Últimos temas
» Haciendo negocios, buscando problemas
Hoy a las 1:29 am por Philip K. Dick

» Deathless Love (antes Silent Oath) (Cambio de botón)
Miér Nov 14, 2018 12:34 pm por Invitado

» Sad little nightmare || Annelise
Lun Oct 29, 2018 6:12 pm por Annelise Benka

» Mala suerte:. ~ Evento Ice Scream
Lun Oct 29, 2018 5:41 pm por Arlock

» Censo Septiembre-Octubre 2018
Dom Oct 28, 2018 5:25 pm por KR-20

» COCODRILE ON THE SPOT - SE BUSCA
Sáb Oct 27, 2018 9:05 pm por Ormarr

» Firmas
Sáb Oct 27, 2018 8:54 pm por Ritsuka Aoyagi

» Cry little brother
Sáb Oct 27, 2018 2:32 pm por Seimei Aoyagi

» Little Fears - Élite
Vie Oct 26, 2018 10:23 am por Invitado


Shinobu ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shinobu ID

Mensaje por Shinobu Shiedfild el Miér Mayo 11, 2016 3:12 am

Apodo:
Shino
Nombre/Apellidos:
Shinobu Shiedfild
Edad:
Aparentes: 15 años| Reales: 27 años
Raza:
Dragón (Wyern)
Nacionalidad:
Londinense e Italiana
Fertilidad:
Fértil
Profesión:
Mantenido
C.Sexual:
Uke

{D E S C R I P C I O N E S}

D. Física:

— La apariencia de este réptil es la de un joven de apenas quince años, de baja estatura, cabellos medianamente cortos y cuyo peinado suele varias cada muchos meses, actualmente lo lleva con un mechón cayendo por la parte derecha de su rostro como un flequillo y el resto más corto, además de hacía arriba. Sus ojos presentan un color azul aguamarina un poco claros, usualmente, sutilmente entrecerrados. Su piel es clara, suave, mas no libre de marcas. Desde su espalda hasta sus brazos, mantiene múltiples quemaduras, las cuales van acompañadas por varios hematomas y cicatrices, puede verse como la coraza que debiera cubrirlos, está gravemente dañada hasta el punto que su regeneración no es completa, siendo débil a pesar de haberse curado ya. Sus dientes son peligrosos, filosos y cargados de una ponzoña paralizante y letal para algunos, por suerte, puede elegir cuando inyectar el veneno.

Frío, al tocarlo puede verse que su temperatura no es ni medianamente normal, baja, aunque siempre intenta mantenerla caliente y regulada. Suele llevar  ropas más o menos abrigadas, grandes y holgadas, además de vestir siempre una bufanda que cubra su cuello, que además de ser más sensible al frío, es su mayor punto débil. Un ataque ahí y podría darse por muerto en cuestión de segundos. Su rapidez es digna de mención, al igual que lo era su fuerza, pero debido a la inutilización de sus brazos, estos apenas pueden sostener gran peso sin que el dolor le impida sostenerlo, por suerte, su cola mantiene dicha fuerza y con ella se ayuda a sostener cosas o cargar otras.

También es de aclarar que puede transformar ciertas partes de su cuerpo en las de un dragón, sus ojos, sus manos hasta convertirlas en garras –aunque es algo que prefiere evitar, pues están demasiado adoloridas para atacar con ellas- , su mandíbula, entre otros. Además de que, si lo desea, puede transformar todo su cuerpo en el de una serpiente  alada, su longitud llegaría a los sesenta metros, en este caso se convierte en un ser peligroso y casi imparable, pero, prefiere evitar tener que transformarse, pues a perdido la costumbre de usarla y es un poco torpe en ella. Las partes como alas, no las puede usar en su forma humana.

Luego un dato a destacar, es su capacidad de mostrar una apariencia más mayor. Aproximadamente, cerca de los años que tiene, pero prefiere no mostrarla demasiado, pues no le agrada.





D. Psicológica:
 
— Es alguien bastante tranquilo, no suele alterarse por gran cosa que se haga a su persona, teniendo que recurrirse al habla si lo que se quiere es avergonzarlo. No suele meterse en peleas y las pocas que ha protagonizado no duraban demasiado, una ostia cada uno y pa' casa, las discusiones parece que duran un poco más, pero si empiezan a acalorarse demasiado decide acabarlas con el mismo final que una pelea. Suele enfadarse con facilidad, siendo normal que este casi siempre de mal humor, aunque evita recurrir demasiado a los insultos, pero si suele abusar de los adjetivos despectivos. Es alguien curioso y puede llegar a meterse donde no le llaman si así consigue satisfacer su curiosidad. También tiene orgullo, y aunque es suficiente para no agachar la cabeza ante otros si estos no lo merecen, no es tan grande como para no ser respetuoso con los que sí. Actúa de manera que protege lo que él cree justo, sin importarle si va contra normas o leyes, ni siquiera repara en el futuro castigo que sufrirá por sus acciones.  

Suele ser brusco a la hora de tratar de hacer amigos, no se le da bien eso de saludar de ir acercándose poco a poco a esa persona, así que si alguien llama su atención él intentará hacer lo mismo, normalmente usando su cola sea para agarrarlo o atraerlo hacía él, llegando incluso a impedirle el paso si se atreve a ignorarlo. Por ello mismo puede acabar siendo enemigo o amigo de dichas personas. No es alguien dado a ignorar a nadie, así que aunque alguien le caiga horrible, lo más seguro es que trate de entablar una conversación, eso sí, no bajara su guardia como lo haría con un amigo, ni tampoco dejará que toquen su cola por voluntad, usando esta para golpear o apartar al contrario de verlo necesario.

Hay pocas cosas que le den miedo de verdad, aunque no puede negar que siente un poco de pánico hacía ciertos insectos, sobre todo si tienen muchas patas o son viscosos. Verlos quizá solo le dé un susto repentino, pero que se le suban o se los pongan encima hará que su expresión pase a una de asco o desagrado, llegando incluso a soltar algo más que un gruñido si acaban en su rostro. En cambio, suelen agradarle los animales, sobre todo aquellos de sangre caliente, pues le pueden proporcionar el calor que suele buscar.

A la hora de hablar no es capaz de ser directo, llegando incluso a dar una indirecta detrás de otra o al menos nombrando algo que se le asemeje sin que llegue a ser la palabra que quiera pronunciar. Aun así, prefiere mantenerse hablando cualquier tontería que se le pase por la mente que soportar el silencio, ya que suele empezar a pensar demasiado y sus nervios tienden a salir.

Historia:

La madre de Shinobu murió poco después de dar a luz, así que nunca llegó a conocerla. Vivió en la casa de su padre, el cual parecía mimarlo más de la cuenta, por suerte esto no lo volvió caprichoso, si eso un poco malhumorado, ya que su padre solía estar ausente la mayor parte del tiempo, atareado con su trabajo. Aun así, no podía decirse que se encontraba solo, pues la gran cantidad de criados que poseían le hacía compañía y ayudaba en lo que necesitaba.

Y la verdad, le gustaba como era su vida, por eso, cuando su padre se volvió a casar, no pudo sino mirar con malos ojos aquella relación. Sobre todo porque fue con una dragona pura, el instinto propio de aquellos Wyerns era el de matarlos o el acabar con sus crías, pero su padre, que ya era algo más mayor, acostumbrado a vivir entre humanos, otras razas y también dragones, aprendió a controlarla. Y, Shinobu, trató de hacerlo también, fue amable todo lo posible y no dañó ni a su madrastra ni a ninguno de sus dos hijos. Pero…  Su nueva madre no tenía gran cariño por él. Como primogénito y verdadero hijo de su padre, le concernía a él heredar la empresa y la mayoría de las posesiones. Esto enfurecía a la reptil, quien deseaba que ese futuro correspondiera a sus hijos y no dudó en planear una sucia artimaña para que esto sucediera.

Tendiéndole una trampa, uno de sus hijos provocó lo suficiente a Shinobu como para que este llegara a atacarlo y, aunque el daño no fue grave, la madre logró que todos acabaran creyendo que casi acabó matándolo únicamente por su odio a los dragones. Shinobu trató de negarlo pero casi todas las pruebas apuntaban a lo contrario.

El padre, al descubrir la cruel acción por parte de su hijo y decepcionado con la misma, decidió que no era seguro que continuara viviendo con ellos. Lo desheredó y lo mandó a vivir con su tío. Aunque la acción de su padre le pareció injusta, decidió no pelear por ello, desechando todo el cariño que tuviera por su progenitor, decidió olvidarlo a él y a su nueva familia. Su tío, que creía en la versión de su sobrino, trató de hacer entrar en razón a su hermano, pero en vano, pues aquella dragona sólo envenenaba su cabeza con malas ideas. Harto ya, de aquella lucha sin fin, tomó a su hijo y sobrino y se mudó lejos de allí.

Fue a parar a un pequeño pueblo al sur de Italia, donde Shinobu encontró a un amigo que logró alegrarlo. El primo de este, por su parte, aunque también era amigo de su familiar y su nuevo amigo, hizo otros diferentes y cada uno iba por su lado, aunque no era raro que de vez en cuando montaran alguna pijamada donde los tres se divertían. Realmente, el Wyern nunca confesó su verdadera raza a su camarada, aunque este parecía tener un aroma tan parecido al suyo, lo que le indicaba que era otro réptil. Pero pasados dos años, se vio con suficiente valor como para desvelarlo, y aunque la reacción inicial no le agradó demasiado… (Lo dejaron con las palabras en la boca y salieron corriendo), cuando volvieron a encontrarse y le explicó el porqué de su comportamiento, comprendió que no podía estar enfadado con él. Su amigo era un dragón, específicamente una salamquesa, pero no había sabido de ello hasta ese día, pues Shinobu también había comentado que este era un réptil en su confesión. Así que tuvo que ir a aclarar unos asuntos con sus padres, para saber qué era en realidad.

Zain (su amigo), le contó que lo habían comprado y adoptado como un hijo, y se lo habían estado intentando ocultar. Pero que desde el principio habían planeado que aquello fuera una adopción y una simple compra. Y, aunque al principio lo vio bastante desanimado, poco a poco fue recuperando los ánimos. Desgraciadamente, no se esperó que aquel ocultara demasiado bien los problemas.

Un día cuando salió con este y los amigos del mismo a una salida a la montaña, pudo comprobar que su estado había empeorado lo suficiente como para volverlo peligroso. Tuvo que intervenir cuando la salamanquesa se salió de control, trató de proteger a los amigos, pero en el transcurso no pudo devolver los golpes y acabó también herido. Pero no se lo reprochó.

Poco después de lo sucedido, comenzó a correrse la voz de la peligrosidad de Zain, al igual que rumores horribles sobre él. Obligando a su mejor amigo a huir de aquella apacible ciudad a un lugar donde nadie supiera de sus actos, donde empezar de cero. Al principio,  Shinobu se sintió abandonado, pero no iba a permitir que sus caminos se separaran ahí. Sabía que se iba para no volver en mucho tiempo… O directamente no volver nunca más. Así que, tomó la decisión de que en cuanto pudiera, iría a aquella isla de la que le habló a buscarlo. Durante dos años más, estuvo ahorrando para poder viajar aquel lugar y mantenerse en el mismo hasta encontrar algún trabajo. Si bien su tío poseía una riqueza similar a la de su padre, el réptil no deseaba aprovecharse de él.


Una vez hubo ahorrado suficiente, se despidió de su familia, prometiendo que enviaría cartas todas las semanas para que no se preocuparan por él, y también, volvería de vacaciones a visitarlos. Se dirigió entonces rumbo  a Kyuushu. Quedó maravillado con el lugar, era mucho más de lo que imaginó, pero no se quedó embobado mientras admiraba aquel lugar, había llegado allí por un motivo.


Comenzó su búsqueda, preguntando a los habitantes de la ciudad si conocían a una persona con las características de su amigo, desgraciadamente, que un ser tan “extraño” como él anduviera pululando por ahí sin miedo ya a ocultar lo que era en realidad durante semanas, le acarreo algún que otro problemilla. Entre ellos, ser capturado por los del mercado negro. Al principio se resistió bastante, haciendo que acabaran optando por dañarlo, ya cansados de tanta rebeldía. Esta no se agotó por la sumisión voluntaria del Wyern, sino porque su salud empeoró hasta el punto de no poder continuar oponiéndose, sus brazos se convirtieron en extremidades casi inútiles. Cansado ya, se resignó a vivir como una mascota, pero sin perder su orgullo, solo estaría evitando ganarse más palizas o incluso una muerte futura. Comprendió entonces, la desagradable sensación que debió sentir su camarada, aunque, Shinobu, se había llevado una opción aún peor.


Ya no podía buscar con tanto ahínco a su amigo, debía aprovechar cualquier oportunidad para escapar de su prisión para que después lo volvieran a encarcelar, llevándose algo más que golpes superficiales, pero no desistió, continuó preguntando por él. Hasta que, finalmente, una persona afirmó conocerlo y lo llevó hasta donde residía. Emocionado por haberlo encontrado, nada más verlo se lanzó sobre él, sin soltarlo durante un buen rato. Y, aunque al principio el trato de su amigo fue un poco tosco y rudo al descubrir que se había convertido en una mascota y, por tanto, mercancía que sólo esperaba para ser vendida, el cariño de antaño pronto lo ablandó y no tardó en volver a tratarlo con la camaradería de antes. También se ofreció a comprarlo, pero Shinobu no lo permitió, pues no se veía capaz de aceptar aquel favor, y también sabía, que con aquello solo lograría que su trato cambiara, conociendo la aversión y superioridad que sentía su amigo hacía lo que se había convertido, no era aconsejable pertenecerle como propiedad. Pero si le pidió que enviara por él las cartas a su familia y, también, que de vez en cuando le prestara su casa para dormir en un lugar calentito y mullido.

Por suerte, años después compro su libertad. Fue difícil, pudiendo sólo desempeñar los peores trabajos, pero lo consiguió, junto a ello, ya hacía varios años que se veía con alguien y sólo necesitaba comprar su libertad para atreverse a aceptar la confesión de este. Aunque nunca dejó que la relación con su amigo desapareciera, se mudó y a veces no se podían ver tanto como antes.

Aunque su relación no duró para siempre. Tardé o temprano terminó y, aunque al principio le costó asimilarlo, pudo pasar página. Desde aquella, su amigo pareció volver a acercarse como antes, no dejándole demasiado tiempo tranquilo, ofreciéndole de nuevo su casa para hospedarse allí o, más bien, obligándole a hacerlo. No pudo negarse demasiado, se había quedado sin casa y no le apetecía dormir en la calle, los indeseables que antes lo convirtieron en mercancía, podían volver a atraparlo.

Actualmente reside junto a Zain en el departamento del mismo, a pesar de tener algún que otro trabajo de vez en cuando, no puede mantenerlo demasiado por su estado que se volvió bastante frágil, así que la mayor parte del tiempo tiene que ser mantenido por su amigo.

{E X T R A S}


Gustos:

- Carne de dragón.

-Zain.

- Los lugares altos y calentitos.

- Las cosas calientes.

- Los eufemismos.

-  Las caricias.


Disgustos:

-  Los insectos.

- Que tiren de su cabello.

- Que agarren con fuerza sus brazos o manos, o que los dañen todavía más.

- Que lo golpeen.

- Que lo atosiguen.

- Que tiren de su cola.

Hobbies y manías:

- Jugar al escondite.

Información extra:

- Puede controlar el hielo a placer.

- Su verdadera forma es la de un dragón de 60 metros de alto, aunque apenas suele usarla. Su apariencia sería la de una gran serpiente con alas, carente de traseras, y apenas manteniendo las delanteras, pero sin necesidad de ellas para mantenerse en pie.

- Su cola en forma humana mide cerca de dos metros.

- Debido a los continuos golpes y fracturas que sufrió en sus brazos, ahora estos carecen de fuerza y su movilidad se vio reducida notoriamente debido al dolor que le provoca mover los mismos, por ello usa su cola como 5º extremidad para ayudarse a coger, levantar o llevar cosas que solo con sus brazos, no podría.

- Su cola es también un punto débil, ya que si se la aprieta con un poco de fuerza le causa dolor.

- Suele tener quemaduras en la espalda y brazos, ya que debido a que su raza le permite tener un cuerpo resistente, decidieron quemar primero dichas zonas para deshacerse de la coraza y así poder dañarlo con más facilidad.

- De vez en cuando suelen usar insectos para intimidarlo, ya que es una forma rápida y eficaz de que obedezca, no instantánea, pero suele rendirse más rápido que usando la fuerza bruta y los golpes.

- No suele dormirse antes que otros, no porque no desconfíe en ellos, sino por el hecho de que no es capaz de bajar su guardia del todo en presencia ajena si estos están conscientes, lo que le impide conciliar el sueño.

- Parece tener un poco de miedo al fuego, aunque no le importa calentarse al lado de una chimenea.

- Posee una segunda forma en la que se muestra más mayor, pero prefiere no mostrarla demasiado ya que no le gusta.

Campo Obligatorio

♂Físico

Nombre del Anime/Manga/Videojuego del que procede:
Bleach
Nombre real:
Hitsugaya Toshiro
Imagen:

Forma normal:






”Forma adulta”:








Volver arriba Ir abajo

Re: Shinobu ID

Mensaje por Marek Lundgren el Miér Mayo 11, 2016 12:36 pm

Ficha aceptada y cerrada


No te olvides de realizar los registros correspondientes, Bienvenido.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.