Últimos temas
» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Sáb Ene 19, 2019 6:26 pm por Annelise Benka

» Registro de Pets 2 [Defective's Shop]
Vie Ene 18, 2019 5:36 pm por Inay

» Sad little nightmare || Annelise
Vie Ene 18, 2019 12:43 pm por Arlock

» Inay
Vie Ene 18, 2019 12:41 pm por Arlock

» Nathan
Jue Ene 17, 2019 7:30 pm por Arlock

» Firmas
Jue Ene 17, 2019 5:37 pm por Nate

» NEOARGHIA +18 (ÉLITE) Nuevo botón.
Lun Ene 14, 2019 7:13 pm por Invitado

» Pokémon Ysiel - Cambio de botón
Vie Ene 11, 2019 1:44 pm por Invitado

» En construcción
Vie Ene 11, 2019 11:24 am por Sono Hanasaki


Nocturne:.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nocturne:.

Mensaje por Jonathan Becker el Vie Oct 26, 2018 3:00 am

La música hace retumbar el suelo, los placeres de colores neón hacen que muchos se deseen ahogar entre las risas y los pecados que saben a travesuras de niños inocentes.
El sudor del sexo libre por la baja paga al rentar a una dulce muñeca, el aroma y el calor invitaría a cualquiera que solo pusiera sus ojos en el anuncio de aquel club nocturno.

Pero su lugar no estaba dentro, o estaba en las sabanas con aroma a detergente o sexo, o en algún extremo de la barra…
Bostezo pesadamente cuando se sintió ligeramente cansado de aquel show que para sus ojos parecía lo más rutinario posible, como un viejo discurso político o un día en una oficina tecleando un sin fin de palabras o números.

De brazos cruzados, con el deseo en la boca por un buen cigarro, la ansiedad incluso por un trago frío que raspara su garganta, pero siendo entretenido por la goma de mascar que parecía querer destrozar entre sus molares.

Quiso estirar su cuerpo rígido por aquella posición, desde su posición y por la contaminación luminosa le era difícil entender cuál era la hora, pero podría ubicarse cuando los descuidados clientes escapaban de los placeres y regresaban a su monotonía cargados de una sonrisa y vacíos de sus billeteras, luego era llamado para sacar algunos otros que se vuelven tercos y causaban problemas…
¡Ah! Esta era su parte favorita del día, tomando a aquellos ebrios y pateandolos fácilmente al contenedor de basura del callejón que daba la puerta trasera.
Con el último de ellos fuera, la puerta era asegurado por sí mismo y despedía tanto a las “dulces muñecas” como a cualquier otro empleado del lugar. Anotó algunas cosas y sus pesados pasos le llevaron a aquella oficina donde pretendía ser un buen empleado t entregar un reporte de aquellos que provocan alboroto o del material del cual debían deshacerse.

— Toc toc —
Su ronca voz hizo una broma al encontrar una puerta semiabierta y no saber si esto podía ser interpretado como una invitación a entrar de forma libre.
— Jefe ¿Puedo pasar? —.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.