Últimos temas
» Censo Septiembre-Octubre 2018
Jue Sep 20, 2018 7:40 pm por Jin Pakpao

» Fuego verde de verano (Pyralis)
Sáb Sep 15, 2018 8:08 pm por Jin Pakpao

» Lycoris]
Vie Sep 07, 2018 8:28 pm por Arlock

» Alënthe [Afiliación Élite]
Jue Sep 06, 2018 5:49 pm por Invitado

» Yokohama: Gods and Kings - Afiliación Normal
Jue Sep 06, 2018 3:26 pm por Invitado

» Firmas
Mar Sep 04, 2018 3:10 am por Xiang Li

» Registro para la SPP
Mar Ago 28, 2018 6:37 pm por Sirius A.

» Listado de eventos/tramas.
Mar Ago 28, 2018 2:42 am por Abdiel Wilmer

» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Sáb Ago 25, 2018 11:51 pm por Sirius A.


Alexandre Zoïk Ayrton Renan.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alexandre Zoïk Ayrton Renan.

Mensaje por A. Z. A. R. el Mar Feb 06, 2018 12:57 pm

Apodo:
Azar.
Nombre/Apellidos:
Azar, acrónimo de su nombre completo: Alexandre Zoïk Ayrton Renan.
Edad:
Aparentes: 28 | Reales: 97 años.
Raza:
Araña.
Nacionalidad:
Inglaterra.
Fertilidad:
No.
Profesión:
Cazador. Ex-mayordomo jubilado.
C.Sexual:
Uke.

{D E S C R I P C I O N E S}

D. Física:

Un engendro. Así es nombrado por sus iguales. Una mutación provocó que por su cabeza sobresalieran un par de cuernos que, con los años, se fueron haciendo más grandes y vistosos, pero no es ésta la única razón de su horrible ser, pues las arañas de su tipo suelen tener más de un par de brazos, de tres a cuatro –quedando entre seis y ocho brazos-, él, en cambio, nació con un único par. Podemos suponer entonces que su fuerza será mucho más reducida si la comparamos con la de un igual con más brazos para distribuir la carga o para ayudarse en el ataque, y están, o mejor dicho, estaban en lo cierto, pero Azar logró romper ese límite con esfuerzo, simple y bruto esfuerzo.

Puede decir que está contento con su altura, llegó a los ciento noventa y cinco centímetros, quizá un poco más si su pelo se alborota ligeramente. Pero no es sólo la altura quien le da un aspecto imponente, incluso, de carecer de varios centímetros, continuaría viéndose como tal, pues su mirada tan serena, pero, a la vez, temible, se encarga de poner en su sitio a aquel que trate de sobreponerse sobre él con un simple desvío de sus pupilas hacia este, compórtate, ordenan.

Ojos de un naranja intenso, pupilas pequeñas, apenas viéndose un punto insignificante que parece desaparecer cuando se contraen, pestañas de un grueso tupido, sobresalen cuando su cabello no las opaca al cubrirlas. Sus parpados se ven teñidos de un rojo mate apagado, más arriba, sus cejas, finas, apenas una línea difícil de distinguir.

Sus cabellos presentan un negro entre el pardo negruzco y el pardo grisáceo, de mechones largos y revoltosos, llegan a recordar las plumas de un cuervo cayendo suavemente sobre sus hombros, flequillo largo, que suele cubrirle parte del rostro, apenas dejando uno de sus ojos a la vista. Y, sin faltar, están un par de cuernos, uno a cada lado de su cabeza, cerrándose hacia delante, presentan un color marrón con toques azules, tanto por la cara interior como en manchas por los extremos.

Su cuerpo ostenta varias cicatrices, en el cuello, en el pecho, en las manos, en su rostro, y no puede decirse que son desagradables, más bien lo contrario, se ven como un perfecto y hermoso adorno. No le molesta mostrarlas, por lo que no duda en vestir ropas que las muestren libremente.


D. Psicológica:

Es difícil describir a Azar, podría decirse que es alguien tranquilo, quizá en el extremo, pero, a la vez, puedes ver el peligro que esconde tras actos tan meticulosos y calmados, como cuando esas manos que ahora sirven con cuidado el dulce té en una taza, pueden, sin esfuerzo, encaminarse hasta tu cuello y arrancarte la capacidad de hablar si se te ocurre decir algo inadecuado.

Estricto cuando necesita serlo, déspota cuando no le dejan otro remedio, violento cuando agotaron el resto de posibilidades. Azar elige cómo actuar de acuerdo al lugar, momento y situación. Por suerte, independientemente de la opción escogida, no suele causar daños permanentes, las cicatrices pueden verse bonitas para algunos, pero no son de agrado de todos. Además, cree que el dolor es más pasajero y fácil de olvidar cuando no deja una marca tras de sí.

Quienes logran conocerlo, esos que, con esfuerzo, retiran esa máscara de seriedad y respeto que siempre planta delante de todos, pueden decir que Azar es bastante sociable y amable, puede que muy cariñoso a su manera, una un poco fría, pero la preocupación que empaña sus palabras y sus actos, hace que esa delicadeza deje de verse fría y mecánica, para dejar entrever la ternura que esconde tras de sí.

Azar no es muy hablador, actúa más que habla, incluso más de lo que piensa. Prefiere hacer un ademán con el rostro para señalar algo, antes que nombrártelo, mostrarte dónde está algo en vez de describirte su posición. Por ello, es bastante normal pasar un día con él en el que no haya dicho una sola palabra si no ha sido necesario.

Algo de lo que la araña puede presumir es de esfuerzo y dedicación, además de que en poco deja ver los frutos del mismo. Para él es difícil aceptar la palabra imposible, y reniega de perder el tiempo. Su esencia es, en parte, servir y lograr para su señor todo aquello que desee, sin importar las dificultades que haya de por medio. Aunque actualmente haya perdido dicho rango, dicha característica no se pierde, pero es difícil que vaya a aceptar cualquier petición de terceros, y no por descabellada, sino porque tienen que demostrar estar en un escalón superior a él para que puedan siquiera pensar que se les permite disfrutar de sus servicios.


Historia:

Había perdido la cuenta de los jóvenes amos que lo habían rechazado por su apariencia. Ni siquiera le daban la posibilidad de enseñar sus habilidades, de demostrar que no era un inútil.

Aquel encuentro sería como cualquier otro, apenas se mostrara ante ellos y les confirmara que no poseía más que aquellos dos brazos lo despacharían sin siquiera dejarle añadir algo más. Que equivocado estaba. Su joven amo apenas lo miró de reojo, pudo decir que tenía buen porte y una mejor presencia, apenas catorce años y la presión que ejercía con su solo mirar podía ahogarlo al mínimo descuido. Pero, sorprendentemente, no lo descartó. Le preguntó por los cuernos, después por los brazos, pero, cuando recibió la negativa, tan sólo soltó un: “No lo conviertas en un inconveniente. Sería patético.” Y, entonces, comenzó su primer día de trabajo.

Azar demostró su valía y confirmó la de su dueño. Aquel ser podía llegar a parecer un monstruo sin escrúpulos, pero siempre había una razón detrás, no importaba que tan desagradable y horrible fuera el acto cometido, había una excusa que lo respaldaba.

El tiempo pasó y Azar terminó como el mayordomo principal de aquella casa. Nadie lo superaba en fuerza salvo su amo y otros amos, después de todo, su raza era inferior en comparación a esos seres, tan similares a ellos pera tan diferentes. Colmillos y garras poseedoras de un veneno mortal, una fuerza sobrehumana, unos reflejos a la par, y aquella horrorosa y aterradora forma. No importaba cuantas veces la viera, siempre lo sorprendía. Ellos, en cambio, siervos para toda la vida, carecían de aquella temible forma, no poseían un veneno con el que someter a su víctima y todo su ser se subyugaba ante sus señores porque así lo dictaba su naturaleza.

Y vivió muchos años junto a su ya no tan joven amo. Fue una vida feliz, para ambos, o bueno, casi… Pero, por su parte, sí lo fue. Finalmente, su trabajo llegó a su fin, se jubiló por así decirlo.

Ya no había algo que lo atara a su amo, buscó entonces un lugar tranquilo donde pasar los años que pudieran restarle, con suerte, aún eran un buen puñado. Encontró por casualidad la ciudad de Kyuushu mientras viajaba de aquí para allá, y fue gracias a los panfletos que podías encontrar por la ciudad que decidió quedarse. Androides de compañía, sin duda, eran algo que quería ver y, quizá, disfrutar.

Aunque no sabe cómo, queriendo adquirir uno, terminó como cazador de estos. Quizá esa pequeña parte de él que no puede tolerar la rebeldía fue causante de ello, pero bueno, no es un mal tipo, no les causa daños severos y casi siempre los devuelve en perfecto estado.

{E X T R A S}


Gustos:

- Los pets.
- Chocolate caliente, o un té suave.
- El silencio.
- Cocinar.
- Romper huesos, le encanta como suena, también el alarido que, con suerte, viene después.
- La carne humana.

Disgustos:

- La desobediencia y falta de respeto.
- Los berrinches sin sentido.
- Ser subestimado, lo pone de muy mal humor.
- La suciedad en exceso, aunque, curiosamente, no considera las telarañas como suciedad.
- El ruido de la vajilla al caer al suelo o romperse, lo encuentra demasiado irritante.
- El ego demasiado alto sin nada que lo respalde.

Hobbies y manías:

- Muerde en exceso, casi siempre con intención de marcar y demostrar propiedad.
- Suele alzar la barbilla cuando habla con alguien que considera inferior, a veces de una forma muy acentuada, desgraciadamente, no se percata de ello.
- Le gusta limpiar, cocinar y servir, no es raro que si ve una casa muy sucia y desarreglada sienta la imperiosa necesidad de desempeñar su papel como mayordomo.

Información extra:

- Es antropófago, su dieta se constituye principalmente de carne humana, puede comer otras cosas, pero es más por capricho ya que no logran nutrirle.
- Tiene muy mal despertar, incluso ha llegado a mirar mal a su amo por interrumpir su descanso.
- Puede crear telarañas, la substancia sale de sus manos y puede tejerla con gran maestría con los dedos, desgraciadamente, a veces dicha substancia se crea sin que él lo quiera y note, y termina por manchar a otros con esta.
- Aunque su raza sea para servidumbre de otra, lejos de sus amos suelen ser bastante territoriales y posesivos.
- Puede comunicarse y manipular arañas más pequeñas, aunque no suele tener demasiadas en su casa por culpa de lo territorial que es.
- Sus manos son sensibles, sobre todo cuanto más se acercan a la punta de sus dedos. Puede decirse que acariciadas de la manera adecuada son una zona erógena.
- Le gustan los juegos de azar, es bastante bueno en ellos, en el sentido de que puede hacer trampas y ganar.
- Es ludópata, por lo que no puede entrar en casinos y tiene vetado el hacer apuestas con dinero.
- Mantiene el contacto con su antiguo amo, pero ya no es una relación de amo/sirviente, sino de amigos.



Campo Obligatorio

♂Físico

Nombre del Anime/Manga/Videojuego del que procede:
Artista: Nexie
Nombre real:
Original
Imagen:
Spoiler:



Ver perfil de usuario
avatar
cazador

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexandre Zoïk Ayrton Renan.

Mensaje por Abdiel Wilmer el Mar Feb 06, 2018 2:59 pm


» Aceptada y cerrada.

¡Bienvenido!
» Recuerda pasar los registros correspondientes. Los amos necesitan adquirir una vivienda para comprar un Pet. Cualquier duda, no dudes más y pregúntanos mediante mp o por el subforo de dudas & sugerencias
¡Disfruta del foro!
¡No olvides las 3 leyes de la robótica!




Spoiler:




My Spica

Vendedores
Ver perfil de usuario
avatar
Vendedores

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.