego terminó de vestirse tomándose su tiempo.
Cuando no pudo posponerlo más salió de la habitación y se encaminó lentamente al comedor.
Notó la ansiedad que estaba sintiendo, que se intensificaba a cada paso. Respiró profundamente y se acercó a la mesa en donde ya estaba servido el desayuno.


...Buenos días... Saitama.—lo miró a la cara, comprobando con alivio que su cuerpo no tenía ninguna reacción inapropiada, aunque de pronto las imágenes de la noche anterior volvieron a irrumpir en su mente, y eso le hizo apartar la mirada.

¿C-cómo....? —carraspeo. Era extraño sentirse inseguro de pronto. —¿Como te sientes? ¿Descansaste bien? —lo miró un momento, examinando su rostro y luego miró la comida en la mesa. —Eso huele muy bien. Gracias por preparar el desayuno.

Igual de lento caminó hasta la silla, la retiró un poco de la mesa y se sentó. En verdad no tenían hambre en ese momento, sentía algo como un nudo en el estómago, pero ya que Saitama se había molestado en cocinar no iba a rechazar la comida. Era cierto que olía bien. Probó los huevos.

—Esta bueno.—le sonrió. Hacerlo resultó más fácil de lo que pensó, porque fuera de que se sentía algo confundido y nervioso, en verdad le alegraba que estuviera ahí y hablar con él.
Se quedo mirándolo de nuevo.

—Umh... ¿Funciono? —su curiosidad por saberlo era genuina,aunque era difícil preguntarlo sin pensar en el proceso de lo que había pasado. Sintió que se sonrojaba, pero trató de actuar como si nada. A fín de cuentas eso era lo que se suponía que hiciera ¿No? Lo que había ocurrido solo había sido para ayudar a Saitama. No era que se fuera a repetir, o que debería estarle dando tantas vueltas al asunto.

O que debiera estar mirando su boca como lo estaba haciendo.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Miér Ago 24, 2016 6:07 pm

Al verlo acercarse tomó su lugar en la mesa y se sentó. Miraba a Genos directamente en espera de que algo reaccionara pero exteriormente se mantenía de lo más tranquilo. Como si fuera otra mañana cualquiera y todo lo de anoche no hubiera ocurrido.

- Buenos días, Genos.

Evito pensar en ello pero aparentemente todo sigue más fresco en la mente de Genos que en la propia.

- ¿Hm? -Ladeo la cabeza, volvió a notar ese tono de duda que tenía al principio.- Me siento bien.

Y hasta allá. Aún tiene sueño pues fue difícil conciliarlo.

- Espero que te guste.

Sujeto la taza de té que se sirvió pero espero a que Genos se sentará y empezara a comer primero.

Tampoco tenía hambre realmente pues estaba más enfocado en observarlo. Empezaba a desesperarse por no sentir nada al verlo, de no sentir que lo que sea que debió de haber despertado en él se active de una buena vez.

- Gracias.

Bebió un poco de té y suspiró. Apartando la vista de él por un momento. Su sonrisa no hizo efecto alguno y eso ya es mala señal.

- Hm...

Abrió un ocio los ojos y le miró fijamente. Deseaba saber una respuesta positiva.

Apoyó las manos en la mesa y poco a poco se inclinó hacia él, frunciendo el ceño por enfocarse en forzar el enlace.

Nada otra vez.

- Yo... -Trago saliva y se enderezó en su lugar. No sabía cómo sentirse al respecto, estaba el mismo vacío de siempre y Genos no causaba ningún otro efecto en él.- Creo que no.

Murmura bajo, como si estuviera avergonzado de que ni las medidas extremas hubieran dado resultado.

Tomó la taza de té y la sujetó cerca de su boca, intentando esconderse detrás de esta. La sensación empieza a tornarse más deprimente cuando empieza a pensarlo a profundidad.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Ago 24, 2016 10:25 pm

Saitama parecía tan tranquilo, mientras lo miraba a Genos le dio la impresión de que actuaba como si nada hubiera ocurrido. Tal como él debería hacer.
Bien, eso era bueno, significaba que podrían seguir con normalidad a partir de ahí.
Aunque al parecer a él le tomaría un poco más ajustarse del todo porque cuando  escuchó su voz dándole los buenos días le hizo sentir que le saltaba algo en el estómago como si aún estuviera sensible a ese sonido.

—Ah, que bueno... El sofá ¿Te pareció suficientemente cómodo? —con todo lo que había pasado no había podido insistir le que se quedara en la cama. Tampoco podía esperar que se quedara en la cama si él estaba ahí, eso tal vez sería incómodo, supuso que por eso se había cambiado al sofá luego de que Genos se quedara dormido.

Estaba llevándose un bocado de arroz a la boca cuando notó que Saitama se inclinaba sobre la mesa, hacía él.Lo estaba mirando muy fijamente y con el cenó fruncido.

—Oh...


Así que lo de la noche anterior no había servido. Se notaba que eso decepcionaba a Saitama. Quizá por eso lo miraba de esa forma. Le preocupaba que estuviera molesto con él.

—Lo siento...


No supo que más decirle. Se metió otro bocado a la boca, pensativo.

—Bueno...¿Hay algo más que pueda hacerse? Todavia podemos ir a ver a algún especialista quizá alguien más pueda hacer algho al respecto. —le parecía que si había algo más que hacer debían intentarlo. —Esto es algo que te importa mucho ¿No es así? Si se te ocurre algo más, dímelo.

Se quedó mirándolo, en verdad no parecía nada contento y verlo así lo hacía sentir mal.

Recordó la sonrisa que tenía la noche anterior.

No. No debía pensar en eso.

Terminó el arroz que le quedaba en el plato, se bebió el té de un trago y levantó sus platos para llevarlos a la cocina. Estando ahí  tuvo que esquivar más recuerdos, se enfocó en que la comida a medio hacer de la cena ya no estaba.

Gracias por limpiar la cocina, perdona que te dejara todo el trabajo.—dijo al volver al comedor. Fue a lavarse los dientes, alistándose para irse.
Volvió para despedirse.
—¿Vas a estar bien?—se sentía tan ansioso de dejarlo solo en ese momento como el día anterior. —Recuerda que puedes llamarme en cualquier momento, si necesitas algo, hazlo. —lo miró, sin decidirse a irse hasta que por fin dio un paso hacia la puerta.—Umh... Hasta la tarde.

Esa mañana le pareció difícil dejar el departamento. Aun así, sintió un gran alivio una vez que estuvo afuera y cerró la puerta detrás de si.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Ago 25, 2016 6:54 pm

¿En qué momento le vio Genos acostado en el sofá? Creía que estaba fuera de vista cuando abre la puerta pero es lo de menos. Igual si le vio en la posición en la que se tuvo que quedar no le importa, tampoco que le viera sin ropa después de lo de ayer en la noche.

- ... Me gusta el sofá.

Se encoge de hombros. El sofá le brinda un buen lugar para descansar así como le permite a Genos tener su espacio ora descansar sin invasores.

- No es tu culpa ni de nadie, Genos.

Apoyo con desgana la barbilla. Escucharlo hablar se le hace tan extraño. Hubiera creído que Genos se sentiría algo molesto por eso pero ya se imagina que no tiene ni idea del porqué era tan importante el besarlo o registrar más de su adn en él.

- No lo sé.

Si fueran con alguien especializado seguramente tendría que reiniciarse y... Aunque esa idea es algo atractiva no era el caso.

- Es algo que importa a los dos, Genos.

Tomó sus palillos, moviendo un poco la comida. El apetito desapareció completamente y el té ha no llama su atención.

Genos no ha de imaginarse el peso que ese fallo tiene en sus hombros.

Pensaba tanto en que esa sería la razón por la cual probablemente le tiraron a la basura le molestaba. Tanto que no escucho parte de lo que Genos dijo en la cocina o cuando fue que terminó su desayuno.

- ¿Ah?

Levantó la cabeza y le miró, ¿hace cuánto que está allá sentado? Su comida ya no liberaba vapor y el té tampoco.

- Creo que sí.

¿Qué más podría pasarle estando encerrado?

Miro al plato, iba a terminar guardándolo en el refrigerador, ahora lo que más se le antoja es un baño.

- Hasta después, Genos.

Cerró los ojos y apoyo la cabeza sobre la mesa. Lo malo de estar tanto tiempo solo es que puede quedarse a pensar a profundidad su defecto y todo lo que implica como Pet.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Ago 25, 2016 8:59 pm

Umh. —asintió levemente. —Bien.

Luego de pasar una noche en el sofá, si decía que le gustaba tenía que ser verdad. De todas maneras en ese momento no iba a discutirle ese tema.

Se habría sentido más aliviado de oírle decir que no era su culpa que no funcionara, de no ser por lo desanimado que parecía al hablar.

Podía no haber sido su falla, pero igual se sentía responsable por el bienestar de Saitama, eso incluía el verle decaído. No le estaba gustando nada verlo así.


Bueno… No te rindas tan pronto. Podemos seguir buscando la manera de solucionarlo.

Algo debía poder hacerse. De todas maneras, él todavía no entendía cuál era exactamente el problema. ¿Tan malo era?

Así que desde luego le confundía que Saitama dijera algo como que era un asunto que les importaba a ambos.
Le importaba porque a Saitama le importaba mucho. Pero para él no había absolutamente nada malo o que debiera ser arreglado en Saitama.

Lo miró interrogante pero no se atrevió a preguntar.

De todas maneras tenía algo de prisa. Ya tendrían tiempo para seguir hablando al respecto cuando volviera.

Cuando volvió de lavarse los dientes para despedirse notó que no había avanzado nada con la comida en su plato. Se le veía distraído. Encontrarlo en ese estado le hacía más difícil tener que dejarlo.

…Trata de comer algo.

Después de eso él también se pasó la mañana distraído y pensativo, más abstraído de lo normal, al punto de que alguien le preguntó si se encontraba bien.

El escritorio estaba lleno de papeles y a él le estaba tomando más de una hora terminar uno solo.

Saitama era lo único en que podía pensar.

Un poco todavía en lo que había pasado en la noche, pero más que nada en cómo lo había dejado esa mañana.
Pensó que tal vez debería llamarlo.

De no haber ocurrido nada fuera normal ni siquiera habría tenido que pensárselo dos veces para llamarlo, como lo había hecho el día anterior, sólo para asegurarse de que todo iba bien.

Pero ese día él mismo se sentía extraño.

En esa indecisión estuvo un buen rato, mirando el teléfono sin atreverse a tomarlo.

Y luego de pronto este sonó por una llamada entrante, y Genos lo tomó de inmediato como si supiera que era Saitama quien llamaba.

¿Hola? —respondió ansioso, pero la voz no era la que esperaba. Se trataba sólo de un número equivocado.

Genos colgó sin siquiera contestarle a la voz desconocida que lo llamaba por un nombre que no era el suyo.

Al final decidió guardar el celular y ponerse a trabajar.

Si avanzaba lo suficiente a lo mejor podía irse a casa temprano otra vez.

Todo aquello siguió rondándole la mente el resto del día, pero logró concentrarse lo suficiente para trabajar, y cómo el día anterior, salió lo más temprano que pudo.

Aunque antes de volver pasó a comprar algo que se le había ocurrido desde el día anterior. Luego de todo lo ocurrido le parecía algo demasiado simple y casi estuvo a punto de no llevárselo, pero quien sabe, tal vez le gustaría, y si no no pasaba nada.

Hizo rápido el resto del trayecto. Subió corriendo los escalones, porque el elevador seguía fuera de servicio.

Cuando se dirigía a su departamento vio a una mujer entrando al de al lado. Se fijó porque no la había visto antes. Era joven y de cabello negro y corto. Ella lo miró un momento y le dio las buenas tardes.

Genos respondió con un movimiento de cabeza y abrió la puerta del departamento.

Saitama…
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Ago 26, 2016 5:02 pm

“Solucionarlo”. Suena sencillo de hacer pero es más complicado de lo que imagina. No cuando ese error es algo que no puede ser reparado como si fuera una fisura o quiebre externo.

No está tan seguro de si es conveniente explicarle a Genos el problema, podría beneficiarse de su ignorancia pero no se sentiría bien. Debe explicárselo a detalle y así ha de entender, aun si eso significa que será reiniciado por quien sabe cuantas veces ya así como lo hizo su dueño anterior. Porque fue por eso por lo que fue desechado, ¿cierto?

- Hmhm.

Asintió despacio, aunque quería decirle que no le iba a pasar nada si no comía pero no tenía la gana de seguir hablando.

Cuando Genos se fue se quedó sentado en la mesa sin estar pendiente del tiempo. Estaba cansado y bastante decaído como para pensar en leer algo o acomodar la ropa que obtuvieron para él.

Para cuando se cansó de estar sentado a la mesa ya había pasado poco más de una hora así que se puso de pie y puso el plato a un lado, quizá a rato le apetezca calentarlo y comer todo lo que dejó.

Intentó distraerse con limpiar lo que sea, la mesa, el piso de la cocina,la encimera… cuando miró el sitio en donde acorraló a Genos dejó el pañuelo y se fue directo a tomar un baño.

No puede creer que le incitó a una cosa así pensando en que iba a funcionar.

Se sentó en la tina y recostó al cabeza, mirando al techo. El ruido blanco empezó a fastidiarlo demasiado por lo que se apresuró a lavarse el cuerpo y salir de ahí.

Se marchó a arreglar el cuarto, notó la cama sin las sábanas así que colocó una limpia y cambio las fundas de las almohadas. Recogió la poca ropa que quedó en el suelo y cerró la puerta. No piensa pisar ese lugar a menos que sea necesario o para limpieza.

Seguía agotado así que se tiró sobre el sofá y prendió la televisión. Dejó la mejilla apoyada sobre el brazo y en algún momento se durmió, mirando algún programa acerca de babosas y caracoles o algo con bichos y su metamorfosis.

Si Genos llegó al departamento o no en realidad no se dio cuenta o solo no quiso darse cuenta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Ago 28, 2016 8:01 pm

Lo recibió el ruido de la televisión. Fuera de eso el departamento estaba en silencio.

—¿Saitama?

Le parecia extraño que no le respondiera. Se asomó a la cocina y al encontrarla vacia caminó hacía la sala, ya que la televisión estaba encendida seguro estaba ahí, tal vez no le respondía porque no lo escuchaba.

Saitama... Ah. —en el sofá. Dormido.

Suspiró y sonrió levemente mientras lo observaba. Que cómodo se veía y que tranquilo. No se reflejaba en su rostro el abatimiento que había visto esa mañana. Quizá el tiempo que había tenido a solas le habría servido para calmarse y ahora  estaría mejor, eso esperaba al menos.

Decidió dejarlo dormir, y él fue a cambiarse la ropa, al entrar a la habitación notó de inmediato la cama hecha y el piso sin ropa. Evitó pensar en porqué la cama estaba sin sábanas cuando se fue, o porqué había ropa en el piso. Llevaba todo el día eludiendo esos pensamientos y estaba acostumbrándose a cómo hacerlo automáticamente.
Luego se encamino a la cocina, comenzaría a preparar la cena. Saitama se había encargado solo de poner algo de orden, lo justo era dejarlo descansar y que hubiera comida lista cuando despertara.

La cocina estaba muy limpia, aunque encontró en la encimera los platos del desayuno todavía con la comida intacta en ellos. Entonces ¿No había comido? Definitivamente debía prepararle algo y asegurarse de que comiera bien.

Preparó un caldo de alga con fideos y volvió a la sala, tenía la intención de hacerlo levantarse para que comiera, pero e fue difícil decidirse a despertarlo. Tal vez dormir le hacía más falta. Tal vez seguía cansado por... Lo de la noche.
Apagó el televisor y se paró frente al sofá.
Quizá si lo despertaba con mucho cuidado... Se agachó hasta ponerse de rodillas, mirando su cara, tan relajada. Muy lindo.
No, no se sintio capaz de molestarlo. De todas maneras, cuando despertara la comida seguiría ahí.
Terminó sentándose en el piso, recargado en el sofá. Él también debía estar cansado porque mientras lo observaba empezaron a pesarle los párpados, los ojos iban cerrandocele.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Ago 28, 2016 9:28 pm

No pensó que se quedara tanto tiempo dormido o que tuviera el sueño tan pesado.

Todo el sonido que hizo Genos al llegar pasó inadvertido con él, seguía tan dormido hasta después que apagara la televisión.

Quizá lo que empezó a despertarlo fue el calor y presión sobre el costado del sofá. Con mucha pereza abrió los ojos, no había nada frente a sus ojos que no fuera la pared o el brazo del sofá, ya si voltea pudo ver la cabeza de Genos.

- Hm...

Se puso de lado y levantó la mano, casi tocando su cabello pero se abstuvo y cerró el puño sobre el pecho. No se sentía con mucho derecho de tocarlo y ahora poco menos de hablarle, seguía sintiéndose fatal como en la mañana.

- Genos.

Se movió hasta sentarse en el sofá, esto no debería incomodarle del todo pero se sentía mal que no pudiera tener las funciones básicas completas.

- ... ¿Cómo te fue? -Murmura si pregunta.

Se frotó el ojo, se habrá pasado de sueño y aún así seguía sintiéndose con sueño. Habrá de ser fatiga.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Ago 29, 2016 4:57 pm

Probablemente habría terminado quedándose completamente dormido ahí mismo de no ser porque sintió a Saitama moverse.

Abrió los ojos y levantó la cabeza para mirarlo.

Por alguna razón se sintió muy contento de pronto, quizá por verlo despierto o escuchar su voz.

Hola. Me fue bien. ¿Qué tal a ti? ¿Cómo te sientes? ¿Has tenido un buen día?—preguntó mientras lo veía frotarse un ojo. —Perdona, en realidad no pretendía despertarte.

Un rato atrás tampoco le había parecido que hubiera algo de malo en recargarse en el sofá mientras Saitama estaba ahí. Ahora comenzaba a pensar que tendría que darle más espacio.

Vuelve a dormir si quieres. ¿Quieres que encienda la televisión otra vez?

Se apoyó en el sofá una vez más, ahora para levantarse.

Aún puedes tomar la habitación sin prefieres. Así no te molestará el ruido. —
tampoco era que planeara hacer ruido, pero quizá con estar pasando por ahí o mover cosas fuera suficiente para volver a interrumpir su descanso. El dormitorio era mucho más tranquilo. Y ahí rara vez llegaba a sentir algún ruido que viniera de la calle o algún vecino.

De pronto se le ocurrió que podía ser que los vecinos hubieran escuchado algo la noche anterior. Habían hecho bastante ruido ¿No?

Y él que había querido aún más de ese escándalo.

Se sintió algo incómodo con la idea y desvió la mirada hacia la pared un momento.

Ah, o puedes venir a cenar. Preparé algo, y no has comido ¿No? Ni siquiera terminaste lo del desayuno. Tú… ¿Te sientes mal?

Tuvo que mirarlo de nuevo, porque aquel tema le interesaba demasiado. Un Pet no podía enfermarse ¿No? Pero quizá algo grave le pasaba.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Ago 30, 2016 5:07 pm

- No hice mucho así que... Puedes decir que me fue bien.

Se estiró un poco, podría haber seguido durmiendo pero quizá era mejor despertarse ahora o a mitad de la noche estaría más hiperactivo.

- He tenido suficiente, no te preocupes.

Miro a la almohada, aunque le atrae la idea de solo estar acostado no siente que sea lo correcto si Genos acaba de llegar y está más despierto.

Lo miro levantarse pero seguía sentado, tiene las energías para estar de pie pero tenía mucha desgana encima como para intentarlo tan pronto. Quizás eso se refleja también en su rostro aunque intente aparentar estar como si nada.

- No creo que-- -Sea correcto o que deba acercarse a su habitación de nuevo si no es para ayudar u ordenar.- Gracias, no es necesario.

Además de que Genos parece necesitar más un buen descanso después de hacerlo desvelarse y que saliera a trabajar al día siguiente.

- ¿Ya es hora de cenar?

¿Tanto tiempo se quedo dormido? No le pareció que fuera la tarde completa cuando se tiró sobre el sofá.

Y en cierta parte se siente mal pero no pensó que eso se reflejara en la ilusión de tener hambre.

Su última pregunta le dejó pensando, no pudo responder el estar bien que se responder por inercia.

- Estoy...

¿Bien? Claro que no.

- Lo siento, no sé qué responder a eso.

Estaba fatigado por pensar tanto en ello. Molesto consigo mismo por no poder cumplir un requisito tan mínimo e innato.

En serio, Genos no se merece un estorbo así.

- ¿Te... Te ayudo a poner la mesa?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Sep 02, 2016 2:42 pm

¿Te parece? Bueno, hiciste lo suficiente. Todo está muy ordenado. —lo observó mientras se estiraba. —En verdad, no tienes que ocuparte de nada de eso si no tienes ganas de hacerlo. — como su invitado preferiría que no lo hiciera, pero había decidido dejarle decidir a él, que hiciera lo que se sintiera cómodo haciendo. Pero si estaba cansado no tenía por qué ocuparse de ninguna tarea de la casa.

Tampoco estaba seguro de que hubiera tenido suficiente descanso, se veía algo somnoliento, cansado o algo así. Quizá incluso un poco decaído todavía.

Esperaba que solo fuera que tenía sueño, pero no dejaba de preocuparle el estado de ánimo de Saitama.

Bien. —entonces no insistiría con lo de la cama.

Procuraría no acercarse a la sala mientras él dormía, eso sí.

Es un poco más temprano de lo acostumbrado, pero es que como no has comido pensé que te caería bien hacerlo. Así tendrás tiempo de hacer la digestión y acostarte temprano.

Ambos. A él también se le antojaba acostarse a dormir, aunque era temprano para eso un descanso sería bueno.

Frunció el ceño ante la respuesta de Saitama, una expresión que se lucía severa, aunque era solo por pura preocupación. Si Saitama no podía decirle como se estaba sintiendo eso no era una buena señal ¿No?

Aunque probablemente no se habría quedado satisfecho aunque le dijera que estaba bien, pues la expresión que le veía y su desánimo general lo inquietaban.

Y él que no sabía que hacer al respecto.

No te disculpes. —soltó con un suspiró de cansancio.

Iba a decirle que no se preocupara por poner la mesa, pero lo pensó mejor.

Si tú quieres.

No era una tarea agotadora, así que pensó que estaría bien.

Vamos. —volvió a la cocina. — ¿Quieres servir los platos? —le preguntó señalando la olla con fideos y caldo, mientras el terminaba de preparar el té.

¿Viste algo interesante en la televisión hoy? — preguntó por hacer conversación, mientras servía el té y llevaba luego los vasos a la mesa. Estando ahí movió una de las sillas, indicándole a Saitama que se sentara.

Le había nacido aquella pequeña cortesía. Al verlo en ese estado quería que se sintiera completamente cómodo. Puso su mano en la espalda de Saitama para que se acercara a la silla, pero la retiró de inmediato.

De pronto no se sentía bien hacer eso. Al menos no moralmente bien.

Apoyó ambas manos en el respaldo esperando a que se sentara.

Espero que te gusten. ¿Estás sintiendo hambre? Preparé mucho, así que puedes comer todo lo que quieras.

Después fue a sentarse en su silla.

Provecho.

Removió los fideos con los palillos.

...No tienes que guardarte las cosas si no quieres. Si te sientes mal puedes decirlo.

Lo había estado pensando, y no quería presionarlo, pero necesitaba que supiera que a él le interesaba lo que le pasaba.


Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Sep 02, 2016 9:03 pm

Si dejaba de hacer la limpieza se sentiría muy inútil por no hacer nada y solo significar más gasto para Genos. Lo hace para no sentir que se aprovecha de él.

Le ha tenido demasiada paciencia hasta ahora. No solo eso, es tan considerado que le hace sentirse extraño.

- Quizá comer algo me vendría bien.

Aunque sigue sin hambre y aún desea quedarse echado sin hacer nada pero no puede solo dejarse caer. Genos está poniendo de su parte para activarlo, se ha dado cuenta de que tiene mucha más empatía que él y que detectó su baja desde la mañana.

Ante su mirada tuvo que bajar la suya. Lo percibió como si hubiera sido una molestia que no tuviera una respuesta en concreto pero no quería tener que mentir.

Quizá era mejor continuar como si nada pasara y no contagiar a Genos su desánimo.

- ¿Hace mucho que llegaste? -Le siguió hasta la cocina y se quedó viendo la olla hirviendo.

Pues qué pesado ha de tener el sueño para no haber escuchado a Genos entrar o cocinar.

- Uhm... -¿Qué había visto en la televisión para empezar.- No recuerdo bien.

Se muerde el labio mientras saca un par de platos y va sirviendo cada uno con cuidado de no derrochar una sola gota.

Como ayer.

- Creo que vi unos programas de cocina y luego me puse a ver algo de insectos.

Se aclara la garganta y lleva un plato a la mesa por vez. El vapor que se iba hacia su cara llevó consigo el olor del alfa y otros condimentos. A su estómago se le ocurrió exigir comida en ese momento y no puede estar más agradecido de hacerlo temprano.

Acomodo bien cada plato en su lugar, junto al té empezó a sentir algo de confort después de haber estado tirado todo el día.

Estando frente a la mesa el sonido de la silla le llamó la atención, pero más que Genos le indicase que se sentara y que le tomase la espalda apenas un segundo.

No parecía muy propio de él hacerlo aunque le recuerda a la vez que le sujetó la cintura brevemente en aquella librería.

Tampoco se negó, simplemente aceptó el gesto y se sentó.

- Gracias. -Quizá pueda comer más de un tazón.- Que aproveche.

Tomó sus palillos y removió el caldo, esperando a que el vapor se disipará y estuviera un poco más frío.

- Hm.

Detuvo la mano y le miró fijamente. Es justo que lo sepa aunque sea algo difícil de admitir.

Cerró los ojos, no estaba seguro de sí debería orientar primero a Genos antes de explicarle su problema.

- Genos, ¿sabes qué pasa cuando activas a un Pet?

Tomó unos fideos y soplo. Esto pinta de ser algo incómodo. Ya sabe que su respuesta no será como ella.

- Se crea un registro en el cerebro con el adn de tu saliva. -Se lleva unos fideos a la boca y se los pasa despacio, le sabía delicioso.- En ese momento el protocolo dice que el Pet debe enamorarse perdidamente de su amo a primera vista, salvo algunos modelos.

Suspira y levanta la mirada, tal vez sea nada pero para alguien como él es algo muy fuerte.

- Yo... No pude establecer ese enlace contigo. Tengo un defecto.

O dos, tampoco siente que debe algún tipo de lealtad que debería considerarse normal.

- Por eso creí que si obtenía "otra" clase de muestra tuya yo... Podría funcionar como debería.

No se dio cuenta en qué momento cerró con fuerza la mano y rompió los palillos. Estaba bastante frustrado al respecto y ahora aceptaría cualquier reacción por parte de Genos.

Así fuera el decidir desactivarlo o no. Ahora le parece muy indiferente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Sep 05, 2016 1:49 pm

Seguramente. Necesitas alimentarte. —aunque Saitama no era humano, y por lo tanto su cuerpo reaccionaba de manera distinta y no estaba seguro de cuánto tiempo podía estar bien sin ingerir alimentos, esperaba que el que comiera tuviera una reacción positiva en él y su ánimo.

Ya bastante preocupante era que no pareciera tan animado por la comida como lo había visto el día anterior.

En verdad, había una gran diferencia entre el Saitama del día anterior, al que había encontrado saltando sobre la cama, que había mostrado interés y curiosidad por las cosas, y el Saitama de ese día.

Esa mañana había creído que se le pasaría durante el día, pero por lo visto no era así.

Y él no sabía cómo actuar al respecto, pero no iba a dejarlo solo con lo que fuera que le pasara.

Hace media hora. Más o menos. ¿Cuánto has dormido? —preguntó por curiosidad y por seguir la conversación.

Ah. —le llamó la atención que ni siquiera se acordaba de lo que había estado viendo en la televisión, aunque trató de no darle tanta importancia. Quizá era que había estado somnoliento mientras la veía y no había puesto tanta atención. Para ser justos él tampoco se acordaba de que estaban dando cuando él llegó y entró a la sala.

Ah, sí, insectos. —sí, se acordaba de haber escuchado que los mencionaba una voz en el aparato antes de apagarlo. — ¿Te interesan los insectos? En esta época hay muchos, así que creo que cuando vayamos a caminar verás algunos.

Bueno, eso sí el que lo acompañara ese día seguía en pie.

Mientras hablaba miraba de reojo como servía la sopa en los platos.

Sonrió levemente, complacido cuando Saitama se sentó en la silla que había retirado para él.

Luego se quedó muy atento, esperando a que Saitama probara la comida, y ver una reacción positiva.

No se esperaba que sus palabras fueran a provocar la explicación que vino a continuación.

Le devolvió la mirada, algo confundido porque no entendía qué quería decir con la pregunta que le hizo. ¿Que qué le pasa a un Pet al ser activado?

Pues se despertaba, claro. ¿Qué más podía ser?

Umh, no estoy seguro. —respondió en voz baja, algo avergonzado. En la librería había comprado una guía acerca de los Pets, debería habérsela llevado al trabajo para empezar a ponerse al día, pero se le había olvidado por completo.

¿A qué te refieres?

Con lo intrigado que estaba ya ni siquiera prestó atención al hecho de que Saitama por fin había probado los fideos.
Asintió cuando le oyó mencionar lo de registrar el ADN. Esa parte le quedaba clara después de lo sucedido.

Y luego lo miró completamente desencajado cuando escuchó la segunda parte.

¿Enamorarse? El Pet, es decir, Saitama… ¿De él?

Casi ni escuchó lo que le dijo luego de eso.

Ni si quiera fue capaz de centrarse en otra cosa que no fueran las múltiples dudas que le estaban surgiendo, hasta que escuchó un pequeño crujido.

Los palillos se le habían roto a Saitama en las manos.

Genos se levantó y fue a la cocina para traerle otro par.

Aprovechó para ir y venir a paso lento, tratando de digerir lo que había escuchado, esforzándose en recordar si había escuchado antes que era así con todos los Pets.

Porque, claro, era común ver Pets enamorados de sus amos, pero Genos siempre se había imaginado que esa era una especie de función extra que se podía pedir a la hora de comprarlo.

No algo que ocurriría si o si al activar un Pet.

De haberlo sabido él no… probablemente no lo hubiera activado.

Pero Saitama acababa de decirle que eso no le había ocurrido a él ¿No?

¿Ese era el fallo? ¿Eso era lo que tan ansiosamente había intentado remediar la noche anterior, y para lo que Genos había terminado ofreciéndose?

Que estúpido y que irresponsable había sido al no informarse bien sobre lo que conllevaba activar a Saitama antes de hacerlo.

No porque lamentara que estuviera ahí, pero no se trataba sólo de encender una máquina, sino de algo muy complejo para lo que él no estaba nada preparado.

Al volver a la mesa y dejarle los palillos junto al plato, dejó de lado un momento lo que le estaba sintiendo, y se preguntó si Saitama iba a estar bien.

Bueno, que se le rompieran los palillos así.

Así que no quería darle más cargas y preocupaciones, trató de mostrarse sereno.

Cosa bastante difícil al volver a mirarlo a los ojos. Al pensar en cómo los había visto muy de cerca cuando Saitama despertó luego de que lo activara. Y en como las cosas pudieron haber resultado muy diferentes en ese momento si Saitama se hubiera… si no tuviera eso que le parecía una falla.

No sabía nada de eso. No consideré de qué manera podía afectar el que te activara. Discúlpame.

Había perdido por completo el interés en su propio plato. Estaba demasiado ocupado poniendo en orden sus ideas.

Entonces tú no… No puedes formar ese enlace ¿No?

Cosa que para él era un alivio, una ventaja.

El problema era que no podía sentirse contento viendo que para Saitama era algo tan grave.

Dime ¿Necesitas algo así? —aguardó un momento, tratando de guiarse por las reacciones de Saitama para saber si debía seguir con lo que decía. — ¿El no tener esa función tiene algún efecto negativo en el resto de tu sistema?
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Sep 05, 2016 10:57 pm

No contó las horas pero está seguro de que ha dormido en exceso pero siente como si hubiera estado activo y sin parar. Aún con ganas de tirarse en cualquier sitio y dormirse, si es que no permanecía despierto y pescando moscas. En resumen, no tiene ánimos de nada.

- No estoy seguro. -Y para no haber escuchado a Genos en esa media hora está difícil.- Demasiado.

Probablemente en la madrugada este errante por el departamento por culpa de eso.

Para no haber prestado atención le parece que solo prendió la tele para tener sonido blanco y no dejar que el silencio le saque de quicio.

- Me parecen bonitos. -Algunos asquerosos pero en general le parecen interesantes de ver.

Levantó la mirada hacia él, quiere pensar que aquello sigue en pie pues de verdad desea ver el panorama y encontrarse con otro tipo de vida que sea diferente a la ciudad que ha visto.

Aún duda si seguirá en pie después de tener que explicarle el porqué obtener una muestra más íntima de su adn era importante.

No le sorprendió que Genos no tuviera idea de lo que realmente debe pasar cuando se activa a un pet por lo que tener que explicarle iba a ser algo duro para alguien que no está siguiendo ese mismo protocolo y delatar su defecto.

Al darse cuenta de que rompió los palillos bajo la cabeza e intentó cubrirlos con las manos. No debería de haber hecho eso y menos ahora, le empezaba a preocupar la reacción de Genos.

Se mantuvo en silencio, mirando el caldo liberar más vapor y el reflejo de la luz de la cocina. Fue reflejo encogerse un poco cuando vio otro ser de palillos junto a su cuarto, él no tener control en esa situación o si acaso no tomarle importancia le desespera. Él no es del tipo del que le importen demasiado las cosas, por ello su estrés está desarrollándose a una velocidad alarmante, eso mismo le hace sentir irritado.

Detesta eso.

Se obligó a levantar lentamente la mirada hasta toparse con la mirada de Genos, intentó verse lo más relajado que pudo pero no está tan seguro de haberlo conseguido. No cuando las palabras de Genos le dejaron una expresión mas confundida.

- ... No es culpa tuya, Genos.

No es de nadie al final y a Genos jamás lo va a entender.

- No, no cuando registro pero a largo plazo... lo sé. Tal vez.

Se encoge de hombros, su completo desapego de todo lo hace un misterio para sí mismo.

Le miro unos momentos, considerando su pregunta. No tiene el mismo peso para ambos ese efecto.

- Para ser completamente funcional sí. -Por mucho que deteste la idea, claro.- Pues... Sí, no te estoy ofreciendo nada que te vendieron. -Se encoge de hombros.- No soy leal, no siento nada por ti y probablemente eso mismo provocó que mi amo anterior me desechara.

A dejarlo quién sabe dónde para acabar en el camino de Genos. Todo concuerda si lo piensa. Estando en óptimas condiciones físicas no había razón de que le abandonaran así,nena otro caso quizá le habrían regresado a una tienda.

- Entiendo que eso no parece la gran cosa para ti, Genos, pero para algo que fabricaron con ese propósito básico el no tenerlo y no poder cumplir con una función primaria es como una patada en el estomago. Es inútil.

Un estómago figurado, claro, duda que una patada realmente le haga sentir algo y mucho menos ahora.

Pero fuera de estar molesto consigo mismo se pregunta en qué está pensando Genos ahora que tiene esa información.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Sep 06, 2016 9:41 pm

Pues para él Saitama se veía como si no hubiera dormido lo suficiente.

—Bonito.si, supongo que algunos lo son. Fascinantes a su manera. —trato de descifrar por la expresión de su rostro si todavía quería ir, pero de nuevo no estuvo seguro, así que decidió que por el momento actuaría como si el plan siguiera intacto a pesar de todo lo que estaba pasando.

— A ti no te afectan las picaduras de insecto ¿No? Hay algunos muy venenosos por la zona. —y lo último que quería era que saliera lastimado durante un paseo.

No le dio la menor importancia a los palillos rotos. Normalmente no lo hubiera hecho, y en ese momento menos aún, lo único que importaba de momento era lo que estaba pasando con Saitama, y esa conversación extraña y algo incomoda que estaban teniendo.

De pronto le parecía irreal que todo se hubiera complicado así.

No estaba de acuerdo con que no era culpa suya, algo de responsabilidad tenía, había cometido errores y Saitama estaba sufriendo por ello. Una simple disculpa no bastaba en realidad.

¿A largo plazo podría formarse? Si es así no creo que y ngas que mortificarte por eso ahora.

Aunque a él no le gustaba nada como sonaba eso del enlace, pero no podía evitar querer animarlo, buscar alguna manera de aliviar un poco su malestar, cosa que a cada momento iba dudando que fuera a lograr.

La explicación de Saitama lo asombraba tanto como lo inquietaba y removía algunas emociones. Porque ¿Como podía preocuparse por si le estaba ofreciendo algo a él? La mención de como lo habían abandonado le causó tristeza, y también sintió culpabilidad al escucharlo decir que para él todo ese asunto no parecía gran cosa.

Y es que era cierto. Le preocupaba mucho como Saitama estaba reaccionando, pero para Genos aquel detalle, esa "falla" no tenía importancia, más aún, se alegraba por ella. Él no quería ese tipo de relación con un Pet, nunca antes de ese día se lo había planteado, pero no le parecía nada correcto. El que alguien estuviera atado a él de esa manera, Tofo por sus descuidos.

Como lo veía era de alegrarse, pero no se atrevió a ponerlo en palabras por lo que Saitama dijo después, que él había sido construido con esa función, ese propósito.

No le parecía justo que se sintiera como que había algo mal con él solo por eso.

Yo no estoy esperando de ti nada de eso. Ya te lo había dicho, y lo digo en serio, tú no tienes que darme nada. No quiero que te sientas obligado a darme algo, ni lealtad ni ninguna otra cosa. No por eso voy a hacer algo como... —como lo que había hecho quien quiera que fuera su antiguo"amo". Apretó los puños. — No voy a echarte de aquí por esa falla. No te preocupes por eso. Mientras tú quieras quedarte... —vacilo un momento antes de continuar —¿Quieres quedarte? Tú puedes elegir lo que quieres hacer a partir de ahora. Pienso que el que no puedas hacer trabajar esa función que se supone que deberías tener te da la oportunidad de no estar atado a la fuerza a alguien. Sinceramente no me gustaría que estuvieras obligado a quedarte. No te traje porque planee convertirme en tu amo.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Miér Sep 07, 2016 7:45 pm

- No, no me afectan. -Se mira el antebrazo y luego se toca la cara.- Para empezar dudo que puedan penetrar mi "piel".

El que debería preocuparse es Genos y él en caso de una reacción. No sería lindo tener que llevar a Genos a donde le puedan atender mientras no se sepa guiar bien por sus alrededores.

- No estoy seguro, Genos, quizá sí o no pero si es así será de la misma manera que un ser orgánico.

Y teniendo la personalidad desapegada ha de ser algo difícil. Se cierra ante la idea si no puede crear el lazo inmediatamente o que pueda haber alguien que despierte un interés así en él, especialmente porque su amo es Genos.

- Pero... -Junto un poco las cejas en un gesto confundido.- ¿Entonces para que me trajiste? Podrías haber seguido tu camino si no planeabas tener algo como yo.

¿Para qué activarlo si no tenía una función para él? No pasaba nada si se quedaba en donde sea que haya estado, no tenía consciencia así que lo que pasará con él después de que le desactivaran le tenía sin cuidado.

Genos es su amo y no a la vez, es un concepto que le cuesta demasiado procesar.

- ¿Y si no quieres nada a cambio entonces qué hago?

Más confuso aún, no le parece suficiente estar y ayudarlo con pequeñas tareas de casa. No puede estar estorbando de esa manera.

Y si a Genos le alegraba que no estuviera atado a él, sentimentalmente al menos, entonces por qué habría de ofrecerse para reparar su daño... Ah, no contó el factor ignorancia y está seguro de que no quiere tocar ese tema.

- No sé que es lo que quiero o lo que debería hacer.

Se encoge de hombros y desvía la mirada. Todo va en contra de lo que se le ha programado y ahora se siente a la deriva.

¿Debería quedarse? Y si irse fuera la mejor opción para Genos igual no tendría otro lugar y tarde o temprano habría de regresar con él por algún impulso.

- No tengo conocimiento de cuáles son mis opciones... no se supone que las tenga.

Y el pensar en que Genos le ha mostrado un enorme sintagma de opciones para hacer todo libremente le abruma.

- ¿Qué puedo hacer?

Le miro fijamente, intentando hallar una respuesta en sus ojos.

Otra vez la fastidiosa incertidumbre.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Sep 07, 2016 9:23 pm

Había tomado los vasos con té y se quedó mirando lo que hacia, revisándose el brazo y tocándose la cara, lo que le pareció  un gesto gracioso.

—Ah, muy bien. Quería estar seguro, entonces no tendrás ningún problema incluso si te acercas a mirarlos.


Al final tampoco probó el té. Se quedó mirando el vaso un instante. Entonces al no tener la capacidad de hacer el enlace de inmediato, como él lo veía significaba que podía sentir lo que quisiera y lo que sintiera sería más auténtico que algo programado. Por dónde lo viera era bueno que sucediera así, le daba la libertad que tendría cualquier otra persona.

Con aquella cena pretendía que Saitama se relajara, hasta el momento parecía todo lo contrario, parecía que se estaba estresando con la conversación.

Porque...—queria darle una buena respuesta, pero ni él mismo sabía bien porque había decidido llevarlo a casa. —No podía dejarte ahí.— solo, indefenso, tratado como algo desechable. Era injusto e imperdonable, y sabía que Saitama merecía más que eso. Pero viendo la situación actual, ya no estaba tan convencido de que su decisión fuera correcta. Lo preocupaba verlo tan confundido. —Te traje porque quería que tuvieras otra oportunidad.

Pero de nuevo, eso era lo que él quería.¿Que quería Saitama?  Luego de escucharlo le quedaba claro que lo que quería era ser un Pet normal.

Si era algo que no podía solucionarse no iba a quedar más opción para Saitama que aceptarlo.

—Bueno, puedes hacer lo que tú quieras.—claro que para él era así de sencillo. Tener la opción de elegir era algo natural para él. Verlo tan desorientado lo hizo recapacitar. Tenia que ponerse en su lugar, comprender como era para un Pet.

¿Se suponía que le diera ordenes para que se sintiera mejor? Eso era algo que no podía hacer, no podía tratarlo así.

Le sostuvo la mirada, y suspiró.

—Quedate.—
no era una orden pero sonó como una.—No tienes que decidirlo  todo ahora. Tomate el tiempo que necesites para acostumbrarte a tu situación y decidir que quieres hacer. Y mientras estés aquí nos repartiremos todas las tareas de la casa,  si vas a estar viviendo aquí es lo justo. Así no serás solo un invitado, si no un... Compañero. ¿Te parece bien?

No podía verlo como alguien que debía servirlo, pero de un compañero de departamento podía esperar cierta cooperación.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Sep 08, 2016 6:09 pm

Así que Genos muestra más humanidad y le consideró como algo con sentimientos aún estando apagado. Por mucho que desee comprender no deja de pensar que eso fue una idea absurda, no debió molestarse solo por pensar en en él como si le molestara a acabar en cualquier otro lugar por un tiempo indefinido.

- Hablas como si fuera un ser vivo.

Cosa que está lejos de ser pero poniéndose en su lugar está la posibilidad de haber reaccionado de manera similar. Sabiendo que ambos tienen una manera de pensar muy diferente.

Y está ha de ser una más de quién sabe cuántas oportunidades para cambiar. Esta vez parece no haber peligro de ser desactivado así que tiene que hacer algo para aprovecharla.

- Lo que yo quiera.

Repite bajo. Es fácil decirlo pero no hacerlo cuando no sabe ni qué quiere o cuando aún no se hace la idea.

La libertad es algo de lo que tiene conocimiento más no ha experimentado con ella. Habiendo despertado con la mentalidad de lo que debería hacer y todos los estándares a alcanzar le hacen difícil concebir el hecho de que nada de lo que está predestinado hacer importa.

Demasiado para una noche.

Pero Genos tiene razón. Tiene el tiempo para pensarlo y ordenar su manera de pensar, además de que el acordar dividirse las tareas le deja más tranquilo si ja de quedarse viviendo con él, temporalmente aún pues no sabe si cambiara de idea eventualmente.

- Si tú lo dices... -Se muerde el labio, obviamente aún siente incertidumbre al respecto pero solo será cuestión de tiempo antes de que se proponga cambiar y simplemente seguir.- Está... Está bien pero no puedo prometer que será pronto.

El tener ahora un propósito al cual aferrarse le da algo más de consuelo, pero la dificultad de cumplirlo desalienta un poco.

Lo mejor es que ni sabe ni por dónde habría que empezar o que se supone debe buscar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Sep 09, 2016 12:42 am

Su comentario lo tomó por sorpresa.

Pero tenía razón. Lo había tratado como a un ser vivo desde el primer momento.
Estaba consciente de que era una máquina, claro, pero a fin de cuentas era una criatura compleja e inteligente, y no podía tratarlo como menos que eso.

¿Tu preferirias que te tratara de otra forma?—lo miró serio —Aun que yo te hubiera traído aquí con la intención de que fueras mi Pet, no podría considerarte un simple objeto.

Probablemente de haberse conseguido un Pet a propósito la situación no sería muy diferente a la que tenían. Él simplemente no llevaría a casa a alguien para sacar provecho, si no para tratarle bien y con consideración.

Al menos tanto como le fuera posible.

Hasta el momento no le parecía que estuviera haciendolo bien con Saitama, todo lo que no sabía sobre los Pets le habia complicado saber como complacerlo. Ahora comenzaba a entender un poco más.

No dejó de mirarlo mientras Saitama parecía pensar en lo que acababa de decirle. No lo veía del todo convencido, pero ya bastante bueno era que al menos lo estuviera meditando y lo tuviera en mente

Al menos ya tenían algo acordado, lo consideró un avance. Asintió despacio.

No tiene que ser pronto. Tienes todo el tiempo que quieras, nadie va a presiónarte con eso.

A fin de cuentas había personas que se pasaban toda la vida sin saber que hacer con ella, así que no esperaba que Saitama lo decidiera en unos días.

Gracias por contarmelo. —lo dijo con autentica gratitud, en realidad era responsabilidad suya estar enterado de esos detalles, estaba muy mal dejarlo toda esa carga a Saitama.—Gracias por hablarme sobre lo ue te preocupa.

Era bueno que pudieran hablar de esas cosas, aunque se sentía un tanto inútil por no poder ayudarlo más.

Notó entonces que no estaba comiendo.

—¿Te gustaron los fideos?

Él definitivamente no tenía ganas de comer, pero quería asegurarse de que Saitama se terminara al menos un plato.

—Puedes cenar otra cosa si prefieres, pero tienes que comer, Saitama. Todavía está el pan que escogiste ayer y...ah.

Se levantó y fue a buscar la bolsita en la que traía lo que había comprado. Puso la bolsa sobre la mesa, frente a Saitama.

Se me ocurrió que podía gustarte. Pero primero termina de cenar.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Sep 09, 2016 7:03 pm

- No estoy seguro.

Únicamente conoce el trato que le ha dado a Genos, ignora cómo han de tratar a otros Pet pero su lógica le indica que no debería considerarlo un ser vivo.

- No conozco otra clase de trato para decidir por uno.

Y si lo piensa le parece mejor opción la de ser tratado con la misma cortesía que a un ser vivo pero lo que le causa conflicto son las consideraciones que se le tendría a uno.

Qué Genos le tratase de esa manera lo debe considerar buena suerte pues el panorama de lo que pudo pasarle antes no pintaba muy bien.

- No puede tomarme mucho tiempo.

Suspira. Si pasa tanto tiempo a la deriva y con la intriga de qué hacer va a volverse loco. Ahora siente el peso sobre sus hombros y prefiere definir su existencia en el menor tiempo posible.

- Genos. -Se muerde el labio y entrecierra los ojos, debería de pensar también en él después de todo lo que le ha dicho.- Lo siento si mis problemas te importunan.

No ve porqué Genos tendría que preocuparse por sus problemas de Pet y no solo eso. Preocuparse e intentar ayudarlo. Es demasiado.

- Oh.

Los fideos, ya hasta estaban un poco fríos.

- Sí, están buenos.

Tomó los palillos nuevos y sintió los palillos rotos que había escondido detrás del plato.

- Repondré los palillos cuando pueda.

Mueve los palillos con sus dedos y revuelve el caldo. El apetito se le fue también.

- Los panes...

Miro hacia dónde los había guardado en la madrugada que se dedicó a limpiar la cocina y arreglar. Había estado tan curioso de probarlo y hasta ahora lo recuerda.

- Uhm... Comeré los fideos.

Ya se ha tomado muchas molestias, no va a rechazar lo que ha preparado.

- ¿Qué? -Le mira irse y después mira extrañado la bolsita frente a él.- ¿Qué es?

Habría estirado la mano para verlo pero decidió seguir con los fideos y esperar a terminar el platillo. Le gustaría adivinar que había allí.

- No tenías que comprar nada, Genos. -Murmura contra sus palillos.- Pero gracias...

Ya le había comprado suficiente y por cómo están las cosas le sabe mal que siga desperdiciando su dinero en él.

Se llevó un poco de alga a la boca, su estómago le envió una señal placentera al ir comiendo más y más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Sep 09, 2016 10:43 pm

Claro, Saitama no tenía un punto de referencia para escoger como quería ser tratado.

Pero eso era bueno también. Era muy bueno que no pudiera recordar cómo habían sido las cosas antes.

Y él quería que ahora tuviera un buen referente.

No tiene nada de malo dejar que te traten de una manera decente. Me parece que es lo justo. Y si tú te sientes incómodo con algo que haga o diga debes decírmelo. Así sabremos los dos que es lo que te gusta y que no.

Y así ambos estarían contentos porque a fin de cuentas tenían que aprender a convivir el uno con el otro.

Aprender, era un término que aplicaba para ambos.

No entendía por qué se presionaba tanto, pero decidió no contradecirlo. Que se tardara lo que él considerara necesario.

Ah…—que era esa expresión que acababa de poner. ¿Disgusto? ¿Ansiedad? ¿Tristeza?

El comentario de Genos debía haberle dado la idea equivocada.

No me importunan. —se apresuró a decir, tratando de arreglarlo. —No. — era complicado, pero tampoco era que se estuviera lamentando. —Tengo responsabilidad sobre esta situación, no puedo dejarte pasar solo por todo esto. No voy a hacerlo, así que no te preocupes por eso. Concéntrate en ti.

Al llevárselo del callejón había decidido que lo ayudaría, y eso no terminaba hasta que supiera que Saitama estaría bien.

No tienes que…— “…Reponer los palillos”, pero tenía que dejar de tratarlo como a un invitado todo el tiempo. —Está bien. Cuando puedas, Saitama.

Le alegró saber que terminaría los fideos. En verdad tenía la intención de quedarse sentado observándolo comer hasta el final, excepto por la fracción de minuto que le tomó ir por la bolsa y traerla a la mesa.

Luego de dejarla frente a él volvió a sentarse.

Además, le gustaba ver que lo que había llevado despertaba su interés, al menos eso lo sacaba un momento del estado mental en el que estaba.

Tendrás que averiguarlo tú mismo. Es algo muy sencillo, pero luego de lo que dijiste ayer de verdad quería que lo tuvieras.

Aquello de que le gustaba la sensación de ahorrar, o algo como eso. Así que le había comprado una alcancía, un pequeño cerdito con mejillas sonrojadas. Así podría ahorrar todo lo que quisiera.

Si no le gustaba al menos había podido intrigarlo durante unos minutos y con eso se daba por bien servido.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Sep 10, 2016 4:30 pm

El problema está en que no siempre sabe qué sentir al respecto. Le parece algo demasiado complicado y no confía en sus propias palabras para describir su incertidumbre. Le ha parece que ya ha dicho suficiente y no desea remover más las cosas.

- Lo intentaré y lo mismo para tí.

Quizás lo haga pero cambio también desea escuchar a Genos.

- Uhm… -Ladea la cabeza. Le va a costar tanto tiempo en hacerse la idea de qué va a hacer con su vida y quizá le tome mucho más para entender a Genos.- Pero-… -Cerró la boca, no quiere que Genos sienta más responsabilidad por algo así más no dijo algo al respecto.- Está bien.

Mejor que cada quien sobrelleve las cosas a su manera y que el tiempo decida.

Ahora si va a reponer los palillos puede empezar a pensar en un trabajo pero por ahora no conoce tanto como para salir por su cuenta y buscar por sí mismo. Tendrá que tenerlo muy en mente en los próximos días, tiene demasiado que meditar y pensar si quiere acelerar las cosas.

Comió lentamente los feos aunque su estomago le ordenara depositar más comida que los pequeños bocados que estaba dando. Prefería comer lentamente y no mostrar prisa solo para ver qué había en la bolsa.

- ¿Tú no vas a comer?

Se relamió una gota de caldo que le dejo un fideo en la comisura del labio.

Genos parece tener más interés en observarlo que en saciar su apetito.

- ¿Hm?

Ayer dijo tantas cosas que no puede adivinar cual de todas es o hacerse la idea de qué pudo haber hecho que Genos comprase algo por eso.

Miró a la bolsa, no era muy grande y no había una sombra que le diera una pista sobre qué podía ser, así que miró a su plato. Se lo acabará en cualquier momento pero primero se acabó el té.

- Oh, no tenías que comprarme nada.

Ya le compro bastantes cosas el día anterior y no a todo le ha empezado a dar uso.

Removió el caldo del plato y poco a poco se lo fue terminando, bebiendo el caldo que sobró con levantar el plato y beberlo directamente.

Se sintió mucho mejor ahora que tiene el estómago lleno y que toda la tensión desaparecida, aún siente el peso de algunas cosas en su espalda pero ya no quiere que eso intoxique la atmósfera que tiene con Genos.

Dejó el plato y los palillos a un lado, ya los llevaría a lavar en cuanto vea qué hay en la bolsa.

- ¿Puedo?

Sujetó la bolsa y la atrajo hacia él, mirando dentro de ella. No veía mucho así que metió las manos y sacó la brillante pieza de cerámica.

Un cerdito blanco, mejillas rosadas, una pequeña sonrisa y la mirada hacia un lado. No era más grande que sus dos manos y tenía una ranura en el lomo.

- Qué es eso. -Rió un poco y lo levantó frente a su rostro. Era muy chistoso pero igual muy lindo.- Gracias, Genos.

Lo dejó sobre la mesa y repasó con cuidado los detalles. Tenía partes rosa, unas flores dibujadas por el cuerpo y la nariz chata.

Habría que buscar la manera de empezar a llenarla.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.