Últimos temas
» NEOARGHIA +18 (ÉLITE)
Miér Dic 12, 2018 11:12 pm por Invitado

» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Miér Dic 12, 2018 6:45 pm por Arlock

» Ritsuka:.
Mar Dic 11, 2018 1:54 pm por Arlock

» La casa de té a sus órdenes
Jue Dic 06, 2018 11:12 pm por Jin Pakpao

» Fuego verde de verano (Pyralis)
Jue Dic 06, 2018 10:33 pm por Jin Pakpao

» Astherya Foro Rol [Yaoi +18] [Afiliación Normal]
Mar Dic 04, 2018 6:04 am por Invitado

» Firmas
Sáb Dic 01, 2018 3:37 pm por Lucis

» Roma Imperium (Afiliacion Normal)
Dom Nov 18, 2018 8:46 am por Invitado

» Haciendo negocios, buscando problemas
Vie Nov 16, 2018 1:29 am por Philip K. Dick


Bienvenido a casa (privado Saitama)

Página 2 de 11. Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 15, 2016 7:28 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Había sido un día muy largo. El departamento había atrapado a una pequeña pandilla local con una gran cantidad de droga, así que había mucho papeleo de por medio, del cual gran parte le tocó hacer a él, cosa que le disgustaba mucho, y con lo que estaban constantemente “castigándolo” en la estación.

Si, de acuerdo, él no era muy ortodoxo al hacer su trabajo, y más de una vez podía haber roto alguna regla, pero también obtenía resultados. Cosa que a sus superiores no parecía importarles en absoluto.

“Apégate al manual de procedimientos, Genos”, le repetían. Y aunque lo intentaba, la mayoría de las veces terminaba haciendo todo a su manera, y entonces, preferían tenerlo en la estación, en un escritorio, detrás de una pila de papeles.

Se talló los ojos y bostezó. Estar todo el día sentado llenando formas le había dejado dolor de cabeza.

Si al menos todos aquellos documentos sirvieran para algo, se sentiría un poco mejor de poner tanto esfuerzo en ellos. Pero la verdad era, y lo sabía que la mayoría de aquellos delincuentes saldrían pronto de prisión, y que de todas maneras no eran más que intermediaros. La droga obviamente pertenecía a la mafia, y esos no había quien les hiciera algo.

Así que a su parecer el trabajo de escritorio en la estación era inútil, así que sólo quería volver a casa, olvidarse de su frustración y dormir.

Se detuvo de pronto en mitad de la acera al escuchar un ruido fuerte muy cerca, algo metálico siendo golpeado una y otra vez, y el sonido venía de un callejón que acababa de pasar. Genos regresó sobre sus pasos y se asomó con cautela, aunque en la oscuridad no pudo ver más que sombras. Y de nuevo escuchó el ruido.

Genos sacó una pequeña linterna y la luz iluminó el estrecho espacio entre los edificios. Ahí no había nadie, o eso parecía. Aunque al escuchar el ruido otra vez en seguida comprendió que venía del basurero que estaba ahí.
Con cautela se acercó.

¿Hay alguien ahí? —como nadie le respondió, se atrevió a ir abriendo la tapa poco a poco, hasta que el haz de luz de la linterna dio contra los ojos brillantes de un gato que lo miraba desde abajo, y que al notar que la tapa había sido retirada saltó fuera del contenedor y salió corriendo hacia la calle.

Solo un simple gato atrapado. Genos miró de nuevo dentro del contenedor para asegurarse de que no había más criaturas atrapadas adentro y luego lo volvió a cerrar. Apagó la linterna, listo para irse, y luego la encendió de nuevo, extrañado por lo que creía haber visto con el rabillo del ojo cuando había dirigido la luz de la linterna hacia el fondo del callejón. Algo que parecía… No, mejor cerciorarse antes de hacer conjeturas.

Dirigió el haz de luz hacia un lado y al otro, buscando el punto exacto entre el montón de cajas y bolsas de basura. Y lo encontró. Era justo lo que creía haber visto, una mano que sobresalía debajo de un montón de desechos.
Genos la contempló unos instantes, sintiendo que se le helaba la sangre al creer que estaba contemplando el cadáver de alguien.

Se acercó con cuidado, y removió un par de bolsas de encima. Su otra mano ya estaba buscando el teléfono para llamar refuerzos. Y luego se detuvo. Genos alanzaba a ver parte del cuerpo y notaba las partes metálicas y otras de un material de color negro que sobresalían en su apariencia. Quitó una caja y más bolsas y pudo verlo con mucha más claridad.

Era un Pet.

Suspiró aliviado de que no fuera un cadáver. Sólo un Pet que parecía desactivado.

Hey. ¿Me escuchas? —le habló, pero no obtuvo respuesta.

¿Debería llevarlo a la tienda? Ahí se encargarían de él. Aunque si lo habían dejado ahí entre la basura tal vez era porque ya no funcionaba. Genos no dejaba de mirarlo, debía llevar un buen tiempo ahí, por eso estaba tan sucio. De pronto sintió tristeza por él, por terminar en un lugar así, como si no le importara a nadie.

Tenía bien sabido que los Pets eran criaturas artificiales, pero no dejaba de darle pena el estado en que se encontraba aquel.

Como si quisiera hacer algo bueno por él terminó de quitarle la basura de encima y lo apoyó sentado contra la pared.
Se quedó mirándolo de cerca, en cuclillas frente a él. A primera vista no parecía que tuviera algún desperfecto en el exterior, aparte de la suciedad.

Levantó una mano para quitarle del cabello negro algunas basuritas. Luego sacó un pañuelo e intentó limpiar una mancha en su mejilla, sobre una marca delgada que salía desde la base del ojo. Aunque al ver que no funcionaba dejó el pañuelo a un lado y uso la yema de su pulgar. Piel suave, se sentía igual que la de un humano, menos caliente, probablemente porque estaba apagado, pero no fría como la de un cadáver, así que no resultaba desagradable al tacto.

La mancha en la mejilla casi desapareció. Genos lo comprobó apartando la mano. De todas maneras una manchita menos no lo hacía verse más limpio.

Genos se levantó, dio un paso hacia atrás y lo miró como despidiéndose en silencio.

Empezó a andar hacia la calle, y miró hacia atrás de nuevo, a la solitaria figura sentada en la penumbra.

Si lo dejaba ahí tarde o temprano terminaría desmantelado probablemente. Era una pena.

Dio otro paso hacia la salida, aunque era incapaz de apartar la mirada del Pet. No parecía merecerse un final así.
Pero ¿Qué podía hacer por él? Quizá podría llevarlo a arreglar. ¿Por qué no? Parecía mejor opción que dejarlo en ese horrible lugar.

Suspiró, entre aliviado y preocupado por su propia decisión y volvió a acercarse al él. Lo levantó contra la pared y tras calcular si podía cargar con el peso, lo levantó en brazos y lo sacó de ahí.

El camino fue mucho más lento, y cuando llegó a su departamento, y tras subir las escaleras, se sintió verdaderamente agotado.

Ya en el interior dejó al Pet acomodado contra la pared de la sala mientras él iba por unos paños y un cuenco con agua tibia para limpiarlo.

Empezó con sus brazos, con el paño húmedo iba retirando el polvo y las manchas, con el seco limpiaba las partes metálicas. Pasó pacientemente la tela entre sus dedos y se encargó de limpiar cada uno de ellos. Luego le limpió el cuello hasta detrás de las orejas, y pasó la tela con suavidad sobre estas. El cabello lo dejaría para después.

Le limpió la frente, y las mejillas hasta que por fin lucieron limpias. Luego el mentón, los labios, la nariz. Limpió con mucho cuidado los párpados e incluso las pestañas que parecían tener algo de lodo seco en ellas.

Genos lo contempló, satisfecho. Se veía mucho mejor así, como si durmiera en vez de estar apagado y recién sacado de un sucio callejón.

¿Por qué te dejaron  ahí? —le preguntó volviéndose a sentir triste de pronto. No le parecía una manera digna de tratar a alguien, aunque fuera un Pet, aunque sabía bien que no todos pensaban que los Pets mejor que el de simples cosas que podían comprarse y tirarse tan fácil.

Buscaré a alguien que pueda arreglarte, te lo prometo.

Levantó los paños y el cuenco y se levantó. Un momento después volvió a arrodillarse frente a él.

A no ser que no estés descompuesto, tal vez… sólo te apagaron.

Lo miró como si el Pet fuera capaz de responder.

Y luego sus ojos se fijaron en sus labios. Quizá podía activarlo él mismo. No estaba del todo seguro de si podía, pues nunca había tenido un Pet, pero había escuchado muchas veces aquello de “un beso para activarlos”.

Podría funcionar…—musitó pensativo. —Voy a intentarlo ¿De acuerdo? —le dijo, como si el Pet apagado estuviera al tanto de la idea que acababa de pasar por su mente.

Dejó los paños y el cuenco en el suelo y se inclinó hacia el Pet. Se detuvo a unos cuantos centímetros de su rostro y dudó.

Si, aquel podía ser un procedimiento normal con los Pets, pero no dejaba de ser un gesto algo íntimo. Además, no era su Pet. ¿Qué tal si le molestaba?

Disculpa. —dijo en voz baja antes de recargar sus labios contra los del Pet. No sabía cuánto tiempo debía estar así, por lo que se quedó así unos momentos, con el rostro del Pet entre sus manos, siendo consciente de que sus labios eran bastante suaves.

Cuando finalmente se apartó lo hizo apenas unos cuantos centímetros, sin dejar de mirarlo esperando una reacción.


Última edición por Genos el Miér Jul 20, 2016 10:30 pm, editado 1 vez
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo


Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Abr 24, 2016 6:49 pm

No apartó la mirada de los platos al escuchar la voz de Genos cerca. Prefería no entretenerse hasta acabarlos todos.

- En cuanto termine iré a acostarme.

Asiente despacio, ahora escurriendo toda el agua y jabón que tuviera alojada la esponja para lavar. De esa manera la puede dejar casi seca a un lado.

- Gracias a ti por la comida y bebidas, estuvo todo delicioso.

Le pasó al plato mojado un paño para irlo secando antes de colocarlos junto a los otros. Ya había terminado con todos y solo quedaba acomodarlos de buena manera. Se secó las manos con el mismo pañuelo de cocina y se giró hacia él.

- Es que me puse un poco de aceite para las puertas que tenias en el baño. Ayuda a lubricar mis articulaciones y se sienten mejor.

Se miro las muñecas e hizo un movimiento de prueba, se siente mucho más fluido el movimiento a comparación de los primeros minutos en los que estuvo despierto.

- ¿Debería guardar ya la comida o esperar a que se enfríe?

Se acerca a donde estaba la olla y toco el costado del metal, aún estaba tibio y sabe que eso no es bueno para el refrigerador.

De hecho podría mantenerse despierto un rato más, el café empezaba a afectar su metabolismo y se sentía con más energía que la que tenía hace rato.

- Por cierto... ¿Mañana vas a estar aquí o me quedaré solo mientras estás fuera?

Ladea la cabeza, tampoco sabía que día era y menos sabía el tipo de rutina que tenía Genos a lo largo de la semana.

- ¿Trabajas o estudias?

Levanta una ceja y le mira de arriba a bajo, en general se ve joven pero la de todas en sus ojos le hace ganar unos años más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Abr 24, 2016 9:24 pm

Claro, cuando estés listo para hacerlo.

Si, Genos no tenía nada claro que a Saitama no le sentaba tan bien que le diera tantas libertades, y aún si lo hubiera sabido en ese momento le habría costado bastante no hacerlo.

Mientras lo observaba trabajar se fijó en lo meticuloso que era con los platos que al final quedaron reluciendo de limpios en el trastero.

Iba a hacerle un comentario al respecto cuando Saitama le agradeció por la cena y entonces fue él quien se sintió como si lo acabaran de felicitar por un excelente trabajo.

Si, por nada, no tienes que agradecerme por eso… Qué bueno que lo disfrutaras.

Se sintió algo torpe, así que apartó la mirada de él un momento hacia los platos de nuevo.

¿Aceite para puertas? Oh. No imaginaba que podía servir para un Pet. Funcionó bien.

Observó cómo Saitama movía sus muñecas sin que estás rechinaran. También se notaba que se movía sin menos esfuerzo.

…Déjala ahí. La guardaré más tarde. —como estaba atento a sus movimientos había tardado un poco en comprender lo que le estaba diciendo sobre la comida que había sobrado. Seguramente ya estaría suficientemente frío cuando terminara de lavar la ropa y los tenis, y después de que tomara una ducha para poder acostarse.

Mañana estaré ocupado todo el día, tal vez vuelva tarde. — Sabía perfectamente que sería así y pensar en eso le disgustó, pero trató de dejar ese sentimiento de lado porque había cosas importantes de qué ocuparse, como el hecho de que Saitama tendría que pasar todo el día solo.

Trabajo. —señaló la insignia en su camisa. —Seguridad Pública.

Por lo general tenía el cuidado de quitarse la ropa de trabajo al llegar a casa pero esa noche simplemente no había tenido la oportunidad.

¿Está bien para ti quedarte aquí, solo? ¿O preferirías salir a algún lado?

De pronto se sintió ansioso otra vez porque no sabía que decirle, no sabía que necesitaba Saitama.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Abr 24, 2016 10:33 pm

- Te venden las cosas para Pets como yo aparte pero esas son más caras, es una tontería porque es lo mismo que uses algo para metales de uso diario. No gastas tanto.

Y mientras tenga acceso a esos productos podrá darse mantenimiento a sí mismo. El departamento de Genos parece un sitio seco así que no habrá de preocuparse tanto de corroerse o de la humedad pero quizás deba pedirle algo para ver ese detalle después.

Si mañana estará ocupado todo el día entonces tendrá el tiempo para él en el departamento y así poder familiarizarse con todo su alrededor. Quizás hacer algún quehacer si la pereza no le gana.

- Uh... -Entrecierra los ojos y se fija en la insignia que no había notado antes.- Ya veo.

En realidad le veía cara de contador o abogado, pero quién era él para andar juzgando.

- Pues... Creo que puedo quedarme aquí, no conozco alrededor así que...

Conociéndose va a perderse y eso es malo para ambos.

- Puedo estar aquí, no romperé ni ensuciaré nada.

O lo intentara. No puede ser tan desastroso, ¿cierto?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Abr 25, 2016 6:05 pm

Ah, claro.

No se le había ocurrido que Saitama por tener esa apariencia iba a necesitar productos especiales. Pero tenía sentido, con todo ese metal expuesto, seguramente había que darle mantenimiento constante.

Sí, por ahora sigue usando eso si lo necesitas.

Quizá luego le comprara algo más apropiado para eso, el dinero no le parecía un problema. En todo caso ya lo decidiría luego.

¿Hay algo más que necesites además del aceite? Si es urgente puedo pasar a comprarlo mañana.

Le tranquilizó escuchar que se quedaría en el departamento, así él podría tener la seguridad de que estaría bien y a salvo mientras no estaba.

Cierto, no conoces por aquí…

Ya que no tenía memoria no debía tener idea de en dónde estaba. ¿Acaso tenía noción al menos de que ciudad era? ¿O qué país? ¿O qué año?

No se atrevió a preguntárselo, y en realidad no tenía mucha importancia, si no lo sabía podía aprenderlo seguramente. Igual a conocer las calles cercanas al departamento y como volver si salía. De ese tenía que ocuparse pronto, pues no quería que terminara perdiéndose.  

Sí, me parece bien que te quedes aquí…— de nuevo lo miró con extrañeza por lo que le decía. No era necesario que le prometiera que no rompería o ensuciaría nada. Quizá él estaba siendo demasiado confiado con un Pet que apenas conocía, pero daba por sentado que no iba a ponerse a destruir el departamento apenas lo dejara solo. ¿No?

Si algo se rompe por accidente no le des mucha importancia…—lo decía porque él mismo ya había roto una considerable número de tazas. —Tampoco si se ensucia algo, eso…—suspiró cansado— Eso no importa. Así que si necesitas usar algo en el departamento no te detengas. Si vas a estar aquí un tiempo tienes que sentirte cómodo.

Y apropósito de cómodo…

Ven, voy a mostrarte en dónde vas a dormir.

Lo guió hasta la habitación.

Espero que la encuentres cómoda, si hace falta algo dime. El reloj despertador está ahí.

Señaló hacia la mesita y luego miró a Saitama esperando a saber qué pensaba al respecto.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Abr 25, 2016 6:52 pm

- Si voy a estar en constante movimiento quizás no sea necesario a cada rato.

¿Algo urgente?

Se miro a sí mismo, la ropa podría ser una cosa pero igual algo para proteger las placas del clima.

- Eh... Algo para protegerme de la humedad pero no pasa nada si espero por él.

Después de todo siempre tiene mucho cuidado de secarse bien cada rincón.

Tenía la noción del mundo en general pero solo como si lo hubiese leído en un libro y quedara en su memoria. Por ahora lo único que conocía era ese departamento, por lo demás no habrá problema si va conociendo poco a poco. De preferencia con alguien que sí conozca el lugar y que le tenga paciencia, puede distraerse con todo a su alrededor.

Que le diera tanta libertad en el departamento era un alivio, iba a aburrirse si solo se ponía a ver por la ventana o a contar las paredes que hay.

Aún así no descartaba la posibilidad de que ensuciara algo o sin querer rompiera algo por lo que las palabras de Genos le quitaron un peso de encima.

Asintió y le siguió, no apartando la mirada de su espalda. Casi chocando con él cuando se detuvo.

Con entrar fue suficiente para saber que esa era su habitación. Se sentía con solo respirar y ver lo ordenado que estaba todo.

- ¿Seguro?

Después de localizar el despertador sobre la mesa de noche le miró y se echó para atrás el cabello para verle mejor. No se había peinado nada más que con los dedos y su cabello se negaba a mantenerse en su lugar.

Estaba muy alborotado una vez que se secó y empezó a esponjarse un poco, dejando algunos mechones levantados por todos lados.

- ¿En dónde vas a dormir tú?

Se toma el extremo de la camisa, como le quedaba grande por todos lados podía arrollarla un poco para distraer sus manos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Abr 25, 2016 8:57 pm


¿En constante movimiento? ¿Tendría que sacarlo a pasear para que hiciera ejercicio o algo parecido?

Algo para la humedad. ¿Cómo qué? Bueno si puedes esperar entonces creo que es mejor que vayas conmigo a la tienda para que lo escojas tú, junto con todo lo demás. Hasta que lo consigamos tal vez no deberías estar tocando demasiado el agua ¿No? En ese caso no tienes que lavar los platos otra vez si te puede causar problemas.

Si no se había arruinado estando en el callejón, no quería que terminara sucediendo en su departamento, dónde se suponía que él lo cuidaba.

Al entrar a la habitación se quedó parado junto a la puerta, observando a Saitama mientras este inspeccionaba la habitación.

En el sofá de la sala. Estaré ahí, puedes despertarme si necesitas algo durante la noche.

Bostezó. Y con los ojos levemente empañados por las lágrimas del bostezó, notó la manera en que Saitama retorcía la orilla de la camiseta. Le pareció un gesto algo infantil, y aún más por lo grande que le quedaba, parecía un niño así. Y bueno, en cierta forma lo era, alguien que acababa de llegar al mundo.

Se sintió satisfecho de verlo ahí de pie, de saber que no pasaría otra noche en el callejón. Eso no iba a volver a pasarle mientras él pudiera impedirlo.

No tengo televisión en el dormitorio, pero puedo prestarte algo para leer si quieres tener algo para entretenerte antes de dormir. O puedes usar la laptop.

Bostezó otra vez y se talló un ojo mientras caminaba al armario para buscar la ropa para dormir que se pondría luego de la ducha.

Está será tu primera noche, así que espero que sea buena y puedas descansar.

Con la ropa en las manos se dirigió a la puerta.

Entonces ¿Estás bien?
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Abr 25, 2016 10:37 pm

- Como… ¿uno de esos aceites que le pones a los autos? Hay sprays y eso. -Levanta una ceja.- No lo sé, tengo menos de tres horas de vida. No tengo problema con lavar platos, me seco muy bien las manos. Lo que es de cuidar es mi interior o lo que siempre lleve expuesto al sol.

Así que mientras no esté saliendo no habrá problema por lavar los trastes o bañarse mientras se pase bien la toalla.

- Sofá.

Le mira un momento, a punto de decirle que él tomaría el sofá pero a juzgar por la cara de cansancio que tiene, lo último que quiere es discutir al respecto. En especial él a quien no le gustan nada los conflictos.

- No te preocupes, no creo necesitar algo.

Le miró ir a por su ropa y él dio unos pasos dentro de la habitación, en cierta forma siente que es un territorio en el que debe tener mucho cuidado de no mover nada.

- Creo que solo apagaré la luz y dormiré o mañana no despertaré.

Esa es la sensación que tiene, que el cuerpo le va a pesar demasiado y no tiene un “reloj” biológico que le haga levantarse por instinto.

- Hmhm. -Asiente despacio y se sienta a la orilla de la cama, sujetando tentativamente el borde y balanceando su peso hacia delante y hacia atrás para comprobar la suavidad.

Él podía pasar la noche perfectamente sobre un suelo pero la suavidad del colchón es algo de agradecer.

- Estaré bien. -Asiente y le mira fijamente.- Buenas noches, Genos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Abr 26, 2016 9:46 pm

¿Cómo lo que le ponen a los autos? —abrió un poco más los ojos, con curiosidad, dándole otra mirada a las partes metálicas de su cuerpo que alcanzaba a ver. ¿Acaso debía pulirse y encerarse como un automóvil?

Sí, ya veo, entonces te conseguiremos uno de esos…— asintió varias veces mientras Saitama seguía hablando. —Algo como protector solar también ¿Verdad?

Aunque no tenía idea de en dónde comprar ese tipo de cosas. Pero de nuevo, eso era tema para después por lo que no se preocupó demasiado en ese momento. Le bastaba con tener en mente que Saitama necesitaba algunas cosas para darse mantenimiento.

Asintió una vez más cuando Saitama repitió la palabra sofá.

Y en ese momento por el cansancio le parecía que incluso el sofá era un lugar sumamente cómodo donde acostarse.
Él de cualquier forma no era muy quisquilloso, y no le molestaba dormirse en el sofá. Le habría sido más molesto quedarse cómodamente en su cama mientras hacía que alguien más durmiera en la sala.

Se quedó junto a la puerta observando como Saitama probaba la cama. Apoyó la cabeza en el marco de la puerta mientras veía como se balanceaba hacia adelante y atrás.

Era entretenido observa cómo iba familiarizándose con las cosas. Menos de tres horas de vida después de todo. Si, como un niño, tal como lo había pensado. Dio un paso fuera de la habitación y puso la mano sobre el pomo de la puerta, listo para cerrarla.

De acuerdo, entonces, que descanses. Que tengas…

Se detuvo en mitad de la frase, no porque se hubiera dado cuenta de que no se la había dicho a nadie en años y que denotaba cierta familiaridad que tal vez no debería usar con alguien que apenas conocía, sino porque le planteó una nueva incógnita acerca de Saitama.

Saitama… ¿Los Pets sueñan?
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Abr 26, 2016 10:48 pm

- ¿Eso creo? O al menos a su interior para que no se oxide.

Se rasca la mejilla, por la mirada de Genos ahora él se siente un bicho raro. Que en parte lo es pero eso no está a discusión.

- ¿Protector solar? Creo que sí o no… no recuerdo.

Se lleva la mano a la barbilla un momento, de lo único de lo que se preocupaba era de la humedad y nada más. No tiene mucha idea de si la exposición prolongada al sol le puede hacer daño.

- Uhm…

Le miró fijamente ante su pregunta, esa era una muy interesante.

- Yo creo que no, me pongo a “dormir” para recargar energías. Si mi cerebro se quedara trabajando estaría consumiendo la que debo reponer así que… al menos yo no. Otros de mejores modelos probablemente.

Se frota el brazo, darse cuenta de que está muy alejado a emular a un ser vivo como lo hacen otros de su clase no es muy alentador.

- Tú…

Agita un poco la mano como despedida y suspira.

¿Debería agradecerle? No hablando de los cuidados, sino por activarlo aun sin habérselo pedido. Sus intenciones son buenas, pero quizás demasiado impulsivas.

- Que descanses también, Genos, te veré en la mañana.

Se volteó y gateó hasta hallar un lugar cómodo en medio del colchón, dejando la cabeza caer sobre la almohada y hundiéndose en ella.

Esa era la textura más suave con la que ha tenido contacto después de la cama, pero se hacia la idea de no tener que acostumbrarse. El aroma foráneo de alguien más estaba impregnado por encima del perfume del detergente, no se ve capaz de adueñarse de una almohada por más de una noche.

Apagó la luz con el interruptor que tenía cerca, lo mejor era descansar pero a los pocos minutos la cafeina empezó a hacer de las suyas. Tenía los ojos bien abiertos y miraba con insistencia al techo, recapitulando vagamente todo lo que ha vivido hasta ahora.

Llegó a una sola pregunta, ¿es Genos de verdad un amo para él? Porque hasta donde se fijó, no siente ese enlace innato.

Será por haber estado tanto tiempo inactivo y en malas condiciones, eso tiene que ser, en la mañana cuando tenga más energía empezará a compotarse como debe... o eso es lo que espera.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Abr 27, 2016 6:10 pm

No recuerdas. Bueno, eso también lo veremos mañana. — se empezaba a dar cuenta que tendría que informarse más del funcionamiento de los Pets, específicamente del tipo de Pet que era Saitama. Podría haber más cosas que necesitaba y que no recordaba.

¿No deberían los Pets estar bien informados de sus propias necesidades? Quizá no, no lo sabía con certeza. ¿O podría ser que la memoria de Saitama no se había borrado simplemente si no que se había dañado? O quizá necesitaba un poco más de tiempo para recuperar recuerdos. Tampoco tenía idea de cuánto le tomaba a un Pet estar en óptimas funciones. Sabía apenas lo básico sobre ellos, y ya que los Pets no solían cometer crímenes en realidad nunca le habían interesado demasiado. Nunca había necesitado tener uno. Nunca se había imaginado que uno terminaría durmiendo en su cama.

Tal vez era que no les había puesto suficiente atención, porque al menos ese que tenía frente a él resultaba interesante. De la misma manera en que es  interesante un misterio.

Oh. —asintió mientras lo miraba atento cuando le explicaba el porqué de que creía que no soñaba. —Sí, tiene sentido.

Lo que le quedó muy claro fue a qué se refería con eso de “Otros de mejores modelos”. Se imaginó que le estaba hablando de Pets de mejor calidad, pero no se atrevió a preguntarlo. De haber aplicado esas palabras a un ser humano habría sido manera muy grosera y despectiva de referirse a alguien. Y aunque Saitama era una máquina, le daba la misma sensación de que no podía catalogarlo de esa manera, “Pet de no muy buena calidad” o algo por el estilo.

Buenas noches, Saitama. —le dijo luego de verlo acomodarse en la cama y finalmente cerró la puerta para dejarlo dormir.

Algo que él también quería hacer, pero todavía se tomó el tiempo de lavar la ropa y los tenis, los cuales necesitaron una tallada extra con un cepillo para que quedaran realmente limpios, y lo dejó todo en el balcón para que terminara de secarse. Luego se dio un baño rápido.

Pasó de nuevo frente a la puerta del dormitorio mientras se dirigía al sofá y se quedó ahí parado.

¿Se habría dormido ya? ¿Estaría cómodo?

Si no soñaba entonces en ese momento se encontraba en un estado parecido a ese en el que había estado al encontrarse desactivado ¿No?

De pronto nació en su mente una extraña angustia de que Saitama no despertara. No llevaba mucho tiempo activo, él no tenía la seguridad de que de verdad estuviera bien su sistema.

Se le ocurrió llamar a la puerta, quizá no estaba dormido, y si lo estaba tal vez se despertaría enseguida. Eso le sacaría la preocupación. Pero sería también bastante desconsiderado.

No. Saitama estaba cansado, mejor dejarlo en paz.

Y él estaba muy cansado también. Se fue al sillón, acomodó la almohada y se acostó. Ya por la mañana se enteraría de si había razón o no para preocuparse.

Cerró los ojos y se quedó dormido de inmediato.

Él tampoco soñó esa noche.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Miér Abr 27, 2016 7:57 pm

Habrán dado las tres o cuatro de la mañana cuando su propia mente le permitió cerrar el ojo y descansar como es debido. De hecho no era consciente del sonido que había del otro lado de la habitación, era como si el techo fuera lo más interesante que pudiera ver, eso y el tener que ordenar bien sus idead le tomó tiempo.

Había rodado por la cama en busca de una posición cómoda y terminó en diagonal y entre las almohadas. El gusto no le duró tanto pues a las siete de la mañana que empezó el despertador, su primer impulso fue golpear lo que se que haya estado chillando hasta mandarlo al suelo.

Ya se había puesto la sabana en la cabeza cuando reacciono y se levantó de un salto de la cama. Recogió el reloj y reviso que no hubiera metido la pata con dañar cualquier cosa de Genos.

Una vez que dejó el despertador en su sitio salió de la habitación. Todo se veía muy distinto a como se veía iluminado por luces blancas. El sol le da unos todos más cálidos, siendo el amanecer aun se veían tonos anaranjados.

No estaba seguro de si Genos estaba despierto o no pero decidió cumplir con su palabra y hacer el té… el cual de hecho no sabía donde está, donde guardaba la tetera o como caramba prender su estufa rara.

Excelente mañana al comenzar así. Poco a poco fue hallando las cosas una vez que decidió calmarse e ir por pasos. puso el agua, mantuvo la distancia de un brazo al encender la estufa por si había puesto muy alta la flama.

Dejó la bolsa de té reposar en el fondo y a que liberara el sabor. Puso cantidad para cuatro vasos, no estaba seguro de cuantos se iba a beber Genos pero si sobraba, su estómago estaba más que dispuesto a tomar lo que sobraba.

Miró al reloj de a cocina, le parece demasiado temprano y muy probablemente se tire al sofá a dormir otro poco mientras Genos estuviese fuera. No es como si tuviera algo mejor que hacer entre paredes.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Abr 27, 2016 11:25 pm

Lo primero que ocupó su atención al despertar fue la sensación de que todavía tenía mucho sueño y que podía volver a dormir otro rato porque el despertador todavía no había escuchado el despertador.

Pero enseguida notó que no estaba acostado en su cama, y todo vino de pronto a su memoria.

Saitama.

Y junto con los recuerdos de lo que había ocurrido la noche anterior, llegó la pequeña preocupación que le había inquietado antes de dormirse.

Se levantó de inmediato y fue a la habitación. Llamó un par de veces, sintiéndose un tanto ansioso, y al no recibir respuesta abrió la puerta para encontrar el dormitorio vacío, pero en ese momento se percató del ruido que venía de la cocina, así que se dirigió hacia allá.

Toda intranquilidad se disipó en cuanto lo vio.

Buenos días. —saludó, ya más relajado, recargándose en el marco de la puerta mientras lo seguía con la mirada. Ah, estaba bien, había despertado, se movía. Dejó escapar como un suspiro entre sus dientes y le dedicó una pequeña sonrisa.

¿Dormiste bien? ¿Descansaste lo suficiente?

Se acercó un poco más para mirarlo mejor de arriba abajo, como si esperara encontrar algún desperfecto.

¿Cómo te sientes? ¿Estás funcionando bien? ¿Cómo está tu cuerpo?

Se recargó en la encimera, manteniendo cierta distancia respetuosa. Inclinó un poco la cabeza hacía un lado,

intentando ver mejor el cuello de Saitama. Luego miró su rostro de nuevo, sus ojos extraños que aún tenían el mismo efecto que la noche anterior, haciéndole difícil apartar la vista de ellos. Así que simplemente no lo hizo.

Todo parecía ir bien.

Aunque por fin, al verlo ahí a la luz de un nuevo día, empezaba a pensar un poco más en las consecuencias de lo que había hecho, la magnitud de su decisión. Ahora era responsable de la vida de aquel Pet. Algo que probablemente no habría aceptado en otras condiciones. Pero no iba a arrepentirse de lo que había hecho. Se sentía contento de que Saitama estuviera bien.

Ah, el té. —por fin había apartado la vista, para dirigirla al té recién hecho cuyo delicado aroma ya llenaba el aire. —Muchas gracias. Ya veo que te fue útil el despertador ¿Te costó trabajo levantarte?  

Se fue hacia el refrigerador y sacó algunos huevos.

¿Tienes hambre?

Se quedó mirando el interior del refrigerador, tratando de decidir que más sacar.

¿Un omelette está bien?

Sacó queso y algunos vegetales, mantequilla y el jugo. Puso un sartén sobre la estufa para que se calentara mientras picaba los vegetales.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Abr 28, 2016 7:02 pm

El té ya estaba listo y había servido ya dos vasos, uno de ellos ya había empezado a beberlo para comprobar que era suficiente.

No escucho en qué momento Genos se levantó, estaba ocupado encontrando un par de vasos para usar.

Apagó el fuego y pensó que era mejor retirar la bolsita pues ya estaba lo suficientemente cargado para su gusto. Al tirar de ella el hilo se rompió, dejando la bolsa en el fondo del agua hirviendo.

¿En serio? Eso es tener mala suerte. Sostuvo el hilo frente a sus ojos, mirándolo mal por no cumplir bien sus funciones... espera, que casualidad.

- Oh, buenos días. -Dejo el hilo sobre la encimera y asintió despacio.- Estuvo bien.

Salvo la parte en la que se quedo despierto pensando en sus dilemas emocionales e ideas carentes de sentido.

- Mi cuerpo está bien y me siento igual, todo parece andar en orden.

Le mira fijamente, igual tenía los ojos clavados en los de Genos pero por razones completamente distintas a apreciar su estética.

Había una cosa que quizás no estaba funcionando bien pero quería darle algo de tiempo. Aún tenía algo de sueño y puede ser muy pronto para presionarse.

- Para nada,de hecho desperté mejor que la primera vez.

No es cierto, estaba por romper ese despertador y volver a dormir. Pero claro, no iba a mostrarle su pereza en el primer día.

Miro que abría el refri y se pensó en lo que ofreció. No estaba seguro que tanta diferencia hay entre los fideos con curry y el huevo pero no estaría mal para su segunda comida.

- Creo que sí, están bien. -Asintió despacio, también sería buena idea que aprendiera como conciban algo así.- ¿Puedo ver cómo los haces?

Así estaría aprendiendo algo y estaría cerca de Genos, a ver si así empieza a sentir ese lazo que se debió haber creado desde la primera noche.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 29, 2016 2:28 pm

Ya veo. Qué bien. Estaba… algo preocupado de que no pasaras una buena noche. —su preocupación había ido más allá de eso, pero no le pareció un buen momento para compartir la inquietud que había sentido. De todas maneras ya no importaba porque Saitama se encontraba bien.

Parece que tienes un cuerpo muy resistente.

Tenía que serlo para estar en buenas condiciones considerando el poco cuidado con el que había sido tratado.
Levantó la mirada de la cebolla que estaba picando en ese momento.

Claro que puedes. —incluso se enderezó un poco más, y dejó algo más de espacio entre él y la encimera para que Saitama pudiera ver lo que hacía.

Creo que si te pregunto qué vegetales te gustan me responderías lo mismo que con el jugo y el café ¿No es así? Yo  acostumbro utilizar pimientos, cebolla y champiñones, y si luego de que lo pruebes algo no te gusta, dímelo.

Puso todo lo que había cortado en el sartén para que empezara a cocinarse y por mientras puso huevos en un bowl y empezó a batirlos.

Pero luego al ver a Saitama ahí parado se le ocurrió que tal vez le gustaría participar así que le extendió el recipiente y un tenedor.

¿Te gustaría ayudarme? Puedes batirlos si quieres... ¡Ah!

Fue por el delantal que tenía colgado de una perchita del que también colgaban algunos paños y un guante de cocina. Se lo iba a dar a Saitama para que se lo pusiera, pero ya que le había ocupado las manos con el bowl, decidió ponérselo él mismo.

Voy a ponerte esto para que no te ensucies ¿Está bien?— tuvo al menos la cortesía de avisarle antes de pasarselo por el cuello, acomodarlo sobre su torso, y luego amarrarlo por detrás.

Listo. ¿Lo sientes cómodo?

Después se fijó que los vegetales se cocinaran sin quemarse, puso pan en la tostadora, y luego sacó otro sartén que también puso a calentar.

Cuando esté listo vacíalo en este sartén, por favor.

Mientras tanto él había estado tomándose el té, y cuando se acercó para servirse otra taza notó la bolsa que se había quedado al fondo del recipiente. No dijo nada y sólo se sirvió más.

Tu té tiene muy buen sabor, Saitama.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Abr 29, 2016 7:01 pm

No le pareció correcto haberle causado preocupación, por lo que omitió decir algo con respecto al efecto de la cafeína en él y algunas de las reflexiones que lo mantuvieron despierto por horas.

- Dormí bastante bien, tu cama es cómoda.

Y su olor está en todos lados, algo muy difícil de ignorar.

- Pero fue creo que prefiero dormir en el sofá esta vez.

No siente nada bien que este ocupando su cama por más tiempo del debido y mucho menos sacar de su propio cuarto a Genos.

- Soy resistente a casi todo. Es mi principal característica.

Por no decir que es lo único en lo que se esforzaron al momento de diseñarlo.

Se acercó a un costado para ver cómo lo hacía, no parecía tener nada de complicado y no tenía el peligro de cortarse así que sería algo que aprendería a hacer fácilmente.

- Champiñones, cebolla y pimiento. -Repitió al ir identificándolos por color. No podía juzgarlos tan pronto así que esperaría a masticarlos.

Le miro tirarlos a la sartén y luego observó el bowl, la manera en que rompió los huevos sin que les cayera un trozo de cáscara.

Le gusto ver cómo la yema de rompía y empezaba a llenar de amarillo todo lo que era clara.

Asintió despacio y tomó las cosas para seguir batiendo. Haciéndolo despacio y levantando el tenedor para ver la textura.

- ¿Qué? -Se detuvo al escucharlo y lo observó, después al delantal.- Está bien.

Se quedo quieto hasta que le pudiera el delantal. Sus ojos se le fueron a sus brazos cuando le colocó el delantal en su lugar, enderezándose ante la extraña sensación de contacto que, aunque fue muy poco, seguía siendo extraño.

Extraño, esa es la palabra para describirlo. Tanto a Genos como a todas sus atenciones. Aunque sea su amo para él sigue siendo un desconocido.

- Uhm... Solo es un delantal.

Se encoge de hombros y retorna a hacer los movimientos con la muñeca, intentando imitar los de Genos.

Mientras iba batiendo y batiendo hasta que poco a poco empezaba a quedar espumoso. No prestaba atención a la consistencia pues estaba siguiendo a Genos con la mirada.

- Eh... ¿Cuándo se que ya era listo?

Detuvo la mano y se fijó en los contenidos del bowl. Supuso que eso no importaba así que igual lo tiro todo a la sartén.

- ¿De verdad?

Sostuvo el bowl y ladeó la cabeza, ya tenía la idea de que estaba bien cargado o que noto la bolsa descansando en el fondo del agua.

-  ¿Vas a revolver los con los vegetales o lo harás como esas tortillas con los vegetales adentro? -Empezó a olfatear el aire.- ¿Se queman?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Abr 30, 2016 12:07 am

¿Quieres el sofá? Descansarás mucho mejor si duermes en la cama. A mí no me molesta que te quedes en el dormitorio, si eso te preocupa.

Desde el momento en que lo escuchó quiso responder con un tajante “No”, porque eso habría hecho con cualquier otro invitado, no estaba dispuesto a dejar que nadie que estuviera bajo su cuidado pasara incomodidades si podía evitarlo, así tuviera que obligarlos a estar cómodos, si era por su bien podía llegar a ser bastante inflexible.

Y había querido hacer justo eso con Saitama, pero bastaba con que le mirara para su férrea decisión mermaba. Lo cierto era que no quería imponerle nada, ni negarle la oportunidad de tomar sus decisiones.

Es una verdadera suerte que seas tan resistente. — había visto Pets con apariencias tan delicadas que dudaba que uno como esos hubiera podido aguantar tan bien tirados en un callejón como lo había hecho Saitama.

Tuvo que detenerse un momento a mirarlo otra vez, con satisfacción esta vez, como si estuviera orgulloso de él.

Gracias a eso estás aquí.

Había tenido el cuidado de no apretar demasiado el delantal, pero la respuesta de Saitama le hizo pensar que quizá le daría igual que lo hubiera ajustado más. No parecía que le diera importancia a la comodidad, o quizá simplemente no tenía noción de ella, aunque Genos lo atribuía a que no hacía mucho que lo había activado.

Pero el que Saitama no le pidiera comodidad no lo iba a detener de intentar proporcionársela.

Se acercó un poco más para revisar los huevos.

Así están muy bien. —respondió mientras lo veía vertirlos en el sartén, y se acercó para ponerle un poco de queso rallado.  

Sí. —asintió bebiendo otro sorbo. —Un excelente primer té.

Tomó la espátula de la encimera y se la pasó a Saitama.

Acostumbre a poner los vegetales dentro. ¿Quieres hacerlo tú?... ¿Se queman? ¡Ah!

Dejó el vaso de té a un lado y se apuró a apagar la hornilla sobre la que estaba el sartén de los vegetales, se habían pasado un poco de cocción, pero seguían siendo comestibles.

Lo siento, me distraje. —estaba verdaderamente avergonzado, pero trató de parecer tranquilo. — Dale vuelta a la tortilla y luego pones los vegetales dentro.

Lo dejó encargándose de eso mientras él buscaba los platos y los ponía sobre la encimera. Sobre un plato más pequeño fue poniendo el pan tostado.

Está listo. Puedes apagar la estufa ahora. ¿Me permites la espátula?— con el filo del borde de esta fue cortando el omelette a la mitad y puso una parte en cada plato. —Listo.—dijo tomándolos para llevarlos a la mesa.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Abr 30, 2016 1:57 pm

- No es eso, quiero probar dormir en el sofá. -No era por su propia comodidad, era precisamente porque era el dormitorio de Genos.- Así como el jugo, café y té. -Se muerde el labio y mira hacia otro lado. Espera a que se trague esa excusa, la cual en parte es cierto. Desea probar texturas y superficies diferentes ahora que tiene la oportunidad.- Claro, si es que tengo permitido usar el sofá.

Y el chantaje emocional podría funcionarle en esta ocasión pese a ser juego sucio.

- Ah, sí… qué bueno.

¿Debería sentirse bien por eso? Genos parece mucho más satisfecho por verle de lo que considera normal. Ha de ser tanto que el contraste de reacciones está bastante marcado entre ellos.

Genos parece lleno de color a ratos, por su parte parece que todo es un mismo color plano y deslavado como el de la camiseta que traía al despertar.

Cuando tuvo las manos desocupadas se acomodo el delantal y se miró antes de volver a atender la comida. Era bastante simple y solo una prenda. No encontraba diferencia a si la tenia puesta o no, ¿cuánto mas va a manchar un huevo?

Observó como las tiritas de queso se iban fundiendo con el huevo y se quedo viendo las burbujas que iba haciendo la mezcla al calentarse más. Igual iba desprendiendo su propio aroma y olía bastante bien.

- ¿En serio? Gracias.

Ya se creía que estaba demasiado cargado por dejar la bolsita en el fondo pero mientras a Genos le agrade no parecía haber problema aparente.

Sujetó la espátula y la miró con detnimiento. Era de metal y tenía tres rendijas que son similares a las ventilas que tiene en el pecho.

- Uhm… sí, quiero.

Tomó el mango de la sartén mientras Genos apagó os vegetales. Para él seguía viéndose ene perfecto estado aunque se hayan quemado un poco.

-Darle la vuelta… -murmura y acerca la espátula a la sartén. intentó mover cuidadosamente los bordes hasta deslizar la espátula por debajo y darle la vuelta como le dijo, aunque no se volteo del todo bien.

Había quedado doblada y no podía alcanzar bien el pliegue con la espátula así que, mientras Genos estaba ocupado con los vegetales, con sus dedos tomó el doblez y lo acomodo como debía ser.

Sí sintió la quemadura pero a falta de piel, no era visible. Solo siseó un poco y bajó la mano.

Colocó los vegetales en medio, intentando distribuirlos de manera uniforme a lo largo de la orilla antes de voltear la mitad de esta y apagar la estufa.

- Ten.

Le dejó la espatúla y se hizo a un lado. Se encargó de llevar los vasos de té y cubiertos para ambos.

- ¿Te vas a trabajar pronto?

Se sentó en el mismo lugar de ayer y le observó fijamente. Para la hora que era ayer cuando despertó supuso que Genos llegaría hasta después de que el sol se ocultara.

Eso iba a dejarle demasiado tiempo libre en el departamento.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Abr 30, 2016 11:01 pm


Arrugó un poco el entrecejo, mirándolo como si acabara de decir algo incomprensible. Pero luego lo pensó y le pareció razonable, así como con las bebidas, Saitama debía estar sintiendo curiosidad por todo lo que le rodeaba, incluido el sofá.

Pero bueno, no tenía que pasar la noche en él para probarlo. Y simplemente no era tan cómodo como la cama, temía que no fuera a gustarle.

Fue lo que Saitama dijo después lo que terminó por hacerlo decidirse.

Por supuesto que está permitido. —le preocupó pensar en que podía haberle dado la impresión de que no quería que lo usara. —Saitama, puedes hacer uso de todo lo que encuentres en el departamento. —suspiró, rindiéndose. —Y si quieres dormir en el sofá, está bien. Haz la prueba. Pero si no te gusta y quieres volver a la cama puedes decírmelo. ¿De acuerdo?

Y de verdad esperaba que lo hiciera, porque no sabía si podría dormir bien dejándolo a él en el sofá.

Quizá podría darle menos importancia de haberse acostumbrado a tener visitas desde antes. Pero no era así, estaba muy acostumbrado a ser sólo él en su departamento. Una persona más ahí dentro se volvía en seguida el centro de su atención, y no podía relajarse del todo pues tenía que estar pensando constantemente en cuidar de su invitado.
Al menos por ahora, por ser una situación tan nueva.

Sí. —Genos no notó la falta de entusiasmo en Saitama por el hecho de encontrarse ahí y en tan buenas condiciones. En parte porque hasta el momento Saitama no parecía ser demasiado expresivo.

Todo va mucho mejor de lo que estaba esperando. Anoche antes de que te activaras no habría creído que esta mañana estarías ayudándome a preparar el desayuno.

Y en cambio ahí estaba, vivo.

Bueno, esa quizá no era la palabra idónea. ¿No?

A pesar de estar ocupado con otra cosa alcanzó a notar que Saitama tenía un pequeño problema con el huevo, aunque al final lo solucionó bien y tampoco le dijo nada sobre eso, aunque no pudo evitar sonreír por el hecho de que usara sus dedos.

Aunque casi en seguida dejó de ser divertido por la manera en que reaccionó Saitama.

¿Te quemaste? Déjame ver. — tomó la mano que le había visto usar para acomodar el huevo y le observó los dedos. Debió haberlo supuesto, que por el material del que estaba hecho no notaría la quemadura de la misma manera que en la piel.

Oh. ¿Te duele?

Si así era no sabía si podía hacer algo al respecto por el material del que estaban hechas sus manos. Le miró la palma y luego lo soltó.

El omelette se ve muy bien, también hiciste un buen trabajo con eso.

Acomodó los platos en la mesa y luego volvió a la cocina por el plato con el pan y las servilletas. En el camino miró al reloj de pared.

En media hora. —respondió. —Aún hay tiempo.

Se sentó y esperó a que Saitama empezara a comer.

¿Vas a estar bien tú solo?
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Mayo 01, 2016 8:22 pm

Sonrío internamente al escuchar su aprobación. Su juego dio resultado pero no se sintió tan bien de haberle tendido una trampa así, a sabiendas de que era un punto débil en Genos.

Ya tendría la tarde para echarse en el sofá y acostumbrarse pues planeaba pasar la noche allá y el resto de noches que le queden dentro del departamento.

Más le vale que de verdad sea cómodo.

- Te avisaré si acaso me disgusta.

Asiente despacio, eso evidentemente era una mentira.

- ¿Entonces puedo ver la tele y leer tus libros?

Tiene mucho tiempo para curiosear así que mientras más actividades disponibles mejor.

- Hm... Genos, en caso de que no hubiera funcionado ¿qué ibas a hacer?

Y en general, ¿en qué caramba estaba pensando? No tenía nada planeado y le da algo de vergüenza preguntar si no considero por un segundo que hubiera pasado si hubiera sufrido del enamoramiento inmediato.

Eso podría haber sido vergonzoso a menos que Genos lo tuviera contemplado. De hecho le resulta extraño que no lo haya mencionado o quizás solo está siendo muy paciente con él, esperando a que eso ocurra.

Eventualmente debería despertar en él, tiene que.

Le dejo la mano con la que había sufrido la "quemadura", la sensación desapareció en cuanto dejo de entrar en contacto con la sartén.

- Sí me duele. Tengo un sistema nervioso que me permite sentir todo lo que me rodea así como lo hace tu piel. -Asiente despacio y mira su mano.- Difícilmente puedo hacerme daño pero si eso pasara entonces sentiría dolor solo para que mi cuerpo este al tanto de donde necesito una reparación.

La mano de henos era bastante firme. No muy suave al tacto, seguramente por su trabajo y entrenamiento que debió haber llevado antes. No es algo que pida criticar alguien que está hecho de metal por dentro y por fuera, en su mayoría.

- Pero... Tú hiciste todo lo importante.

Entiende que quiera darle algo de participación pero él puede diferenciar cuando es verdaderamente útil y cuando no.

Se encargó de llevar lo que faltase a la mesa, justo como ayer y observó el humeante omelette.

- Ah, ya casi.

Se atrevió a probarlo antes de que Genos moviera la mano, a decir verdad se veía bastante rico y el aroma era demasiado tentador como para esperar.

- Hmhm... -Cerro los ojos y asintió a su pregunta, no va a pasar nada porque se quedara solo unas horas.- Estaré bien, te lo prometo.

Se relame los labios, empieza a sonreír con entusiasmo al ir probando más y más. Los vegetales le resultaban muy agradables salvo en las ocasiones en las que masticaba directamente la cebolla.

Fuera de eso, se le veía muy enfocado en la comida.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Mayo 03, 2016 1:16 pm

Bien.

Por supuesto él no iba a dejar de preguntarle que le había parecido el sofá, ni de insistir en que podía tomar la cama si lo prefería. Pero de momento confió en lo que le decía, que le informaría en caso de que no quisiera el sofá. Puesto que no lo conocía demasiado, no tenía ninguna razón para dudar de que lo hiciera, y en general los Pets solían ser obedientes y sinceros, no veía por qué Saitama no sería así también. La idea de que podía tener algún tipo de defecto en su programación, algo que influyera en su comportamiento no se le había ocurrido. Nunca había conocido a un defectuoso, o al menos que él supiera que lo era, y ni siquiera estaba al tanto de los distintos tipos de defectos que podían tener. Además de todo, hasta el momento Saitama parecía un Pet con un perfecto comportamiento, bastaba con ver lo servicial que era, queriendo ayudarle a preparar las cosas, lavando los platos.
Aunque en verdad, Genos seguía pensando que no tenía que hacer nada de eso, si no lo había llevado hasta ahí pensando en que lo haría su sirviente.

Sí. Hay videos en el mueble de la televisión, tengo algunas series y películas, por si te aburres de la programación. Y puedes tomar lo que quieras del librero.

Esperaba que encontrara algo que le pareciera interesante, muchos de sus libros eran referentes a su trabajo, también tenía varios libros de cocina, algunas novelas, la mayoría de misterio, y un par de mangas muy viejos.
Ahora que lo pensaba no era una colección de libros muy atractiva para compartirla con alguien.

Si quieres leer algo que no tenga yo puedo llevarte luego a una librería para que busques algo a tu gusto.

Y de pronto lo miró sorprendido.

Ah, si sabes leer. —dijo, con satisfacción de comprobar que al menos con eso no tendría problemas.

¿Tienes alguna idea de qué te gustaría leer?

Pasó la mano por la superficie del vaso de té y lo giró levemente, pensativo. Lo que Saitama le estaba preguntando era una excelente duda, algo que tendría que haberse cuestionado él mismo la noche anterior.

No lo sé. —decidió ser sincero. —Me sentía muy seguro de que si te llevaba con alguien que supiera como reparar Pets funcionarias tarde o temprano. No pensé demasiado en la posibilidad de que te hubieras estropeado irremediablemente. No sé qué habría hecho en ese caso.

Era seguro que no lo habría devuelto al callejón, ni lo habría tirado a la basura. En un caso así tal vez incluso se habría negado a llevarlo a la tienda dónde sería desmantelado.

Luego de haberlo rescatado, valía la pena darle un final más digno, aunque no estaba muy seguro de qué podía ser exactamente ¿Acaso se podía tratar a un Pet descompuesto de la misma manera en que se trataba a una persona difunta?

Si lo pensaba así resultaba una idea extraña.

Lo miró sintiéndose algo apenado, pero no apartó la mirada.

Disculpa. No tengo una buena respuesta que darte. —dudó unos instantes y agregó: —Hay muchas cosas que no tomé en cuenta al traerte aquí. Tendría que haberlo pensado más, por tu bien. Hay mucho que no sé sobre los Pets, así que no estoy seguro de que tengas todo lo que necesitas.

Analizando lo que acababa de decirle, tuvo la sensación de que sonaba como que no era capaz de cuidarlo como era debido, y no quería que Saitama creyera eso.

Por eso por favor se paciente conmigo mientras aprendo todo lo que debería saber sobre ti.

Pasó un dedo por sobre las yemas de los dedos de Saitama solo para asegurarse de que no estaba dañado.

Tus manos están más tibias que anoche. —dijo, refiriéndose a antes de que se activara, cuando se las había tocado para limpiarlas.

Luego le miró los brazos otra vez, esos que constantemente estaban llamando su atención.

¿También tienes sensibilidad en las partes metálicas?

Por un momento tuvo una sensación como la de un niño que ve un juguete nuevo que quiere tocar. La apariencia limpia y brillante del metal le hacía preguntarse cómo se sentía esa superficie ahora. ¿También se sentiría menos fría?

Desde luego no iba a tocarlo solo porque sí. No.

Puso su atención en el omelette.

Lo único que hice fue decirte que hacer. El huevo lo batiste tú, tú pusiste los vegetales y volteaste la tortilla.

En su opinión lo había hecho todo muy bien.

Parecía además de todo un Pet bastante capaz. Entonces, podía confiar en que sabría cuidarse durante las horas que estaría solo ¿Cierto? Y aun así sentía cierta intranquilidad por dejarlo solo. ¿Y si necesitaba algo?

¿Te gusta? —preguntó, sonriendo por la manera en que Saitama disfrutaba la comida. Eso también había pasado la noche anterior. De hecho su rostro se llenaba de expresiones de satisfacción y entusiasmo cuando comía, un cambio bastante notable a como se veía el resto del tiempo.

Lo que le recordó, que además no estaría durante el día para asegurarse de que comiera.

Saitama, ¿Crees que podrás preparar algo para la hora en qué te de hambre? Lo siento, no podré venir a la hora de la comida. Hay ingredientes suficientes para preparar algo…—lo miró dudoso. —Quizá podrías preparar otro omelette ahora que sabes cómo. ¡Ah! Y todavía  hay fideos de anoche.

Le apenaba bastante hacerlo pasar por esas dificultades, pero era muy cierto que no había estado nada preparado para tener a otra persona en su casa.

Era difícil ser un buen anfitrión teniendo que trabajar todo el día.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Mayo 03, 2016 8:38 pm

Si tenía caridad de vídeos, series y cosas por ver en el departamento entonces no había peligro de aburrirse pronto o al menos aguantar un buen tiempo mientras Genos estaba afuera.

Ya tendrá tiempo de curiosear qué clase de gustos tiene Genos. El tener acceso a sus películas, series y lecturas le permite conocerlo mejor de otra manera. Si empieza a familiarizarse más con él pronto le dejara de parecer un extraño. Quién sabe, puede que ese enlace y atracción innata llegue a él pronto.

- No estoy seguro de cuál es mi gusto. -Se lleva la mano al mentón. Tiene conocimiento de los tipos de lectura que hay pero no tiene mucho criterio para elegir una.- Pero creo que... -Parpadea y le mira, solo hay dos cosas que le suenan en la mente.- Uh... ¿Shojos? -Había otro que tiene nombre chistoso pero no era muy apropiado de mencionar a la ligera.

Pero claro que sabía leer. Está bien que no tenga mucha idea de su entorno o esté muy informado acerca de la comida pero viene preparado para muchas cosas más y no causar problema.

- Hm... Ya veo.

En realidad no pero da fe en que Genos no tiene más respuesta que esa y que está diciendo la verdad. Entiende que puede verse como una buena acción y simple altruismo.

- Con esa respuesta es suficiente, creo que entiendo.  -Se frota el brazo y suspira. No sabe si es bueno que Genos ignore algunos detalles de los pet en general o si sólo será malo a largo plazo.- Ten paciencia conmigo también, hay cosas que -parece que no funcionan- eventualmente vendrán con el tiempo.

Deberían. De no ser así entonces algo anda muy mal con él.

- ... Es que estoy cerca del fuego, ¿no crees?

Señaló la sartén. Solo estaría más tibio si estuviera haciendo un mayor esfuerzo o si tuviera alguna emoción fuerte.

- Puedo incluso percibir la presión que ejercen en mi cuerpo, hasta un roce. -Todo iba más pensando en los beneficios a la hora de entretener a un amo en una situación muy diferente a la del trabajo duro.- Es lo mismo que la piel aunque no lo creas.

Las partes más oscuras y suaves tenían un mayor rango de sensibilidad pero no tenía porqué enterarse de eso.

Asintió despacio, si él decía que así fue entonces no ve la razón de ponerle más contras.

- Hmhm. -Asiente repetidamente. La comida estaba muy buena y le gusta mucho el sabor de los champiñones. Eran los más jugosos a su parecer.

Le observó y se limpió las comisuras. Si Genos no estaba a esa hora podría repetir el omelette. Pudo hacerlo solo una vez, una segunda el mismo día no debe salir tan desastroso.

- Estaré bien, ya me enseñaste como hacerlo y puedo calentar los fideos. Eso no presenta una dificultad para mí.

Bebió del té y suspiro. Puede hacer té, con suerte la bolsa no va a romperse esta vez, puede prender la sartén y mover los fideos o usar el microondas... Hacer huevos o los dos y mezclarlos a ver qué resulta.

- ... Si tienes teléfono en casa puedes llamar para que no estés tan intranquilo.

Por él y por la casa, claro.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Mayo 04, 2016 10:50 pm


Ya suponía que tampoco tendría mucha idea de sus preferencias para leer, pero lo preguntaba para asegurarse. Le habían dejado más de una cosa en blanco a la hora de programarlo. Aunque tampoco era algo malo, era cuestión de tiempo a que conociera más cosas y fuera decidiendo que era de su gusto y que no.

Cuestión de tiempo, algo que Genos no tenía en abundancia y eso le frustraba un poco. Habría preferido dedicar su atención por completo a la nueva situación que tenía en casa en vez de ir al trabajo.

Pasó de asentir para dejarle saber que entendía, a mirarlo de nuevo extrañado.

¿Shojos?... No tengo nada así que pueda prestarte para leer. Tampoco tengo series de ese tipo — también la mayoría de sus videos tocaban temas policiacos y de investigación, algunas de suspenso,  un par de documentales y alguna de terror que se había colado a la colección pero que no había visto. En verdad, no había visto muchas de las cosas que tenía, que compraba en el momento porque despertaban su interés, pero luego rara vez se hacía tiempo para ver algo además de los noticieros.

Pero revisa lo que hay, quizá algo más despierte tu interés. —sería bueno que alguien pudiera disfrutar de los videos.

Se sintió algo incómodo luego de su respuesta. Era sincera, pero no debía ser grata de escuchar. Se sintió muy aliviado y agradecido de que Saitama se mostrara tan comprensivo, aunque desde luego no parecía muy contento con lo que le había dicho.

Genos se imaginó que debía estarse sintiendo muy inseguro de toda aquella situación, y no sabía qué hacer para que se sintiera mejor. Salvo cumplir su promesa de asegurarse de que estuviera bien y tuviera lo que necesitaba.
Sonrió apenado.

Por supuesto. Entones tengamos paciencia los dos, Saitama.

No imaginaba a qué tipo de cosas se refería, esas que vendrían con el tiempo, pero tampoco se puso a pensar demasiado en eso de momento.

Ah, tienes razón. La estufa. Entonces no las acerques demasiado. Procura usar un tenedor o unos palillos la próxima vez para que no te vuelvas a quemar los dedos.

No por el huevo, si no por que evitara la sensación desagradable de quemarse, siendo tan sensible como la piel humana. Incluso en el metal. Estaba impresionado con eso.

Es muy interesante tu diseño.

La seguridad que le mostraba al estar dispuesto a encargarse de preparar algo para comer él mismo casi lograba tranquilizarlo del todo.

Ah, el teléfono. Cierto. —no se le había ocurrido, pero era de hecho una excelente idea. Tenía uno en la sala y el timbre sonaba lo bastante alto para escucharlo en todo el departamento, así que Saitama no tendría problema en escucharlo. —En ese caso, es probable que llame. Y, creo que te dejaré anotado el número de mi celular. Así si pasa o necesitas algo puedes llamarme tú.

Terminó de comer y fue a la cocina a dejar su plato. Tomó una pluma y un bloc de notas de un cajón, escribió su número y lo puso en el refrigerador con un imán.

El número está pegado en la puerta del refrigerador. Voy a vestirme… Ah, tú ropa está colgada en el balcón.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Mayo 05, 2016 4:07 pm

- Eh, es lo único que se me ocurre ahora.

Es cierto que en muchos aspectos era un lienzo totalmente en blanco, lo cual lo hace más flexible al momento de probar diferentes cosas al no tener mucha referencia. de anteriores.

- Revisaré si hay algo que me llame la atención.

Y claro que algo habría de despertar su interés, de lo contrario es una una manera de empezar con el pie izquierdo con Genos.

Tener paciencia es su única opción, una que ha de probar por supuesto. Hasta ahora se considera paciente pero sabe que en determinados escenarios puede volverse muy ansioso, la situación de tener que esperar a que el apego despierto pronto era un tema en el que no se mostraba muy paciente pues sabe que el que tarde no es nada normal.

- He aprendido mi lección, no lo volveré a hacer.

O quizás sí, depende de la situación o de si pierde la paciencia por no poder voltear el lado de la tortilla a tiempo.

- ¿Tú crees?

A él le parece poco convencional después de todos los contras que tiene una vez que lo analizas. Un Pet con “piel” de verdad no ha de dar tanto problema como lo hace él.

- … ¿Y si alguien llama y no eres tú?

Le miró algo angustiado, otra falla que tiene es que no sabe tratar muy bien a primeras con gente desconocida. En persona ya era difícil, por teléfono le supone un reto mayor.

No cree que llegue a necesitar algo, especialmente después de pensar en que debe hablarle al teléfono. Prefiere que sea cuando esté en casa y pueda hablarle de frente.

- Está bien, me cambiaré después.

Miró a su plato, se como hasta los pequeños pedazos que quedaron esparcidos por el plato conforme iba cortando el omelette por trozos.

Se miró, afortunadamente no se había manchado con la comida. La ropa le parecía más cómoda que la que llevaba al despertar. Sea por el tamaño y textura o por la enorme diferencia de que su ropa estaba demasiado sucia.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Mayo 05, 2016 10:59 pm

Hay varios canales en la televisión en dónde dan series tipo shojo. Aunque no recuerdo que canales exactamente. Tendrás que averiguarlo tú mismo.

Y tendría todo el día para ello.

Normalmente opinaría que pasar todo el día frente a la televisión no era bueno, pero en este caso prefería pensar que Saitama estaría a salvo sentado frente al aparato mientras él estaba ausente.

Es por tu seguridad. —agregó luego de que Saitama le dijera que había aprendido su lección con lo de tocar comida muy caliente. Era algo bueno que estuviera consiente de que podía producirle dolor. Pero por su expresión tan poco variada al hablar, hizo que Genos se preguntara si no le había molestado que le diera aquella advertencia.
De momento dudo de lo que estaba haciendo con un Pet en su casa. Pero a esa hora de la mañana no tenía mucho tiempo para cuestionarse, así que siguió adelante con servir el desayuno.

Sí, lo creo. Entiendo un poco de cómo es posible que un Pet perciba sensaciones a través de una piel sintética, pero no me había imaginado que podía hacerse también a través de un recubrimiento de metal como el tuyo. No me he topado con muchos Pets como tú, y no había tenido la oportunidad de preguntar acerca de eso. — en realidad hasta ese momento no le había importado.

No creo que vaya a llamar nadie más, así que no te preocupes por eso. —si acaso alguien tratando de vender productos por teléfono. —Si eso ocurre solo cuelga, no importa quién sea.

Si era importante ya llamarían después o lo localizarían en el trabajo. Pero de verdad, dudaba mucho que ocurriera.
Además, Saitama se veía preocupado por esa cuestión, lo cual le pareció algo curioso porque hasta el momento había enfrentado cada nueva cosa con bastante control.

Claro, cámbiate cuando quieras. Lo que traes puesto ahora puedes quedártelo también. Creo que vas a necesitar más de un cambio en tanto conseguimos ropa nueva.

Fue a ponerse el uniforme y volvió pronto, mirando al reloj. Aún quedaba algo de tiempo, así que se puso a repasar mentalmente si le había dicho a Saitama todo lo necesario.

Antes de que me vaya ¿Necesitas algo más?... Ah. —sacó su cartera y extrajo algo de dinero que le dio en la mano. —Sé que planeas quedarte dentro, pero por si ocurre alguna emergencia mejor que dispongas de algo de dinero.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Mayo 06, 2016 6:51 pm

- Tengo mucho tiempo para averiguarlo.

Entre libros, la televisión y serie es imposible que se aburra, algo habría de entretenerlo y dejarle suficientes actividades para el siguiente día en que se quedara solo.

- No creo que una quemadura pueda matarme.

Una quemadura en la mano, si hablamos una en un punto clase de su cabeza pues… no es algo que esté muy emocionado por averiguar del todo.

- Ah… bueno. -Se rasca un poco la nuca, nada habituado a que alguien encontrara fascinante algo que era de lo más normal para él como lo es su “piel”.- Siendo sincero tampoco sé cómo son y la manera en que funcionan mis entrañas, menos el sistema nervioso pero creo que es por impulsos eléctricos o algo así.

Ni eso pudieron ponerle en la memoria, qué fastidio.

Suspiró aliviado a lo que dijo respecto a las llamadas telefónicas. Realmente quiere evitar tener que llamar a alguien a quien no conoce… o en general evitar usarlo, aun no ha experimentado con usar el teléfono pero con imaginarlo e suficiente para sentirse incómodo con su uso.

- ¿Seguro?

Asiente despacio, quizás no suda ni secreta nada como lo haría un humano pero puede percibir la sensación de suciedad si no se cambia la ropa cuando menos una vez por día.

- Lo haré después de un baño.

Si esto sigue así, lo ideal será conseguir sus propias ropas antes de tener que seguir quitándole a Genos de su propio guardada.

Al llegar le observó fijamente, empezaba a sentirse ansioso por el hecho de quedarse solo.

- Estaré bien, Genos, no creo que necesite algo más.

Observó el dinero y lo tomó, fue extraño que se lo diera solo porque sí y por una emergencia que debe ser imposible que ocurra estando encerrado.

- Huh… lo guardaré hasta que regreses.

Levantó la mirada hacia él y fue alternando el peso sobre cada pierna.

- Entonces supongo que nos vemos luego.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 11. Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.