Últimos temas
» Song Eun Woo
Dom Oct 15, 2017 3:52 pm por Song Eun Woo

» Firmas
Dom Oct 15, 2017 2:20 pm por Song Eun Woo

» Irvine (incompleta)
Lun Sep 11, 2017 8:30 pm por Irvine Seren

» {Miso's ID}
Vie Sep 08, 2017 1:02 am por Miso

» Music is War (Botones caídos)
Miér Jul 19, 2017 4:16 pm por Invitado

» Mythologíes [Afiliación Normal]
Mar Jul 11, 2017 6:30 pm por Invitado

» [¡Nuevo!] Insituto Tokutei Rol Yuri/Yaoi/Hetero [Afiliación Normal]
Miér Jun 28, 2017 5:18 am por Invitado

» Loving Pets! - Cambio de botón [Élite]
Dom Mayo 21, 2017 4:15 pm por Invitado

» Sakura Feudal [Botones caídos]
Dom Mayo 14, 2017 1:57 am por Invitado

» Red Lights (Yaoi +18) — Afiliación Normal
Miér Abr 19, 2017 3:26 pm por Invitado

» ¡APERTURA HOY! —COLORFUL ♥ DREAMS YAOI +18 - ÉLITE
Jue Abr 13, 2017 4:38 pm por Invitado

Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Pets World está bajo una licencia de protección de creative commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. Las imágenes proceden de zerochan, tumblr etc, bajo el diseño del staff.
Afiliados Elite
0 de 33

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Página 1 de 11. 1, 2, 3 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 15, 2016 7:28 pm

Había sido un día muy largo. El departamento había atrapado a una pequeña pandilla local con una gran cantidad de droga, así que había mucho papeleo de por medio, del cual gran parte le tocó hacer a él, cosa que le disgustaba mucho, y con lo que estaban constantemente “castigándolo” en la estación.

Si, de acuerdo, él no era muy ortodoxo al hacer su trabajo, y más de una vez podía haber roto alguna regla, pero también obtenía resultados. Cosa que a sus superiores no parecía importarles en absoluto.

“Apégate al manual de procedimientos, Genos”, le repetían. Y aunque lo intentaba, la mayoría de las veces terminaba haciendo todo a su manera, y entonces, preferían tenerlo en la estación, en un escritorio, detrás de una pila de papeles.

Se talló los ojos y bostezó. Estar todo el día sentado llenando formas le había dejado dolor de cabeza.

Si al menos todos aquellos documentos sirvieran para algo, se sentiría un poco mejor de poner tanto esfuerzo en ellos. Pero la verdad era, y lo sabía que la mayoría de aquellos delincuentes saldrían pronto de prisión, y que de todas maneras no eran más que intermediaros. La droga obviamente pertenecía a la mafia, y esos no había quien les hiciera algo.

Así que a su parecer el trabajo de escritorio en la estación era inútil, así que sólo quería volver a casa, olvidarse de su frustración y dormir.

Se detuvo de pronto en mitad de la acera al escuchar un ruido fuerte muy cerca, algo metálico siendo golpeado una y otra vez, y el sonido venía de un callejón que acababa de pasar. Genos regresó sobre sus pasos y se asomó con cautela, aunque en la oscuridad no pudo ver más que sombras. Y de nuevo escuchó el ruido.

Genos sacó una pequeña linterna y la luz iluminó el estrecho espacio entre los edificios. Ahí no había nadie, o eso parecía. Aunque al escuchar el ruido otra vez en seguida comprendió que venía del basurero que estaba ahí.
Con cautela se acercó.

¿Hay alguien ahí? —como nadie le respondió, se atrevió a ir abriendo la tapa poco a poco, hasta que el haz de luz de la linterna dio contra los ojos brillantes de un gato que lo miraba desde abajo, y que al notar que la tapa había sido retirada saltó fuera del contenedor y salió corriendo hacia la calle.

Solo un simple gato atrapado. Genos miró de nuevo dentro del contenedor para asegurarse de que no había más criaturas atrapadas adentro y luego lo volvió a cerrar. Apagó la linterna, listo para irse, y luego la encendió de nuevo, extrañado por lo que creía haber visto con el rabillo del ojo cuando había dirigido la luz de la linterna hacia el fondo del callejón. Algo que parecía… No, mejor cerciorarse antes de hacer conjeturas.

Dirigió el haz de luz hacia un lado y al otro, buscando el punto exacto entre el montón de cajas y bolsas de basura. Y lo encontró. Era justo lo que creía haber visto, una mano que sobresalía debajo de un montón de desechos.
Genos la contempló unos instantes, sintiendo que se le helaba la sangre al creer que estaba contemplando el cadáver de alguien.

Se acercó con cuidado, y removió un par de bolsas de encima. Su otra mano ya estaba buscando el teléfono para llamar refuerzos. Y luego se detuvo. Genos alanzaba a ver parte del cuerpo y notaba las partes metálicas y otras de un material de color negro que sobresalían en su apariencia. Quitó una caja y más bolsas y pudo verlo con mucha más claridad.

Era un Pet.

Suspiró aliviado de que no fuera un cadáver. Sólo un Pet que parecía desactivado.

Hey. ¿Me escuchas? —le habló, pero no obtuvo respuesta.

¿Debería llevarlo a la tienda? Ahí se encargarían de él. Aunque si lo habían dejado ahí entre la basura tal vez era porque ya no funcionaba. Genos no dejaba de mirarlo, debía llevar un buen tiempo ahí, por eso estaba tan sucio. De pronto sintió tristeza por él, por terminar en un lugar así, como si no le importara a nadie.

Tenía bien sabido que los Pets eran criaturas artificiales, pero no dejaba de darle pena el estado en que se encontraba aquel.

Como si quisiera hacer algo bueno por él terminó de quitarle la basura de encima y lo apoyó sentado contra la pared.
Se quedó mirándolo de cerca, en cuclillas frente a él. A primera vista no parecía que tuviera algún desperfecto en el exterior, aparte de la suciedad.

Levantó una mano para quitarle del cabello negro algunas basuritas. Luego sacó un pañuelo e intentó limpiar una mancha en su mejilla, sobre una marca delgada que salía desde la base del ojo. Aunque al ver que no funcionaba dejó el pañuelo a un lado y uso la yema de su pulgar. Piel suave, se sentía igual que la de un humano, menos caliente, probablemente porque estaba apagado, pero no fría como la de un cadáver, así que no resultaba desagradable al tacto.

La mancha en la mejilla casi desapareció. Genos lo comprobó apartando la mano. De todas maneras una manchita menos no lo hacía verse más limpio.

Genos se levantó, dio un paso hacia atrás y lo miró como despidiéndose en silencio.

Empezó a andar hacia la calle, y miró hacia atrás de nuevo, a la solitaria figura sentada en la penumbra.

Si lo dejaba ahí tarde o temprano terminaría desmantelado probablemente. Era una pena.

Dio otro paso hacia la salida, aunque era incapaz de apartar la mirada del Pet. No parecía merecerse un final así.
Pero ¿Qué podía hacer por él? Quizá podría llevarlo a arreglar. ¿Por qué no? Parecía mejor opción que dejarlo en ese horrible lugar.

Suspiró, entre aliviado y preocupado por su propia decisión y volvió a acercarse al él. Lo levantó contra la pared y tras calcular si podía cargar con el peso, lo levantó en brazos y lo sacó de ahí.

El camino fue mucho más lento, y cuando llegó a su departamento, y tras subir las escaleras, se sintió verdaderamente agotado.

Ya en el interior dejó al Pet acomodado contra la pared de la sala mientras él iba por unos paños y un cuenco con agua tibia para limpiarlo.

Empezó con sus brazos, con el paño húmedo iba retirando el polvo y las manchas, con el seco limpiaba las partes metálicas. Pasó pacientemente la tela entre sus dedos y se encargó de limpiar cada uno de ellos. Luego le limpió el cuello hasta detrás de las orejas, y pasó la tela con suavidad sobre estas. El cabello lo dejaría para después.

Le limpió la frente, y las mejillas hasta que por fin lucieron limpias. Luego el mentón, los labios, la nariz. Limpió con mucho cuidado los párpados e incluso las pestañas que parecían tener algo de lodo seco en ellas.

Genos lo contempló, satisfecho. Se veía mucho mejor así, como si durmiera en vez de estar apagado y recién sacado de un sucio callejón.

¿Por qué te dejaron  ahí? —le preguntó volviéndose a sentir triste de pronto. No le parecía una manera digna de tratar a alguien, aunque fuera un Pet, aunque sabía bien que no todos pensaban que los Pets mejor que el de simples cosas que podían comprarse y tirarse tan fácil.

Buscaré a alguien que pueda arreglarte, te lo prometo.

Levantó los paños y el cuenco y se levantó. Un momento después volvió a arrodillarse frente a él.

A no ser que no estés descompuesto, tal vez… sólo te apagaron.

Lo miró como si el Pet fuera capaz de responder.

Y luego sus ojos se fijaron en sus labios. Quizá podía activarlo él mismo. No estaba del todo seguro de si podía, pues nunca había tenido un Pet, pero había escuchado muchas veces aquello de “un beso para activarlos”.

Podría funcionar…—musitó pensativo. —Voy a intentarlo ¿De acuerdo? —le dijo, como si el Pet apagado estuviera al tanto de la idea que acababa de pasar por su mente.

Dejó los paños y el cuenco en el suelo y se inclinó hacia el Pet. Se detuvo a unos cuantos centímetros de su rostro y dudó.

Si, aquel podía ser un procedimiento normal con los Pets, pero no dejaba de ser un gesto algo íntimo. Además, no era su Pet. ¿Qué tal si le molestaba?

Disculpa. —dijo en voz baja antes de recargar sus labios contra los del Pet. No sabía cuánto tiempo debía estar así, por lo que se quedó así unos momentos, con el rostro del Pet entre sus manos, siendo consciente de que sus labios eran bastante suaves.

Cuando finalmente se apartó lo hizo apenas unos cuantos centímetros, sin dejar de mirarlo esperando una reacción.


Última edición por Genos el Miér Jul 20, 2016 10:30 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Abr 15, 2016 8:39 pm

Qué tan triste puede ser que ni siquiera le hayan devuelto a la tienda. Probablemente igual iba a terminar desmantelado pues este ya era el ¿sexto, séptimo?

Llevaría (o quizás no, eso es lo de menos) la cuenta si tan solo pudiera conservar los recuerdos antes de que lo desactivaran cada vez, pero hay cosas que tal vez sean mejor olvidar. No es como si tuviera recuerdos rescatable de sus dueños anteriores, unos a los que se les vendo una idea pero obtuvieron todo lo contrario a esta.

Él tenía un par de defectos y demás detalles que pueden ser motivo de rechazo instantáneo pero por algo estaba a tan bajo precio.

Uno de los defectos era el ser inmune a los encantos y al enamoramiento que se genera al registrar al amo y el segundo era su completa desobediencia, no hacia las cosas la mayoría de las veces y lo único que habrán obtenido es un pisapapeles metálico.

No, realmente era insufrible intentar forzar las cosas. 

Se supone que debería deber lealtad cuando menos, les respetaba hasta cierto punto pero aparentemente no sabe medirse muy bien con las palabras, les ignoraba si hablaban demasiado o simplemente pasaba de ellos como si no fueran nadie… y de hecho, no lo eran. Únicamente existen y sabe que le “debe” su existencia a ellos pero hasta allá, no acata ni alaba a ninguno pues en ningún momento pidió ser activado.

En sí el estar en el basurero se lo ganó a pulso.

Con el último amo duró un poco más que los demás, eso se debía a que lo utilizaba principalmente para construcción y su fuerza era muy útil en ese campo. Claro, había que convencerlo de hacerlo y ofrecerle incentivos para hacerlo sin más peros.

Sin embargo, la gota que derramó el vaso fue cuando este se negó a atender al amo en sus necesidades físicas y algunas sentimentales. Era muy cortante, se desaparecía y solo se acercaba cuando le convenía. Al primer indicio del amo de querer contacto este le apartaba de inmediato y no se contenía en expresar una mueca de asco.

Ahí quedó, un manotazo y una desactivaron de todo menos delicada. Tan molesto aquel sujeto que de hecho lo tiró en el primer callejón en el camino a la tienda a por uno uno.

Tenía unas tres semanas en ese lugar, al mes eventualmente pasarían a recoger la basura y se lo llevarían con ella. Un final muy penoso para un Pet, ni siquiera para ser utilizado en partes. Patético.

Claro, él ahora no estaba consciente y mucho menos tenía presente que alguien le sacó antes de ser fundido entre chatarra.

La activación fue un poco lenta, sus ventiladores internos tenían algo de pelusa por dentro y lo hacia todo un poco complicado para moverse a la velocidad inicial para un inicio optimo.

Uno a uno, sus sistemas empezaron a iniciarse. Se escuchaba un leve ronroneo de toda la maquinaria volviendo en acción, así como su cerebro recobró mando de todo el cuerpo.

Primero tomó consciencia de la posición en la que estaba, la superficie en la cual estaba apoyado.

Movió un hombro, como reflejo del cerebro para saber que está listo para iniciar actividades.

Abrió lentamente los ojos, la imagen tardó un poco en formarse. Tenía escaleras negras con un delgado iris rojo y una pupila blanca que empezó a brillar un poco al cobrar vida.

Normalmente uno espera que aquello sea como el beso que despierta a su majestad y este le deba amor eterno a quien le despierto, la madre y los pescaditos ¡pero no!

Su nuevo amo estaba demasiado cerca, eso no le gustó.

- Uhm…

Entrecerró los ojos y le tomó de ls hombros, empujando con toda delicadeza posible. Él incluso se recargó en la pared, como si intentara escapar.

- …

No, espera. No se supone que sea así. En su sistema algo le decía que debía presentarse y nombrar sus funciones así como ponerse a su disposición pero aquello sonaba tan artificial y ensayado, muy aburrido.

Pero claro, algo debía decir cuando menos, el problema es que no se le ocurría nada.

- Ah… -Ladea la cabeza y fija la mirada en el sujeto frente a él. Rubio, ojos afilados, una camisa blanca. Miró a otro lado, las paredes blancas, el piso limpio… ya estaba divagando de nuevo.- A-ah, sí… -Le señaló con la mano.- hola… tú. -No el mejor de los saludos pero no le conoce ni un poco y, siendo honesto consigo mismo, tampoco le interesa hacerlo.

Ya, eso debería ser suficiente. Acaba de caer en cuenta de lo mucho que le disgusta tener que presentarse.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 15, 2016 9:14 pm


Estaba expectante, sin quitarle los ojos de encima. ¿Había funcionado? Notó el sonido que empezaba a hacer, como que algo dentro se había encendido y empezaba a trabajar, le recordó al sonido de una computadora, algo parecido.
¿Tan fácil era echarlo a andar? Y él que se había estado preocupando al pensar en dónde podría conseguir a un experto para que lo revisara.

Bueno, no podía cantar victoria todavía. Tenía que ver si se movía, si era capaz de hablar y pensar coherentemente. Quien sabe cuánto tiempo había pasado en el callejón o qué tipo de trato le habían dado antes de dejarlo ahí.

Al verlo abrir los ojos sintió tal emoción que casi saltó de su lugar. Se quedó mirando maravillado los ojos del Pet.

Pupilas blancas, iris rojos, sobre un fondo negro. Bastante extraño. Era la primera vez que veía un Pet con ojos como esos, incluso podían parecer un tanto intimidantes, aunque Genos no podía apartar de ellos la vista.

Ni siquiera cuando el Pet le tomó por los hombros haciendo que se moviera para atrás. Por un momento el contacto lo sobresaltó, pero se calmó en seguida al recordar que se suponía que no podía hacerle daño. Además, era bueno saber que podía usar sus brazos.

De pronto cayó en cuenta que quizá el Pet quería espacio y él había estado prácticamente encima. Se movió un poco más hacia atrás y se sentó, sin dejar de verlo, todavía un poco incrédulo de que de verdad hubiera logrado despertarlo.

Lo siento. —dijo, fijándose bien en cada uno de sus movimientos.

De pronto abrió mucho los ojos al escuchar su voz, como si fuera una verdadera sorpresa que pudiera hablar. Bueno, lo era.

Ah… Hola. —respondió inclinándose sólo un poco queriendo examinar de nuevo su rostro de cerca, aunque no podía estar tan cerca como había estado antes, no era su intención hacer sentir incómodo a su invitado.

Hola. —repitió—Me llamo Genos ¿Y tú? Me alegra saber que puedes hablar, y moverte, temía que tuvieras algo dañado. ¿Te sientes bien? ¿Estás funcionando correctamente? Si no entonces te llevaré a que te revisen. ¿Puedes levantarte y caminar?

Volvió a moverse otro poco hacia atrás por si acaso el Pet quería hacer la prueba en ese momento.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Abr 16, 2016 12:15 am

¿Pero por qué le mira tanto? Que sepa no tiene nada del otro mundo y sentir su mirada tan intensa casi analizando cada uno de sus movimientos lo puso en un estado de alerta, así como el hecho de que aun siente demasiado cerca.

Será mejor hacerse la idea, ahora “le pertenece” y aunque puede escapar aun no sabe a qué clase de entorno o tratos estar expuesto.

- Genos. -Repitió su nombre, sin duda va a marcarse muy bien en su memoria de manera involuntaria.

¿Por qué está hablando tanto? Acaba de activarse, no puede hacerle una lista competa en segundos… o sí puede pero obviamente no quiere.

- … Saitama, solo me siento cansado, por el momento no tengo ningún error y… -miró hacia sus piernas y movió primero los pies tentativamente, después levantó una a una sus piernas. Estaba en perfecto estado aparentemente.- Mies piernas están bien.

Se recargó en la pared y bajó los párpados, sin entender del todo el porqué de a pregunta si es nuevo, o eso cree él.

Se miró las manos y cerró los dedos, todo estaba funcionando bien. Ahora se levantó despacio sol era cerciorarse. Dentro de su memoria sabe que su cuerpo es muy resistente pero su cuerpo parece haber estado tanto tiempo inactivo que parecía rechinar a cada nuevo movimiento.
Notó que traía la ropa algo manchada y que olía algo raro. Ni qué decir de como sintió uno de sus mechones de cabello. ¿Pues donde estuvo? Que por lo que ve, su alrededor está muy limpio. Miró a Genos y después notó el agua y pañuelo, evidentemente usados y sucios.

Quería formular una pregunta pero debido a que no tiene ni diez minutos despierto no está seguro de qué pudo haber pasado para despertar en ese estado. Así que solo se limito a ver a Genos con duda mientras sostenía el cuello de su camiseta, manchado de algo que de verdad desea que fuera jugo de fresa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Abr 16, 2016 6:08 pm

Le pareció que el Pet estaba reaccionando algo lento, aunque supuso que debía ser porque acababa de reiniciarse, seguramente se sentía aturdido, incluso confundido de verlo a él, un desconocido y ese lugar que le era extraño.

Asintió contento cuando el Pet repitió su nombre. Dedujo de eso que no tenía ningún problema para escuchar, y al parecer tampoco para procesar información.

Saitama. ¿Puedes saber si algo en tu sistema no está funcionando bien? Eso sería muy útil.

Así no debería esperar ir con algún experto para saberlo. Observó cómo movía los pies y luego las piernas.

Muy bien, menos mal que también tienen movilidad. —soltó con una pequeña sonrisa y alivió en su voz, y en su mirada brilló la ternura al ver como movía sus dedos que apenas unos minutos antes habían estado inertes.

Toda la atención con la que lo miraba era por supuesto porque deseaba asegurarse de que estaba completamente bien. Aunque también porque cuando al capturaba su atención y curiosidad se concentraba por completo en eso.

Con cuidado, no te sobre exijas.

Dijo cuando Saitama se puso de pie, él hizo lo mismo, permaneciendo cerca, en caso de que no pudiera mantener el equilibrio al levantarse, aunque el Pet no tuvo problemas con eso. Lo que era evidente era que hacía demasiado ruido al moverse. Necesitaba mantenimiento luego de tanto descuido ¿Quizá aceite?

La atención de Genos se convirtió en fascinación al verlo ya de pie. Todavía le parecía un tanto increíble que pudiera funcionar. Y fuera de la manera en que rechinaba al moverse, parecía estar muy bien. ¿Por qué alguien habría querido deshacerse de él?

Fuera cual fuera la razón encontraba inexcusable que sólo lo hubieran tirado a la basura como si nada, y se alegraba de haberlo rescatado. No creía haber podido quedarse tranquilo de haberlo dejado en ese lugar.

Por la manera en que se había tocado el cabello y agarraba el cuello sucio de la camisa supuso que se sentía incómodo de ir todavía tan sucio.

Ah, sí, ropa limpia. —dijo, dirigiéndose al armario, sacó un par de camisas, las miró y luego volvió a mirar a Saitama, que era un poco más bajo y menos ancho de hombros que él —Mi ropa va a quedarte algo floja.

De todas maneras se puso a buscar algo que a él le quedara estrecho para que a Saitama le sentara lo mejor posible, así podía sacarse esa ropa sucia cuanto antes y estar más cómodo.

Y de pronto se le vino a la mente la duda de si el Pet tendría conciencia de que había estado en un callejón rodeado de basura. ¿Habría estado todavía encendido cuando lo llevaron hasta ahí? ¿Tenía memoria de lo que le había ocurrido antes de que lo dejaran?

No, a los Pets se les borraba la memoria al desactivarlos ¿No era así?

Volvió a girarse hacia él y lo observó, tratando de adivinar si sabía o no lo que le había pasado.

Saitama… ¿Recuerdas de dónde vienes y lo que ocurrió antes de que te desactivaran?

Al final sacó del armario unos pantalones deportivos que no había usado en años y una camiseta sin mangas que a veces usaba para ir al gimnasio. Todo muy limpio por supuesto.

¿Quieres probarte esto? Buscaré algo más si no te queda bien o no te gusta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Abr 16, 2016 8:02 pm

Estiró los brazos y se estiró, forzando sus articulaciones a reaccionar de una vez para que dejaran de sonar a cada nuevo movimiento.

- Creo que sí, debería. -Movió la cabeza de un lado a otro, hacia atrás y hacia delante.- Dame unos minutos.

No debería tener nada raro pues acaba de despertar, eso significa que es nuevo pero su estado actual le hacia pensar lo contrario y tenia algo de incertidumbre a la idea de saber qué ha pasado y como llego ahí si se supone la tienda no debería entregar “la mercancía” en ese estado.

Levantó los hombros y los bajó, estaba haciendo algunos estiramientos tentativos y hasta ahora no ha sentido dolor alguno. Únicamente la molestia de sus articulaciones al chillar, como lo haría la bisagra de una puerta al no abrirse en mucho tiempo.

Apoyó los brazos en sus rodillas y se reclino hacia delante, alternando su peso en los pies para irse hacia delante y hacia atrás, su balance estaba bien. Se agachó y probó si sus piernas aguantaban bien el peso.

Le pareció extraño que le dijera que tuviera cuidado y no se exija tanto, él era un modelo para trabajo pesado. Unos movimientos están lejos de poder hacerle daño pero no dijo nada, siendo su dueño ahora es algo entendible a su parecer.

- Tu ropa.

¿Le iba a dar de su propia ropa? Venia con la idea de que él iba a tener la propia pero ropa era ropa. La diferencia de tallas era evidente pero no podía ponerle peros, era mucho mejor que seguir usando algo tan mugrosos como lo que trae ahora. Una polo que pudo haber visto unos mejores días, su color inicial fue un azul oscuro y ahora se ve grisáceo de tantas lavadas y unos jeans desgastados, ni que decir de lo deshilados que estaban al final y algunas roturas a lo largo de las piernas.

Levantó la mirada hacia él y se quedó callado unos segundos. ¿Debería recordar algo?

- Yo… no, no recuerdo nada.

Y por el estado en el que está quizás era mejor que no tuviera ni idea de donde estuvo.

Tomó la ropa, con cuidado de no acercarla mucho a él. Se sentía tan grotesco y le daba algo de pena estar parado en medio de una habitación limpia.

- Podría usar el baño primero,Ge… uhm. -No había preguntado si acaso debía referirse a él por su nombre o su prefiere el título de amo, el cual por mucho que lo deteste era algo que tenia impuesto a respetar le guste o no.


Miró la ropa, no tenia un estándar o estética de su preferencia así que se pondría lo que sea mientras estuviera limpio.

- No quiero ensuciar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Abr 16, 2016 8:35 pm

Claro, tómate el tiempo que necesites.

De todas formas si iba a llevarlo a algún lado eso sería al día siguiente, así que por esa noche de verdad no había prisa.

Por favor, avísame de cualquier detalle que ande mal, lo arreglaremos.

Lo miró hacer todas aquellas pruebas moviéndose de una forma y otra para verificar su cuerpo. Parecía no tener problema alguno en su movilidad, lo que no dejaba de sorprenderle.

¿Quizá era que los Pets no eran tan delicados cómo había pensado?

Sí, mi ropa. —si estaba conforme o no con que le diera ropa suya no supo leerlo en su voz, y tampoco estaba pensando en ello. A fin de cuentas era mejor su ropa que lo que llevaba encima que ya estaba sucio y desgastado ¿O no?

Por el momento te servirá, en cuanto se dé la oportunidad te conseguiré algo mejor. ¿Qué te gustaría? ¿Algo parecido a la que llevas puesta ahora?

No podía prometer que sería al día siguiente porque no sabía si podría salir del trabajo a buena hora. Pensó en el montón de papeles que todavía se habían quedado sobre su escritorio y frunció el ceño un poco.

Oh…—no supo si sentir alivió o pena por el hecho de que el Pet no recordara lo que le había pasado. Bueno, eso no importa. Estás aquí ahora. —lo último lo dijo en voz baja, más para sí mismo.

Ah, el baño, por supuesto. Por aquí. —dijo, guiándolo hacia la puerta y abriéndola para él. —Toma todo lo que necesites. Y no importa si algo se ensucia, no te preocupes por eso, pero… —lo miró de arriba abajo. — ¿Vas a ducharte? ¿Están bien tus partes metálicas? ¿Necesitas aceite para lubricar las articulaciones? Hacen algo de ruido. No es normal ¿O si?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Abr 16, 2016 10:10 pm

Genos estaba siendo muy amable, no es como si le pareciera sospechoso pero para el tipo de configuración que tiene eso estaba fuera de lugar. Él era un Pet de trabajo, no uno de compañía y sus preceptos estaban diseñados para tratos más secos.

- Estoy bien.

No debería ser de extrañarse, y si tuviera un problema su mantenimiento es muy sencillo. Él mismo podría hacerlo si acaso algunas de sus extremidades está causando problemas.

- Lo puedo hacer yo mismo.

Le mira, esos detalles se los debieron de haber explicado o debió leerlos en algún instructivo. No hay duda de que él no salió de la tienda.

- Ah. -¿Conseguirle algo mejor? Podría simplemente lavar la que tiene ahora, no necesita nada más y si le deja conservar la muda de ropa que le acaba de dar tendría que ser más que suficiente.- Pues… -A su pregunta no supo qué responder, no sentía diferencia entre tela y tela pues ahora solo tiene conocimiento de lo que tiene puesto.- No lo sé, lo que tú quieras me pondré.

No tenía pinta de querer obligarlo a usar atuendos que no iban con su anatomía así que en parte se sentía aliviado. Pero claro, apenas van cinco minutos que le conoce así que no puede cantar victoria tan pronto.

¿No importa? Eso no le daba mucha tranquilidad, en realidad le daba mas curiosidad de saber qué fue lo que pasó o si Genos le adquirió por gusto o por otra razón fortuita.

- ¿Hay algo que deba saber?

Ladea la cabeza, se ha mostrado totalmente neutral y calmado desde que se activó, podría mantenerse así aun si no es agradable lo que deba escuchar.

Antes de seguirle hasta el baño se aseguró de quitarse los tenis que traía puestos. No le gustaría ensuciar el piso limpio y era una falta de respeto andar así dentro de la casa.

Se adentró en el baño y miró todo lo que había dentro antes de mirarlo por encima del hombro. Este sujeto hablaba mucho, preguntaba muchas cosas a la vez, ¿qué no puede sintetizar las cosas?

- Es… -Parpadea y levanta una ceja, no está muy seguro de si necesitara darse mantenimiento tan pronto.- Te diré cuando termine, Genos, si estuve suspendido mucho tiempo solo necesito moverme más o pulirme.

E iba a tardarse mucho, tendrá que asearse interna y externamente para revisar el estado completo de su cuerpo, no solo con pasarse una esponja y pulir sus placas metálicas iba a bastar para sentirse limpio y en pleno estado. Sus abanicos interiores no se sentían del todo bien así que no estaba demás verse por dentro.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Abr 16, 2016 11:00 pm

Ah. De acuerdo—no se esperaba una respuesta como esa, pero si Saitama creía poder reparar cualquier detalle que tuviera mal por él mismo entonces no lo iba a detener, para él aquel Pet estaba ahí en calidad de su huésped, no de alguien a quien fuera a darle ninguna orden.

Además, no dejaba de ser impresionante que tuviera la habilidad de repararse a sí mismo. A medida que conocía más detalles como ese sobre él más grande le parecía el misterio de cómo había ido a parar abandonado en un callejón.

Arqueó las cejas, mirándolo muy extrañado de pronto. Había sonado raro lo de que se pondría lo que él quisiera, aunque luego ya razonó y creyó que lo decía por qué él iba a comprar la ropa. Bueno, sí, si iba sólo terminaría eligiendo lo que a él le pareciera mejor. Lo apropiado sería llevarlo a que escogiera lo que quisiera ponerse.

Veremos eso después. —el fin de semana tal vez, aunque de todas formas haría lo posible por salir del trabajo antes al día siguiente. A fin de cuentas si solo iba a estar sentado en el escritorio prefería salirse y hacer cualquier otra cosa más provechosa.

Se quedó muy quieto de pronto. No sabía si debía contarle de las condiciones en que lo había encontrado. Si no se acordaba ¿Qué bien podía hacerle? Dudaba que a cualquiera le sentara bien el saber que lo habían botado de esa manera.

De pronto se sintió algo nervioso por la mirada del Pet. Carraspeó y agachó la mirada que recorrió el piso.

Supongo que sí. —dijo sin muchas ganas, pero no se sentía capaz de mentirle acerca de algo que debía ser muy serio para Saitama.

Pero creo que sería mejor dejarlo para más tarde. No hay prisa.

No pudo reprimir la tristeza en sus ojos al volver a mirarlo, pero trató de sonreír aunque fue apenas una mueca que se apagó en seguida.

Notó con agrado el detalle de que se descalzó antes de seguirlo al baño.

Gracias. — dijo amable con la mano sobre el picaporte del baño. —Puedes dejarlos ahí, más tarde  los pondré a lavar, si te parece bien. También el resto de tu ropa, cuando hayas salido del baño.

El Pet no se mostraba demasiado comunicativo, y Genos pensaba que podía ser todavía porque acababa de despertar. De todas formas le respondía a todo le que le preguntaba, así que no veía mayor problema. Y Genos lo escuchaba con mucha atención, quería asegurarse de que tenía todo lo que necesitaba.

Claro, es cierto, disculpa. Necesitas tiempo. Bueno, estaré aquí por si necesitas algo. Hay toallas sobre el estante. —dijo señalando la pila de gruesas y esponjadas toallas apiladas en un estante empotrado en la pared dentro del espacioso baño.

Y hay artículos de limpieza. Toma lo que quieras.

Lo miró un poco más antes de volver a poner la mano sobre el picaporte y cerrar la puerta.

Se quedó ahí parado unos instantes hasta que pensó que era poco respetuoso estar tan cerca. El Pet… Saitama, podía creer que estaba intentando escucharlo a través de la puerta.

Miró el reloj en la pared. Un par de horas antes había creído que a esa hora ya estaría en la cama.

De todas formas ya no se sentía cansado. Estaba demasiado intrigado por el Pet como para sentir sueño, y muy ocupado pensando en qué más podía hacer para hacerlo sentir cómodo.

¿Qué más?

Sintió un tironcito en el estómago que le hizo saber que tenía hambre.

¿Tendría hambre también Saitama?

Fue directo a la cocina y se puso a preparar algo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Abr 16, 2016 11:45 pm

Tanto rodeo para decirle qué había pasado lo pintaba todo muy oscuro pero aun así deseaba saberlo. No importa lo que fuera, ya ha pasado y lo tiene fuera de su memoria pero no estaba demás saber bajo qué condiciones o maneras llegó a las manos de Genos o qué es lo que el sujeto pretende con él.

- Como quieras…

Por la manera en que se está comportando tan amable con él no encaja en el perfil de amo que está predispuesto en su “ideal” según sus lecturas internas.

Dejó los zapatos en donde le indicó para lavar, deberían ser blancos pero estaban entre gris y beige, de entre tanta suciedad y uso que han de haber tenido.

Miró hacia donde estaban las toallas, tan limpias que le iba a dar algo de pena tener que ensuciar una de ellas.

- Gracias.

Murmuró y esperó a que cerrara la puerta. Una vez estando solo bajó los hombros, no se había dado cuenta de que se puso tenso. Eso debería desaparecer una vez se habitué a interactuar con Genos o al menos eso es lo que espera.

Dejó la ropa limpia a un lado y se deshizo de su ropa, doblandola para lavar después. Abrió la llave del agua, de hecho se entretuvo un rato averiguando cual era la llave del agua fría y cual era de la caliente hasta que pudo templar el agua a una temperatura agradable.

Tapó el conducto del agua y dejó que se llenase un poco, tenía mucha limpieza que hacer y no iba a dejar el agua corriendo. Así que mientras se restregaba las placas con una esponja y jabón se quedó sentado en la tina.

No iba consciente de la hora, lo único que quería era sentirse limpio, quitarse lo que sea que haya estado impregnado en sus placas desde fuera e incluso en los paneles internos a los que podía acceder sin miedo a que se mojaran. Le hizo falta abrir la llave y dejar ir el agua varias veces para la limpieza a fondo.

¿En donde había estado? Habrá sido alguna bodega o sitio al que estuvo expuesto al polvo, piedrecillas y lo peor, a la humedad.

Después se ocupó del cabello, utilizó el shampoo que estaba a su alcance para lavarse hasta quitarse cada basura o suciedad entre los filamentos sintéticos.

Habría hecho más de una hora allá dentro pero al acabar no pudo sentirme más aliviado.

Placas que se veían opacas ahora estaban relucientes, ya no tenía ese desagradable olor y le quitó la pena de ponerse la ropa limpia de Genos.

Eso sí, tuvo que pararse a limpiar lo que ensució en el proceso, así como echar un vistazo a qué artículos de limpieza tenía. Por precaución se puso un spray para bisagras en algunas de sus articulaciones así como otro que protegía del óxido en su superficie.

Se miró al espejo y se peinó con los dedos, sin duda se veía y sentía mucho mejor que cuando despertó.

Una vez listo se dignó a salir, siendo guiado a la cocina por el aroma que emanaba desde las puertas. Aquello le hizo simular la sensación de hambre y sintió la boca humedecerse, aquello olía muy bien y deseaba que hubiera alguna porción destinada a él.

Se asomó a la puerta, buscando al rubio con la mirada. Tocó el marco de la puerta primero antes de poner un pie en la cocina.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Abr 17, 2016 8:54 pm

Estuvo un rato indeciso de qué preparar para la cena, no por él, pues cualquier cosa le habría parecido bien, pero no tenía idea de qué podría gustarle a Saitama. Al final se decidió por algo fácil y que le parecía que sabía muy bien, fideos al curry con camarones y vegetales. Si no le gustaba entonces le prepararía alguna otra cosa.

Trató de darse prisa, no sabia cuanto iba a tardar Saitama, pero suponía que no sería demasiado y quería que la comida estuviera lista para cuando saliera, así que los fideos estuvieron listos pronto, aunque como no había escuchado salir a Saitama del baño fue a cerciorarse de si ya había salido para servir la cena. Pero no lo vio en ningún lado y al acercarse al baño pudo escuchar ruido adentro.

Genos miró el reloj de nuevo, y luego se alejó para darle más tiempo. Bueno, era lógico que se tardara con toda aquella suciedad. Él lo había  limpiado muy superficialmente aunque lo había hecho lo mejor que había podido. Pero a fin de cuentas quien mejor para limpiar cada rincón que el mismo Saitama.

Fue a servirse una taza de té y se sentó a la mesa. Se entretuvo uno rato leyendo y luego volvi a recordar al Pet que seguía en el baño. Volvió a mirar el reloj. Era bastante tiempo. No le molestaba que se tardara pero comenzaba a preocuparle, así que se acercó de nuevo a la puerta y dudó ahinunos momentos debia llamar y pregutar si estaba bien, pero contuvo. No quería presionarlo. Podía esperar un poco más.

Fue a servirse otra taza de té, y ya que estaba en la cocina revisó que los fideos no se hubieran enfriado demasiado, pero estaban perfectos. Estaba poniendo la tapa sobre la olla cuando escuchó pasos. Cuando se giró vio a Saitama en la puerta.

-¿Tienes ham...? Oh.- habría sido difícil pasar por alto la apariencia que tenía, con el cabello tan negro y brillante, los brazos relucientes,incluso la piel de su rostro se veía aun más limpia, casi lucia nuevo. El tiempo en el baño había valido la pena.

- No te queda tan mal la ropa¿Como estuvo el baño?- preguntó con una sonrisa -¿Tienes hambre? La cena está lista. Fideos con curry ¿Te gusta?

Lo miró algo aprensivo.

-¿Quieres té? Te serviré de inmediato, puedes ir a sentarte.

Sirvió los platos y más té y lo llevó todo a la mesa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Abr 18, 2016 4:26 pm

Se relame los labios por pensar en la comida. Lo que debería ser su estómago reaccionó, evidentemente estaba ansioso por recibir su primera comida después de semanas.

- Sí, sí tengo.

Pasó por alto que le observara, no le culpa pues se veía muy diferente a cuando entro al baño.

Se acomodó la camisa, sí le quedaba algo holgada pero de esa manera la prefería.

- Tedioso. -Le mira un momento, su rostro no había tenido mayas expresiones desde que se despertó pero la olla sin duda capto su interés.- Creo que sí me gusta.

Asiente despacio y vuelve a poner la atención a él, con un poco más de interés en los ojos.

- ¿Qué clase de té es?

El que le mandara asentar y le dijera que iba ser él quien iba a servir le dejo algo extrañado. Siendo un Pet diseñado para servir le hizo un poco de choque, de cierta forma no se sentía bien con solo esperar. Por otro lado, su pereza le empujó a salir de la cocina y hallar un sitio en donde sentarse en la mesa.

Se espero ahí quieto, mirando con más atención sus alrededores. No parecía un sitio que necesitara a alguien con sus capacidades t alcances pero quizás esa cuestión se resuelva durante la cena.

Que le especificara sus funciones. No podía mantenerlo allá sin hacer nada, ¿cierto? Sería una tontería muy grande pero le encantaría estar de perezoso y acostado todo el día sin tareas de las cuales ocuparse. Pero sabiendo su verdadera naturaleza, le sentaría pésimo no serle de mucha ayuda y solo estar consumiendo sin dejar nada a cambio.

- ¿Necesitas ayuda?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Abr 19, 2016 7:46 pm

No le extrañó que tuviera hambre, quien sabe cuanto tiempo había pasado desde la ultima vez que había probado alimento. Haber preparado algo de comer habia sido un acierto. Mas aun cuando le vio mirar hacia la olla.

-¿Crees? Espero que si.- dijo, abriendo una puerta de la alacena para sacar platos. -No estaba seguro, pero supuse que si tendrías hambre y preparé bastante, por si acaso.

Lo miró de reojo mientras ponía los platos en la encimera. Seguramente se había limpiado muy detalladamente, por eso el largo tiempo en el baño le había parecido tedioso.

-Hiciste un buen trabajo... Té de jenjibre.- levantó la vista y se encontró con que la atención de aquellos extraños ojos estaba fija en él. -Es el único que tengo por ahora. También tengo café, o jugo.

Aparto luego la vista para servir los platos, pero estaba seguro de que esa mirada seguía sobre él, seguro de que podía sentir su peso, aunque no resultaba incómodo. En realidad, aunque Genos no era tan bueno para socializar, no había nada en aquella situación que le pusiera incómodo. Quizá porque estaba demasiado contento de que el Pet estuviera bien, y muy ocupado en hacerle sentir cómodo. Además Saitama era tan callado, muy tranquilo. ¿Seguiria igual si le contaba donde lo había encontrado?

Suspiró con cansancio de solompensar en tener que abordar ese tema.

- No, tranquilo, ya esta todo listo.- respondió, saliendo de la cocina con las manos ocupadas con los platos. Puso uno frente a Saitama y volvió a la cocina por las bebidas.

-¿ Necesitas algo más? ¿Que tal están los fideos?- se sentó, ignorando su plato, mas interesado en ver comer a Saitama. Que poco había hecho falta para volverlo a la vida. -¿ Como te sientes? ¿ Tu sistema ya esta en pleno funcionamiento?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Abr 19, 2016 8:17 pm

No está tan seguro de la capacidad de almacenamiento que tiene su estómago pero espera que sea bastante, el olor de la comida le puede y le hace esperar con ansias probar el primer bocado.

- No quería ensuciar más tu hogar.

¿Jengibre? Hasta ahora solo tiene "memoria" de cómo sabría un té verde. Sin duda su curiosidad está ansiosa por descubrir otros sabores que estaban lejos de sus pocos recuerdos pre programados.

- ¿Cuál es la diferencia entre el té, café y jugo?

Solo estaba familiarizado con el té, quién sabe cuántas bebidas más tendía que conocer a lo largo del camino.

Miro los platos y se inclinó hacia el suyo, dejando el mentón apoyado sobre la mesa así como sus manos junto a esta, así como si nunca hubiera visto un plato de fideos... bueno, así era.

Estaba observando muy de cerca cada ingrediente que estuviera presente en el plato. Entretenido mirando el poco vapor que emanaba y la manera tan simétrica en la que estaban cortados los vegetales. Los fideos tenían un color uniforme y un apetitoso color. El olor ni que se diga, solo se enderezó cuando Genos se unió a la mesa.

Debería de haber esperado a que Genos probara el plato primero pues nada más tuvo los palillos al alcance se llevó los fideos a la boca, junto a los vegetales enredados entre estos.

- Uhm. -Le miro un momento, aún con la idea de que pregunta demasiado en tan poco tiempo. No pudo contestar hasta que no se tragó todo antes de masticarlo y saborearlo debidamente.- Servilleta. -Se relame los labios, no fue suficiente pues le quedo un poco de curry en las mejillas.

El sabor y textura le lograron sacar la primera expresión, sonriendo por la sensación de empezar a tener algo de peso en su estómago.

- Está muy rico, Genos.

Removió los fideos, buscando un trocito de zanahoria para comérselo solo y probarlo por separado.

- Estoy... bien, no parece que tenga un mal funcionamiento.

A todo esto solo era mugre lo que tenía en todo el cuerpo, afortunadamente no le llego ni un raspón a alguna de sus placas metálicas.

- ¿Por? -Se llevó más curry a la boca, captando una idea errónea por un momento.- Necesitas que haga algo.

Y eso no era pregunta, era una afirmación.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Abr 19, 2016 10:30 pm

Le pareció muy curioso que le diera importancia a si ensuciaba algo dentro del departamento.

-Te lo dije, eso no tiene importancia. Si algo se ensucia simplemente se limpia. Lo que importa es que así limpio debes sentirte mejor. ¿ Es así?

No pudo evitar mirar de nuevo las relucientes partes de sus brazos. Y de pronto fruncio el entrecejo.

-¿No has probado el café antes? ¿ O el jugo?- le pareció increíble, pero luego recordó que su memoria se había borrado. No debían haberle programado el conocimiento del sabor de esas bebidas. Era extraño.

-Bueno, el café es mas intenso y amargo, y el jugo, depende de que sea. Yo tengo de naranja, que es bastante dulce, no es jugo natural, claro, no sé si eso te importaría.

Lo miró como si Saitama fuera a decirle que prefería el jugo natural.

-Te serviré un poco de ambos, a parte del té, para que los pruebes.

Luego de servir los platos fue por el té, y un vaso de jugo para Saitama, y puso a la cafetera a trabajar mientras cenaban.
No esperaba que al volver a la mesa iba a encontrar al Pet analizando el plato de fideos y en aquella posición, alcanzó a verlo aunque Saitama se había levantado de inmediato.
-¿Les pasa algo?-preguntó dejando los vasos en la mesa. -Té y jugo- indicó mientras señalaba cada vaso respectivamente.

-¿Umh?- se había quedado absorto viendo la manera en que comía. -Ah, si, servilleta. Disculpa.- se levantó de inmediato y fue por las servilletas y un salero por si acaso.

-Aquí tienes.-puso las cosas en la mesa y se quedó de pie junto a él al notar las manchas de comida en el rostro de Saitama. Manchas de comida parecían mucho mejor que manchas de suciedad, pero igual era mejor quitarlas. Genos tomó una de las servilletas y la pasó sobre una de las mejillas, hasta que se dio cuenta de lo que estaba haciendo.

-Disculpa.- se disculpó en voz baja dejándole la servilleta en la mano. Solo hacia un rato había podido limpiar su rostro sin problemas, pero ahora que estaba despierto pensó que podía incomodarlo. - Queda un poco de ese lado.- dijo señalando cerca de la comisura de sus labios, poniendo su dedo muy cerca pero sin tocarlo.

Y de pronto ocurrió aquello, una sonrisa iluminando el rostro de Saitama que hasta el momento no había mostrado expresión. Genos lo miró impresionado. La repentina sonrisa le daba la impresión de que era muy joven, su rostro era el de un muchacho, recién lo notaba.

-Me alegra... Que te guste, Saitama.- respondió todavía por el gesto que le había visto. Le devolvió la sonrisa.

Se fijó incluso en la manera en que se comía un trozo de zanahoria solo.

- Oh, que bien. Eso significa que no será necesario hacerte revisar por alguien más.- respondió a lo de que estaba funcionando bien. -De cualquier forma, dime si algo llegara a andar mal.

Se llevó un bocado de fideos a la boca y negó con la cabeza.

-No necesito que hagas nada.- respondió con simpleza tras pasar el bocado, luego levantó el rostro oliendo el aire- Creo que está listo el café.

Se levanto otra vez y fue a servirleuna taza, aunque muy pequeña y no estaba llena.

Miro a Genos con duda antes de dejarsela a la mano.

-¿Te afecta la cafeína? Tal vez no sea buena idea que te lo tomes ahora, si te hace efecto después no podrás dormir.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Miér Abr 20, 2016 4:24 pm

- ¿Ah, sí? - Él venía con un pensamiento diferente pero le agradaba mucho más el que tenía Genos pese a ser de lo más foráneo.

Así que pensar primero en su comodidad antes de la función.

- Eh... -Parpadea, definitivamente este sujeto no leyó nada en el instructivo y menos le dijeron sus especificaciones.- Para nada. Sé lo que son pero no he probado una sola gota. -Miro al plato.- Esto es prácticamente mi primera comida, Genos.

O cuando menos la que va a quedar en su memoria.

- No soy muy natural que digamos así que no veo porqué me molestaría.

Se encoge de hombros, en sí no cree que haya alguna comida que no vaya a ser de su gusto.

Genos empezaba a volverse más extraño, demasiado amable.

- No, no, solo quería verlo bien.

Miro a los vasos y su contenido. Los dos muy diferentes tanto en color como en temperatura.

Le miro levantarse de nuevo, podría haberle pedido que fuera él a buscar una pues su plato iba a enfriarse y no había probado nada.

- Gracias. -Iba a tomarla pero cuando Genos decidió hacerlo por su cuenta solo se quedó muy quieto. Era algo nuevo y estaba agradecido por la comida así que no apartó la cara o le detuvo la mano al momento.- Uhm... -Tomó la servilleta y se quitó la mancha que le indicó, dejando la servilleta sobre la mesa.

Quitando ese momento extraño siguió con la comida, ahora consciente de que era su centro de atención. Y aún así le dio igual, siguió comiendo con toda normalidad.

- Ye avisare.

A menos que haya errores de los cuales no existe reparación aparente.

Le miro extrañado, ¿nada? Algo tendría que haber.

Dejo los palillos y cerró los ojos, notando el olor característico del café.

Lo que le recodo que aún no había probado las bebidas que dejó frente a él.

Primero probó el jugo, le llamó la atención por el color que tenía y dio un sorbo. Estaba frío y sabía dulce, tal como había dicho Genos pero no estaba tan mal. Dejo el vaso a un lado y se fue a por el té.

Lo tomo con ambas manos, sintiendo agradable la sensación de calor a través de la arcilla del vaso. El sabor era mucho más gentil y la temperatura más elevada, lo suficiente como para hacerle retraer la lengua y bajar el vaso hasta esperar a que volviera a enfriar.

- ¿Ah? -Miro a la nueva raza que había traído, el vapor mucho más notorio que en el té.- No creo que le afecte tanto.

Solo había una manera de averiguarlo.

Sujeto la taza y olfateo el aroma primero. Eso fue lo que más le gusto hasta el momento de probar un sorbo.

Mucho más amargo pero al final dejaba una vena sensación, así como el agradable calor que le hizo bajar por el esófago.

Las tres bebidas eran demasiado diferentes entre sí y todas le terminaron gustando a su manera.

- ¿Cuál prefieres de estos tres?

Le miro con curiosidad, quizás en algún punto deba hacerse cargo de las bebidas.

Tomó los palillos de nuevo, esos fideos no iban a acabarse solos si seguía esperando a que se enfriaran las bebidas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Abr 20, 2016 8:12 pm

Sí, entiendo. —si alguna vez había probado alguna de esas bebidas no lo recordaba. A pesar de estar ya consiente de eso, el escuchar la frase de que aquella era su primera comida le impactó un poco. Esta sería la primera cena que recordaría a partir de ahora, se alegraba de haber preparado algo discente, aunque lo que más le preocupaba era que a Saitama  le gustara.

Si era la primera comida, que mejor que se convirtiera en un recuerdo agradable.

Lo miró un momento hasta que captó a lo que se refería con lo de que él no era muy natural.

Claro. Bueno, el jugo sabe bien así que pienso que podría gustarte, pero ya me dirás tú. Y si no te gusta no tienes que acabártelo, tampoco la comida.

No iba a imponerle algo así a nadie, no lo habría hecho con ningún otro invitado, aunque hacía mucho tiempo que no tenía uno.

Por nada. —respondió por la servilleta, fijándose en que se hubiera limpiado bien el rostro, tomó otro bocado de su propio plato, y continuó observándolo.

Que bien que tu primera comida te haya gustado.

Verlo comer con gusto le complacía mucho. También había pasado mucho tiempo desde la última vez que había cocinado para alguien más, y como recordaba, la mejor parte de hacerlo era poder ver que los comensales disfrutaban.

Dejó los palillos en el plato al ver que Saitama iba a probar las bebidas.

Lo miró expectante mientras probaba el jugo. No hizo alguna mueca de desagrado, así que supuso que le gustaba.

Lo siento ¿Demasiado caliente? —preguntó cuándo lo vio beber del té y dejarlo de vuelta en la mesa.

Cuando le trajo el café esta vez le advirtió que tuviera cuidado con la temperatura de la bebida.

Bueno, si no lo sabes con seguridad no hay que arriesgarnos, sólo pruébalo, si te gusta te serviré más por la mañana.

Aunque nunca había escuchado de un Pet con insomnio, hasta ese momento.

No pudo evitar volver a sonreírle al ver como olía el café antes de probarlo.

¿Te gusta?... ¿A mí? —le sorprendió que de pronto le preguntara sobre sus gustos. Aunque que sintiera curiosidad era buena señal, pues él no dejaba de fijarse todo el tiempo en que Saitama pareciera funcionar correctamente.

El café. Me gusta su sabor fuerte. ¿Y a ti? ¿Qué te gustaría tomar para el desayuno?... Ah ¿Quieres que te sirva más fideos? ¿O ya estás satisfecho?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Miér Abr 20, 2016 9:19 pm

Se llevaba mas fideos a la boca, claro que le había gustado la comida. De hecho quizás era el hambre pero se le veía muy animado a llevarse varios fideos a la boca y tomarse el tiempo para masticar debidamente. Aquello provocaba que sus mejillas se inflaran un poco al almacenar el bocado.

- Caliente está bien, solo que me apresuré.

¿Que le servirá más por la mañana? Para ese entonces debería de empezar a hacerlo él mismo, ¿no?

- ¿No quieres que lo haga mañana?

Aun así no soltó la taza, le gustaba demasiado la sensación de calor en las manos.

- ¿A ti te afecta mucho?

Bajó la mirada a la taza, ¿cuanto mas de cafeína puede contener? le parece que la cantidad seria mínima y él mismo no lo llegaría a notar.

- Sabe diferente, pero me gusta más el olor… -miró hacia el vaso de té.- Pero creo que me gustó más el té.

Empezó a girar la taza despacio, acariciado el borde de la taza con su pulgar.

- Desayuno… eh, ¿huevo? No lo sé. -Levanta una ceja, tenía una idea de qué podrían desayunar pero ni idea de a qué sabe cada cosa o qué es lo que tiene disponible Genos.- Lo que tengas está bien.

Miró a su plato y se llevó una mano al estómago. Definitivamente tiene espacio para más pero esta vez se levantó él.

- Comeré otro poco pero ya me serviré yo.

No le gustaba mucho la sensación de depender tanto de Genos al poco tiempo así que se sentía bien de empezar a hacer pequeñas cosas por su cuenta.

Algo tan sencillo como servirse los fideos no era difícil, todo estaba ahí listo para usarse y no tardó mas de veinte segundos en volver a sentarse frente a él.

- Eh… Genos. -Se acara la garganta y remueve los fideos hasta encontrar más vegetales entre estos.- ¿para qué me quieres aquí?

Como mínimo aspirar el piso, se imagina.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Abr 21, 2016 8:13 pm

Oh, bueno. Con cuidado, entonces. — claro que si ya había sentido que estaba caliente no hacía falta que le recordara ser cuidadoso, pero lo dijo más por hábito.

Ladeó la cabeza.

¿Qué hagas qué? —le tomó el tiempo que le tomaba a Saiatama terminar de masticar un bocado y pasarlo para responder por estar más que nada ocupado mirándolo. — ¿El té? No— porqué ¿Qué clase de anfitrión sería entonces? Pero luego pensó que quizá Saitama intenta ser amable y que tampoco debía coartar sus intenciones.

Bueno, si tú quieres hacerlo, claro.

Pero no le parecía necesario, estaba acostumbrado a ocuparse de todo en su casa. Y si, sabía que mucha gente usaba a sus Pets para encargarse de ese tipo de tareas domésticas, pero no tenía noción de que fuera algo que viniera programado en algunos de ellos.

Pet o no, no iba a poner a Saitama a servirle porque para empezar no era suyo ¿No?

¿La cafeína? Ya no. Probablemente porque lo tomo todos los días.

Soltó una leve risa.

Sí, el aroma y el sabor son distintos. Perdona, debí pensarlo mejor antes de prepararlo. Quizá son demasiados estímulos para una primera cena.

Tal vez se había emocionado un poco, con las bebidas, con la cena. Le había embargado la sensación de que quería que pudiera probar de todo luego de escucharle decir que no sabía a qué sabían las bebidas.

Huevo para el desayuno. Bien.

Ya vería como prepararlo y con qué acompañarlo por la mañana. Algo que pudiera gustarle. Y té porque eso era lo que más le había agradado.

No se esperaba que Saitama fuera a levantarse para servirse él mismo. Por un momento aquello le pareció tan… poco apropiado. Pero como ya estaba de pie lo dejó irse a la cocina.

Se llevó otro bocado a la boca mientras Saitama no estaba y todavía lo estaba masticando cuando volvió a sentarse.

Iba a tomar otro cuando le hizo esa pregunta.

Lo miró en silencio.

Eres mi invitado.

Uno que no había estado esperando. El que se despertara en su departamento no era algo que hubiera planeado. En realidad no tenía ningún plan al respecto, las cosas sólo habían sucedido así. Llevarlo a su casa había sido un acto impulsivo porque había sido incapaz de dejarlo en el callejón. Pero no había reflexionado en lo que haría con él si lograba hacerlo funcionar.

Y ahora que la emoción inicial iba pasando  al comenzar a acostumbrarse a verlo despierto y moviéndose, podía ponerse a pensar qué era lo que iba a hacer.

Por el momento, darle asilo en su departamento, no iba a echarlo a la calle de ninguna manera.

Si tú quieres serlo, claro.

Si es que no decidía marcharse ahora que podía hacerlo. Prefería que no lo hiciera, al menos no por esa noche, pero tampoco en eso iba a detenerlo por la fuerza ni nada como eso.

Terminó de comer, dejó el plato a un lado y tomó el vaso con té que se había servido.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Abr 21, 2016 9:23 pm

Junto el entrecejo, nada de lo que decía Genos le parece tener sentido.

- Si yo quiero. -Repite, en realidad que le de esa libertad se siente bien pero por otro lado es un poco contradictorio debido a su naturaleza original.- Entonces sí, yo quiero hacerlo.

Debido al defecto que tiene normalmente hubiera puesto algún pero si le hubiera comisionado una tarea tan simple como hacer el té o cuando menos el desayuno pero por esta vez al no recibir órdenes directas le estaba confundiendo. Se alegraba no tener nada que hacer pero que le diesen la opción no cuadraba para nada.

- Hm... Entonces si ya no tiene efecto en ti ¿por qué sigues tomándolo?

Miro al líquido negro y luego a él, puede manejar perfectamente todos los estímulos de la comida y bebidas. Lo que no puede hacer es terminar de comprender la actitud de Genos hacia él.

- ¿Invitado?

Este sujeto está loco, ¿a qué está jugando?

Si antes sus maneras le habían confundido ahora mucho más. No sabe cómo responder a eso más que con dirigirle la mirada como si tuviera otra cabeza o fuera un bicho raro.

- No... no te entiendo.

No tiene opción, él le ha activado y es solo a él a quien tiene registrado ahora y para toda su vida. Estando desactivado no tiene la opción de elegir, una vez despierto no hay vuelta atrás más que con dormirlo solo para despertar con alguien diferente y no recordar nada de lo anterior. Ese ciclo es interminable y jamás podrá exentarse de él.

- ... Genos.

Sus abanicos internos empezaron a sonar, estaba demasiado confundido y eso le estaba afectando la cabeza. La cuál de hecho no estaba pensada para que profundizara en una idea, solo tenía el esquema principal para acatar sin preguntar ni razonar a fondo... o al menos no con un tema que le parece tan complejo.

- Se supone que amo decide, no Pet. -Frunce un poco el ceño, ahora resulta que él es otro que presenta defectos como amo.

Y es a la única conclusión que llega pero le ha generado muchas preguntas mas.

- No comprendo, ¿por qué me adquiriste para ocupar espacio? -Se inclinó hacia él, como si mirarle de cerca le mostraría las respuestas que desea saber.- ¿O es que acaso fui un accidente?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 22, 2016 5:05 pm


Alzó las cejas.

En realidad le tomó un poco por sorpresa su iniciativa de preparar el té, pero si de verdad quería hacerlo lo justo era permitírselo.

Además, en ese momento Genos no era consciente, pero negarle cosas a Saitama no era algo que quisiera o pudiera hacer con facilidad, y ya se daría cuenta de ello poco a poco. Todo por aquellas primeras imágenes de Saitama en el callejón que se le habían quedado grabadas y habían causado un impacto que ya empezaba a  enraizarse en su mente.

Muy bien entonces. Cuanto contigo para el té de mañana.

De todas formas, de momento la mañana siguiente le parecía todavía bastante lejana.

¿Umh? —aquella otra pregunta también le pareció extraña, pero entendía su curiosidad, ya que sin memoria tenía que aprender de nuevo muchas de esas cosas que cualquiera sabía ya por costumbre o sentido común. —Lo tomo porque me gusta.

Pero sintió que no era una respuesta completa y lo pensó un poco más.

Y por hábito. Creo que es por qué me da la sensación de que estaré más despierto luego de tomarlo, aunque no es cierto.

Era algo que no se había puesto analizar antes.

Le dio un trago al té. Ese también le gustaba, pero las sensaciones que asociaba con esa bebida eran completamente diferentes a las del café.

Sí, invitado.

Asintió. Y luego creyó que algo debía ir mal por la manera en que Saitama lo estaba mirando.

¿Pasa algo? ¿Qué es lo que no entiendes?... ¿Estás bien?

Porque de pronto no parecía que lo estuviera por la expresión de su rostro y el ruido que estaba produciendo, algo como un ligero zumbido. Genos empezó a temer que después de todo si tuviera algo descompuesto.

Saitama…

Pero las palabras de Saitama lo silenciaron.

Era obvio que no había tenido la menor idea de lo que pasaba por la mente del Pet hasta que él mismo se lo dijo.
Todo eso de “Amo y Pet” y “Adquirirlo”. Y también esa otra palabra “Accidente”.

No se movió cuando Saitama se acercó un poco más, le sostuvo la mirada un rato sin decir nada, un tanto impresionado porque dejara salir todo eso de pronto, y bastante confundido respecto a lo que debía decirle, lo que debía hacer.

Bueno, primero lo primero.

No eres un accidente.

Si se  ponía a pensarlo bien, en cierta forma lo había sido, pero no lo consideraba así, y no quería que se sintiera de esa manera.

Tampoco estás aquí sólo para ocupar espacio.

Aunque lo cierto era que no tenía ninguna razón en especial para tenerlo ahí, tan sólo evitar que volviera a la calle.
Lo miró un poco más y agachó la mirada hacia la mesa, debatiéndose en si ese era el momento para decirle cómo lo había encontrado.

Saitama…—comenzó a decir, recargándose contra el respaldo de la mesa, mirándolo de nuevo a los ojos—Te traje porque quería saber si todavía podías funcionar, y si necesitabas reparaciones. Tenía pensado llevarte con un experto para eso, y para que te activaran.

Y su plan no había llegado mucho más allá de ese paso.

No esperaba poder activarte yo mismo, creí que ibas a estar en peores condiciones porque el lugar en el que te encontré estabas expuesto a la intemperie, por eso tu cuerpo estaba tan sucio, y pensé por el estado en el que estabas que era probable que no fueras capaz de funcionar.

No sabía cómo hacer sonar aquello más suave, así que simplemente siguió hablando.

No quise dejarte ahí, por eso te traje.

Examinó su rostro un momento antes de continuar hablando, ahora con un tono más suave.

Y puedes quedarte todo lo que necesites mientras decides que quieres hacer. Eso depende de ti

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Abr 22, 2016 7:50 pm

- ¿A qué hora acostumbras hacerlo?

Mejor una hora en la que se pueda aprovechar el agua caliente y el sobre sin que éste pase mucho tiempo sin consumir.

- Ah, ya veo. -Entiende el que se le haya hecho un hábito pero no el seguir con el si ya no obtiene el mismo efecto que antes.

Pero esa no sería la primera y última cosa que no entiende sobre Genos.

Él estaban perfecto estado, lo único que no anda con normalidad era su capacidad de razonar. No con tantas contradicciones que Genos decía.

Eso sí era demasiado estímulo para lo tener ni una hora de activación.

Su capacidad no estaba tan desarrollada para tanto raciocinio, eso lo podría hacer conforme pasara el tiempo más sus únicas virtudes completamente desarrolladas eran puramente físicas.

Espero en silencio a que respondiera.

Solo asintiendo despacio con cada oración. Pero realmente sigue sin intendente el porqué molestarse con algo como él.

- No te entiendo.

Eso es definitivo.

Suspiro y se enderezó, mirando a un punto muerto en la mesa. Empezaba a sentir molestia por darle tantas vueltas al asunto en su búsqueda de comprender sus razones o sus decisiones en las que no tuvo nada de suerte salvo el hecho de que se lo habrá encontrado por ahí, de eso no había duda.

Con darle el total control de hacer lo que le plazca no ayudaba mucho. Sentía que debe tener al menos un propósito, de lo contrario le dejaría la sensación de vacío e inutilidad.

- Y tampoco sé qué hacer.

Eso era lo más frustrante. La odiosa incertidumbre.

Cerró las manos y los ojos, intentando dejar a un lado todo eso. No le hacía bien y empezaba a sentirse más caliente de lo normal por culpa del esfuerzo.

Sujetó el vaso de té, pudo hallar calma en solo beber un poco de este.

Ah, ahora ha hallado otra diferencia entre el té y el café. Genos se parece más al café y a sus efectos según lo que ha dicho.

- No tengo a donde ir. -Suspira.- Y si no tienes un propósito para mí tampoco debería estorbar.

Entrecierra los ojos y acaricia la loza de la taza despacio, teniendo sumo cuidado de no hacerle daño con mucha presión.

- Creo que hubiera sido más sencillo que me dejaras en donde estaba.

Ríe un poco, aunque la idea sea escabrosa para él pero era cierto. Se ahorraría este dolor de cabeza.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 22, 2016 10:53 pm

-A las siete. A veces antes.

Dependía de cuanta prisa se diera en levantarse y estar listo.

-¿Puedes levantarte a esa hora?

Eso le hizo pensar en otra cuestión que no había considerado, que por el tiempo que Saitama estuviera ahí iba a necesitar donde dormir, y en su departamento no contaba con ninguna habitación de huéspedes o algo que pudiera hacer esa función.

Todo había pasado tan rápido que no había tenido tiempo de tomarben consideración esos detalles. Por ejemplo, en su impulsiva decisión no se había puesto a pensar tampoco en nada de lo a que a Saitama le preocupaba.

Al principio tuvo ganas de decirle que él tampoco lo entendía. Le confundían sus reacciones, y para su sorpresa, no parecía lamentar el hecho de haber estado en la calle juntando polvo entre la basura, y en cambio parecía descontento con estar ahi, despierto.

¿Por qué? ¿Acaso no se alegraba de volver a la vida?

Genos no esperaba ni quería que le agradeciera por haberlo sacado del callejón, pero se sentía algo decepcionado de escucharlo decir que habría sido preferible que lo dejara ahí. Decepcionado y aun más triste.

Pero dejó de lado lo que estaba sintiendo porque no se trataba de él,  si no de Saitama, de lo confundido que estaba, de lo mal que debía sentirse para decir algo así.

Genos le dirigió una mirada llena de compasión al escucharlo reír.
Negó con la cabeza.

-Perdona. No era mi intención hacerte un mal al despertarte. Pero no habría podido dejarte ahí.- lo había intentado, levantarse e irse, pero su conciencia no se lo había permitido, y él no se arrepentía de esa decisión, pero tampoco quería ver a Saitama tan infeliz.

-Si no tienes otro lugar a donde ir, quedate aquí, por favor. Te aseguro que no estorbas de ninguna manera. Y, lo siento, no tengo un propósito para ti pero puedes encontrar uno, podemos hacer algo al respecto.

Y no tenia la menor idea de qué pero algo tendría que ocurrirsele,cualquier cosa que lo hiciera sentir mejor.

-Hablemos de eso mañana ¿ Te parece bien? Hace rato dijiste que te sientes algo cansado, pienso que deberías descansar antes de decidir algo.- y él también. Miró al reloj y de pronto le volvió el cansancio haciéndole sentir pesado el cuerpo.- Termina de cenar, iré a prepararte la cama.

Se levantó con su plato y vaso, fue a dejarlos en la cocina y luego se dirigio a su habitación, a preparar la única cama que tenía y  que indudablemente debía ser para el invitado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Abr 23, 2016 2:41 pm

- Creo que sí.

O tal vez necesite alguna alarma para despertar ante de tiempo. Si mira la hora y cuenta las horas, con mínimo seis podrá despertar por si solo… o eso es lo ideal, sabiendo lo perezoso que puede ser mejor irse por la segura y utilizar un despertador.

- Mejor… pon una alarma.

Y tampoco se puso a pensar en si tendría una cama o una habitación para descansar. Hasta donde vio, un sofá en la sala le iba a bastar para dormir a gusto.

Pero algo le decía que no iba a ser así, incluso temía preguntar pues la respuesta quizás no le guste del todo si Genos iba a poner su propia comodidad antes que la de él.

De hecho eso era lo que le causaba conflicto. Que fuera tan atento y le tratara de esa manera sin razón aparente siendo él quien debería ver por Genos, especialmente por haber sido quien le activase.

- Hm… -Se muerde el labio, tampoco quería que se sintiera mal por haber hecho algo que creyó correcto.- Ya… no importa. Estoy aquí.

Y aunque eso se remedia muy rápido y de manera sencilla, la idea de ser apagado también puede asustarle ahora que tiene consciencia de ello.

- … Está bien.

Se rascó la nuca un momento, que le dijese que trabajaran en ello no le dejo muy tranquilo. Si Genos no tenía uno en un principio, ¿qué le dice que ambos encontrarían uno?

Buscar una razón de ser y existir es un concepto demasiado complejo para alguien como él.

Miró los que quedaba en la mesa, no se iría a acostar dejando una sola gota en cada vaso o un fideo en el plato.

Primero se terminó los fideos, comiendo hasta el ultimo pedazo de vegetal. Luego terminó con el jugo, que había quedado un poco tibio. El té fue el siguiente, ya se podía beber con toda normalidad aunque siguiera algo caliente.

El café fue el más difícil pues seguía manteniendo a temperatura alta y su fuerte sabor no le permitía hacer tragos grandes. Poco a poco dejó la taza vacía juntos los otros y se levantó para llevarlo todo con cuidado hasta la cocina.

Allá miró en dónde había dejado los platos Genos y los colocó dentro, parándose a ver la cocina con detenimiento y así familiarizarse con ese entorno.

- Uhm…

Ese entorno, el que se supone será su hogar por el resto de su existencia si es que el tiempo no decide enviarlo a otra parte.

Esa idea le hizo sentir mucho más extraño, en sí no sabe si puede desarrollar ese sentimiento de pertenencia. A nadie y a ningún lugar.

Negó con la cabeza y se dio un pequeño golpe en la cabeza para dejar de darle vuelta a temas tan complicados. Decidió entretenerse con amar los platos mientras Genos estuviera ocupado, le parece lo más justo pues él fue quien cocinó.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Abr 23, 2016 5:46 pm

Claro. Tengo un reloj despertador, puedes usarlo.

De todas formas él no lo necesitaba realmente para levantarse, estaba acostumbrado a despertar a cierta hora sonara o no la alarma.

Sí, estás aquí. — y para él eso era lo que importaba, no dejaba de parecerle una maravilla que lo estuviera, que funcionara. Tal vez Saitama llegaría a verlo de esa manera cuando descansara y se le aclarara la mente. Lo que había dicho antes era seguramente por sentirse algo estresado, en cuanto se acostumbrara estaría bien ¿No?

Por el momento no parecía muy convencido de lo que le decía, a Genos no dejaba de preocuparle la expresión de su rostro, se sentía responsable de toda aquella confusión.

En realidad, se sentía completamente responsable de él ahora, aunque no porque lo estuviera considerando de su propiedad.

Ya que lo había activado lo menos que podía hacer era asegurarse de que estuviera bien. Mejor de lo que estaba en el callejón eso seguro, y mejor que cualquier situación que lo hubiera llevado a terminar en el callejón.

Escuchaba los leves sonidos que venían del otro lado de la pared mientras se ocupaba de poner sábanas limpias en la cama y cambia las fundas de las almohadas. Se aseguró de poner el despertador sobre la mesa de noche para que Saitama pudiera verlo. Luego miró alrededor, preguntándose qué más podía hacer para que encontrara cómoda la habitación.
Bueno, si Saitama necesitaba algo más se lo pediría, o eso esperaba.
Tomó una manta del armario y una de las almohadas y las fue a poner en el sofá, en dónde tenía pensado dormir él.
Al volver no encontró a Saitama en la mesa, y por el ruido en la cocina sospechó lo que estaba pasando.

Normalmente se habría opuesto a permitir que un huésped en su casa lavara platos, pero parecía muy entretenido en ello y ya casi acababa así que lo dejó.

La cama está lista.

Se recargó en la encimera mientras lo veía trabajar.

Gracias por encargarte de los platos.

Como aprovechando el momento se quedó observando el diseño de los brazos de Saitama, antes ya había podido verlos mientras lo limpiaba, pero luego de que Saitama se aseara él mismo realmente lucían mejor, el metal tenía brillo y resultaba agradable a la vista.

Miró con simpatía la manera en que la camiseta le quedaba algo grande.

También notó otro detalle.

El ruido que hacías al moverte disminuyó mucho.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 11. 1, 2, 3 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.