Últimos temas
» Song Eun Woo
Dom Oct 15, 2017 3:52 pm por Song Eun Woo

» Firmas
Dom Oct 15, 2017 2:20 pm por Song Eun Woo

» Irvine (incompleta)
Lun Sep 11, 2017 8:30 pm por Irvine Seren

» {Miso's ID}
Vie Sep 08, 2017 1:02 am por Miso

» Music is War (Botones caídos)
Miér Jul 19, 2017 4:16 pm por Invitado

» Mythologíes [Afiliación Normal]
Mar Jul 11, 2017 6:30 pm por Invitado

» [¡Nuevo!] Insituto Tokutei Rol Yuri/Yaoi/Hetero [Afiliación Normal]
Miér Jun 28, 2017 5:18 am por Invitado

» Loving Pets! - Cambio de botón [Élite]
Dom Mayo 21, 2017 4:15 pm por Invitado

» Sakura Feudal [Botones caídos]
Dom Mayo 14, 2017 1:57 am por Invitado

» Red Lights (Yaoi +18) — Afiliación Normal
Miér Abr 19, 2017 3:26 pm por Invitado

» ¡APERTURA HOY! —COLORFUL ♥ DREAMS YAOI +18 - ÉLITE
Jue Abr 13, 2017 4:38 pm por Invitado

Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Pets World está bajo una licencia de protección de creative commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. Las imágenes proceden de zerochan, tumblr etc, bajo el diseño del staff.
Afiliados Elite
0 de 33

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Página 11 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 15, 2016 7:28 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Había sido un día muy largo. El departamento había atrapado a una pequeña pandilla local con una gran cantidad de droga, así que había mucho papeleo de por medio, del cual gran parte le tocó hacer a él, cosa que le disgustaba mucho, y con lo que estaban constantemente “castigándolo” en la estación.

Si, de acuerdo, él no era muy ortodoxo al hacer su trabajo, y más de una vez podía haber roto alguna regla, pero también obtenía resultados. Cosa que a sus superiores no parecía importarles en absoluto.

“Apégate al manual de procedimientos, Genos”, le repetían. Y aunque lo intentaba, la mayoría de las veces terminaba haciendo todo a su manera, y entonces, preferían tenerlo en la estación, en un escritorio, detrás de una pila de papeles.

Se talló los ojos y bostezó. Estar todo el día sentado llenando formas le había dejado dolor de cabeza.

Si al menos todos aquellos documentos sirvieran para algo, se sentiría un poco mejor de poner tanto esfuerzo en ellos. Pero la verdad era, y lo sabía que la mayoría de aquellos delincuentes saldrían pronto de prisión, y que de todas maneras no eran más que intermediaros. La droga obviamente pertenecía a la mafia, y esos no había quien les hiciera algo.

Así que a su parecer el trabajo de escritorio en la estación era inútil, así que sólo quería volver a casa, olvidarse de su frustración y dormir.

Se detuvo de pronto en mitad de la acera al escuchar un ruido fuerte muy cerca, algo metálico siendo golpeado una y otra vez, y el sonido venía de un callejón que acababa de pasar. Genos regresó sobre sus pasos y se asomó con cautela, aunque en la oscuridad no pudo ver más que sombras. Y de nuevo escuchó el ruido.

Genos sacó una pequeña linterna y la luz iluminó el estrecho espacio entre los edificios. Ahí no había nadie, o eso parecía. Aunque al escuchar el ruido otra vez en seguida comprendió que venía del basurero que estaba ahí.
Con cautela se acercó.

¿Hay alguien ahí? —como nadie le respondió, se atrevió a ir abriendo la tapa poco a poco, hasta que el haz de luz de la linterna dio contra los ojos brillantes de un gato que lo miraba desde abajo, y que al notar que la tapa había sido retirada saltó fuera del contenedor y salió corriendo hacia la calle.

Solo un simple gato atrapado. Genos miró de nuevo dentro del contenedor para asegurarse de que no había más criaturas atrapadas adentro y luego lo volvió a cerrar. Apagó la linterna, listo para irse, y luego la encendió de nuevo, extrañado por lo que creía haber visto con el rabillo del ojo cuando había dirigido la luz de la linterna hacia el fondo del callejón. Algo que parecía… No, mejor cerciorarse antes de hacer conjeturas.

Dirigió el haz de luz hacia un lado y al otro, buscando el punto exacto entre el montón de cajas y bolsas de basura. Y lo encontró. Era justo lo que creía haber visto, una mano que sobresalía debajo de un montón de desechos.
Genos la contempló unos instantes, sintiendo que se le helaba la sangre al creer que estaba contemplando el cadáver de alguien.

Se acercó con cuidado, y removió un par de bolsas de encima. Su otra mano ya estaba buscando el teléfono para llamar refuerzos. Y luego se detuvo. Genos alanzaba a ver parte del cuerpo y notaba las partes metálicas y otras de un material de color negro que sobresalían en su apariencia. Quitó una caja y más bolsas y pudo verlo con mucha más claridad.

Era un Pet.

Suspiró aliviado de que no fuera un cadáver. Sólo un Pet que parecía desactivado.

Hey. ¿Me escuchas? —le habló, pero no obtuvo respuesta.

¿Debería llevarlo a la tienda? Ahí se encargarían de él. Aunque si lo habían dejado ahí entre la basura tal vez era porque ya no funcionaba. Genos no dejaba de mirarlo, debía llevar un buen tiempo ahí, por eso estaba tan sucio. De pronto sintió tristeza por él, por terminar en un lugar así, como si no le importara a nadie.

Tenía bien sabido que los Pets eran criaturas artificiales, pero no dejaba de darle pena el estado en que se encontraba aquel.

Como si quisiera hacer algo bueno por él terminó de quitarle la basura de encima y lo apoyó sentado contra la pared.
Se quedó mirándolo de cerca, en cuclillas frente a él. A primera vista no parecía que tuviera algún desperfecto en el exterior, aparte de la suciedad.

Levantó una mano para quitarle del cabello negro algunas basuritas. Luego sacó un pañuelo e intentó limpiar una mancha en su mejilla, sobre una marca delgada que salía desde la base del ojo. Aunque al ver que no funcionaba dejó el pañuelo a un lado y uso la yema de su pulgar. Piel suave, se sentía igual que la de un humano, menos caliente, probablemente porque estaba apagado, pero no fría como la de un cadáver, así que no resultaba desagradable al tacto.

La mancha en la mejilla casi desapareció. Genos lo comprobó apartando la mano. De todas maneras una manchita menos no lo hacía verse más limpio.

Genos se levantó, dio un paso hacia atrás y lo miró como despidiéndose en silencio.

Empezó a andar hacia la calle, y miró hacia atrás de nuevo, a la solitaria figura sentada en la penumbra.

Si lo dejaba ahí tarde o temprano terminaría desmantelado probablemente. Era una pena.

Dio otro paso hacia la salida, aunque era incapaz de apartar la mirada del Pet. No parecía merecerse un final así.
Pero ¿Qué podía hacer por él? Quizá podría llevarlo a arreglar. ¿Por qué no? Parecía mejor opción que dejarlo en ese horrible lugar.

Suspiró, entre aliviado y preocupado por su propia decisión y volvió a acercarse al él. Lo levantó contra la pared y tras calcular si podía cargar con el peso, lo levantó en brazos y lo sacó de ahí.

El camino fue mucho más lento, y cuando llegó a su departamento, y tras subir las escaleras, se sintió verdaderamente agotado.

Ya en el interior dejó al Pet acomodado contra la pared de la sala mientras él iba por unos paños y un cuenco con agua tibia para limpiarlo.

Empezó con sus brazos, con el paño húmedo iba retirando el polvo y las manchas, con el seco limpiaba las partes metálicas. Pasó pacientemente la tela entre sus dedos y se encargó de limpiar cada uno de ellos. Luego le limpió el cuello hasta detrás de las orejas, y pasó la tela con suavidad sobre estas. El cabello lo dejaría para después.

Le limpió la frente, y las mejillas hasta que por fin lucieron limpias. Luego el mentón, los labios, la nariz. Limpió con mucho cuidado los párpados e incluso las pestañas que parecían tener algo de lodo seco en ellas.

Genos lo contempló, satisfecho. Se veía mucho mejor así, como si durmiera en vez de estar apagado y recién sacado de un sucio callejón.

¿Por qué te dejaron  ahí? —le preguntó volviéndose a sentir triste de pronto. No le parecía una manera digna de tratar a alguien, aunque fuera un Pet, aunque sabía bien que no todos pensaban que los Pets mejor que el de simples cosas que podían comprarse y tirarse tan fácil.

Buscaré a alguien que pueda arreglarte, te lo prometo.

Levantó los paños y el cuenco y se levantó. Un momento después volvió a arrodillarse frente a él.

A no ser que no estés descompuesto, tal vez… sólo te apagaron.

Lo miró como si el Pet fuera capaz de responder.

Y luego sus ojos se fijaron en sus labios. Quizá podía activarlo él mismo. No estaba del todo seguro de si podía, pues nunca había tenido un Pet, pero había escuchado muchas veces aquello de “un beso para activarlos”.

Podría funcionar…—musitó pensativo. —Voy a intentarlo ¿De acuerdo? —le dijo, como si el Pet apagado estuviera al tanto de la idea que acababa de pasar por su mente.

Dejó los paños y el cuenco en el suelo y se inclinó hacia el Pet. Se detuvo a unos cuantos centímetros de su rostro y dudó.

Si, aquel podía ser un procedimiento normal con los Pets, pero no dejaba de ser un gesto algo íntimo. Además, no era su Pet. ¿Qué tal si le molestaba?

Disculpa. —dijo en voz baja antes de recargar sus labios contra los del Pet. No sabía cuánto tiempo debía estar así, por lo que se quedó así unos momentos, con el rostro del Pet entre sus manos, siendo consciente de que sus labios eran bastante suaves.

Cuando finalmente se apartó lo hizo apenas unos cuantos centímetros, sin dejar de mirarlo esperando una reacción.


Última edición por Genos el Miér Jul 20, 2016 10:30 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo


Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Nov 14, 2016 6:43 pm

Para Fubuki Saitama en verdad había resultado ser todo un tesoro escondido, y estaba entusiasmada con todos las planes que había hecho para los próximos días y que incluían al Pet.

Eso no es algo por lo que tengas que disculparte, Saitama. —respondió Genos. No había sido su intención que se sintiera mal al decirle que era la razón por la que salía temprano del trabajo en esos días. —Lo importante es que te sientas cómodo aquí. —y no le molestaba hacer algunos cambios con tal de conseguirlo.

Además, honestamente me gusta mucho más volver a casa para verte que quedarme haciendo trabajo de escritorio toda la tarde.

Iba a darle otra mordida al sándwich, pero de pronto se sintió algo incómodo por lo que había dicho. No quería que sonara así.

… Para ver que todo va bien aquí. —trató de corregir. —Y los cambios han sido para bien. Bueno, tú estás haciendo tu parte, el departamento está muy limpio y te ocupas de preparar la comida, me estás ayudando mucho.

Y por eso no quería negarse a que hiciera lo que quisiera. Lo último que deseaba era tenerlo encerrado en el departamento ocupándose de las labores.

Pero no podía evitar desear decirle que no quería que ayudara a esa mujer con esa extraña idea de ser su modelo.

…Entiendo. Entonces, si tú quieres, está bien.

Dijo sin el menor entusiasmo por la idea.

Que probara experiencias nuevas era algo muy bueno ¿No? Quiso convencerse de ello.

Pero si hace algo que te haga desconfiar puedes decirle que no e irte en cuanto tú quieras.

Era bueno escucharlo decir que sabía que podía establecer límites a lo que le pedían hacer. Saitama no había hecho nada para que desconfiara de que podía cuidarse bien. Era de la vecina de la que desconfiaba. Pero era así con casi todo el mundo, a Genos le tomaba tiempo fiarse de una persona.

Si Saitama iba a aceptar ayudarla, definitivamente era mejor que se quedara con el teléfono, por lo que pudiera llegar a necesitar.

Sí, seguro, llévalo contigo.

Movió el plato unos centímetros en dirección a Saitama, aunque fue él quien terminó por acercarse. Genos se limitó a observarlo, tratando de averiguar que pensaba sonbre el sándwich que él mismo había hecho, parecía que le gustaba. Tanto que se estaba relamiendo los labios, gesto que Geno no pudo pasar por alto y no pudo apartar los ojos de su boca en un rato. Aunque se esforzaba en no recordar, no había olvidado lo que había sentido besándolo, y en ese momento mientras Saitama hablaba eso era todo en lo que podía pensar.

Sólo volvió a reaccionar cuando lo vio sonreír.

Bajó la mirada de vuelta al sándwich.

¿De qué estaban hablando? Ah, de lo que había estado comiendo Saitama en la tarde. Con razón había sonreído de esa manera así de pronto.

Suena a que tuviste una muy buena tarde.

Respondió todavía sin mirarlo.

Si, era bueno para Saitama convivir con alguien más, se le veía animado.

Quizá en verdad las intenciones de la vecina eran buenas.

Estaba comenzando a pensarlo y un momento después ya estaba temiendo lo peor de ella.

¿Salir a la ciudad? — tampoco la parte de cocinar para ella le había gustado, pero lo de salir sonaba aún peor. — ¿A dónde? ¿Por qué?

En ese momento se le habían olvidado los pensamientos incómodos sobre los labios de Saitama, y tuvo que volver a mirarlo de frente para saber que le decía en serio aquello.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Nov 18, 2016 8:14 pm

Que dijera aquello le hizo sentir no tan culpable. De hecho le halaga que Genos disfrute su compañía.

- Así que soy mejor que el trabajo de escritorio. -Claro que lo tomo como un cumplido.- Creí que preferirías estar en tu trabajo.

Porque para volver a casa solo se encerraría y duda que tuviera ganas de volver a salir cuando lo que necesita es descansar.

- Huh... -Es parte de su responsabilidad como 'compañeros de departamento' así que se ha sentido bien de que Genos lo notara y confirmara que es más ayuda que estorbo.- Es lo menos que puedo hacer.

Después de todo como no iba a sentirse agradecido con el policía. Demasiado ha hecho y todo eso es algo que jamás podrá regresarle.

- Más que querer... tengo la curiosidad de intentar algo nuevo. Quizá me guste o no, no lo sabré hasta intentarlo y claro, a ella le puedo ser útil sin mucho esfuerzo.

Duda que vestirse y revertirse o quedarse parado e inmóvil requiera mucho trabajo.

- Ella no parece de esa clase, además de que sabiendo que vivo junto a ella no haría nada raro.

Especialmente después de saber qué opinión tiene ella respecto a Genos ha de irse con cuidado si quiere que le diga visitando.

Saitama aceptó quedarse con el teléfono así que volvió a guardarlo en su bolsillo, seguro. No le molestaba tenerlo si eso significa que los nervios de Genos estarán bajo control.

- Me fue mejor de lo que esperé.

Saitama por otro lado, hacía mucho que no piensa en lo que hizo con Genos esa noche. Para él fue nada más que un intento fallido por arreglarse, algo muy necesario que al final aparentemente resultó solo una calentura inducida.

Da por hecho que Genos piensa lo mismo y por ello ambos están tan tranquilos... aparentemente.

- Dijo que conoce lugares interesantes y algo acerca de enseñarme cómo divertirme en un centro comercial o algo así... -Levanta una ceja, aún tiene sus dudas.- Empiezo a pensar que está chiflada pero suena interesante. Especialmente el ver las ciudades de noche.

Con Genos siempre ha salido cuando hay sol y no suelen tardar mucho en la calle cuando el sol se está poniendo.

Puede ser una buena experiencia y no tiene que cansar a Genos con eso.

- Uhm... ¿Estás bien con eso o..?

Quizá debió decir que no pero no pensó que se lo tomará así.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Nov 19, 2016 10:54 pm

— Porsupuesto que si.— se apresuró a responder muy convencido, aunque tampoco le gustó mucho como sonó eso.

Casi cualquier cosa le parecería mejor que el trabajo de escritorio, pero no había punto de comparación, entre una ocupacion tediosa que le parecia insignificante, y algo que disfrutaba y capturaba su atencion por completo. Si, lo cierto era que disfrutaba del tiempo que pasaba con él, decir que iba a casa para asegurarse de que estaba bien lo hacía sonar como una obligación, y si, lo consideraba su deber, pero no lo sentía de esa manera.

—  Cuando puedo realizar mi verdadero trabajo, en las calles, haciendo algo útil, entonces prefiero ocuparme de eso que volver.
— a fin de cuentas su trabajo era lo que llenaba su vida, y prefería trabajar todo el tiempo que le fuera posible en vez de regresar al departamento.

Pero eso había sido antes de que Saitama llegara. Todavia no podía decir si volvería a ser así una vez que lo autorizaran a volver a sus tareas habituales.

En menos de una semana las cosas habían cambiado, y aún no era consciente del todo de que tanto podrían afectar esos cambios a la vida que había estado llevando hasta entonces.

— Has estado haciendo un buen trabajo.—
Saitama parecía haberse tomado en serio sus responsabilidades y eso él no había dejado de notarlo. Siempre había  pensado que vivir con alguien debía ser complicado, difícil de lograr entenderse bien con otra persona. Saitama lo hacía sencillo, hacia su parte y era facil para Genos entenderse con el. — Eres un excelente compañero, Saitama.

A pesar de lo poco convencido que estaba, escuchó con atención las razones que tenía Saitama para querer intentar lo que la vecina le proponía.

Entonces era por curiosidad.

Y por sentirse útil.

Penso en que Saitama no tenía porque preocuparse de serle útil a nadie, mucho menos a una extraña, pero la verdad era que comprendía esa sensación. Y además, Saitama estaba estaba todavía decidiendo lo que quería hacer con y su vida, y para ello le serviría tener todas las experiencias que pudiera. Además, era cierto que no era tan probable que intentara aprovecharse de cualquier manera de él, siendo que vivíando. Además, el ya había visto su rostro, y siendo policía no dejaría de perseguirla nunca si llegaba a hacerle algún mal a Saitama. En ese momento deseaba poder decirle a esa mujer cara a cara.

— Parece que lo has pensado bien. En ese caso, espero que te diviertas mucho mañana.
— se quedo unos segundos, y luego le dedicó una pequeña sonrisa, esforzándose por mostrarle apoyo.

Sonrió un poco más al verle devolver el teléfono a su bolsillo.

Si todo iba bien con esa mujer Saitama volvería a casa contento, así que en verdad deseaba que su desconfianza hacia ella fuera una equivocación.

— Entonces ¿Ella te agrada?


Respecto a lo que había ocurrido entre ellos aquella noche, en la cocina y luego en la habitación, Genos tenía toda la intención de dejarlo en el pasado y olvidarlo tanto como fuera posible. A ratos lo lograba, pero cuando fallaba, cuando no podía evitar pensar en ello, y mirar a Saitama de cierta insistente manera, se sentía siempre muy avergonzado de si mismo, y deseaba que él no se diera cuenta.

Por lo tranquilo que lo veía suponía que no lo había hecho.

¿De noche?—  y él que quería esforzarse en ver lo mejor de aquella situación pero no dejaba de sonar cada vez peor. Fruncio el entrecejo y abrió la boca como listo para oponerse rotundamente. Pero se contuvo, apretó los labios y bajó la vista hacia la mesa mientras ponia en orden sus pensamientos. Muchos eran advertencias de que no era una situación segura.

De todas maneras lo que logró calmarlo fue el tono de voz en que Saitama le preguntó si él estaba de a cuerdo.

Él no tenia derecho a decirle si podía o no hacer algo.

... Me preocupa.— confeso, y lo miró largamente tratando de decidir que era lo mejor que podía hacer. — Saitama... Si te parece bien, me gustaría y hablar con ella antes.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Nov 20, 2016 6:10 pm

Esperaba una respuesta similar pero no una reacción tan inmediata.

Puede tomarlo como un cumplido pero duda que se compare a lo que Genos de verdad disfruta que es el trabajo afuera.

Cuando Genos recupere ese deber será interesante ver su reacción. Si aún desea estar la mayoría del tiempo fuera o regresar a casa... eventualmente lo hará pero más que para descansar, para asegurarse que más raro le pasó. Justo como hoy.

- Huh... Me pregunto si algún día sentiré eso.

El poder realizar algo que le llene y le de demasiado gusto como para hacer que evite salir de su área de comfort. Suena a que será algo difícil de encontrar o de realizar debido a su actitud tan desinteresada.

- Es lo menos que puedo hacer, Genos.

Por vivir bajo su techo, compartir su comida y en general todo lo que ha invertido en él. En este punto haría cualquier cosa que Genos le pidiera sin pensarlo dos veces.

Y difiere un poco con la opinión de Genos. No se considera un "excelente" compañero... bueno, en general no se considera excelente salvo en cosas negativas.

- Espero lo mismo... igual el no angustiarte tanto como hoy.

Tiene el teléfono y Genos sabe la dirección... nada puede salir mal.

- Creo que si, hasta ahora no ha hecho nada que considere desagradable... solo raro pero no en el mal sentido.

Y lo mejor es la comida. Con eso lo tiene en el bolsillo.

Después de prácticamente pedir permiso por salir de noche se puso un poco nervioso respecto a lo que opinaría Genos. Viendo que tiene sus dudas respecto a ella.

Y su reacción no fue nada diferente de la que se esperaba. Intenta ponerse en su lugar y piensa que es links's normal reaccionar así y desconfiar.

- ¿Hm?

¿Hablar con ella? Será para amenazarla o algo. Pero si con eso va a estar más tranquilo con él saliendo con ella entonces que así sea. Está seguro de que ella entenderá y que no tiene nada que ocultar.

Además, probablemente no sea la última vez que sale con ella.

- No veo porque no.

Se encoge de hombros y sonríe. Si ambos hablan un poco puede que cambian mutuamente la imagen que tienen del otro.

No hay manera de que resulte mal.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Dic 01, 2016 11:30 pm

Dejó de pensar en su propia situación en el trabajo y miró a Saitama con interés.

—¿Sentir que cosa? ¿Respecto al trabajo?

Le sorprendió el comentario, pero luego pensó que era normal que Saitama quisiera encontrar su vocación.

—Dale tiempo. Cuando encuentres algo que te guste mucho seguramente experimentaras ese tipo de apego.

Y sinceramente él también se sentía curioso al respecto ¿A que le gustaría dedicarse? ¿Que tipo de trabajo podría apasionar a Saitama? Lo observó con aire pensativo un rato, tratando de imaginarlo. Tratando de ser objetivo, le parecía que Saitama tenía mucho potencial. Aunque se preguntó si su modestia lo dejaría aceptarlo.Ya había notado desde antes que Saitama tendía a quitarle importancia a lo que hacía, como a todo lo que hacía en casa, todo por lo que Genos estaba sinceramente agradecido con él.

—Oh.—
bajó la vista lentamente hacía la mesa. Habia sido evidente lo mucho que se había angustiado por Saitama. —No te preocupes, estaré mas tranquilo mientras tengas el celular.

No del todo, pero si, algo más calmado.

Alzo una ceja mientras hablaban de la vecina.

—¿Hace algo raro? ¿A que te refieres exactamente?


Aunque podía deducir él mismo lo rara que era la invitación que le había hecho a Saitama para salir de noche. ¿Como podía ir pidiéndole cosas así como así a alguien que recién conocía? Muy raro, si.

Asintió, aliviado de que Saitama estuviera de acuerdo en que fuera a hablar con ella.

Si es estar en su departamento me parece razonable, pero si piensa llevarte lejos, de noche y siendo que fue no conoces del todo la ciudad todavía, si, es necesario que discuta algunas cosas con ella.

Esta vez no le parecía estar exagerando, él tenia la obligación de mantener a Saitama seguro.

—Entonces iré a a verla mañana, cuando vuelva del trabajo. Supongo que te veré ahí... ¿Dijiste que vas a cocinar para ella?


Y encima de todo, eso.

—¿Por qué?

Partió lo que le quedaba de sándwich, se llevó una mitad a la boca y dejó el otro pedacito en el plato, el cual deslizó sobre la mesa para ofrecérselo a Saitama.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Dic 02, 2016 9:30 pm

- Sentir esa pasión y deseo por hacerlo.

La misma que se refleja en los ojos de llenos cuando habla de volver a las calles y hacer el verdadero trabajo. El no tener que verlo como una obligación sino algo que se hace por puro gusto.

- Espero que sí.

Si es que de verdad lo encuentra o él es capaz de desarrollar un sentimiento de apego por algo. No lo hace con su amo, le preocupa que no pueda hacerlo con nada.

- Oh, relájate Genos. -Ladea la cabeza y sonríe de verlo tan preocupado por nada.- ¿Qué más podrían hacerme? Soy de metal, dudo que alguien quiera golpearme.

O robárselo en general, si acaso tendrá algunas piezas valiosas pero fuera de eso no se considera como algo que alguien codicie.

- A su manera de... -Ser, es diferente a lo que conoce.- Tiene como así... ¿como te explico? -Se lleva los dedos al mentón un momento.- Como que prepara el té diferente, tiene algunas ideas extrañas, dice que puede vestirme y hacerme ver bien... y que puedo encontrar diversión en un día de compras. Además de que cuando dibuja parece otra persona.


Esa debe ser la vocación que tiene, así que Genos tiene algo más parecido a ella. Los dos parecen apasionados por su trabajo.

- Discutir es una palabra un poco fuerte, ¿no crees? Ella está bien, no creo que te de razones para sospechar.

No es como si se tratara de la custodia de un niño o algo similar.

- Estaré en su departamento, no creo que vayamos a salir de ahí.

Pero ahora que lo piensa de ella podría esperarse cualquier cosa.

- Uhm... sí. -No ve qué tendría de malo cocinar para alguien si se lo pide amablemente.- ¿Por qué no? Dijo que quería probar algo que yo hiciera y ella tiene ingredientes diferentes. Si algo me sale bien puedo intentarlo aquí.

Justo como el delicioso y dorado sándwich.

Miró la mitad en el plato. No debería, acababa de comer mucho y no tiene hambre, sol antojo.

- ... Ya que insistes.

Pero cuando se trata de su estómago no hay mucho que hacer. Tomó la mitad del sándwich y le dio una buena mordida.

- Creo fue demasiada mantequilla.

A su gusto estaba bien así pero quería saber bien la opinión de Genos.

- ¿Qué te pareció? Y no me mientas.

Saitama apoyó medio cuerpo sobre la mesa y se acercó para verlo fijamente. No quería que Genos dijera algo solo para complacerlo si lo que desea es mejorar.

Especialmente si al día siguiente debe impresionar a alguien.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Dic 05, 2016 11:01 pm

Lo miro con simpatía, sabia bien que Saitama estaba aun buscando lo que queria hacer con su vida, y eso no tenia que limitarse solo a un trabajo, pero si era importante que encontrara algo que hacer que le diera satusfaccion, algo que fuera suyo, algo que pudiera apasionarlo.

Una vocación es algo que puede tomar tiempo encontrar. Ten paciencia, hallarás algo a lo que quieras dedicarle todo tu tiempo y energía, y entonces podrás entregarte a ello.

Siendo así, se sentía aun más seguro de que debía permitirle expander sus horizontes. Y la presencia de esa mujer parecía poder ofrecerle eso, por más que a él no le gustara. Después de todo él no tenía tanto tiempo como le hubiera gustado para dedicarle y Saitama no podría obtener experiencia solo mirando la televisión.

Intentare... Relajarme.— aunque no le relajó nada escucharlo mencionar lo de golpearlo. —Bueno, que seas de metal no te hace invulnerable.

No sabía exactamente que le preocupaba que pudiera pasarle a Saitama afuera, temía que lo lastimaran en cualquier forma, temía no poder estar con él para protegerlo. No era invulnerable, pero sabía que no era débil ni estaba totalmente desprotegido. Y aun así tenía ese constante impulso de cuidarlo como si fuera frágil.

Ah...—le pareció gracioso que mencionara el té de esa mujer cuando le pregunto que tenía ella de raro. Asintió con curiosidad cuando mencionó sus ideas extrañas, asintió un poco más con lo de vestirlo y hacerlo ver bien, pero volvió a poner una expresión muy sería de nuevo. Sin embargo no lo interrumpió y lo dejó terminar.

—Ella ¿Dijo algo de que no te veías bien?


Sería el colmo.

Era cierto, "discutir" no era la palabra apropiada para lo que iba a pasar el dia siguiente cuando fuera a verla, lo que iba a suceder en realidad era que él le iba a dejar bien claro algunos puntos.

—Necesito saber que se comprometerá a tratarte bien y a cuidarte.


Era un gran contraste su propia desconfianza y la seguridad y tranquilidad de Saitama.  Sonaba incluso inocente mientras le contaba que iba a cocinar para ella, viendo el lado positivo, que iba a poder cocinar con ingredientes diferentes.

Eran detalles como esos con los que lograba enternecerlo.

¿Ya tienes pensado qué cocinaras?

Le dio gusto verlo comerse el pedazo de sándwich.

—A mi me parece...—comenzo a decir antes de que Saitama volviera a inclinarse en la mesa. —No voy a mentirte.—le aseguró. —A mi me parece que la cantidad de mantequilla esta bien, le da mucho sabor.

Tomó una servilleta y luego tomó una de las manos de Saitama y comenzó a limpiarle los dedos con suavidad.

Aunque con esa cantidad los dedos quedan un poco sucios. La próxima vez prueba a dejar el sándwich unos minutos en papel de cocina para que absorba la grasa excedente.

Le tomó la otra mano y la limpió también.

—Pero a mi no me molesta , de verdad, estuvo delicioso.

Se quedó mirando la palma de su mano unos segundos, pasó el pulgar sobre el material negro de su palma, y luego lo soltó.

—Tú cocinaste, así que me toca lavar esto.

Recogió el plato y el vaso y los llevó a la cocina

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Dic 06, 2016 6:04 pm

- Me gustaría que hubiese una manera de adelantarlo.

No tiene la mejor paciencia y detesta estar tan en blanco sobre qué desea hacer por el resto de su existencia, algo de provecho o para sustentarse y no depender de Genos.

- Pueden repararme y es difícil dañar mi cerebro. Estaré bien si pierdo alguna extremidad.

Ya, no parece ser buena idea explayarse con todo lo que puede tolerar acerca de perder algún miembro cuando lo que quiere es que Genos se relaje.

- No explícitamente pero dijo que podía mejorar.

En eso le da la razón, puede mejorar en muchas cosas a decir verdad, no solo con la ropa.

- Genos, hablas como si tuviera que ser mi niñera o algo.

Que es en parte cierto pues no conoce mucho más allá de fuera pero no tendría que repetírselo.

Sigue pensando que no es tan necesario, eventualmente volverá a él en la noche y si no... es de la idea de que le haría un favor si desapareciera.

- No realmente, no estoy seguro de qué tanto tiene en la cocina así que ese problema se lo dejaré a mi yo de mañana.

Además de que improvisar parece ser una de sus mejores cualidades.

Le escucho atentamente. Necesitaba saber si estaba bien o mal, así podría usarlo de referencia para futuros intentos de comida occidental.

- ¿Seguro? Pensé que te parecería demasiado grasoso.

Observó su mano y se dejó hacer. Tenía sentido el dejarlo sobre el papel de cocina, sus dedos estaban algo brillosos por la grasa excedente.

- Huh... pero si te sigo cocinando así te voy a engordar.

Se rió y dejo que tocase su mano tanto como quisiera, pensando que era solo para limpiar sus dedos o por curiosidad de sentir sus almohadillas aunque... ya las habrá sentido en diferentes lados y en otra ocasión.

Se quedó un momento más sobre la mesa y suspiro. No iba a discutirle si quería lavar los platos o no, así que se bajó de la mesa y la limpio un poco. Aún le quedaba algo de té en el vaso.

- Genos. -Llevó el vaso a la cocina. Quería preguntarle algo más pues Fubuki parece tener ideas distintas a lo que sería salir de noche.- ¿Has ido a algún bar o centro nocturno antes?

Por su edad lo más seguro es que sí pero en el tiempo que ha estado con él no le ha visto salir para otra cosa que no sea trabajo o las compras con él.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Dic 07, 2016 7:30 pm

Viendo como se  preocupaba Saitama por ese tema, quizá él no había caído en cuenta realmente cuanta importancia le estaba dando, había creído que podría tomarse con calma lo de buscar algo que hacer con su vida, como Genos lo veía, tenía todo el tiempo del mundo para hacerlo, pero Saitama parecía tener mucha prisa por ello.

—En ese caso, pienso que podrías buscar un empleo para empezar a probar distintos campos.


A él le parecía que era pronto para eso, pero podia ser lo que Saitama necesitaba.

La boca de Genos se volvió buena línea recta y abrió más los ojos cuando lo de perder alguna extremidad fue mencionado. Inmediatamente recordó la ocasión en el taxi, con aquella mano colgada del espejo.

—No vas a perder ninguna extremidad, Saitama.

¿Y si ocurría?

No. Trató de no pensar en ello porque no le ayudaba a tomarse todo ese asunto con calma.

De todas formas, suponiendo que ella no tuviera intenciones ocultas, Genos tampoco estaba seguro de que fuera una buena influencia para Saitama, si eran extrañas sus ideas, eso de querer vestirlo, y no le gustaba nada que le hubiera insinuado que no se veía bien. No era su asunto. Saitama era quien tenía que decidir que usar.

—Perdona, no quería implicar que necesitas una niñera, pero tu conoces poco de la ciudad y preferiría saber que ella entiende eso, que va a tener cuidado por donde te lleva y que va a asegurarse de que vuelvas bien y a salvo. Si ella te está invitando creo que tiene algo de responsabilidad.


Mucha responsabilidad.

—A tú yo de mañana... Bueno, seguramente al Saitama de mañana le saldrá todo bien. Hasta ahora no has preparado algo que no me agrade.


Saitama tenía buen sazón,  así que seguro ella iba a notarlo.

Iba frotando con la servilleta las yemas de sus dedos hasta asegurarse de dejarlas limpias.

En general trato de no consumir grasa en exceso, pero no me molesta. De vez en cuando vale la pena, como con ese sándwich.

Levantó un poco la vista de sus manos cuando lo escuchó reírse.

—No te preocupes por eso, hago suficiente actividad física, dudo que suba de peso por tu comida.

O al menos eso creía. Y si aumentaba un par de kilos tampoco le importaba demasiado.

Terminó de limpiarle las manos mientras pensaba en lo suaves que eran sus almohadillas. Ya lo sabia, claro, pero es que no había tenido otra oportunidad de verlas tan a detalle, más que la primera noche que lo tuvo en el departamento y lo limpió para sacarle la suciedad del callejón. Pero esa vez no había puesto tanta atención a la textura del interior de sus manos.

—¿Terminaste?


Cuando Saitama lo siguió a la cocina, Genos extendió una mano para que le diera su vaso para lavarlo.

—¿Umh? Si, he ido a bares. Y fui a un centro nocturno una vez cuando era más joven. ¿Por qué?


Ya que había terminado con los traste se puso a limpiar la encimera.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Dic 10, 2016 4:44 pm

¿Un trabajo? Duda que alguien lo acepte pero puede intentarlo.

- No estoy seguro de que me permitan experimentar en diferentes cosas así que... tomaré lo mejor que encuentre.

El trabajo también quitaría la presión de estar dependiendo tanto de Genos. Pero teme que encontrar uno sea difícil y muchas que termine no gustándole.

La expresión que puso al mencionar sobre perder alguna extremidad le dejo en claro que no debería haber ninguna clase de bromas al respecto.

- ... Estoy jugando, Genos. -Sonrió para no darle importancia a lo que perder una extremidad significaba.

Aunque él personalmente no es muy sensible con respecto a perderlas. Sabe que tiene reparación aunque... Genos no es muy conocedor y eso puede ser un problema al no saber ubicar un centro de atención en el que le puedan reparar.

- Ah, estoy seguro de que no va a perderme. -Se encoge de hombros. Que Fubuki sea extraña no significa que vaya a dejarlo olvidado a viendo que Saitama es nuevo en la ciudad.- Y tengo el celular, cualquier cosa puedo llamarte a casa.

Cree. No se ha puesto a revisar los contactos o qué funciones tenía el teléfono.

- Espero que sí. -Aunque ella parece mucho más exigente con la comida de lo que es Genos.

Y a saber qué tiene dentro de su refrigerador. Quizá al final deba improvisar algo sencillo.

- Bien, entonces no vigilaré mucho lo que puedo hacer. Eso explica tu vigor.

Igual no pretende afectarlo con la comida pero es bueno saber que no debe de seguirle una dieta muy rígida. Y eso obvio lo decía por el trabajo, no por otra cosa... o quizás sí.

- Hmhm. -Le entrega el vaso a Genos y se queda a un lado, mirándolo limpiar.- Quería saber qué te parecieron.

Aunque por su enorme emoción al responder puede deducir que no le gustó del todo o simplemente no es de salir mucho.

- ¿Qué hay ahí? -Con quienes habrá ido pero eso se lo guardara para sí.- ¿Bailas? -Se le escapó una risa. Genos no... no, no lo puede imaginar, no.- ¿O quedas ebrio? Uh... no sé si el alcohol me afecte.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Dic 10, 2016 7:44 pm

Oh, si...— claro, conseguir un trabajo siendo un Pet debía tener algunas limitaciones que él desconocía. No estaba muy enterado de eso, pero algo podría hallar ¿No? Veia Pets trabajando todo el tiempo. —Como es solo para hacer la prueba, cualquier trabajo estará bien. Sólo mientras te haces una idea de qué te gusta realmente. Cuando encuentres algo que te interese ya veremos la forma de que puedas hacerlo.

Tan difícil no podía ser.

Todo aquello del trabajo se lo mencionaba sin pensar en el dinero. Sin duda le interesaba que si alguien lo contrataba le pagaran bien, lo justo y merecido, pero no porque tuviera prisa en dejar de cubrir los gastos de Saitama.

Ah.—a él no le había parecido nada divertido el comentario sobre perder partes, pero relajó su expresión al verlo sonreír. No quería mostrarse tan estresado y serio con él, aunque ya le había dicho antes que no tenía mucho sentido del humor, así que no siempre reaccionaba bien a las bromas. Especialmente las de ese tipo. No podía dejar de preocuparse por comentarios así, no le parecía bien que Saitama se tomara tan a la ligera  la posibilidad de que algo malo le pasara.

—En todo caso,tú no la pierdas de vista a ella.
— en ella no confiaba en realidad, pero quería confiar en que Saitama sabría cuidarse.

Asintió.

—Si, no te preocupes por eso, prepara lo que tu quieras.—
que él de seguro iba a comérselo. No era nada quisquilloso, mucho menos con la comida casera. —¿Mi vigor?— no supo exactamente a que se refería,  aunque si, en un buen día podia hacer varias horas seguidas de ejercicio intenso.

Eso le recordó...

—¿Es este sábado tu compromiso? ¿Prefieres que dejemos lo de ir a caminar para después?

Disimuló, aunque pensar en que sus planes podían cancelarse le desilusionó un poco, lo cual le sorprendió.

Lo miró mientras tomaba su vaso para enjabonarlo.

—Me parecen... Lugares bulliciosos. No me gustan mucho. Lo prefiero si es un bar tranquilo.


Y como no había centros nocturnos tranquilos a esos no había vuelto luego de la primera vez.

—Pues hay mucha gente, música, generalmente una barra para pedir tragos, dependiendo del lugar puede haber algo de comida para picar, aunque no se va a esos lugares a comer...
—mientras hablaba iba pasando un trapo sobre la encimera para secarla. Tuvo que parar y mirar a Saitama cuando lo escuchó reírse. No era consiente de que hacía eso a menudo, aunque en esa ocacion no lo hizo solo por el sonido de su risa, si no porque se dio cuenta de que la risa al parecer se la había causado la idea de que él bailara.

Sonrió, encontraba divertido que a Saitama eso le pareciera gracioso.

No, no bailo... Quiza hubo un par de veces en que bebí más de lo recomendable.

La sonrisa se desvaneció.

—¿Vas a beber? ¿Te va a llevar a uno de esos lugares?


Claro, debió suponerlo, si no porqué estaba haciéndole todas esas preguntas.

Ademas, la duda de Saitama era una que ahora él tenía también ¿Podia afectarlo el alcohol? Si iba a beber iba a necesitar más supervisión de parte de la mujer.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Dic 13, 2016 6:20 pm

- ¿Tú crees?

Eso puede tomar mucho tiempo pero un buen trabajo seguramente lo mantendrá bastante ocupado. Lo suficiente como para pensar tanto tiempo solo.

Para empezar buscar trabajo puede ser difícil. Él está hecho para trabajos pesados y por la zona no parece haber industrias o constructoras en las que puede ser de utilidad. Mentalmente... no está tan capacitado como otros Pet que tienen otras gracias.

- No me despegare de ella.

Que perderse en la ciudad es lo último que planea hacer.

- Si preparo algo que no te gusta dime. -Hígado, pato, cerdo y todo lo que se le ocurra. Ha de haber algo que no le guste.- Uhu...

No quiso dar detalles acerca de la condición física de Genos así que cada quien entienda lo que quiera. Es mejor así.

- Eso creo pero... es en la noche. Lo nuestro es en la mañana, ¿cierto? -No cree que tarden hasta altas horas de la noche.- ¿o sí? Si tardaremos mucho le diré que este sábado no puedo.

Porque Genos hizo planes con él primero. No lo va a desplazar y está seguro que Fubuki no se queda quieta los fines de semana.

Le miró con interés. Esos sitios parecen interesantes pero por el ánimo en la respuesta de Genos... deja qué pensar. Habrá que verlo por el mismo.

- Ya lo suponía.

Saitama se llevó una mano a la cara y suspiró. Definitivamente cree que lo hiciera únicamente con alcohol en la sangre.

- No lo sé y... no estoy seguro de a dónde quiere ir.

Y si tuviera la oportunidad de probarlo quizá lo haría o quizás no. Algo sin excederse pero despertó su curiosidad para saber qué se sentiría.

- No sé beber y tampoco sé bailar. -Se lleva una mano al mentón, tiene mucho que aprender.- O no lo sé, nunca lo he intentado. Me veré como un tarado. -Sonríe y se separa de la encimera.- tampoco puede ser tan difícil.

Intentó mover sus caderas de un lado a otro al igual que sus hombros y ladeando la cabeza con algún tono que habrá escuchado en la televisión.

- Creo que mejor me quedo sentado. -A menos que ella tenga otros planes.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Dic 16, 2016 5:26 pm

Asintió.

—Puedes empezar a buscar trabajos por la zona. Hay páginas en internet para eso, y en los diarios siempre vienen anuncios…
—no tenía ninguno en casa en ese momento, pero se acordaría de comprar uno la mañana siguiente. —Aunque siempre los hay que no se anuncian de esa manera, así que también convendría que cuando salgas te fijes en si ves letreros ofreciendo trabajo… Si lo prefieres puedo acompañarte en mis horas libres.

Lo haría con gusto, e incluso mientras trabajaba, si veía algún anuncio en la calle podía tomarse unos minutos para preguntar.

No veía muy probable que llegara a cocinar algo que él no pudiera comerse, y tampoco pretendía ponerse exigente con alguien que estaba aprendiendo a cocinar y que preparaba comida para él porque quería hacerlo. Pero ya que se lo pedía no queria negarse, Saitama quería que fuera honesto con él, y él quería serlo.

De acuerdo, te dire si algo no me gusta.—aunque si eso pasaba probablemente se lo comería de todas manera.

La desilusión se convirtió en alegría al escuchar que Saitama aún con sideraba en pie sus planes del sábado.

No, no tienes que decirle eso…—aunque por un instante le pareció buena idea que le dijera a ella que dejaran esa salida para después. Aunque claro, no iba a pedirle que le dijera eso sin una buena razón.— Nos iremos temprano en la mañana, así que creo que para las dos o tres de la tarde ya tendríamos que estar aquí.

Si no es que antes.

—Como será tu primera vez creo que será mejor que no sea un paseo tan largo, y así tendrás tiempo para descansar antes de salir en la noche.


Alzó ambas cejas.

Oh…— así que ya suponía que no bailaba. Bueno, debía ser una de esas cosas que se notaba por su forma de ser. Por suerte no frecuentaba lugares en los que tuviera que bailar, así que no le preocupaba.

Que Saitama no supiera exactamente a dónde quería llevarlo su nueva conocida no sonaba nada bien. A él iba a tener que decircelo o se opondría a que lo llevara. Necesitaba al menos una referencia de dónde iban a estar, por seguridad, nada más.

—Bueno, si no sabes que efecto tiene en ti el alcohol, no tomes. Quizá un poco para probar si se te antoja, pero no dejes que te afecte los sentidos. Ademas en esos lugares también se ofrecen bebidas sin alcohol.

Terminó de limpiar y dejó el paño colgado. Cuando volvió a mirar a Saitama este estaba bailando, o al menos se movía ritmicamente. Al menos tenía idea de como hacerlo y se veía lindo haciéndolo.

De inmediato trató de cancelar ese último pensamiento. Si se veía lindo, pero no iba a pensar en eso.

—Seria una lastima que vayas hasta allá solo para quedarte sentado. Si te dan ganas de hacerlo, baila. Además lo haces bien… Voy a darme un baño.

Se había dado cuenta de en donde se había quedado parado mientras lo observaba, justo en donde había estado cuando Saitama lo había besado, y al darse cuenta se inquietó, así que caminó fuera de la cocina, hacia el baño.

—Con la música fuerte puede que te den ganas de bailar. Lo importante es que te diviertas, Saitama.

Luego de eso se metió al baño, se dio una ducha rápida y se preparó para ir a dormir.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Dic 18, 2016 1:50 pm

Es bueno saber que tiene diferentes medios para conseguir un trabajo pero por su condición las opciones pueden limitarse.

- Voy a tener que abrir bien los ojos cuando salga.

Ahora tiene un doble propósito. Explorar y buscar cualquier anuncio en una tienda.

Duda si Genos de verdad se comería un hígado encebollado pero... hay gente con gustos adquiridos que en verdad les gusta el hígado con cebolla. A él en lo personal le revuelve el estómago solo de pensar en el olor.

- ¿Antes o después de desayunar? - Levantarse temprano no es algo que le encante pero si debe hacerlo ni hablar.- ¿Qué tan lejos iremos?

Ha de ser muy lejos de la ciudad, en donde no debe escuchar el ruido de la ciudad.

- Genos, puedo estar en actividad continúa por mucho tiempo así que podemos hacer tu recorrido completo

No necesitaba tanto para reponerse así que para la noche no habrá problema con seguir a Fubuki a donde quiera, lo cual tiene la pinta de ser una especie de carrera.

- Hm... -No comprende qué tan malas son las consecuencias de beber demás pero por la manera en que Genos lo dice quizás debería hacer caso.- Supongo que tienes razón.

Pero por si acaso pediría la segunda opinión de Fubuki.

- ¿Tú crees? -Se detuvo, en parte tiene razón pero depende de si de verdad irán a un lugar de esos o si Fubuki le acompañaría. Será aburrido hacerlo solo y no tiene más suficientes habilidades sociales para hacerlo con quien que no conoce.

Le observó irse al baño, realmente no caía en cuenta en si eran los mismos lugares en donde toda la fiesta de aquella noche había empezado.

Se quedó unos momentos más en la cocina a acomodar las cosas que había movido al cocinar y se retiró a la esa, a preparar el sofá para acostarse a dormir pronto. Se cambio ahí mismo y doblo su ropa, estando acostado y mirando al techo se puso a pensar en lo que Genos le ha ia sugerido.

Buscar un trabajo y empezar mejor su búsqueda sobre lo que en verdad le interesa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Dic 18, 2016 7:58 pm

—Si, tendrás que ir muy atento a los letreros que te encuentres. Y si te encuentras uno y te interesa no dudes en ir y preguntar. Asegurate de que te den todos los detalles que necesitas, que te expliquen bien cuales serían tus obligaciones, los horarios... ¿Preferirias un trabajo de medio tiempo o algo de tiempo completo?

Se le quedó mirando mientras se preguntaba como le iría con un trabajo de tiempo completo en el que, por ejemplo, tuviera que trabajar atendiendo clientes todo el día. Ya había visto, por su encuentro con la vecina, que Saitama podía ser sociable si quería, pero atender gente todo el día era otra cosa. ¿Que tal si terminaba trabajando en una tienda como a las que habían ido a buscar su ropa? Saitama no se había mostrado del todo cómodo con la gente que trabajaba ahí, los mismos que podían terminar siendo sus compañeros de trabajo.

—Pienso que lo más conveniente sería uno de medio tiempo para empezar, pero, claro, depende de cómo te sientas... Desayunamos antes de irnos, pero acostumbro llevar algo ligero para comer durante algún descanso en el recorrido, barras de gramola y fruta, si quieres algo más podemos llevarlo, aunque pensaba que podíamos ir a comer algo antes de volver aquí. ¿Que preferirías?


Ya que lo había invitado tenía que tomar en cuenta lo que a Saitama le apeteciera más porque en verdad quería que lo disfrutara.

—No queda muy lejos, a cuarenta minutos más o menos, aunque el ascenso y descenso de la montaña puede llevar muchas horas. —por eso le preocupaba cuanto tiempo emplearían en eso para volver a buena hora para su otro compromiso. Además, aunque Saitama parecía bien preparado para esa cantidad de ejercicio, no quería forzarlo demasiado en su primera vez.—Bueno, ya veremos cuando estemos allá.

No pudo evitar mirarlo con ternura al mostrarse inseguro de si debía o no bailar.

—Puedas hacer lo que quieras.—
se refería específicamente a que bailara si se le antojaba, aunque, en el fondo era algo que sentía de verdad, quería que Saitama hiciera lo que deseara, que supiera que podía hacerlo. —Bueno, si tú quieres bailar ¿ Quién va a detenerte?

El baño terminó por diluir el estrés que había experimentado ese día, y como se estaba haciendo costumbre, de camino a su habitación se detuvo en la sala para darle las buenas noches a Saitama.

—¿Estas listo para dormir? Descasa —  se dio cuenta de lo aliviado y contento que lo hacia sentir verlo ahí a salvo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Dic 19, 2016 8:47 pm

No había considerado todos esos detalles al momento de tener que buscar trabajo. Parecía algo igual un poco complicado de hallar.

- No estoy seguro... supongo que uno de medio tiempo, así podría acostumbrarme a una obligación así... creo.

Primero porque debe acostumbrarse y segundo, para tener el tiempo de arreglar la casa y no descuidarla.

- Esa me parece la mejor opción. -Aunque el tener ahora un horario fijo en mente puede ir disminuyendo sus opciones.- Uhm... -Ladea la cabeza y lo mira. Las barras y frutas suena bien pero la última opción...- ¿Irás sudado a comer a un sitio fuera?

Porque lo ha visto sudar, hecho más bien, y no está seguro de si Genos estaría cómodo estando con una capa de sudor y demás cosas que se le puedan pegar en la montaña. Lo dice por la comodidad de Genos, no porque le diera asco aunque pareciera que lo dijo con esa intención.

- Como quieras, puedo prepararte algo al volver.

Sonrío, pensando que también sería buena idea ir por unas papas fritas pero lo último que quería era ir Genos gastara.

- Ascenso... -Se imagino que vería un buen paisaje en el camino y otro en cuento llegaran hasta arriba.- ¿Cuánto falta para el sábado?

Desea ver esos paisajes pronto y explorar algo más allá de los suburbios o la ciudadana.

- La presión social. -Le saca la lengua, orgulloso de su respuesta.- No realmente, eso me da igual.

Dejó salir una risa, tenía razón. Nadie puede detenerlo o decirle qué hacer.

- Estoy listo. -Asintió y se despidió con la mano.

Solo dejo una ventana abierta y la luz de lámpara prendida. No tenía tanto sueño pues se puso a pensar en qué podría ver el sábado. Fue tanta su curiosidad que decidió abrir ese libro que Genos le había comprado, en donde pudo apreciar fotos de paisajes muy lejos de ahí.

Quizá pueda verlos pero primero debe dar el primer paso con explorar la montaña el sábado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Lun Dic 19, 2016 11:48 pm

Sí, así tendrías tiempo de habituarte a una nueva rutina. —él en realidad no estaba considerando si Saitama tendría tiempo o no de ocuparse de la casa, pero no le daba importancia a eso, la casa estaría bien, y Saitama debía darle prioridad a sus intereses, como el trabajo. A fin de cuentas el objetivo de todo eso era que construyera una vida más allá de estar en el departamento y hacer las tareas domésticas.

¿Umh? ¿Te parece mala idea? —preguntó cuándo le comentó de ir sudando a comer. Aunque después del trayecto de vuelta, que era en tren, ya no estaría exactamente sudando, luego de descansar sentado un rato, aunque tampoco estaría limpio. De todas maneras no le veía un problema a eso, pero eso era quizá porque nunca había ido acompañado de nadie más, así que nadie más le había dado su opinión. —Ah, sí lo prefieres podemos volver directamente aquí. En ese caso deberíamos preparar algo desde el día anterior, así nos ahorraremos el tener que cocinar al volver. — luego de un recorrido, lo que menos le apetecía era cocinar, y tampoco le gustaría que Saitama se pusiera a hacerlo, después de todo, también un Pet podía cansarse ¿No?

—Sólo un día más. —el día siguiente era viernes, así que se ocuparía de los preparativos al volver del trabajo, y claro, luego de ir a hablar con la vecina.

De todas maneras trató de dejarla a ella fuera de sus pensamientos por el momento, estaba contento por ver a Saitama interesado en el paseo que darían, quería mostrarle paisajes bonitos, así que esperaba que lo que verían en la montaña llenara las expectativas de Saitama.

Mañana cuando vuelva del trabajo podemos preparar lo que hace falta… ¿Tenemos comida suficiente? Si falta algo puedo pasar a comprarlo en el camino de regreso.

Soltó una pequeña carcajada, por lo que Saitama había dicho y por el gesto de sacar la lengua.

Mejor así, que te de igual la presión social. —no pudo reprimir las ganas de tocarle un poco la cabeza y revolverle el cabello con un gesto afectuoso. —No necesitas el permiso de nadie.

Disfrutaba de verlo tan entusiasmado e interesado, incluso si era para planes que no lo incluían a él. Ese era el tipo de experiencia que quería para él, las que lo hicieran experimentar el mundo y sentirse feliz.

Retiró su mano cuando sintió que si no lo hacía tal vez terminaría abrazándolo.

Esa noche, como todas las de esa semana se quedó dormido pensando en él.

Al día siguiente, antes de irse a trabajar le recordó que lo vería esa tarde, en casa de Fubuki.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Dic 22, 2016 5:47 pm

- No, no, para nada. Pensaba que lo primero que querrías hacer es darte un baño. -O es algo que solo le pasa a él que no soporta sentirse sucio durante mucho tiempo.- Puedo preparar algo al volver.

O si van a cocinar una noche antes entonces haría el desayuno y almuerzo juntos. Pero si llegando no desea ni moverse...

- Uhm... no se, Genos, tú eres el que sabe.

Él debe saber qué hacer o no si sale a dar esos recorridos de vez en cuando.

- ¿De verdad?

Con la mala noción del tiempo que tiene, le parece genial que falte tan poco para realizar los planes.

Una experiencia completamente nueva, dos mejor dicho, en un solo día.

- Huh... realmente creo que estamos bien pero si quieres que haga algo en específico tendría que revisar para estar seguro.

Compran suficiente y no usan tanto. Siendo solo dos sujetos en el departamento, el que come ahí la mayoría del tiempo es Saitama.

Su cabello ya estaba revuelto así que Genos solo lo alborotó más. Desde esa noche Genos realmente no le había puesto un dedo encima así que su reacción fue el inclinar la cabeza hacia su mano, sonriendo un poco pues realmente se sintió bien. No es ningún crimen.

- ¿De verdad?

Abrió un ojo, en realidad a veces siente que debe pedirle permiso a él. Como el salir en la noche con la vecina.

Después de eso no se molestó en acomodarse el cabello. Simplemente se tiró a dormir sabiendo que tenía muchas cosas que hacer y el sábado todo el día ocupado.

En la mañana se hizo cargo del desayuno, como es lo habitual. Después de la cocina y parte de la sala, realmente no había mucho que arreglar salvo el sofá y la habitación de Genos.

Decidió mantener en secreto que brincó sobre ella unos minutos y después le arregló las sabanas. Nadie tiene porque enterarse.

Como aún tiene gran parte de la mañana se cambió para salir y familiarizarse con las calles. Mantiene en mente que debe ir a visitar a Fubuki antes del almuerzo, precisamente acaba de recordar que debería de haber planeado algo para prepararse pero no, mantuvo su idea de improvisar.

Con una ligera sonrisa volvió a casa y un poco después tocó la puerta de la vecina. También acaba de recordar ir debe decirle que Genos quiere hablar con ella debido a los planes del día siguiente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Dic 22, 2016 9:10 pm

Bueno si, darme un baño suele ser lo primero que hago cuando vuelvo al departamento, pero al volver de las caminatas siempre estoy muy hambriento, así que prefiero comer algo antes. Si volvemos directamente me bañare antes de comer.—despues de todo ahora tenía que tomar en consideración la comodidad de Saitama también, que bueno que le había hecho notar ese punto.—Bien, entonces dejemos algo preparado desde mañana. Algo fácil que no requiera que hagamos mucha preparación el sábado. Quizá arroz y sardinas, sandwiches u onigiri. ¿Hay algo que se te antoje para ese día?

Genos hizo una pausa para mirara dentro del refrigerador. De momento parecía que tenían lo necesario. También notó la caja de comida que le era desconocida.

—¿Eso es lo que estuviste comiendo hoy?... Creo que no hace falta nada por ahora. 

Noto la manera en que Saitama inclinó la cabeza contra su mano, gesto que le pareció tierno e inesperado, y aunque parecía que a Saitama le agradaba ese contacto, le pareció que lo mejor era retirar la mano.

—De verdad. Haz lo que tú decidas.— tampoco a él tenía que rendirle cuentas, aunque a Genos le gustara estar enterado de lo que hacía por seguridad, y a pesar de las medidas que le pedía tomar si iba a salir, no quería que tuviera que pedirle permiso, no era el tipo de relación que quería que tuvieran.

Como no tenía nada que hacer fuera de casa ese día, Fubuki se levantó tarde esa mañana. Además, se había desvelado haciendo bocetos, y había empezado a coser algunas cosas.
Mientras se preparaba el primer té del día, se preguntó que estaría haciendo Saitama en ese momento. Pensó que habría sido buena idea invitarlo al desayuno, así ella no habría tenido que cocinar tampoco en la mañana.

Sin embargo el Pet llegó a muy buena hora para empezar con la comida, así que Fubuki, tan arreglada como el día anterior, y con su cuaderno de bocetos ya en la sala, se levantó para ir a recibirlo.

—Adelante.—lo saludo con una sonrisa. —Muy puntual, me gusta eso. Tenemos mucho que hacer hoy. El té ya está listo, ven, voy a servirte una taza. Hay algo que necesito verte puesto, luego de eso puedes empezar en la cocina.

Volvió a la sala, le sirvió la tacita de té que le dejó en las manos y luego desapareció un momento mientras iba a la habitación.
Cuando regresó traía una larga tela negra y brillante en las manos.

—Deja la taza un momento.— le ordenó antes de ponerle la tela encima, haciendo pasar sus brazos por unos agujeros que debían ser las mangas. Sobre el cuerpo de Saitama la tela tomaba algo de forma, aunque no mucha, y la parte de abajo arrastraba en el piso. Sin decir nada, ella se puso a clavar alfileres por todas partes y la tela iba estrechandose más sobre la figura de Saitama.

—Excelente, ahora quiero que camines un poco al rededor, necesito ver la caída de la tela.... Y  ¿Cual será el menú para hoy?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 11 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.