Últimos temas
» Censo Septiembre-Octubre 2018
Jue Sep 20, 2018 7:40 pm por Jin Pakpao

» Fuego verde de verano (Pyralis)
Sáb Sep 15, 2018 8:08 pm por Jin Pakpao

» Lycoris]
Vie Sep 07, 2018 8:28 pm por Arlock

» Alënthe [Afiliación Élite]
Jue Sep 06, 2018 5:49 pm por Invitado

» Yokohama: Gods and Kings - Afiliación Normal
Jue Sep 06, 2018 3:26 pm por Invitado

» Firmas
Mar Sep 04, 2018 3:10 am por Xiang Li

» Registro para la SPP
Mar Ago 28, 2018 6:37 pm por Sirius A.

» Listado de eventos/tramas.
Mar Ago 28, 2018 2:42 am por Abdiel Wilmer

» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Sáb Ago 25, 2018 11:51 pm por Sirius A.


Jonathan Becker:.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jonathan Becker:.

Mensaje por Jonathan Becker el Sáb Feb 17, 2018 7:57 pm

Apodo:

Nombre/Apellidos:
Jonathan Becker.
Edad:
46 años.
Raza:
Humano.
Nacionalidad:
Estados Unidos.
Fertilidad:
Sí.
Pet:
...
Profesión:
Guardia de seguridad.
C.Sexual:
Seme.

{D E S C R I P C I O N E S}

D. Física:


Alto incluso para estándares occidentales, ronda los dos metros de altura, su peso es casi de cien kilogramos, no tiene los números precisos ante el odio a los chequeos generales.
De cabello castaño, apenas comienzan a asomarse algunas canas en la parte de sus patillas, frente y nuca;  Corto, por su formación suele siempre cortarlo en cuanto comienza a sentir que esta desalineado, también se ha dejado crecer una barba que cuida del mismo modo solo para mantener una imagen “presentable”.
Tiene un cuerpo que demuestra que en su pasado se mantenía en una buena forma, aun ahora para distraer a su mente se dedica al ejercicio en las mañanas, su trabajo requiere que no pierda condición, aunque por los años y su vicio cada día le cuesta más seguir con su régimen. En cuestiones de salud, es muy sensible a cambios de clima o a frios extremos, una tos podría provocar que no se recupere por semanas, aunque ello jamás es excusa para faltar al trabajo y sus obligaciones.

Ojos caídos de color amielado,  mirada cansada, algunas arrugas bajo sus rostro y a las comisuras de sus labios.
Tiene una risa muy estruendosa y una voz ronca, manos muy pesadas y grandes, es fácil verle a través un grupo de personas por su masculina figura.
Tiene varias cicatrices, la más notable es aquella sobre su ojo izquierdo, las demas las mantiene ocultas ya que no son ningún tipo de estandarte que presumir.
Su guardarropa es bastante básico y clásico, no tiene ninguna intención de seguir la moda

D. Psicológica:


Jonathan no es un hombre que pierda el humor a pesar de los años y el pasado, no es bueno con los chistes, pero si hace falta uno para el ambiente se vuelva más ligero; Será el primero en soltarlo, tiene un humor terriblemente simple y las bromas con doble sentido son sus menos favoritas.
No es un buen consejero, pero podría invitar a otros a beber para escucharles toda la noche si eso les ayuda, es un buen hombro también para llorar, tal vez es ese sentido de paternidad que se quedó a medias en Becker.
Fuma demasiado, la mayoría de su sueldo se va en este vicio, fue alcohólico, por lo que ser un fumador compulsivo es lo que le mantiene lejos de las botellas de licor.
No es muy afine a las revisiones médicas, tampoco siente que sea necesario, pues bien, ha estado apresurado la muerte durante sus años de soledad.
Sufre episodios de depresión, algunas veces se ha llevado su revolver a la sien o a la boca para poder terminar con su miseria, siempre han logrado detenerle.
Cree de sí mismo un hombre mediocre, las cosas buenas no deben pasarle a las personas como él y suele autosabotearse consciente o inconscientemente, pero muy por el contrario si la miseria está en otra persona, cree que el mundo le debe una mejor vida a ésta.
A pesar de su comportamiento risueño o paternal, gusta de estar la mayoria del tiempo a solas, aunque eso comienza a carcomer su mente lentamente hasta que las malas ideas brotan por si solas y gritan a su oído cada vez más fuerte; Matate.
Tiene ojeras ante las pesadillas que provocan insomnio, extrañamente la luz de la mañana le calma y le deja dormir,  por eso tiene un trabajo nocturno.  
Siempre fue un hombre chapado a la antigua, era el tipo romántico que dedicaba canciones, que invitaba a bailar una pieza suave en casa y cantaba al oído.
No es muy delicado, es muy tosco en sus movimientos y desconoce la palabra sutileza.
Algunas veces la soledad le supera, por lo que no tarda en buscar a quien sea que llene un vacío su cama por la noche, aun si debe pagarle y no volver a verle.
Suele ser una persona bastante entregada, no tiene mucho que ofrecer, pero entregaría todo si es que volviese a enamorarse, en una amistad, siempre dará su brazo a torcer y protegerá a sus personas preciadas.


Historia:



La sangre en las calles
Las vísceras corriendo
La pútrida ciudad llena de pecados, el sufrimiento de inocentes, el humo de las fábricas ocultando los crímenes… a esas personas no les importa, cuanto más sufren los nuestros, ellos se enriquece.

Hace aproximadamente 20 años, la inocencia y la estupidez humana eran prácticamente lo que podría definirme, el entusiasmo de ser algo parecido a un héroe, de ayudar a quien lo necesitará, la moral cliché de un policía nuevo en el área.…
Pero año tras año, cada que el tiempo arrastraba a mis pies un nuevo cuerpo y la corrupción de los humanos era la culpable, esa persona alegre se perdía.
Luego me volví un detective, ¿por qué? Incluso yo no puedo responderme esa pregunta. Debi abandonar ese camino en la vida y hacer cualquier otra cosa para ganarmela y llevar comida a mi hogar.
Pero tenía que ser un idiota idealizado.
Vagaba muchas noches bajo letreros con luces de neón y publicidades falsas que parecían burlarse de aquellos que nos arrastramos en la inmundicia deseando hambrientos un poco de justica divina, queríamos creer en las leyes y en aquellos que prometen vidas dignas solo en épocas electorales.

Nueva York siempre había sido tan fría, el suelo húmedo de llovizna pasada siempre era la mejor cómplice para los crímenes entre callejones. Y yo estaba ahí, nuevamente frente a un cadáver brutalmente lastimado que bien podría ser mi hija o mi esposa.

Desee dejar ese trabajo, pero hombres y mujeres venían a mi día tras día en mi oficina desgastada, de pintura vieja que caía por si sola, de un escritorio calzado por un trozo de cartón y hundido en el humo de cigarrillos y alcohol barato.
Ellos pedían mi ayuda, clemencia por encontrar culpables y en una ciudad donde Dios no parece existir o no desea escucharnos, mi ego se levantaba para intentar ayudarlos, si solo a esas pobres almas encontrarán descanso por ello, quería ayudarles… Quería ser lo que ese dios no era, no quería ser cruel, quería ayudar.

12 de agosto del año 20xx
La peor noche para mi, una tormenta caía sobre nuestra enferma ciudad, el impermeable era inservible, el traje barato se había empapado hasta el fondo, ella, Elizabeth se molestaría cuando llegara a casa, pero mi pequeña Mia solo me ofreceria café instantáneo en esa taza con esa leyenda  desgastada de “El mejor papá del mundo”...
Si solo no me hubiera involucrado en algo que no debía… La sed insaciable de sangre de mis enemigos, quemó mi interior, desgasto mi garganta, me ahogo en el maldito llanto… La desesperación me condujo directo a las peores decisiones y lo perdí absolutamente todo. Lo mejor que pude haber hecho esa noche al llegar a casa y ver la peor escena de mi vida; fue haberme dado un tiro en la cabeza.

Fui arrojado a las calles, como el peor pecador, era más bajo que un animal odiado, yo era egocéntrico humano que quiso ser un héroe alguna vez… muy en mi interior conocía el poco alcance que tenían mis manos.
Fui un vago que rogaba morir pronto, pero las misera burla de algunos sabia a gloria, cuando la limosna de unas monedas daba para comprar una vez mas alcohol barato.
Oh Mia, o mi Elisabeth, quiero morir pronto para poder verles si es que el cielo se me es permitido…
Pero peque, tantas veces desde que dejé de verles.
Incluso aquella vez que conocí a ese chico ingenuo, el dinero fue una oferta demasiado llamativa, pero lo más importante era la oferta de  información inexistente del culpable de la muerte de mi familia, debía saberlo, un charlatán, un tramposo… si fabricaba la mentira mas codiciosa y engañaba a aquel niño, era obvio que me engañaria a mi.
De haberlo sabido, les habría detenido, no hubiera ayudado a su estúpido juego, pero verme reflejado en esa mirada entusiasta, en esa hambre curiosa… el deseo de la justicia ¿dónde estaba mi moral en ese momento? En ese momento desee que las peores cosas le sucedieran a él, no a mi.

Dios, si existes, no dejes que ese niño caiga tan bajo como yo.



Era la peor escoria de mi ciudad, con esperanzas de terminar mi vida de una forma menos indecente… Tomé trabajos pesados en un barco que me llevó a occidente, cuando mi brazo izquierdo fue lastimado por un accidente de carga, no tuve más que regresar a los callejones y barrios bajos… Sin desearlo, me volví la basura de Kyushuu.
Es ahora que agradezco a mi poca experiencia librando con personas mas podridas que yo, el inútil trabajo de sacar ebrios molestos de un bar exótico da lo suficiente para la renta más barata, para matarme con los cigarrillos más baratos aun y alimentarme al menos una vez al día… para mí, una persona sin una meta o un futuro; es una buena vida.



{E X T R A S}


Gustos:



Le gustan las películas de comedia y romanticas.
Leer revistas.
Fumar.
Golpear ebrios.
Fumar(?).
El teruteru bozu que estaba cuando rentó su barato apartamento.
La cultura japonesa, a pesar de que siente que está rodeado de muchas cosas occidentales.
Quedarse con la última palabra.
Las hamburguesas.
El jazz.

Disgustos:


El arte, no lo entiende.
Modas.
La tecnología, no se le da.
Que le lleven la contraria, es muy necio.
Los palillos, no sabe comer como cualquier oriental.
Música electrónica.
Desperdiciar comida, agua, electricidad.
Hacer limpieza(aunque es bueno en ello)
Cocinar.

Hobbies y manías:

Le gusta asomarse por su ventana y fumar mientras mira a la gente transita en una vida cotidiana.
Es de los pocos que aún acostumbran comprar periódicos, resolver los pasatiempos y divertirse en la sección de tiras cómicas y chistes.
Le gusta pasear en casa estando en camiseta y boxers.
Si una canción le gusta demasiado, suela reproducirla todo el día infinidad de veces hasta que al fin se canse o la emoción se pierda.


Información extra:


Aun lleva su sortija de bodas, como un hechizo para que el hilo rojo que le unía a su esposa no desaparezca.
No le gusta hablar de la cicatriz en su rostro.
Japón le agrada bastante, es un país tranquilo a comparación de su ciudad natal.
Suele tener un aprecio muy grande por su jefe, por darle un trabajo y creer en él a pesar de sus vicios.
Tiene conocimientos en combate cuerpo a cuerpo y manejos de armas cortas.

Campo Obligatorio

♂Físico

Nombre del Anime/Manga/Videojuego del que procede:
Romeo Dragon Star Player.
Nombre real:
Diaga(Derger)
Imagen:
Spoiler:



Volver arriba Ir abajo

Re: Jonathan Becker:.

Mensaje por Arlock el Sáb Feb 17, 2018 8:25 pm







» Aceptada y cerrada.

¡Bienvenido!
» Recuerda pasar los registros correspondientes. Los amos necesitan adquirir una vivienda para comprar un Pet. Cualquier duda, no dudes más y pregúntanos mediante mp o por el subforo de dudas & sugerencias
¡Disfruta del foro!
¡No olvides las 3 leyes de la robótica!


Seres de oscuridad
Ver perfil de usuario
avatar
Seres de oscuridad

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.