Últimos temas
» NEOARGHIA +18 (ÉLITE)
Ayer a las 11:12 pm por Invitado

» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Ayer a las 6:45 pm por Arlock

» Ritsuka:.
Mar Dic 11, 2018 1:54 pm por Arlock

» La casa de té a sus órdenes
Jue Dic 06, 2018 11:12 pm por Jin Pakpao

» Fuego verde de verano (Pyralis)
Jue Dic 06, 2018 10:33 pm por Jin Pakpao

» Astherya Foro Rol [Yaoi +18] [Afiliación Normal]
Mar Dic 04, 2018 6:04 am por Invitado

» Firmas
Sáb Dic 01, 2018 3:37 pm por Lucis

» Roma Imperium (Afiliacion Normal)
Dom Nov 18, 2018 8:46 am por Invitado

» Haciendo negocios, buscando problemas
Vie Nov 16, 2018 1:29 am por Philip K. Dick


Bienvenido a casa (privado Saitama)

Página 3 de 11. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 15, 2016 7:28 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Había sido un día muy largo. El departamento había atrapado a una pequeña pandilla local con una gran cantidad de droga, así que había mucho papeleo de por medio, del cual gran parte le tocó hacer a él, cosa que le disgustaba mucho, y con lo que estaban constantemente “castigándolo” en la estación.

Si, de acuerdo, él no era muy ortodoxo al hacer su trabajo, y más de una vez podía haber roto alguna regla, pero también obtenía resultados. Cosa que a sus superiores no parecía importarles en absoluto.

“Apégate al manual de procedimientos, Genos”, le repetían. Y aunque lo intentaba, la mayoría de las veces terminaba haciendo todo a su manera, y entonces, preferían tenerlo en la estación, en un escritorio, detrás de una pila de papeles.

Se talló los ojos y bostezó. Estar todo el día sentado llenando formas le había dejado dolor de cabeza.

Si al menos todos aquellos documentos sirvieran para algo, se sentiría un poco mejor de poner tanto esfuerzo en ellos. Pero la verdad era, y lo sabía que la mayoría de aquellos delincuentes saldrían pronto de prisión, y que de todas maneras no eran más que intermediaros. La droga obviamente pertenecía a la mafia, y esos no había quien les hiciera algo.

Así que a su parecer el trabajo de escritorio en la estación era inútil, así que sólo quería volver a casa, olvidarse de su frustración y dormir.

Se detuvo de pronto en mitad de la acera al escuchar un ruido fuerte muy cerca, algo metálico siendo golpeado una y otra vez, y el sonido venía de un callejón que acababa de pasar. Genos regresó sobre sus pasos y se asomó con cautela, aunque en la oscuridad no pudo ver más que sombras. Y de nuevo escuchó el ruido.

Genos sacó una pequeña linterna y la luz iluminó el estrecho espacio entre los edificios. Ahí no había nadie, o eso parecía. Aunque al escuchar el ruido otra vez en seguida comprendió que venía del basurero que estaba ahí.
Con cautela se acercó.

¿Hay alguien ahí? —como nadie le respondió, se atrevió a ir abriendo la tapa poco a poco, hasta que el haz de luz de la linterna dio contra los ojos brillantes de un gato que lo miraba desde abajo, y que al notar que la tapa había sido retirada saltó fuera del contenedor y salió corriendo hacia la calle.

Solo un simple gato atrapado. Genos miró de nuevo dentro del contenedor para asegurarse de que no había más criaturas atrapadas adentro y luego lo volvió a cerrar. Apagó la linterna, listo para irse, y luego la encendió de nuevo, extrañado por lo que creía haber visto con el rabillo del ojo cuando había dirigido la luz de la linterna hacia el fondo del callejón. Algo que parecía… No, mejor cerciorarse antes de hacer conjeturas.

Dirigió el haz de luz hacia un lado y al otro, buscando el punto exacto entre el montón de cajas y bolsas de basura. Y lo encontró. Era justo lo que creía haber visto, una mano que sobresalía debajo de un montón de desechos.
Genos la contempló unos instantes, sintiendo que se le helaba la sangre al creer que estaba contemplando el cadáver de alguien.

Se acercó con cuidado, y removió un par de bolsas de encima. Su otra mano ya estaba buscando el teléfono para llamar refuerzos. Y luego se detuvo. Genos alanzaba a ver parte del cuerpo y notaba las partes metálicas y otras de un material de color negro que sobresalían en su apariencia. Quitó una caja y más bolsas y pudo verlo con mucha más claridad.

Era un Pet.

Suspiró aliviado de que no fuera un cadáver. Sólo un Pet que parecía desactivado.

Hey. ¿Me escuchas? —le habló, pero no obtuvo respuesta.

¿Debería llevarlo a la tienda? Ahí se encargarían de él. Aunque si lo habían dejado ahí entre la basura tal vez era porque ya no funcionaba. Genos no dejaba de mirarlo, debía llevar un buen tiempo ahí, por eso estaba tan sucio. De pronto sintió tristeza por él, por terminar en un lugar así, como si no le importara a nadie.

Tenía bien sabido que los Pets eran criaturas artificiales, pero no dejaba de darle pena el estado en que se encontraba aquel.

Como si quisiera hacer algo bueno por él terminó de quitarle la basura de encima y lo apoyó sentado contra la pared.
Se quedó mirándolo de cerca, en cuclillas frente a él. A primera vista no parecía que tuviera algún desperfecto en el exterior, aparte de la suciedad.

Levantó una mano para quitarle del cabello negro algunas basuritas. Luego sacó un pañuelo e intentó limpiar una mancha en su mejilla, sobre una marca delgada que salía desde la base del ojo. Aunque al ver que no funcionaba dejó el pañuelo a un lado y uso la yema de su pulgar. Piel suave, se sentía igual que la de un humano, menos caliente, probablemente porque estaba apagado, pero no fría como la de un cadáver, así que no resultaba desagradable al tacto.

La mancha en la mejilla casi desapareció. Genos lo comprobó apartando la mano. De todas maneras una manchita menos no lo hacía verse más limpio.

Genos se levantó, dio un paso hacia atrás y lo miró como despidiéndose en silencio.

Empezó a andar hacia la calle, y miró hacia atrás de nuevo, a la solitaria figura sentada en la penumbra.

Si lo dejaba ahí tarde o temprano terminaría desmantelado probablemente. Era una pena.

Dio otro paso hacia la salida, aunque era incapaz de apartar la mirada del Pet. No parecía merecerse un final así.
Pero ¿Qué podía hacer por él? Quizá podría llevarlo a arreglar. ¿Por qué no? Parecía mejor opción que dejarlo en ese horrible lugar.

Suspiró, entre aliviado y preocupado por su propia decisión y volvió a acercarse al él. Lo levantó contra la pared y tras calcular si podía cargar con el peso, lo levantó en brazos y lo sacó de ahí.

El camino fue mucho más lento, y cuando llegó a su departamento, y tras subir las escaleras, se sintió verdaderamente agotado.

Ya en el interior dejó al Pet acomodado contra la pared de la sala mientras él iba por unos paños y un cuenco con agua tibia para limpiarlo.

Empezó con sus brazos, con el paño húmedo iba retirando el polvo y las manchas, con el seco limpiaba las partes metálicas. Pasó pacientemente la tela entre sus dedos y se encargó de limpiar cada uno de ellos. Luego le limpió el cuello hasta detrás de las orejas, y pasó la tela con suavidad sobre estas. El cabello lo dejaría para después.

Le limpió la frente, y las mejillas hasta que por fin lucieron limpias. Luego el mentón, los labios, la nariz. Limpió con mucho cuidado los párpados e incluso las pestañas que parecían tener algo de lodo seco en ellas.

Genos lo contempló, satisfecho. Se veía mucho mejor así, como si durmiera en vez de estar apagado y recién sacado de un sucio callejón.

¿Por qué te dejaron  ahí? —le preguntó volviéndose a sentir triste de pronto. No le parecía una manera digna de tratar a alguien, aunque fuera un Pet, aunque sabía bien que no todos pensaban que los Pets mejor que el de simples cosas que podían comprarse y tirarse tan fácil.

Buscaré a alguien que pueda arreglarte, te lo prometo.

Levantó los paños y el cuenco y se levantó. Un momento después volvió a arrodillarse frente a él.

A no ser que no estés descompuesto, tal vez… sólo te apagaron.

Lo miró como si el Pet fuera capaz de responder.

Y luego sus ojos se fijaron en sus labios. Quizá podía activarlo él mismo. No estaba del todo seguro de si podía, pues nunca había tenido un Pet, pero había escuchado muchas veces aquello de “un beso para activarlos”.

Podría funcionar…—musitó pensativo. —Voy a intentarlo ¿De acuerdo? —le dijo, como si el Pet apagado estuviera al tanto de la idea que acababa de pasar por su mente.

Dejó los paños y el cuenco en el suelo y se inclinó hacia el Pet. Se detuvo a unos cuantos centímetros de su rostro y dudó.

Si, aquel podía ser un procedimiento normal con los Pets, pero no dejaba de ser un gesto algo íntimo. Además, no era su Pet. ¿Qué tal si le molestaba?

Disculpa. —dijo en voz baja antes de recargar sus labios contra los del Pet. No sabía cuánto tiempo debía estar así, por lo que se quedó así unos momentos, con el rostro del Pet entre sus manos, siendo consciente de que sus labios eran bastante suaves.

Cuando finalmente se apartó lo hizo apenas unos cuantos centímetros, sin dejar de mirarlo esperando una reacción.


Última edición por Genos el Miér Jul 20, 2016 10:30 pm, editado 1 vez
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo


Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Mayo 06, 2016 9:40 pm

Sí.

No sólo tendría todas las horas que estaría solo de ese día, si no todos los días después de ese.

Tienes toda tu vida para averiguarlo.

Encontraba ese pensamiento bastante alentador.

Entornó los ojos, observándolo pensativo. Quizá con el cuerpo que tenía en verdad resultaba incluso resistente al fuego.

Aunque no pudiera hacerte mucho daño, sentirías el dolor del fuego quemándote ¿No es así? No hay necesidad de que te expongas a eso.

Además, tampoco iba a esperar a averiguar por la mala si el material del que estaba hecho podía quemarse o no. Mejor prevenir. Mejor que se mantuviera a salvo a toda costa y que no se confiara.

Por matarte te refieres a que te destruya a un grado en que no puedas ser reparado ¿Es así? —preguntó con una expresión seria, aunque aún relajada.

Pensar en eso le puso ligeramente incómodo y no supo si era porque temía molestar a Saitama preguntándole, o por imaginarse la posibilidad de que terminara de esa forma.

Mientras lo observaba fue consiente de ese gesto de Saitama de rascarse la nuca. Sí, lo había visto hacer eso varias veces.

Entiendo. — no dejaba de parecerle inconveniente que Saitama no tuviera integrado al menos el conocimiento de cómo estaba construido su cuerpo, no porque no pudiera informarle exactamente cómo funcionaba su capacidad de sentir, si no para que al conocer bien su funcionamiento pudiera cuidarse mejor. No lo culpaba a él, claro, si no a quien lo hubiera programado. ¿Hacían así a todos los Pets?

Entonces impulsos eléctricos. Tiene sentido. Suena complejo.  

Y si, fascinante.

Seguro. Yo tengo demasiada ropa.

La suficiente para no echar en falta la que le estaba dando. De hecho podría darle varios cambios más, lo haría de ser necesario si no podía comprarle su propia ropa pronto.

Él también estaba sintiéndose ansioso por tener que dejarlo, en parte quería retrasar su salida lo más posible, y por otro lado le parecía mejor irse cuanto antes o quizá terminaría llegando tarde.

Sí, sé que estarás bien. —dijo, más para convencerse a sí mismo.

No le preocupaba si le devolvía el dinero después.

—Sí, nos vemos…—dijo, sin mucho entusiasmo, observando a Saitama casi como si temiera que fuera la última vez que fuera a verlo. Le estaba resultando difícil caminar hacia la puerta, así que se giró lentamente hasta perderlo de vista y fue hacia la salida.

Cuídate, Saitama.

Abrió la puerta y la cerró una vez que estuvo al otro lado. Miró hacia ambos lados del pasillo antes de caminar hacia el elevador, y mientas esperaba que las puertas de ese se abrieran, seguía mirando hacia su departamento.

Claro que iba a estar bien.

Se repitió eso muchas veces antes de poder dejar por fin el edificio.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Mayo 06, 2016 10:33 pm

Toda una vida… suena a que es demasiado tiempo. Pero no va a quedarse toda la vida encerrado en ese departamento, ¿verdad?

- Eh… estoy seguro de que puede haber ciertas situaciones en las que deba hacerlo.

Si implica rescatar algo de las llamas o sujetar por accidente el mango de la olla sin un guante, pero eso ya sería accidente y tontería suya.

- Hm… no es necesario destruirme fisicamente para acabar con mi vida. -Hablando con respecto a su memoria, apagarlo aun cuando este en perfecto estado es lo mismo a morir.- Si el fuego llega a dañar mi memoria o hace que me apague es lo mismo a la muerte.

Tampoco le resulta un pensamiento muy agradable, especialmente si sabe que ya se lo habrán hecho cuando menos una vez según parece.

- Ingeniería del nuevo siglo, supongo.

Le sigue pareciendo una tontería que le hayan integrado un sentido del tacto demasiado sofisticado si era una compañía de trabajo, pero cuando se pone a pensar en otras tareas de las que se supone debe encargarse empieza a tener lógica porqué querrían que sintiera todo lo que está a su alrededor.

Aunque tuviera ropa de sobra, prefiere esperar a que él seleccione las que puede usar. Especialmente por la talla, que aunque a él le parece de lo más cómodo usar la ropa más holgada, la talla de hombros le va a quedar visiblemente grande y no quiere que la camisa se le caiga del lugar a cada rato.

- Hasta la noche.

Asintió despacio y esperó a que cerrara la puerta. Se quedó mirando unos segundos a esta, ahora que tenía la libertad de hacer lo que quiera no sabe muy bien por donde empezar.

Primero pasó al baño a enjuagarse la boca con agua y algo de pasta. A falta de cepillo tuvo que arreglárselas con hacer burbujas. Se lavó las manos y se quedó mirando a su reflejo, no tenía una pinta de que Pet casero, ni en lo más mínimo.

Salió del baño y se detuvo en medio de la sala, mirando hacia donde quedaba la cocina, luego miro a la tele y a la colección de distintos discos para ver.

¿Qué hacer primero?

También estaban los platos para lavar, la cama para volver a tender… Por otro lado estaba el sofá, aun con la almohada y la manta. Aun estaba algo perezoso así que se acostó para probar qué tal era el sofá para dormir.

Eran similares, solo sentía la cama mucho más firme y el sofá más suave. En la almohada halló un cabello rubio, corto y brillante pro había más que eso. Se podía identificar de qué lado de apoyo más, incluso el aroma de su enjuague, de la misma manera que en las almohadas de su cuerpo.

Obviamente, todo era suyo y él estaba invadiendo de improvisto.

Dejó el pensamiento de lado y se echó a descasar un rato más. El aroma en la tela era más reconfortante de lo que fue ayer en la noche, le daba la sensación de no estarían solo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Mayo 12, 2016 6:58 pm


Lo miró con ganas de decirle que no. No quería que Saitama fuera por ahí con la idea de que estaba bien que se pusiera en riesgo. Pero lo cierto era que podía haber ciertas situaciones en que de verdad fuera necesario, por ejemplo para ayudar a alguien.

Y además, no podía simplemente ordenarle que no hiciera algo de manera tajante. Su objetivo era que entendiera que debía protegerse a sí mismo, como la persona que debía cuidarlo al menos temporalmente consideraba necesario enseñarle a cuidarse bien.

Quizá, en situaciones de vida o muerte. Algo serio como eso. Pero es importante que procures no hacerte daño.

Porque entendía bien que le faltaba mucho por experimentar, pero no había necesidad de que se expusiera al dolor y al peligro solo porque sí.

Ah, tu memoria… ¿Es en dónde se guarda tu programación? ¿Si se daña tu cuerpo no podría moverse?... Sí, muy avanzada ingeniería. A veces parece irreal. — sobre todo cuando los veía de cerca o debía interactuar con uno y era difícil verlo como máquinas nada más, cuando algunos lucían tan parecidos a las personas de carne y hueso, y más aún, cuando sus comportamientos eran tan humanos. Que trabajo tan extraordinario programarlos a tal punto, conseguir aquellas reacciones, su capacidad de aprender y relacionarse.

Miró a Saitama, y se dio cuenta que aunque su apariencia lo delataba de inmediato, mientras hablaba con él no pensaba en que le decía todo aquello a un conjunto de circuitos con una programación. No se sentía para nada así.

Al final terminó llegando al trabajo con unos minutos de retraso porque estaba todavía demasiado distraído con sus pensamientos acerca de Saitama y se olvidó de fijarse en el tiempo.

No lo lamentó, no solía suceder así que no tenía retardos acumulados, y cómo seguía molesto porque lo tenían atrapado en su escritorio, no le importó si alguien se molestaba.

Además, como no hablaba más de lo necesario con nadie, ninguno de sus compañeros se acercó para hacerle algún comentario o para preguntarle la razón de que llegara tarde.

Estuvo llenando formularios un rato, aunque cada tanto se detenía para fijarse en la hora y se preguntaba constantemente qué estaría haciendo su invitado.

Tuvo ganas de llamar a casa casi desde que llegó, pero logró contenerse, y además había tanto trabajo pendiente que no tenía la excusa de que no había nada más que hacer.

Fue poco después de mediodía, cuando fue hora de que se tomara un descanso para ir a comer que por fin tomó su celular y marcó  el número de su departamento.

Se sentía un poco nervioso mientras esperaba a escuchar la voz del Pet al otro lado de la línea.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Mayo 12, 2016 9:09 pm

Realmente espera que no ocurra una situación de vida o muerte, no puede desearle eso a nadie solo para saber qué tanto puede resistir.

- En parte, es en donde está todo lo importante y básicamente quien soy ahora. Mi cuerpo puede dañarse y repararse sin problema, mi memoria una vez dañada está perdida.

Irreal, esa palabra le describe muy bien, tanto por dentro como por fuera. Igual podría catalogar a Genos como irreal con toda esa nobleza y amabilidad con la que ha tratado a alguien como él.

El tiempo en el que estuvo solo durmió la gran mayoría. El sofá si era cómodo, así como la almohada y la manta que terminó enredada alrededor suyo.

¿Qué hora era? Apenas pudo levantar la cabeza que eran casi ya las once. Era ya mucho tiempo de descanso, así que despeñes de otros veinte minutos observando el techo por fin se dignó a levantarse.

- Y ahora…

Murmura y mira alrededor, frotándose los ojos. ¿Qué hacer primero? Claro, los platos y todo lo sucio que hubiera en la cocina.

Pero no tenía por qué hacerlo todo en silencio, ¿o si? Encontró el control de la televisión rápidamente y lo prendió. Como aun desconoce todo lo que hay lo dejo en ese mismo canal para tener ruido en el fondo mientras se dedicó a lavar los trastes, habiéndose puesto el delantal para no manchar las ropas o mojarse.

No logro identificar mucho de lo que sonaba en la televisión pero si se entretuvo bastante rato lavando y secando trastes al no tener prisa alguna aunque empezó a timbrar algo, insistía y no parecía prevenir de las bocinas de la televisión.

Cerró el grifo del agua y se secó las manos, caminando hasta hallar la fuente de ese sonido.

Al darse cuenta de que era el teléfono y de que había tardado demasiado en darse cuenta, se lanzó sobre el sofá y tomó el teléfono antes de que colgase.

Lo levantó y se lo puso en la oreja, escuchaba algo de ruido de fondo pero nada más…

- …

Espera, es que él debía decir algo primero.

- Uhm… ¿Genos?

Estaba al borde del sofá así que se acomodo un poco para no caer y hablar en una posición más cómoda.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Mayo 12, 2016 9:49 pm

Ah. — abrió un poco más los ojos. —Quien eres ahora. Tu personalidad.

Y lo mucho o poco que podría haber aprendido antes de que se dañara.

Entiendo, es como tu cerebro, al menos algo parecido.

En ese caso había que tener especial cuidado en que esa parte no sufriera daños.

Se le quedó mirando a la mata de cabello desordenado.

¿Está en tu cabeza?

Como su cuerpo era resistente su cabeza debía serlo también, eso esperaba.

Dijiste que si te apagas ¿También sería como morir? Pero si te apagas sin ningún daño en la memoria puedes seguir funcionando al reactivarte ¿No? Sólo tus recuerdos… eso se perdería.

Si lo comparaba a la situación de un humano sería algo como tener amnesia, no a morir.

Fuera como fuera no tenía pensado dejar que se apagara, aunque si sucedía por accidente ¿Realmente sería como si Saitama hubiera muerto?

Entones, ¿Estabas muerto? Anoche, antes de que te activara.

Como Saitama no se había negado a responderle nada hasta el momento no estaba seguro de si había temas de los que podría no querer hablar. Había personas que se incomodaban ante la mención de la muerte ¿No habría Pets que sintieran lo mismo?

¿Está bien que pregunte al respecto?

Trató de ser paciente mientras esperaba a que Saitama respondiera. Aunque luego de los primero diez timbrazos empezaba a preocuparse, pero trató de calmarse diciéndose que seguramente se había quedado entretenido con la televisión y podía no escucharlo y ponía el volumen muy alto. Tal vez estaba en el baño ¿No había dicho que iba a tomar un baño?

Ya estaba a punto de colgar cuando escuchó que se descolgaba el auricular al otro lado, aunque hubo todavía un momento de tensión cuando lo único que percibía era el silencio del otro lado.

Se relajó de golpe al escuchar su voz por fin.

Sí, soy yo. ¿Estás bien? ¿Estabas ocupado? Me estaba preocupando porque no respondías.

Aunque no lo decía como reproche.

En ese momento pasaron varios de sus compañeros, hablando muy alto, haciendo ruido y le estaban haciendo difícil escuchar.

Espera un momento. —le dijo mientras se levantaba para alejarse, no sin antes lanzarles una mirada poco amigable a los que estaban haciendo ruido. No le importaba si lo notaban o si eso les molestaba.

Ya está, disculpa. —dijo de nuevo al teléfono cuando encontró un lugar tranquilo en las escaleras.  —¿Qué has estado haciendo?
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Mayo 12, 2016 10:37 pm

- Mi personalidad base prevalece, lo que se va para siempre es lo que evoluciona con el tiempo y compañía.

Lo cual no cree que haya mucho, siendo tan plano en muchos aspectos.

- Es una manera sencilla de llamarlo. -Asiente despacio.- Sí, intentan respetar la misma composición que tiene un ser humano como tal. -Se lleva una mano a la cabeza y suspira.- Es similar, todo lo que conozco ahora se perdería para siempre y es prácticamente empezar desde cero. Puedes apagarme y prenderme todo lo que quieras, no vas a “quemarme”.

Pero eso sería algo traumático de vivir.

- Muerto es una… palabra fuerte. -Se aclara la garganta, a él no le afecta pero si no le agrada mucho como se escucha.- Quien era antes murió, por un decir… creo que el termino correcto seria estar dormido.

Le miró unos momentos, puede comprender porqué pregunta. El tema de la muerte parece mucho más delicado en humanos de lo que es para él.

- Pregunta lo que quieras, no me molesta.

Y era lo menos que podía hacer por Genos, responder a unas cuantas preguntas más.

- Estoy bien, es que estaba lavando los platos y no escuché. Lo siento.

Se disculpó por tardar y miró un momento al teléfono. No se había quitado los guantes y aun tenia algo de espuma en la mano.

- Uhm… claro.

Mientras espera apoyo el teléfono entre su hombro y mejilla para frotarse las manos en el delantal, así como quitar la espuma que dejó en el aparato antes de que Genos volviera a atender.

- Ah, bueno… -Miró al sofá aun desarreglado por haber estado dando vueltas en él.- Me la pase durmiendo, el sofá está muy cómodo.

Y las almohadas huelen demasiado a él, pero no iba a comentarle algo de lo más obvio.

- Creo que quiero dormir ahí… ¿puedo?

Y era mejor preguntar de una vez para buscar otra manera de convencerlo en caso de que dijera que no.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Mayo 13, 2016 10:12 pm


Quizá había escuchado algo como eso antes en alguna parte, pero nunca había procesado esa información acerca de los Pets como lo hacía en ese momento. Nunca se había esforzado por entenderlo, y nunca antes le había preocupado como lo hizo entonces.

No sólo se trataba de perder sus recuerdos si no también la personalidad que fuera construyendo en base a sus experiencias.

Eso significaría que el tú que eres ahora ya no existiría ¿No es así?

Podía ser parecido, pero nunca sería el mismo que había despertado la noche anterior, y comprendía como en ese sentido el ser apagado podía ser como morir.

Frunció el ceño.

No me atrevería a apagarte.

Ya pensaba eso desde la noche anterior, y ahora con más razón.

Había estado tan feliz de verlo volver a la vida, no quería que volviera a estar apagado.

Apagarte y activarte de nuevo suena más serio de lo que pensaba. No me gustaría que… que tú murieras.

Todo aquello sólo hacía más triste la situación. Alguien había decidido dejar morir al Saitama de antes.

De acuerdo. —respondió, tratando de recordar alguna otra de las muchas preguntas que tenía, pero ahora no podía recordar algo importante que pudiera preguntarle. Además, quizá habían sido demasiadas preguntas serias por una mañana.

Ah, los platos, no tenías que… Gracias. — él esperaba que pasara su mañana mirando televisión y en lugar de eso estaba haciendo labores domésticas.

Perdona por no ayudarte con eso esta mañana. Normalmente los lavo cuando vuelvo del trabajo. Así que puedes dejar los de la comida y me encargaré de ellos cuando regrese.

Buscar un lugar más tranquilo para hablar fue buena idea, así podía concentrarse únicamente en lo que escuchaba al otro lado del teléfono. Su expresión era mucho menos seria estando ahí en ese rincón apartado, hablando con Saitama.

Ah, dormías. ¿De verdad te parece que el sofá es cómodo? —no era posible que lo fuera más que la cama. No pudo responder de inmediato  su petición, por el hecho de que deseaba negarse.

Pero ¿A caso no quería que Saitama decidiera lo que mejor le pareciera?

Y dormir en el sofá no era nada peligroso de lo que debiera enseñarle a preservarse.

Suspiró, mirando a la pared blanca frente a él.

Claro, si tú realmente quieres dormir ahí. Si mañana cambias de opinión podemos cambiar de nuevo, o turnarnos.

No estaba seguro de si eso funcionaría, pero quería darle opciones.

¿Te has sentido bien estando solo? ¿Alguien más ha llamado por teléfono? —no perdía nada con comprobarlo. — ¿O han tocado la puerta?
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Mayo 14, 2016 12:02 pm

- Así es, puede que en mi próximo despertar sea diferente.

Mucho puede cambiar hasta con la distancia que había entre Genos y él en sus primeros segundos despierto.

- Uhm... -Se encoge de hombros. Evidentemente su amo anterior no puede decir lo mismo.- Míralo como empezar una partida nueva.

Todo va a lo mismo pero sin mencionar un término tan drástico como la muerte.

- No importa, está bien para distraerme un rato.

A lo que empieza a pensar en su recordó cerrar el grifo del agua o...

- Ah... -Mira a un lado, cree que si la cerró pero cuando termine de hablar volverá a revisar por si acaso.- Los terminare todos para cuando regreses.

Tampoco eran tantos, y no es como si no tuviera algo mejor que hacer.

- Pues me he acomodado mejor y siento más fresca la sala. -Los cojines extras igual le hacían más cómoda la estancia

Se sentó en el suelo y miro a hacia la televisión, el volumen muy bajo y aparentemente un noticiero.

- No creo que vaya a cambiar de opinión pero te diré si ocurre.

Quedarse en el sofá sonaba menos aparatoso que estarse cambiando de un lado a otro, mucho menos cansado para Genos que está fuera desde temprano.

- Estoy bien, está es la primera vez que suena el teléfono y no he escuchado a la puerta.

Y si llamaron o tocaron la verdad es que no les escucho. A la puerta la puede ignorar pero al teléfono no, por si acaso era Genos.

- No te preocupes por mí, ¿sí?

Sintió la necesidad de recordárselo de nuevo.


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Mayo 14, 2016 9:59 pm

Era cierto que no conocía a Saitama lo suficiente aún como para decir que lo extrañaría tal como era ahora, pero hasta ahora le agradaba así como era.

Y se lo tomaba lo bastante en serio como para no poder simplemente mirarlo como “una nueva partida”.

Usando esas palabras suena como si fuera un juego. —dijo con algo de preocupación en su voz. Antes no había pensado que se trataba de algo tan delicado, pero ahora que lo sabía, las palabras de Saitama que parecían minimizar el asunto, lo descolocaban.

Esperemos que no haya un próximo despertar. —dijo luego, tratando de sonar algo más relajado.

Aunque siguió pensando en eso durante el día.

Ah, para distraerte. —en ese caso no podía negarle el que se ocupara de la tarea simple de lavar los trastes, siendo que no tenía mucho que hacer dentro del departamento.

¿Sería que no había encontrado nada que llamara su atención entre la colección de dvds y libros?

Definitivamente tenía que conseguirle algo que fuera de su gusto para que al menos tuviera algo realmente divertido con que distraerse.

Bien. Pero si al final decides dejarme algo para lavar también estará bien. —dijo, sólo para aclarar.

Respecto a que durmiera en el sofá, todavía tenía argumentos que dar, como que la habitación también contaba con aire acondicionado si sentía calor, o que podía abrir la ventana.

Pero ya que parecía tan decidido a querer dormir en la sala tampoco iba a negárselo.

Ya veo. Creo que tampoco es probable que llamen a la puerta. Tal vez pase el cartero, pero a menos que lleve algo que necesite firmarse sólo dejará la correspondencia en el buzón. —y quienes lo conocían sabían que no estaba en casa durante el día, y el timbre sonaba era casi siempre porque había ordenado comida, o tenía algún paquete, pero ese no era el caso esa mañana. —Así que si alguien toca no tienes que abrirle. —lo pensó mejor. Ya le había dicho que era mejor que no saliera, y ahora que no abriera la puerta. Aunque se lo decía por su seguridad, le daba la impresión de que lo estaba obligando a estar encerrado.

Puedes hacerlo, si quieres. —a fin de cuentas dudaba que alguien peligroso fuera a su puerta a esas horas del día.
Pero no dejes entrar a nadie. Y no salgas si no es muy necesario.

No podía evitar repetirlo. Le preocupaba. Aunque Saitama le dijera que no lo hiciera. Era su responsabilidad. Y eso despertaba en Genos su instinto protector, no podía evitarlo.

Lo siento. —tampoco quería cansarlo con sus preocupaciones. Se llevó una mano al bolsillo del pantalón con cierto nerviosismo.

Entonces… Estás bien ¿Verdad? ¿Necesitas que te lleve algo cuando vuelva?

No se le ocurría que más decirle, pero no quería colgar aún. Al menos mientras lo tuviera al otro lado de la línea podía saber si todo iba bien.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Mayo 14, 2016 11:16 pm

- Pues… -Tecnicamente lo es, solo códigos arrojados por diferentes ecuaciones en una super computadora. Es lo mismo a un juego.

Pero cerró la boca, Genos no parece del tipo que vea las cosas así de crudas.

Despertar o no, es algo que él mismo no puede decidir. Y si puede evitarse la mala experiencia, confiaría en las palabras de Genos.

- Sí, igual no podía dejarlos sucios hasta que llegues. No te preocupes por ellos.

¿Será que tenía miedo de que los rompiera? O solo era su constante consideración con él, a veces lo confunde cuando insiste tanto.

- Está bien, Genos, tendré cuidado. -Igual va a inclinarse por la opción de simplemente no atender la puerta y esperar a que Genos llegara a casa.

O sea él mismo quien le pida abrir la puerta a alguien. De no ser así va a seguir siendo como si no hubiera nadie dentro del departamento.

No se siente cómodo con la idea de interactuar con gente a menos que sea demasiado necesario. Hasta ahora solo siente que puede Tolerar a Genos pero eso por razones obvias.

- No te disculpes. -No tiene porqué.- De verdad, estoy bien. -Ahora no puede pensar en algo que pueda necesitar con urgencia, la casa se veía bien equipada y aun no explora todo.- Ah, creo que no.

Salvo la ropa pero aun tiene una muda limpia y Genos acordó de llevarle por ella cuando tenga tiempo.

- Todo está en orden.

A menos que el lavabo se esté inundando como la cocina.

- Todo, todo, todo.

Se rasca la mejilla, intentando escuchar si de verdad estaba cayendo agua.

- ¿Te veo hasta la noche?

Le pareció escuchar agua, eso era muy mala señal.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Mayo 15, 2016 9:43 pm


Alzó una ceja, esperando oír lo que fuera que Saitama tuviera para decirle al respecto. Aunque le preocupaba el rumbo que iba tomando la conversación estaba dispuesto a escuchar cualquier cosa que Saitama quisiera decir, a fin de cuentas estaban hablando de él mismo, su funcionamiento. Su vida.

Pero cuando el Pet guardó silencio él simplemente lo dejó estar y volvió su atención a lo que estaba haciendo. Tampoco iba a presionarlo en nada.

De acuerdo. Gracias de nuevo. —dijo mientras hablaban por teléfono acerca de los platos sucios.

Aunque Saitama le dijera que lo hacía porque no tenía nada más que hacer no podía dejar de sentirse agradecido de que quisiera ocuparse de algo que en realidad le correspondía a él.

Sí, me tranquiliza saber que no has tenido problemas.

Respiró profundamente al escuchar que todo estaba en orden, pues no tenía razón para dudarlo.

Sí, será hasta la noche. —vaciló un momento, mirando al piso. —Entonces… nos vemos más tarde. Cuídate.

Tardó todavía algunos segundos antes de cortar, y luego se quedó ahí parado, pensando. Quizá podía pasar a comprar algunas cosas para él de camino a casa, aunque Saitama no le había pedido nada era obvio que iba a necesitar algunas cosas.

No podía tenerlo así, usando su ropa. No porque le molestara o algo parecido, si no por consideración a Saitama, tendría que tener sus propias cosas, y además no podría estar restringiendo a estar encerrado en el departamento todo el tiempo.

Aquello era sólo por ser el primer día, mientras se acomodaban, mientras planeaban algo mejor. No era más que un arreglo temporal. Ni siquiera estaba muy seguro de cuento tiempo se quedaría Saitama, pero el tiempo que fuera quería que fuera lo más cómodo posible para su invitado.

Guardó el teléfono y volvió al escritorio, y aunque no dejó de lado el trabajo estuvo más distraído aún que como estaba antes de llamarle.

Eran casi las cinco de la tarde cuando se le ocurrió que podía llamar otra vez.

Estuvo lanzando miradas al teléfono un buen rato hasta que se le ocurrió una mejor idea. Podía salir temprano e ir por Saitama para llevarlo a comprar lo que fuera a necesitar. Así podía escogerlo todo él mismo a su gusto.
Casi ni se detuvo a pensarlo bien. Simplemente ya lo había decidido.

Además tenía mucho más interés en atender ese asunto que en seguir metido ahí. Y había trabajado hasta tan tarde por varios días que no creía que hubiera problema si se tomaba esa tarde.

Tomó sus cosas, marcó su salida y dejó el edificio lo más pronto que pudo.

En el camino todavía iba pensando si debía avisarle a Saitama que ya iba de regreso, pero al final decidió que no. Podía estar ocupado haciendo algo, o incluso tomando otra siesta, así que no lo interrumpiría hasta que estuviera ahí.

Estuvo ahí unos veinte minutos después.

Saitama… ya llegué. —fue lo primero que dijo al abrir la puerta. Se quitó los zapatos y luego pasó a la sala, buscando a Saitama.

¿Saitama?

Al no verlo y no recibir respuesta comenzó a preocuparse. Entonces escuchó ruidos en la habitación y fue a ver si estaba ahí.

Saitama…
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Mayo 15, 2016 10:25 pm

- Hey... No es nada. -Se rasca la mejilla, qué raro va a ser acostumbrarse a que le agradezca por una cosa así, no parece que se le vaya a quitar.- Hasta la noche entonces, Genos.

Espero a que colgara o dijera otra cosa. No estaba seguro de si debía colgar o no pero al menos hemos lo hizo primero.

Una vez que colgó al teléfono se levantó corriendo. En efecto, había dejado la llave abierta y todo se estaba escurriendo.

Cerró, destapó el desagüe y tuvo que buscar algo para trapear el suelo. Ya se paso lo hizo con la cocina, la sala y demás. Todo ya se veía limpio y no había necesidad de hacerlo pero fue para que valiera la pena el esfuerzo.

Después de todo, era mejor guardar todas sus opciones para entretenerse. Por el momento el sonido de la tele le distraía.

Una vez que todo estuvo limpio se tiro al sofá para descansar y se entretuvo con pasar los canales. Explorando la programación hasta que decidió que era hora de bañarse y cambiarse esas ropas por las que tenía antes.

No eran tan holgadas como las de Genos pero se sentían igual de comidas, tal ve por todo el desgaste que tienen que las siente suaves.

Se preparó una comida sencilla, solo calentó fideos que sobraron y se preparó té para acompañar. Esta vez no se le fue ninguna bolsa en el agua y le quedo mucho mejor.

A media tarde recordó que se había dejado el cuarto tal cual la otra noche y si Genos iba a dormir en su propio cuarto lo mejor era que se lo arreglará antes de que llegue. Probablemente llegue cansado y considera que es lo menos que puede hacer.

Quito las almohadas y las puso a un lado, saco las sabanas y las sacudió por si había dejado algo entre estos. Igual golpeo un poco el colchón y movió la base para asegurarse de que no dejó nada de nada en ese recinto que no era suyo.

Esponjo las almohadas, les puso bien la funda. A las mantas las fue poniendo una por una, colocando bien la base y jalando de los extremos para que no hubiese ni una sola arruga. Solo a la parte que estaba pegada a la cabecera no parecía querer cooperar, no quedaba bien. Se subió para empujar la tela por sí mismo, la noche anterior no se puso a ver lo esponjosa que era su cama y ahora que tenía que estar empuñando la condenada tela para que quede como debe ser, empezaba a rebotar un poco.

Eso era interesante. Empezó a usar su peso para rebotar sobre sus rodillas, sacando una infantil risita.

Miro al reloj, aún era muy temprano y Genos debería tardar al menos una hora más...

Se levantó, sintiendo que se hundía. Se mordió el labio, no era correcto hacer eso, pero con dar un par de saltos experimentales se le quitó la idea de la mente.

En cuestión de minutos ya estaba saltando de un extremo a otro, riendo por el simple hecho de que era una tontería y le hacía sentir que sus cabellos se levantaban cada que caía.

De verdad era divertido y se sentía libre de hacerlo todo lo que quisiera.

Era más el ruido de su risa y de la cama que la voz del dueño de está anunciando su llegada.

No le escucho nada, solo le dio de mala suerte verlo cuando se volteó para poder larde la vuelta a la cama de nuevo. No había que repetir que obviamente se sorprendió y se espantó por haberlo atrapado en el acto.

- ¡Genos!

Salto de lado para quitarse pero en vez de caer sobre sus pies, por todo el impulso salió aventado a un lado y aterrizó en su costado.

Termino haciendo como si nada y apoyo las manos sobre su mentón, sonriendo nervioso.

- ¿Q-qué haces por aquí tan temprano? Heh... ¿Heh?

¿Estaba en problemas? Quizás no quería averiguarlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Mayo 16, 2016 7:49 pm


El ruido que escuchaba que provenía de la habitación no lo preparó para la escena con la que se encontró.
Por un momento le pareció tan extraño e irreal lo que veía que simplemente se quedó ahí parado, observando lo entretenido que estaba Saitama saltando sobre la cama, iba de un lado al otro con soltura, como si lo que estaba haciendo fuera de lo más natural.

Genos no recordaba haber visto a nadie disfrutar tanto saltar sobre la cama como lo estaba Saitama en ese momento.

Incluso estaba sonriendo, su rostro animado por la emoción, la diversión y la alegría, hasta parecía otro Saitama.
Llegó a tal punto que incluso Genos estaba sonriendo sin ser consciente de ello.

En el momento en que Saitama se dio cuenta de su presencia se sintió tan alarmado como el Pet se veía. Sentía que había interrumpido algo.

¡Saitama! —gritó al ver cómo se caía. Se apuró a entrar a la habitación y rodear la cama, puso sus manos alrededor de su torso para ayudarlo a levantarse y sentarse sobre la cama.

Perdona, tendría que haberte dicho que estaba ahí para que no te asustaras. Decidí salir temprano del trabajo… ¿Te encuentras bien? —preguntó, mirándole las manos, los brazos, el rostro. Le tomó el mentón con su mano para hacer que girara el rostro al otro lado para comprobar que no se había lastimado. — ¿Te duele algo?

Parecía estar bien, así que pudo relajarse. Apartó sus manos y volvió a mirarlo como si estuviera viendo algo increíble.

Estabas… saltando en la cama. ¿Por qué? —preguntó con auténtica curiosidad.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Mayo 16, 2016 9:14 pm

Ahora mismo desea no ser tan resistente. Un buen golpe a la cabeza y todo acabaría. Siente demasiada vergüenza y esta se le subió hasta la cara y orejas.

Se sentó en el borde y se negó a miralo directamente a la cara. Genos no parece tan enojado pero eso no le quita que haya sido penoso que le viera saltando como idiota por toda su cama.

- Uhm… -Se enderezó y juntó sus manos, jugando con sus dedos por nervios.- Estoy… -Levantó un momento la mirada, en efecto, en Genos no había nada parecido a enojo o molestia.- Estoy bien.

De hecho se le veía mucho mas preocupado y antes se le veía de otra manera, no puede decir cual exactamente pues el pánico no le dejó pensar.

- No me duele nada, puedo resistir caídas más peligrosas que esa. -Se frota el brazo despacio y se muerde el labio. No quiere ni imaginarse qué cara tiene ahora.- Ah.

Parpadea y mira hacia donde debería de haber estado una manta lisa y perfecta. Ahora estaba toda desarreglada, hasta las almohadas en el suelo o en medio de la cama.

- ¿Por qué? -Se rasca la nuca y le mira, buscando una muy buena explicación para ello pero es que no la había.- Porque quería arreglar la cama y me subí un momento… ah, no sé. Me pareció divertido.

Se encoge de hombros y deja las manos descansando sobre sus piernas.

- Lo siento, arreglaré todo de nuevo.

Genos debía estar cansado, encontrarse con la cama desarreglada debe ser lo último que querría ver.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Mayo 16, 2016 10:42 pm


El que Saitama no le mostrara su rostro al principio sólo ayudó a acrecentar su ansiedad pensando que se había lastimado, que algo le dolía, por eso no dejaba de buscar su mirada, de observarlo a detalle buscando algo que debiera ser reparado… o curado. ¿Podía él hacer algo ahí mismo si Saitama llegaba a sufrir algún daño?

Qué bien, me alegra escuchar eso. —soltó, volviendo a sonreír levemente al comprobar que su estado era bueno. Se movía, hablaba.

Que susto le había dado.

Sí, eres resistente, lo sé. Perdona, es que no me he acostumbrado a eso, me asusté un poco.

Seguía observándolo. Ahí estaba otra vez el gesto de rascarse la nuca.

Te pareció divertido…—repitió, mirando la cama desecha. A él nunca se le había ocurrido saltar sobre su cama. De niño muchas veces pensó en hacerlo, pero no lo dejaban.

Es muy conveniente que tu cuerpo sea resistente. Así la próxima vez si te caes tampoco habrá problema. Pero mejor evita el caerte.

Tuvo el impulso de tocar su hombro pues lo veía algo tenso, pero al final solo dejó la mano sobre la cama. Aunque no tenía problemas con tocar y acercarse a nadie, siempre procuraba hacerlo cuando era estrictamente necesario para no incomodar.

No te preocupes, yo puedo terminar con esto.

Respondió levantándose y acercándose a una de las esquinas de la cama para estirar la manta.

—Además, has estado muy ocupado hoy ¿No es así? La casa se ve muy limpia. —había alcanzado a fijarse en lo bien que lucían los pisos, si bien no habían estado demasiado sucios, se notaba que habían sido limpiados.
Terminó de acomodar ese lado y siguió con el otro, pero se interrumpió, levantando la mirada hacia Saitama.

Regresé temprano porqué pensé que sería mejor ir cuanto antes a conseguirte ropa y todo lo que vas a necesitar. Planeaba ir a comprar algo cuando terminara, pero es mejor si tú vas también. Además, te has pasado todo el día aquí encerrado, pienso que debe ser algo aburrido. ¿Quieres ir?

Lo miró como si temiera que le dijera que no.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Mayo 17, 2016 11:09 pm

Aun si Genos no estaba nada enojado por lo que hizo, nada le quitaba la vergüenza de que le viera así.

- Uhm… no, yo lo siento.

Y vaya que lo siente, en esos momentos prefiere estar averiado para no tener que afrontarlo pero Genos se lo estaba tomando bastante bien… o más bien bastante raro, pero bien al final.

- Pues… -Tragó saliva y miró hacia la cama, en verdad que no era solo cómoda, sino también divertida.- La verdad es que sí, nunca lo había hecho y parecía una buena idea.

Puede apreciar que Genos tampoco, parece de un tipo mucho más serio y maduro que alguien como él, así que se ahorró el preguntar si no lo había o por qué no lo intentó antes.

- Bueno. -Sabe que puede ser torpe y no desea prometer nada que no vaya a cumplir.- Lo intentaré y puedo ayudarte con eso.

Se levantó del borde de la cama, estirando el borde opuesto para dejarlo todo completamente liso. Borrando cualquier indicio de que alguien hubiera estado brincando sobre ella.

- Pero igual descansé mucho, esto no es nada.

No implica esfuerzo, mucho tiempo o dedicación… ¿entonces qué caramba salió mal?

- ¿Huh? -Le mira mientras sostiene una almohada.- ¿Salir? -La aprieta para esponjarla poco a poco. Suena interesante, no ha tenido tantos estímulos en el día así que seguro puede aguantar salir.- Sí, quiero conocer como es allá afuera.

Dejó la almohada en su lugar y volvió a alisar las mantas. Algo le dice que Genos estaba más inclinado a ir que él mismo, no tanto por la urgencia de la ropa.

- ¿Es muy poblado por aquí o hay poca gente?

De eso pueden depender muchas cosas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Mayo 18, 2016 11:53 am

¿Lo sientes? ¿Qué cosa? ¿Ser resistente?

Ladeó levemente la cabeza. Miraba su rostro, no quedaba en él nada de la emoción que había visto un momento antes nada de la alegría, ni un esbozo de sonrisa. Era una pena.

La confesión que le hizo sobre que saltar en la cama le había parecido buena idea, le sacó una pequeña risa para su propia sorpresa.

Se notaba que lo estabas disfrutando.

Si era así, entonces era una buena idea, con más razón no iba prohibirle que volviera a hacerlo si quería.
Iba a decirle que no era necesario que le ayudara, era algo muy sencillo tender la cama, pero no quiso quitarle la intención.

Gracias. —le dijo mientras se fijaba cómo iba alisando la manta.

¿No dormiste lo suficiente anoche? Porque tomaste siesta en la mañana.

Pasó las manos sobre la superficie ya lisa de la cama.

¿Cómo está tu nivel de energía?

Le entusiasmó que Saitama estuviera dispuesto a salir.

Pues, los alrededores son bastante tranquilos, no suelen haber muchas personas en las calles. Pero vamos a ir más hacia el centro y ahí habrá más gente. —terminó de acomodar la última almohada y miró a Saitama. — ¿Eso es un problema?... Ah, te cambiaste la ropa. Creo que eso es lo primero que debemos atender.

Porque la ropa que llevaba ahora estaba limpia, pero se notaba a primera vista lo gastada que estaba. ¿Se sentía cómodo usándola?

Hablando de ropa, él tenía que cambiarse también.

Abrió el armario, sacó un cambio y caminó fuera de la habitación, hacia el baño.

Voy a cambiarme y nos vamos.

Mientras estaba en el baño se dio cuenta al ver su propio cepillo de dientes que Saitama iba a necesitar uno también. Se sintió un poco mal por no haberlo pensado antes. Todavía había muchos detalles que se le escapaban y que tenían que estar siendo problemáticos para Saitama.

¿Necesitaría también un peine? Él podía prestarle el suyo que también estaba justo ahí, pero tal vez eso no sería muy cómodo para el Pet.

No creía que lo hubiera usado hasta el momento, porque su cabello iba todavía desordenado.

¿Estás listo? —preguntó saliendo del baño,
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Miér Mayo 18, 2016 8:33 pm

- Haber pisado tu cama.

Y haber brincado en ella a sabiendas de que no es suya o que no debe hacerse en general. Con su peso que ronda el de un adulto promedio podría haber todo un resorte o peor, la base.

- … Pues sí, me gustó. -Admitió con un poco menos de pena, sabiendo que Genos lo decía sin mala intención o como un reclamo.

Se lo estaba tomando demasiado bien pero aun así no iba a volver a hacerlo… a menos que sepa que de verdad no va a llegar pronto. Puede ser.

- De nada. -Dejó la almohada en su sitio y le miró, en realidad se sentía bien desde que despertó.- Sí dormí lo suficiente pero me apeteció echarme de nuevo. Mi energía está bien.

Se pone una mano en el pecho, en sí sabe lo que es experimentar energía baja pero no en experiencia, que recuerde.

Gente… bueno, no deberían tardar tanto en buscarle algunas prendas, ¿cierto? No puede ser tan malo experimentar fuera con más personas.

- No, no lo es. -O más bien no cree que sea un problema. No sabrá con certeza hasta probarlo.

Le siguió con la mirada, inseguro de si dejarlo para que se cambie o si debería hacer lo mismo, aunque solo le faltaran los zapatos.

- Ah, claro.

Le miró salir y vio por última vez la cama antes de salir del cuarto y cerrar la puerta. Fue hacia donde había encontrado su ropa limpia y de ahí hasta la salida. Se sentó para colocarse los zapatos, esperando a que Genos estuviera listo.

Igual no le veía mucho caso a que se cambiara, ya estaba usando ropa para salir, ¿qué tiene esta de diferente? No comprende del todo la diferencia entre su uniforme y ropa normal, las mismas tienen función similar a sus ojos.

- Ya estoy. -Se levantó y se acomodo la ropa, el cabello lo intentó domar con los dedos pero seguía estando algo revuelto.- Yo te sigo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Mayo 18, 2016 11:10 pm

Ah, eso… Está bien, es solo una cama, Saitama. Si quieres usarla para algo más que dormir, hazlo. —le dedicó una pequeña sonrisa cándida y miró la cama pensando en que ojalá se le hubiera ocurrido usarla de ese modo. En realidad no se tomaba ni el tiempo para sus hobies comunes, una diversión como esa, tan simple y falta de toda practicidad estaba bastante lejos de su rutina.

¿De verdad? —no quería dudar de él mientras le decía que estaba bien, porque además, lucía bien. Pero como aún no habían pasado ni veinticuatro horas no dejaba de pensar que algo podía fallar de pronto. El detalle de que tomara siesta le pareció extraño, no sabía que los Pets hacían eso, que dormían más de lo requerido sólo porque les apetecía.

Por lo visto le faltaba mucho que aprender.

¿Tu fuente de energía está ahí? —preguntó cuándo lo vio llevarse la mano al pecho.

Cuando salió del baño y fue hacia la entrada alcanzó a ver como Saitama se pasaba los dedos por el cabello, que de todas maneras no quedaba más peinado que antes. Definitivamente un peine era necesario.

De todas maneras, el que su cabello no estaba nada ordenado tampoco se veía mal. A Genos no le molestaba verlo así.

De acuerdo. Vamos. —abrió la puerta para dejarlo salir primero, cerró con llave. Luego con un dedo señaló el número de metal pegado en la puerta. Un número siete.

Memorízalo, para que sepas a dónde volver… Por aquí. — le dijo luego, caminando hacia el elevador.
Presionó el botón esperando a que se abrieran las puertas.

— ¿Comiste?

Las puertas se abrieron, tendrían el elevador para ellos solos. Aunque casi todos los departamentos estaban ocupados no había mucho tráfico en los pasillos y las vías de salida. Muchos de los que vivían ahí eran ancianos y por eso era un edificio muy tranquilo.

Genos entró, esperando con la mano lista para presionar el botón de adentro una vez que Saitama hubiera subido.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Mayo 19, 2016 9:18 pm

- Pero es tuya, Genos.

Se rasca el mentón. Pero claro que no se atrevería a usarla de esa manera de nuevo si sabe que Genos sabe que lo hará de nuevo.

O solo le hace falta dejar pasar un poco de tiempo para olvidarse de ese asunto y volver a saltar en ella cuando esté solo.

- En serio. -Asintió despacio.- Sí, la tengo aquí. -Se señaló el centro del pecho.- Es lo que equivale al corazón humano, si algo falla con mi núcleo pues... Eh, sería como que te diera un infarto si así lo quieres ver.

¿Y por qué termina de hablar de ello con algo negativo? Seguro porque se presta a ello.

Se medio acomodo la camisa y salió, mirando bien los alrededores. Era un territorio inexplorado y no se quería perder un detalle.

- ¿Uh? -Miró hacia dónde señalaba Genos.- Sí.

Por la posición en la que estaba y la perspectiva solo mirada a la puerta de madera color gris, no noto el número.

Puerta gris, eso debe ser fácil.

Le siguió hasta el ascensor, mirando algo raro. Todas las puertas que seguían eran igual grises y de madera, ¿a qué juega? Espera, tienen números también.

- Comí hace como dos o tres horas. -Volteo hacia atrás a ver si lograba ver qué número era el de la puerta de henos pero falló.

Se adentró al ascensor y espero junto a él, mirando a los botones que tenían luz roja para iluminar los caracteres en ellos.

- ¿No querías comer antes de salir?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Mayo 20, 2016 2:26 pm

Pero puedes usarla. En verdad no tengo problema en que uses cualquier cosa que haya aquí.

No era demasiado apegado a sus pertenencias, y además la sensación de compartirlas resultaba  agradable. Le gustaba la idea de que Saitama disfrutara también de todas aquellas cosas.

Así que no te detengas, úsala cuando quieras.

Esa noche se acordaría de preguntarle de nuevo si no prefería dormir en ella.

Si, como el corazón. —miraba todavía hacia su pecho. ¿Cómo sería ese corazón artificial? ¿Tenía también la capacidad de latir?

Un infarto. Entiendo…—había bajado la mirada hacia la cama de nuevo, pero volvió a mirarlo para seguir con las preguntas.

¿Todo tu cuerpo es una réplica del cuerpo humano? Me refiero a que tienes un cerebro y un corazón ¿Tienes otras partes que hagan la función de órganos? Como riñones, hígado, cosas así.

Se le quedó mirando al pecho de nuevo esperando ver que se moviera.

Tú respiras ¿No?

Entonces tendría también algo parecido a los pulmones.

Al salir del departamento supuso que todo estaba en orden y que Saitama estaba enterado del número del departamento. Quizá era un error que diera ese tipo de detalles por sentado, que no estuviera completamente consiente en todo momento de que Saitama no tenía ninguna experiencia registrada, que tal vez hacía falta explicarle ese tipo de cosas con más cuidado. Quizá llegaría a arrepentirse de no ser aún más cuidadoso.

Ah. Bien. ¿Qué preparaste? ¿Tuviste alguna dificultad en la cocina?

Presionó el botón, las puertas se cerraron y el elevador empezó a descender.

Comí algo a la hora del descanso. Todavía no tengo hambre… ¿Qué te gustaría para la cena? —de inmediato se dio cuenta que su pregunta era un error probablemente, pues no debía tener mucha más experiencia con la comida que la que tenía esa mañana. —Bueno, si se te ocurre algo que quieras probar o ves algo que se te antoje, dímelo. ¿Tuviste tiempo de ver televisión o leer algo?

El elevador se detuvo y las puertas se abrieron al pasillo que daba hacia la salida del edificio.

También hay escaleras. —dijo una vez que salieron del elevador, señalando hacia el comienzo de las escaleras que casi nadie usaba. No esperaba que Saitama tuviera que usarlas pero quería que conociera bien el edificio.

Pensó un momento en qué más podía mostrarle, quizá la azotea, pero ya sería luego. Pasó por completamente por alto el hecho de que olvidó decirle en qué piso estaba su departamento.

La calle estaba tan tranquila como los pasillos del edificio.

El centro está hacia allá.—apuntó la mano hacia los rascacielos que se levantaban en el horizonte. —No iremos tan lejos hoy, pero si vamos en esa dirección.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Mayo 20, 2016 8:14 pm

- Gracias, Genos.

Pero nunca en su presencia, eso es evidente.

- Se intentó hacer lo más parecido pero obviamente tengo mis diferencias. -Enormes diferencias.- Tengo un estómago pero no digiero las cosas al igual que tú y hace lo mismo que harían tus riñones... Eh, digamos que todo lo uso como energía o para secretar saliva, entre otros fluidos. -Se encoge de hombros.- Desecho lo que no me sirve y eso es incómodo de explicar.

Así que ahí le paró.

- Ah... Tengo la sensación de hacerlo, así como suspirar. Pero mis "pulmones" no son como los tuyos. -Se rasca la mejilla.- Eh, son como abanicos que circulan el aire y evita que me caliente demasiado o puedo bloquearme.

Y eso no debe ser tan bonito.

- Calenté sobras y me hice té. No hubo mucho problema con la cocina.

Ahora que mejor no le pregunte por los platos que por eso fue que trapeo parte del departamento.

- ¿Yo? -No tiene mucha idea de que pedir pero algo recordó mientras veía la televisión.- Ah... Estas que llaman papas fritas. Lo vi por la televisión pero no llegue a tocar los libros o series.

Miro hacia dónde están las escaleras, igual se le olvido ver en que piso estaba el departamento.

Solo presto atención a los alrededores al salir. La salida de edificio, las calles.

Todo era tranquilo y eso le ha gustado. Sin ver mucho ajetreo.

- Ah... ¿Tardaremos mucho caminando?

Le mira un momento y luego mira a ambos lados. De noche todo se ve diferente por fuera.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Mayo 22, 2016 4:43 pm


Estaba poniendo mucha atención a su explicación de pronto arqueó las cejas y abrió más los ojos al entender a lo que se refería con lo de los desechos.

Disculpa. No quería que fuera una pregunta incómoda… —le había tomado por sorpresa, aunque no le parecía desagradable. En realidad resultaba interesante que el cuerpo de un Pet pudiera hacer todo aquello. —No sabía que la estructura de los Pets fuera así de compleja.

Trató de acordarse si lo había visto suspirar hasta ese momento.

Entonces es peligroso que te sobrecalientes ¿Verdad? — pensó en su propia laptop —¿Está bien para ti la temperatura del departamento?

No le gustaba mucho como sonaba la palabra

“sobras”. No para que fuera su comida del día. Lamentó de nuevo haberlo dejado por su cuenta el primer día. Ya que lo había despertado se merecía algo mejor que eso.

Así que definitivamente le compraría cualquier cosa que se le antojara.

Papas fritas. —algo muy sencillo. Aunque sabían muy bien y estaba seguro de que iban a gustarle. —Claro, seguramente pasaremos frente a alguna cafetería y podrás pedirlas. ¿Qué estuviste viendo?

Para él estaba resultando muy entretenido mirar a Saitama mientras este observaba lo que había alrededor. Le intrigaba saber cómo era para él ver todo eso por primera vez, lo que sentía, lo que pensaba.

Unos quince minutos. —respondió, todavía abstraído en observarlo. Luego apartó por fin la mirada para ver por dónde iban. —Perdona, no tengo auto. Estoy acostumbrado a ir caminando a todas partes. Podrías tomar el tren, pero como no vamos tan lejos sería casi innecesario. ¿Te molesta caminar?

Se detuvo en una esquina mientras esperaba a que cambiara la luz del semáforo.

¿Sabes para qué sirve? —aprovechó para preguntar mientras señalaba las luces. Se sentía algo tonto preguntándolo, pero era mejor estar bien seguro de que Saitama sabía cómo andar en la calle.

De pronto se acordó que si seguían por esa ruta dos cuadras más allá pasarían frente al callejón en el que había encontrado a Saitama.

No quería pasar por ahí, le daba una sensación extraña, como que no quería que Saitama tuviera que ver ese lugar tan feo otra vez.

Por aquí. —le indicó tocándole en un brazo mientras cruzaba la calle y cambiaba de dirección para tomar otro camino.

Creo que por aquí había una cafetería que me gusta. Podemos ir a comprar las papas antes de ir por lo demás.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Mayo 22, 2016 5:36 pm

- Eh, no te preocupes.

Se encogió de hombros, realmente no lo culpa por preguntar pues ya le había dicho que no tenía conocimiento acerca de los Pets y lo normal era preguntar para aclarar cualquier duda.

- Sí, como a cualquier humano, tener la temperatura alta es malísimo. Y yo que estoy hecho de acero pues... Obviamente me caliento más rápido que otro Pet con piel. -Ladea la cabeza.- La temperatura está bien, no te preocupes. Si me llego a bloquear solo espera a que vuelva a una temperatura normal y no te espantes. -Era mejor explicarle antes de que despierte en un consultorio o que le apague de verdad sin querer.- Pareceré apagado pero no lo estoy, es una manera que tiene mi cerebro de protegerse.

Prácticamente un desmayo.

- Bien. -Sonríe un poco, en verdad que se le antojaban por cómo se veían en la pantalla.- Estuve escuchando noticias, documentales, algunos programas que no entendí que creo que son esos que llaman reallity shows o algo y de esos de cocina.

Eso antes de que se le ocurriera empezar a saltar en la cama.

Por fuera todo le parecía entretenido, ya tenía una imagen previa de cómo podía ser el exterior pero le gustaba mas descubrir cómo todo iba cambiando a cada metro.

- No me molesta caminar. -Pero le gustaría probar subirse a un tren al menos una vez.

Se detuvo junto a él y miro al semáforo, asintiendo.

- Espere, siga adelante, precaución.

No tenía conocimiento de que ese lugar existiera o de que fue ahí en donde estuvo tirado por mucho tiempo así que simplemente siguió a Genos de cerca, sin cuestionar el cambio de dirección.

- ¿Qué clase de comida es la que sueles pedir?

Puede tomar a Genos de referencia ya que él aún no conoce del todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Mayo 23, 2016 10:45 pm

¿Parecerás apagado? —aquello sólo le causó aún más inquietud. — ¿Cómo podré diferenciar? ¿Cómo voy a saber si no te apagaste completamente? ¿Cuánto tiempo debo esperar? Si eso sucede tu memoria no saldrá perjudicada ¿Verdad? Pienso que es mejor prevenir una situación así, si sientes que empiezas a calentarte demasiado quizá podamos hacer algo. Buscar la manera de enfriarte para que no te bloquees.

Mejor evitar una situación así si había forma de hacerlo.

No podía decir que le sorprendiera que la reacción de Saitama a saber que podría probar las papas fritas fuera una sonrisa. ¿Cuál sería su reacción entonces al probarlas? De pronto sentía muchas de averiguarlo.

Sí, reality shows. Tampoco los entiendo mucho. — lo que no entendía de ellos era qué podían tener de divertidos, nunca había visto uno por más de un par de minutos. —Los de cocina me parecen más entretenidos, y siempre me dan ganas de intentar preparar las recetas. ¿Fue en uno de esos dónde viste las papas fritas? ¿Qué documentales viste? ¿Algo que te gustara?

No le preguntó de las noticias. No estaba del todo seguro que fuera bueno exponerlo a ver noticieros, las buenas noticias eran pocas y había muchas muy malas. Sin duda Saitama terminaría por ver ese lado del mundo también si vivía lo suficiente, pero no había prisa.

Si aquello era querer sobreprotegerlo, no lo pensó de momento.

Bien. De todas maneras tampoco caminaremos tanto. Pero si te cansas en algún momento podemos buscar dónde sentarnos.

Asintió contento mientras Saitama le iba diciendo el significado de las luces del semáforo.

Que bien que lo sepas, así cuando salgas tú solo no tendrás problemas. Recuerda fijarte bien al cruzar las calles, espera a que los autos se detengan antes de cruzar ¿De acuerdo?

En realidad hacía años que no iba a esa cafetería en particular, pero se acordaba que le había gustado, así que esperaba que aún existiera.

Umh… casi siempre alguna bebida. —Café. —Tal vez algo dulce, un pastel o algo así.

No estaba seguro de qué responder, pues hacía mucho que no salía a comer algo entre comidas solo por darse un gusto.

Supongo que depende de lo que haya en la carta… Ah, ahí está.

Casi estaban frente al pequeño local con una gran ventana de cristal por la que se alcanzaban a ver las mesas de adentro. También había una terraza en el segundo piso en la que se alcanzaban a ver sombrillas de colores cubriendo las mesas.

Genos abrió la puerta para que Saitama pasara primero, el ambiente se sentía más fresco por el aire acondicionado del interior.

¿Quieres sentarte aquí o prefieres subir? —preguntó Genos, buscando con la mirada a algún mesero libre y pronto una chica bajita los estaba siguiendo con un par de cartas en la mano.

Bienvenidos ¿Qué voy a servirles? —preguntó ella una vez que se hubieron sentado, entregándoles los menús y sacando una libretita para anotar.

Las recomendaciones del día son el banana Split, la soda italiana de melón y los baguettes de queso. También tenemos la promoción del mes, en la compra de cualquier baguette grande les ofrecemos un refresco pequeño o una malteada sencilla gratis. Y tenemos dos novedades en el menú, pay de menta y chocolate, y la tarta irlandesa de queso y arándanos. Todo está delicioso, claro.

Genos observó la extensa lista en la carta pero casi enseguida la dejó a un lado.

Sólo un café, por favor. —luego miró a Saitama. —Pide lo que quieras. No tienen que ser sólo las papas.—habiendo tanto de donde escoger no iba a limitarlo en aquella primera vez.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 11. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.