Últimos temas
» Haciendo negocios, buscando problemas
Hoy a las 1:29 am por Philip K. Dick

» Deathless Love (antes Silent Oath) (Cambio de botón)
Miér Nov 14, 2018 12:34 pm por Invitado

» Sad little nightmare || Annelise
Lun Oct 29, 2018 6:12 pm por Annelise Benka

» Mala suerte:. ~ Evento Ice Scream
Lun Oct 29, 2018 5:41 pm por Arlock

» Censo Septiembre-Octubre 2018
Dom Oct 28, 2018 5:25 pm por KR-20

» COCODRILE ON THE SPOT - SE BUSCA
Sáb Oct 27, 2018 9:05 pm por Ormarr

» Firmas
Sáb Oct 27, 2018 8:54 pm por Ritsuka Aoyagi

» Cry little brother
Sáb Oct 27, 2018 2:32 pm por Seimei Aoyagi

» Little Fears - Élite
Vie Oct 26, 2018 10:23 am por Invitado


Fuego verde de verano (Pyralis)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fuego verde de verano (Pyralis)

Mensaje por Jin Pakpao el Miér Ago 29, 2018 7:01 pm

Una breve y ligera lluvia había conseguido que por la tarde el ambiente se sintiera bochornoso, incluso entre las paredes de la casa de té que se mantenían casi siempre frescas, incluso en verano, pero aquel día el calor parecía haber penetrado en ellas.

El dueño de la tienda tenía un pequeño y muy viejo aparato de aire acondicionado que hacía más ruido que aire fresco, y había también ventiladores de techo, que no hacían mucho más que ir mezclando con sus aspas el aire caliente cargado del olor a hierbas.

En un día así lo que se pedía más eran bebidas frescas y raspados. En grandes cantidades y tan rápido como fuera posible, el calor había hecho que el local se llenara de gente acalorada buscando un refugio en dónde tomar algo frío.  Había sido un mal día para quedarse sin ayudante.

El dueño de la tienda pasaba entre las mesas velozmente dejando órdenes, y recogiendo platos y vasos vacíos para correr de vuelta a la cocina, y estaba atento todo el tiempo por si alguno de los clientes le llamaba o por si sonaban las campanitas colgadas sobre la puerta de entrada anunciando a algún recién llegado.

En algún momento tuvo un par de minutos tranquilos en los que todos sus comensales estuvieron brevemente satisfechos de peticiones, y en la cocina Jin aprovechó para recargarse en la mesa y llevarse un trozo de hielo a la boca que saboreó como si fuera una exquisitez.

Con tanto calor y tan atareado como estaba se estaba deshidratando rápido.

Miró al depósito de hielo deseando poder meterse dentro de él, pero sólo tomó otro trozo y se lo puso contra la frente, suspirando de alivio por aquella sensación de frescura. Luego lo deslizó hacia su nuca, dónde el calor se había guardado debajo de su larga y pesada cabellera que terminó recogiendo en una coleta alta para sentirse más fresco y luego tomó un remillete de flores de lavanda, de los que tenía preparados para decorar algunos de los postres de aquel día y se la puso entre el cabello.

Y de pronto el momentáneo descanso fue interrumpido cuando escuchó que le llamaban de nuevo. El día estaba lejos de terminar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego verde de verano (Pyralis)

Mensaje por Pyralis el Jue Ago 30, 2018 11:29 am

Cuanto tiempo llevaba solo? Realmente no lo sabía… hacía tiempo que había dejado de contar los días… o según sus tradiciones las lunas y los soles… sus días se habían vuelto silenciosos desde que Harmonium, su único amigo y compañero de viajes había obedecido al ciclo natural de la vida y había continuado sin él a un camino más mágico donde se encontraría con su varadero dueño…  Pensar en ello hizo que le doliera un poco el corazón mecánico que le mantenía funcionando porque sabía que él jamás podría encontrarse con ellos en el camino místico de la muerte.

Quizás era esa horrible ola de calor lo que lo tenía delirando, haciendo que sus pensamientos vagaran en si  valía la pena continuar con aquella aventura solitaria… o quizás era solo consecuencia del dolor de sus músculos que se tensaban quejumbrosos con cada paso que daba llevando a rastras a la estrella fugaz…. Aquella carreta donde solía vivir con todos sus artilugios y pociones, estaba llena de cosas que para muchos serian basura, engaños, pero todas esas cosas mágicas eran para el demasiado reales, eran más posibles y reales que su propia respiración…  de pronto no pudo mas, podía tener la fuerza proporcional de un oso equivalente a su tamaño… pero también tenía sus límites al ser uno de los primeros modelos en salir a la venta…

Se detuvo dejando caer sus brazos de forma pesada a los lados y sintiendo sus piernas temblar… un par de jadeos y la horrible sed le hizo pedir perdón en silencio al querido percherón manchado que solía acompañarlo y ejercer esa labor sin haberse quejado un solo día a pesar del clima

Debajo de la capucha que usaba para cubrirse del sol y que a su vez usaba para simular su estado de pet en fuga… ocultaba las enormes y redondas orejas que adoloridas por estar agazapadas por tanto tiempo pero que aun eran lo suficientemente útiles como para captar el pequeño bullicio que se escapaba del lugar ante el cual, por mera casualidad se había detenido…  leer el nombre del establecimiento casi le hizo salivar… una casa de té, aunque hubiese preferido que fuera un poso real  para zambullirse alegremente, podía conformarse y agradecer por un poco de té helado…. Miro la carreta de reojo y trepo a ella para entrar en busca de algo de dinero y poder dejarla bien cerrada y asegurada… no quería que ningún ingenuo se atreviera a querer robarle algo y terminara maldito de por vida… aunque si robaba, bien debía merecerlo….

De un pequeño salto bajo de la enorme carreta y se dirigió tan rápido como sus piernas cansadas le permitieron dentro de la tienda… el sonido cristalino de las campanillas que anunciaban su llegada le hizo cosquillas en los oídos y le arranco una suave sonrisa… claro que solo se encontró con un lugar atiborrado de clientes y un solo hombre corriendo a un lado y a otro, por lo que aquel gitanillo disimuladamente se  acompaño a sí mismo a sentarse en una mesa pequeña donde no se movió, era bueno pasando desapercibido, por ahora era bueno simplemente estar bajo un techo… el ir y venir del hombre llamo su atención… a caso no había nadie que le ayudara?

Pyralis se encontró en un pequeño conflicto… en sus creencias más arraigadas dentro de su ser, la ley de nunca hacer nada a cambio de nada le mantenía atado a su asiento con una enorme sonrisa disfrutando del la situación en la que aquel hombre se encontraba, le parecía divertido… pero por otra su programación de pet quería hacerlo removerse de ahí y ofrecer su ayuda para aliviar un poco la carga…

Un largo suspiro intento darle paz en su conflicto mientras que el moreno veía la palma de sus manos sucias  y enrojecidas por el esfuerzo… el comprendía bien lo que era no tener a nadie y suplicar en silencio por algo de ayuda… se maldijo a sí mismo por ser tan susceptible y débil ante aquellas situaciones, cuando llego aquel momento de paz se levanto haciendo sonar los cascabeles y caracolas que llevaba atados a sus tobillos, así como las monedillas de cobre de su cinturón. Sin pedirle permiso a nadie se abrió paso a la cocina buscando con la mirada a ese hombre gracioso…. Sus ojos agua marina se clavaron en el…. Le gusto imaginar la sensación del hielo derritiéndose sobre la piel ardiente de su cuello…. Ah! qué  envidia el poder refrescarse tan fácilmente  - Disculpe -  levanto su voz fuerte y claro sin tratar de disimular ese gracioso acento romaní que lo acompañaba desde su segunda vida – donde puedo lavar mis manos? –movió suavemente la nariz, fuera de la cocina el aroma del té y sus perfumes era algo suave… pero ahí dentro era casi como entrar a su pequeño baúl de tés  y especias que hacía que le picara la nariz, las notas amargas de las hojas muriendo en silencioso sacrificio dentro del agua hirviendo y el caprichoso aroma de las flores que sin saberse muertas aun presumen sus encantos le resulto en cierto grado encantador – es usted un ejército de un hombre verdad? -  sus ojos recorrieron aquel lugar haciendo sus sospechas una clara verdad…   el que se encontraba ante sus ojos se encontraba solo y a merced del tiempo que no diezmaba su clientela ni sus labores, apretó los labios como si saboreara en silencio las palabras que iba a soltar después de esos pequeños instantes divagando – venia a buscar un poco de té a su tienda… hace un calor horrible, pero realmente no sé si podre pagar más de una taza … ahora bien se le ve atareado… le parece un trato justo que yo le ofrezca mi ayuda este día a cambio de que me dé un poco de té y algo que llevarme a la barriga? -  sabía que su pinta de viajero quizás no era la imagen que uno de esos lugares necesitaba, pero… eran un par de manos más para poder movilizar el servicio, fuera para lo que fuera después de todo una de sus mas grandes habilidades era adaptarse a las situaciones.
Ver perfil de usuario
avatar
Osos

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego verde de verano (Pyralis)

Mensaje por Jin Pakpao el Sáb Sep 15, 2018 8:08 pm

-¿Si? ¿En qué puedo ayudarte?- respondió por reflejo cuando escuchó una voz cerca, luego levantó la mirada para observar el amigable rostro del muchacho que se había acercado a la cocina.

-En el jardín- respondió a su pregunta, refiriéndose por jardín al pequeño espacio abierto al lado de la cocina, en dónde había crecido un árbol y como compañía tenía varias plantas en maceta. –La puerta que está junto a las escaleras es la del baño.

Mientras señalaba con un ademán de la mano hacia qué dirección quedaba el baño, su atención quedó prendada de la vestimenta que el joven llevaba, y los pequeños ornamentos que la llenaban, las brillantes moneditas y las conchas y cascabeles que repiqueteaban al menor movimiento.

Que bonito le parecía el efecto de todos aquellos pequeños adornos, las cosas vistosas siempre lograban atraer su atención.

¿Acababa de entrar aquella persona a su tienda? De no ser así en verdad debía estar en verdad muy ajetreado como para no haberlo notado antes. Era una pena, la desventaja de tener la tienda tan llena es que no podía prestarle suficiente atención a cada uno como le gustaba hacer.

-¿Uh?... Ah, sí, un ejército, y me parece que estoy perdiendo la batalla de hoy.-dijo en un tono de broma que desechó de inmediato –Iré a tomar tu orden en seguida.

No se esperaba, claro, lo que le iba a pedir. Alzó ambas cejas y lo miró como si no le creyera. En realidad es que se había sorprendido. Ayuda caída del cielo en un momento de desesperación.

Recargó los codos sobre la mesa mientras seguía observando a aquella curiosa aparición.

-Te habría dado la comida sin cobrarte, pero aceptaré tu ayuda, hoy me hace mucha falta. ¿Has trabajado atendiendo mesas antes?- por la manera en que se había acercado a hablarle no veía en él timidez alguna que pudiera dificultarle la tarea. Jin se quitó el delantal y se lo lanzó. – Vamos a ver como lo haces. Si sale bien podrás llenarte el estómago hasta que no puedas más… Ah, ibas a lavarte las manos ¿Verdad? Ya que eres parte del equipo puedes pasar a lavarte aquí en la pileta, y luego corre a tomar esas órdenes.- así él podría concentrarse en preparar las bebidas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego verde de verano (Pyralis)

Mensaje por Pyralis el Sáb Sep 29, 2018 11:46 pm

Los ojos del oso de inmediato vacilaron hacia la puerta, como si buscara el jardín del que le hablaba, y es que un poco de naturaleza en mitad de toda esa mancha urbana en la que se había sumergido era como dar un poco de aire puro a su existencia... claro que no pudo pensar mucho en ello, la voz del extraño reclamo de nuevo su atención.

Lo dejo hablar mientras esperaba de forma tranquila, incluso rió un poco de forma discreta al escuchar aquello pero sobre todo la actitud que había tomado el, otro, se abrió de brazos para permitirle examinarle bien - he trabajado de muchas cosas y al mismo tiempo quizás nunca he trabajado - bromeo un poco solo por molestar.

bajo los brazos solo para atrapar el mandil y colocarlo en la cadera mientras que buscaba en los bolsillos una libretita y una pluma y los volvía a guardar - los gitanos tenemos fama de tener manos rápidas... asi que sera mejor que te prepares por que volveré pronto - le dedicó una larga sonrisa que le hacía parecer ciertamente confiado en sus habilidades, y es que si en algo era bueno, era en hablar con los extraños. Asintió en silencio para después lavar sus manos con la única promesa en mente de que comería hasta reventar.

El oso movió un poco sus orejas bajo aquella prenda que las ocultaba y hecho un ultimo vistazo al hombre al cual le dedicó una alargada sonrisa antes de salir de la cocina tomando mucho aire y buscando de la mesa donde estaba el menu para darle una leida rapida, amaba ser de esos que no olvidaban "fácilmente"

Sin mas se subió a una silla para llamar la atención de la clientela dando una pequeña disculpa si acaso estaban teniendo un poco de retraso y comentó que había una pequeña escasez de personal pero que el los atenderia con gusto, despues de eso se presentó con una teatral reverencia para dar un pequeño salto al suelo y con charola y caballete en mano fue pasando mesa a mesa, levantando las ordenes y retirando platos sucios tan atento como el era

No era el típico mesero elegante y refinado, no... Pyralis se daba el lujo de mostrar su carácter coqueto y despreocupado, incluso llegaba a hacer una que otra broma con los clientes o dar detalles sobre las yerbas con que se preparaba el té, después de todo el mismo solía vender las preparaciones en la que antes fuera su estrella fugaz, por lo que tenia conocimientos y mañas para enamorar a los clientes describiendo fragancias y sabores, y así Pyralis comenzó... tomaba la orden de un par de mesas y entraba a la cocina a entregar la comanda.... salia, repetia su rutina para después entrar, dejar la comanda y recoger las órdenes de las mesas que ya estuvieran listas, el ir y venir del pet era anunciado por sus cascabeles que repiqueteaban alegremente cosa que ayudaba a distraer un poco a los presentes

Claro que en una de las últimas primeras rondas ya que habia calmado un poco al salon comedor, mientras esperaba por una orden y lavaba rápido un poco de loza no pudo evitar ser tentado por un pedacito de pastas que la joven de una mesa había dejado en su plato y sin dudarlo o si quiera sentir vergüenza se las comió  agradeciendo en silencio el poder llevarse algo a la barriga despues de tanto tiempo... incluso se quedó un poco distraído disfrutando del sabor olvidando un poco en que lugar se encontraba. -ummmh que rico - murmuró para sí, considerando un crimen que casi tiraba las galletas, por lo que echo un vistazo a los demás platos para saber si a caso había un poco mas
Ver perfil de usuario
avatar
Osos

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego verde de verano (Pyralis)

Mensaje por Jin Pakpao el Vie Oct 05, 2018 9:50 pm

Le daba la impresión de que era una buena persona, con sentido del humor, además. Mientras recorría con la mirada el espectáculo tan bonito de observar que era su indumentaria notó también aquella sonrisa de un encanto sencillo que podría muy bien granjearse la confianza de sus clientes.

-Ah, suena a que te gusta tanto trabajar que no se siente como un trabajo para ti.

Le gustó su amenaza sobre tener manos rápidas de gitano.

-No te preocupes por eso, no te haré esperar con ninguna de las órdenes- prometió devolviéndole la sonrisa mientras despejaba la mesa para agilizar su trabajo.

Estaba sacando platos limpios de la alacena cuando escuchó la voz de aquel muchacho dirigirse amablemente a los clientes para anunciarles que él los atendería. Sonaba a que no le costaba nada desenvolverse frente a una multitud.

-Muy bien.-murmuró divertido, y en cuanto el mesero provisional volvió con las primeras órdenes se puso a trabajar con toda rapidez. Té y bebidas frías de café, sodas y helados flotantes, pays y pasteles decorados con florecitas frescas o ralladura de limón o trocitos de chocolate, desfilaron toda la tarde desde la cocina hacia las mesas servidas con rapidez y encanto. Jin lo veía con sus propios ojos pues cada vez que alistaba las últimas órdenes y tenía un momentito libre salía a ver que todo estuviera en orden, y así era. En esos momentos fuera de la cocina aprovechaba para escoltar hacia la puerta a los clientes que iban de salida, conversando con ellos con la familiaridad con la que trataba a todos, y siempre pidiéndoles que volvieran pronto a visitarlo.

Justo venía de despedir a un cliente cuando volvió a la cocina y se encontró al muchacho junto a la pileta, comiendo trozos de lo que había quedado en los platos.

-Mucha hambre ¿Ah?- le sirvió pastas en un platito que le dejó junto a la pileta para que comiera mientras terminaba de lavar los platos- En cuanto haya un poco menos de gente podrás sentarte a comer ¿Te parece? Resiste un poco más- se le quedó mirando como si recién cayera en cuenta de algo – Con el calor que hace ¿No prefieres quitarte eso de la cabeza un rato? Si dejas el calor encerrado en tu cabeza te podrías enfermar, aunque…-su mirada vagó momentáneamente hacia los collares que colgaban de su cuello e iba a decirle algo más, pero escuchó que le llamaban.

-Yo iré, termina de lavar eso.

Volvió apresurado un minuto después, directo al refrigerador de dónde saco una tarta helada de mango y comenzó a cortarla con mucha concentración.

-¿Podrías subir a la bodega? Está en el tercer piso, busca la caja que dice "Servilletas" y trae un par de paquetes. ¿Te gusta el alcohol? Hay una repisa ahí arriba, escoge algo que te guste y tráelo también.

Volver arriba Ir abajo

Re: Fuego verde de verano (Pyralis)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.