Últimos temas
» Deathless Love (antes Silent Oath) (Cambio de botón)
Dom Oct 07, 2018 11:50 am por Invitado

» Evento Ice Cream-I Scream
Sáb Oct 06, 2018 12:45 pm por Arlock

» Fuego verde de verano (Pyralis)
Vie Oct 05, 2018 9:50 pm por Jin Pakpao

» Registro de temas.
Mar Oct 02, 2018 6:17 pm por Nikita Maklakov

» That horrorful thing- Libre
Mar Oct 02, 2018 6:12 pm por Nikita Maklakov

» Normas.
Mar Oct 02, 2018 5:09 pm por Nikita Maklakov

» Evento 31 de Octubre
Dom Sep 30, 2018 4:36 pm por Arlock

» Censo Septiembre-Octubre 2018
Sáb Sep 29, 2018 5:21 pm por Seimei Aoyagi

» Lycoris]
Vie Sep 07, 2018 8:28 pm por Arlock


Bienvenido a casa (privado Saitama)

Página 6 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Abr 15, 2016 7:28 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Había sido un día muy largo. El departamento había atrapado a una pequeña pandilla local con una gran cantidad de droga, así que había mucho papeleo de por medio, del cual gran parte le tocó hacer a él, cosa que le disgustaba mucho, y con lo que estaban constantemente “castigándolo” en la estación.

Si, de acuerdo, él no era muy ortodoxo al hacer su trabajo, y más de una vez podía haber roto alguna regla, pero también obtenía resultados. Cosa que a sus superiores no parecía importarles en absoluto.

“Apégate al manual de procedimientos, Genos”, le repetían. Y aunque lo intentaba, la mayoría de las veces terminaba haciendo todo a su manera, y entonces, preferían tenerlo en la estación, en un escritorio, detrás de una pila de papeles.

Se talló los ojos y bostezó. Estar todo el día sentado llenando formas le había dejado dolor de cabeza.

Si al menos todos aquellos documentos sirvieran para algo, se sentiría un poco mejor de poner tanto esfuerzo en ellos. Pero la verdad era, y lo sabía que la mayoría de aquellos delincuentes saldrían pronto de prisión, y que de todas maneras no eran más que intermediaros. La droga obviamente pertenecía a la mafia, y esos no había quien les hiciera algo.

Así que a su parecer el trabajo de escritorio en la estación era inútil, así que sólo quería volver a casa, olvidarse de su frustración y dormir.

Se detuvo de pronto en mitad de la acera al escuchar un ruido fuerte muy cerca, algo metálico siendo golpeado una y otra vez, y el sonido venía de un callejón que acababa de pasar. Genos regresó sobre sus pasos y se asomó con cautela, aunque en la oscuridad no pudo ver más que sombras. Y de nuevo escuchó el ruido.

Genos sacó una pequeña linterna y la luz iluminó el estrecho espacio entre los edificios. Ahí no había nadie, o eso parecía. Aunque al escuchar el ruido otra vez en seguida comprendió que venía del basurero que estaba ahí.
Con cautela se acercó.

¿Hay alguien ahí? —como nadie le respondió, se atrevió a ir abriendo la tapa poco a poco, hasta que el haz de luz de la linterna dio contra los ojos brillantes de un gato que lo miraba desde abajo, y que al notar que la tapa había sido retirada saltó fuera del contenedor y salió corriendo hacia la calle.

Solo un simple gato atrapado. Genos miró de nuevo dentro del contenedor para asegurarse de que no había más criaturas atrapadas adentro y luego lo volvió a cerrar. Apagó la linterna, listo para irse, y luego la encendió de nuevo, extrañado por lo que creía haber visto con el rabillo del ojo cuando había dirigido la luz de la linterna hacia el fondo del callejón. Algo que parecía… No, mejor cerciorarse antes de hacer conjeturas.

Dirigió el haz de luz hacia un lado y al otro, buscando el punto exacto entre el montón de cajas y bolsas de basura. Y lo encontró. Era justo lo que creía haber visto, una mano que sobresalía debajo de un montón de desechos.
Genos la contempló unos instantes, sintiendo que se le helaba la sangre al creer que estaba contemplando el cadáver de alguien.

Se acercó con cuidado, y removió un par de bolsas de encima. Su otra mano ya estaba buscando el teléfono para llamar refuerzos. Y luego se detuvo. Genos alanzaba a ver parte del cuerpo y notaba las partes metálicas y otras de un material de color negro que sobresalían en su apariencia. Quitó una caja y más bolsas y pudo verlo con mucha más claridad.

Era un Pet.

Suspiró aliviado de que no fuera un cadáver. Sólo un Pet que parecía desactivado.

Hey. ¿Me escuchas? —le habló, pero no obtuvo respuesta.

¿Debería llevarlo a la tienda? Ahí se encargarían de él. Aunque si lo habían dejado ahí entre la basura tal vez era porque ya no funcionaba. Genos no dejaba de mirarlo, debía llevar un buen tiempo ahí, por eso estaba tan sucio. De pronto sintió tristeza por él, por terminar en un lugar así, como si no le importara a nadie.

Tenía bien sabido que los Pets eran criaturas artificiales, pero no dejaba de darle pena el estado en que se encontraba aquel.

Como si quisiera hacer algo bueno por él terminó de quitarle la basura de encima y lo apoyó sentado contra la pared.
Se quedó mirándolo de cerca, en cuclillas frente a él. A primera vista no parecía que tuviera algún desperfecto en el exterior, aparte de la suciedad.

Levantó una mano para quitarle del cabello negro algunas basuritas. Luego sacó un pañuelo e intentó limpiar una mancha en su mejilla, sobre una marca delgada que salía desde la base del ojo. Aunque al ver que no funcionaba dejó el pañuelo a un lado y uso la yema de su pulgar. Piel suave, se sentía igual que la de un humano, menos caliente, probablemente porque estaba apagado, pero no fría como la de un cadáver, así que no resultaba desagradable al tacto.

La mancha en la mejilla casi desapareció. Genos lo comprobó apartando la mano. De todas maneras una manchita menos no lo hacía verse más limpio.

Genos se levantó, dio un paso hacia atrás y lo miró como despidiéndose en silencio.

Empezó a andar hacia la calle, y miró hacia atrás de nuevo, a la solitaria figura sentada en la penumbra.

Si lo dejaba ahí tarde o temprano terminaría desmantelado probablemente. Era una pena.

Dio otro paso hacia la salida, aunque era incapaz de apartar la mirada del Pet. No parecía merecerse un final así.
Pero ¿Qué podía hacer por él? Quizá podría llevarlo a arreglar. ¿Por qué no? Parecía mejor opción que dejarlo en ese horrible lugar.

Suspiró, entre aliviado y preocupado por su propia decisión y volvió a acercarse al él. Lo levantó contra la pared y tras calcular si podía cargar con el peso, lo levantó en brazos y lo sacó de ahí.

El camino fue mucho más lento, y cuando llegó a su departamento, y tras subir las escaleras, se sintió verdaderamente agotado.

Ya en el interior dejó al Pet acomodado contra la pared de la sala mientras él iba por unos paños y un cuenco con agua tibia para limpiarlo.

Empezó con sus brazos, con el paño húmedo iba retirando el polvo y las manchas, con el seco limpiaba las partes metálicas. Pasó pacientemente la tela entre sus dedos y se encargó de limpiar cada uno de ellos. Luego le limpió el cuello hasta detrás de las orejas, y pasó la tela con suavidad sobre estas. El cabello lo dejaría para después.

Le limpió la frente, y las mejillas hasta que por fin lucieron limpias. Luego el mentón, los labios, la nariz. Limpió con mucho cuidado los párpados e incluso las pestañas que parecían tener algo de lodo seco en ellas.

Genos lo contempló, satisfecho. Se veía mucho mejor así, como si durmiera en vez de estar apagado y recién sacado de un sucio callejón.

¿Por qué te dejaron  ahí? —le preguntó volviéndose a sentir triste de pronto. No le parecía una manera digna de tratar a alguien, aunque fuera un Pet, aunque sabía bien que no todos pensaban que los Pets mejor que el de simples cosas que podían comprarse y tirarse tan fácil.

Buscaré a alguien que pueda arreglarte, te lo prometo.

Levantó los paños y el cuenco y se levantó. Un momento después volvió a arrodillarse frente a él.

A no ser que no estés descompuesto, tal vez… sólo te apagaron.

Lo miró como si el Pet fuera capaz de responder.

Y luego sus ojos se fijaron en sus labios. Quizá podía activarlo él mismo. No estaba del todo seguro de si podía, pues nunca había tenido un Pet, pero había escuchado muchas veces aquello de “un beso para activarlos”.

Podría funcionar…—musitó pensativo. —Voy a intentarlo ¿De acuerdo? —le dijo, como si el Pet apagado estuviera al tanto de la idea que acababa de pasar por su mente.

Dejó los paños y el cuenco en el suelo y se inclinó hacia el Pet. Se detuvo a unos cuantos centímetros de su rostro y dudó.

Si, aquel podía ser un procedimiento normal con los Pets, pero no dejaba de ser un gesto algo íntimo. Además, no era su Pet. ¿Qué tal si le molestaba?

Disculpa. —dijo en voz baja antes de recargar sus labios contra los del Pet. No sabía cuánto tiempo debía estar así, por lo que se quedó así unos momentos, con el rostro del Pet entre sus manos, siendo consciente de que sus labios eran bastante suaves.

Cuando finalmente se apartó lo hizo apenas unos cuantos centímetros, sin dejar de mirarlo esperando una reacción.


Última edición por Genos el Miér Jul 20, 2016 10:30 pm, editado 1 vez
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo


Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Jul 03, 2016 6:10 pm

Control, era esa la palabra clave. Parece que ha venido a trae un poco de caos a la vida tan ordenada de Genos.

- Supongo. En alto riesgo no tienes mucho tiempo para pensarlo bien.

Ya sea que la experiencia hablase a tiempo o su razonamiento. No tiene mucho conocimiento acerca del desempeño de Genos en el trabajo pero confía en que es excelente en lo que hace.

Igual le atrapó viendo los panes así que no se molestó en declinar la oportunidad de llevarse algunos para probar. Tomó la pinza y se pensó bien de cuales elegir, se inclinó por unos rellenos, otros más tradicionales y otro más crujiente relleno con queso y demás. Eso tiene que ser más que suficiente.

- ¿Y saben bien? -Hasta donde sabe eso es un gusto adquirido y había con distintos sazones.- Huh... Bueno, tendré que probarlas para saberlo.

Sonrío un poco, el entusiasmo en su rostro al hablar de sardinas le pareció un poco gracioso.

- ... No, no pasa nada. -Negó con la cabeza despacio.

No es algo que quisiera decir pues ignora la manera correcta de explicar lo que sucede. De nuevo la molestia de la incertidumbre y la sensación de que falta que hiciera algo importante.

- Hm... Creo que la sección de pets está por allá.

Decidió dejarlo de lado, ahora siente la necesidad de salir de ahí rápido e irse a casa antes de que siga viendo esas casualidades cerca de él.

Encontró dos spray de diferente precio y marca. Básicamente hacían lo mismo así que simplemente optó por el más barato, echándolo a la canastilla.

- Listo. Ahora vamos a por tus sardinas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Jul 03, 2016 11:25 pm

Asintió.

-En esas situaciones hay que reaccionar de inmediato, no hay mucho tiempo para planearvy hay que pensar muy rápido. Aunque eso es parte de lo que lo hace interesante.

La elección de los panes lo distrajo definitivamente de la preocupación que lo había estado angustiando unos momentos atrás. Observó cada uno de los que iban siendo pasados la charola que sostenía, y cuando Saitama por fin terminó los llevó a la mujer que los empaquetó en una bolsa de papel que cargó en un brazo mientras llevaba la canasta en la otra mano.

-¡Por supuesto que saben bien!-aseguró quizá con demasiada intensidad. -Lo siento.Si, umh, bueno, hay gente a la que no les gustan.-casi todos a los que conocía. -Si, lo mejor será que las las pruebes y decidas.

La pequeña sonrisa de Saitama le hizo desear aun más que le gustaran.

-Oh.¿En serio?- Genos miró hacia atrás un momento para fijarse en las personas que habían pasado cerca de ellos, un amo y un Pet.
De no saber que era imposible habría creído que los conocía y por eso los miraba. No lo conocía lo suficiente como para adivinar que había pasado por su mente en ese momento.

Se dirigieron a la sección para Pete, una por la que seguramente había pasado algunas veces antes, pero como no tenia nada de interés para él no le había puesto atención. Le echó un vistazo a lo que había, y luego puso atención a lo que estaba eligiendo Saitama.No pudo dejar de notar que había puesto el producto de menor precio en la canasta, pero no le dijo nada al respecto, quizá ese era el producto que de verdad quería llevar.

-¿Solo ese? Hay muchos productos aquí - tomó una botella y leyó la etiqueta -Acondicionador para el cabello.¿Seguro de que no necesitas nada más?

Dejó la botella de vuelta en el estante.

-Las sardinas, de acuerdo.

Lo llevó directo al pasillo de los enlatados.

-Hay distintas variedades, y hay diferencia entre las marcas.Algunas tienen un sabor muy intenso.-las que mas le gustaban. Tomó una lata, pero la devolvió al estante porque era de atún. -Mejor que empieces con unas de sabor suave.-escogió unas en aceite, unas con tomate y unas extra picantes. -Creo que es suficiente por hoy.Vamos a la caja.

Le dejo la canasta y la bolsa de pan a la cajera y se hizo a un lado para que Saitama pudiera dejar también la que él llevaba.
Bostezo. Cierto que la noche anterior no había dormido tan bien como acostumbraba, aunque no esperaba que fuera por ello a sentir sueño tan temprano.

-Ah, el cepillo de dientes.-señaló la hilera de cepillos acomodada junto a la caja. -Escoge uno.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Jul 04, 2016 8:29 pm

- Huh... Parece que todo te sale bien por la manera en que lo disfrutas.

Porque aparentemente él sabe tomar las decisiones correctas, no como el contrario cuyo caso es mejor que no piense.

Agacho un poco la cabeza por el exalto. Genos demuestra ser apasionado en lo que sea que le guste, incluso algo tan mundano como lo son pescaditos en lata.

- Ya, ya... A ver qué tal están.

Y por su bien mejor que le gusten, una cosa más que pueda compartir con Genos. A ver si así despierta lo que sea que esté desactivado en él.

Miro a Genos de reojo, sintiendo despacio. Allá lo único que había de interés para un Pet como él era el aerosol protector.

- Eso es para Pets más delicados, Genos, a mí me puedes lavar el cabello hasta con jabón de ropa.

O tal vez no tan exagerado pero necesita el shampoo más simple para ser eficaz. Ya si Genos desea que tenga el cabello más suave entonces es historia distinta.

Le siguió a por las sardinas, mirando las diferentes latas de colores. Ahora de verdad que ni idea de cuáles eran cuales y que de diferente hay.

Miro a las latas que colocaba en la canasta, aquella en rojo intenso con la palabra picante le daba curiosidad de probar. Hasta ahora ese sabor le falta probar o experimentar el picor en la lengua.

Ayudó a colocar las cosas en la banda móvil, teniendo cuidado de que nada se caiga. Ahora el cepillo de dientes... Tomó uno azul y lo puso junto a las ramas cosas.

En lo que iban pasando se adelantó y miro como se iban embolsando. Vaya que se iban a llevar unas cuantas más las que tenían en paquetería con la ropa y zapatos.

Fue sosteniéndolas poco a poco, acomodándolas en una mano. El peso no es problema pero le preocupa más si alguna se llega a romper.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Jul 07, 2016 12:59 pm


Ojalá fuera así, pero no siempre salen bien las cosas, y a veces eso significa que personas inocentes sufran las consecuencias, o que los criminales se salgan con la suya. — y en esas ocasiones no dejaba de sentirse responsable.

Pero a pesar de eso me gusta, y me gusta tener la oportunidad de impedir que un crimen sea cometido.

Notó que se había excedido con el asunto de las sardinas. Había sido una reacción natural que ni siquiera había pensado, a veces pasaba así con las cosas que le gustaban demasiado. No quería hacerlo sentir presionado.

No creo que sea buena idea que te laves con jabón para ropa. El que estés construido para ser resistente no significa que te niegues algunos cuidados. — el acondicionador podía no ser necesario, pero lo que le preocupaba era que dijera cosas como la del jabón de ropa, Saitama no tenía que conformarse con usar cualquier cosa.

Estaba acostumbrado a ver Pets muy bien cuidados, al extremo de la exageración, completamente mimados por sus amos. No pretendía que Saitama fuera así, menos si era forzado, pero no pensaba que mereciera nada menos que lo cualquier otro Pet podía tener, menos de lo que le ofrecería a cualquier persona. Incluso si Saitama hubiera resultado ser demandante y exigente, por responsabilidad no se habría negado a comprarle lo que le pidiera, pero de alguna manera el que fuera tan sencillo le hacía desear darle más de lo que le pedía.

Luego de pagar se acercó para tomar algunas de las bolsas, tampoco iba a permitir que Saitama las cargara todas. Resultaron ser más de las que había calculado cuando las juntaron con el resto de las bolsas que recogieron en paquetería, llevaba las dos manos ocupadas y pesaban, aunque no más de lo que podía cargar. Por suerte tenía brazos fuertes.

No creí que terminarían siendo tantas. Lamento que tengas que cargar todo eso. El departamento no queda tan lejos. Si tus brazos se cansan podemos descansar.

Aunque suponía que no sería así, podía ser incluso que él se cansara antes.

De todas maneras tras caminar media cuadra le pareció mejor idea parar un taxi, no había necesidad de cargar tanto hasta el departamento. Normalmente prefería caminar, pero en auto irían más rápido, así que detuvo un taxi y le pidió al conductor que abriera la cajuela para meter todo lo de las compras.

Ven, ponlas aquí. —le indicó a Saitama, dejando espacio para las bolsas que él llevaba.

Cuando terminaron cerró la cajuela y abrió una de las puertas.

Adelante. —le dijo para que subiera.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Jul 07, 2016 8:04 pm

-¿Has salido herido?

Seguramente pero viendo lo saludable y pulcro que es duda que haya sido algo de gravedad. A menos que todo se oculte bajo su camisa.

- Era una sugerencia, ya sabes. Para ahorrar o algo así.

No es que le importe si el cabello está suave o no mientras esté limpio.

Quizás ser alguien sencillo o descuidado es parte de su personalidad base. Tratándose de un tipo del cual no hace falta mucho cuidado, cualquier cosa puede funcionar en él. Eso y el hecho de que no quiere que Genos invierta más en él de lo necesario, simplemente no se siente bien.

No está haciendo nada para merecerlo después de todo o si quiera ganarlo. En parte refuerza ese malestar de que algo falta o simplemente no está funcionando.

Realmente cargar con todas esas bolsas no era difícil por el peso, solo por el volumen. No cree que se vayan a cansar por un viaje tan corto.

- Genos, puedo levantar un auto por horas.

Comentó sin ánimo a alardear, simplemente quería que estuviera tranquilo. No va a cansarse con unas bolsas de ropa y demás.

De hecho si Genos se cansaba era mas factible que él mismo cargará con todas las bolsas para que Genos descanse los brazos.

Se paró y miro curioso. ¿Qué estaba haciendo? Antes de preguntar por lo alto vio el coche amarillo con la señal de "taxi" encima.

¿Un auto? El departamento quedaba muy cerca y le pareció innecesario pero no dijo nada más. Simplemente obedeció y acomodo las bolsas en la cajuela.

Se fijó en la puerta abierta, algo dudoso de subir primero pero se impulsó hacia delante y tomó el asiento pegado a la ventana.
Por dentro estaba limpio, bien tapizado del mismo gris, una maquinita negra con números rojos, el tablero... El taxista cuyo rostro no pudo apreciar y... Había un adorno colgando del espejo retrovisor.

No eran unos clásicos dados de peluche, ni un crucifijo o unos zapatitos de niño.

Era una mano que parecía arrancada desde arriba de la muñeca y estaba amarrada con un hilo. De lo que debería ser el hueso salían unos cables.

Se notaba que llevaba tiempo ahí colgada pero eso no le quito el malestar en el estomago. Era evidente de a qué perteneció antes.

No lo exteriorizó, simplemente se quedo viendo con la expresión neutra de siempre aún si haya tenido el impulso de abrir la puerta y salir corriendo.

- ¿Por qué tomamos un taxi?

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Jue Jul 07, 2016 9:30 pm

-Si, algunas veces, nada grave.- pero  algunas lo suficientemente malas como para tener que ir al hospital,y algunas de esas heridas habían dejado marcas , aunque en general si podía se atendía solo en casa, por ser fuerte y aún joven resistía bastante bien fisicamente. Como solía pasar con las cosas que lo apasionaban, a veces se concentraba demasiado en su trabajo y no se cuidaba lo suficiente, así que terminaba lastimado ya fuera por obra de algún criminal o por descuidos propios.

-Oh, bueno, gracias, aunque ahora mismo no hace falta ahorrar. Además no tienes que preocuparte por el dinero, dejame eso a mí.

No suponía que se sentía mal por que invertía dinero en él, daba por hecho que se acostumbraría a ello.

De pronto lo miró con viva curiosidad brillando le en los ojos.

-¿De verdad puedes levantar un auto? Eso me gustaría verlo.

Y lo decía en serio. Aquello había despertado su interés.

-¿Tan fuerte eres?

Notó que Saitama dudó un momentos entrar al auto, no supo precisar porque razón, así que mientras sostenía la puerta para él le dedicó una sonrisa para darle confianza.

Tras Saitama entró él, se acomodo en el asiento y le djo la dirección al conductor.

-Me pareció buena idea, así no cargaremos todas esas bolsas. Sé que me dijiste que no es ningún problema para ti, pero aun así, bueno, quería que la salida fuera lo mejor posible. Preferiría no hacerte cargar cosas... Aunque hablaba en serio respecto a verte levantar un auto.

Estaba mirandolo mientras le hablaba, y luego miró al frente y solo entonces notó aquel detalle, lo que colgaba del espejo, era...Oh.
Tuvo que afilar la mirada para mirar con más detalle aquella cosa y estar completamente seguro. La mano de un Pet. ¿Que clase de decoración era esa?

Quiza era la manera en que el conductor recordaba a algún Pet que había tenido, aunque no dejaba de ser retorcido, de todas maneras le pareció de mal gusto, especialmente al pensar en los Pets que podían subirse al taxi.

No estaba seguro de si Saitama lo había visto, esperaba que no, así que para tratar de distraerlo trató de seguir la conversación.

-Umh ¿Que fue lo que más te gustó de los lugares a los que fuimos?

Su mirada se desvío por un momento del rostro de Saitama a la ventana, justo pasaban frente al callejón en donde lo había encontrado. Se había olvidado de pedirle al conductor que tomara otra ruta, para evitar de nuevo pasar por ahí.
Genos apartó la mira hacía la otra ventana.
-Y...¿Tienes hambre? Ya casi estamos ahí y la cena no tardará demasiado en estar lista... ¿Tu color favorito es el azul? De ese color es el cepillo de dientes que escogiste...

El callejón iba quedando atrás rápidamente, y quedaba un tramo relativamente corto de ahí hasta su casa.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Jul 08, 2016 8:31 pm

- ¿Marcas? -Levanta una ceja. Ko se le nada de nada.- No se te notan.

Ya, igual no es que ya lo haya visto sin camisa o planee hacerlo. Pero le causa curiosidad como cicatrizó algo así.

- Me gusta la sensación de ahorrar... -Entrecierra los ojos, como si fuera algo que descubrió de sí mismo y no lo uniera pensado antes.- Creo.

Aún así iba a medirse pese a que Genos le dijese que no se preocupara, es algo innato aparentemente.

- Sí, en serio. -A veces se le olvida que Genos no leyó ningún instructivo y que no tenía idea de sus capacidades.- Soy... como una grúa pequeña.

Sí, eso era lo que mejor se aproximaba. No era una exageración pero es útil para ciertos percances.

Dejó salir una risita al ver que estaba genuinamente curioso de verlo hacer algo tan simple como levantar un auto pero no quitaba ese sentir extraño al ver algo tan mórbido como la mano de un Pet colgando del espejo retrovisor.

- Ah... De la cafetería me gusto el lugar y la comida. -Menos a la pareja de atrás que le fastidiaba por alguna razón.- De la tienda de ropa no recuerdo que algo me gustara. -Se lleva una mano al mentón.- De la librería me gustó todo lo que vi... Ah, de las pijamas me votaron muchas cosas. -Entre ellas la cara que puso Genos en algún momento y el tono de rojo que logró alcanzar.- Del súper no se... Habían muchas cosas.

No había identificado la intención de Genos para distraerlo de ver aquella mano colgando y balanceándose con el movimiento del taxi.

- Sigo estando un poco lleno pero me dará hambre en un rato. -¿De dónde viene su repentina curiosidad y deducción?- ¿Mi color favorito? No sé cuál puede ser aún pero solo me gusto ese cepillo... -Parpadea y vuelve a mirar al frente, la mano ahora de una de un lado a otro.- ¿Cuál es el tuyo?

Y seguía moviéndose, de izquierda a derecha con la palma mirando hacia él. Es algo un poco mórbido pero le saco una risa y la señaló.

- Mira, parece que dice adiós.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Jul 08, 2016 10:54 pm

-Bueno, la mayoría está bajo la ropa.

Y tenia una pequeña cicatriz en la nuca, pero el cabello la ocultaba. Pasó el pulgar sobre la muñeca de la mano izquierda, en donde tenia otra,  era algo larga pero se escondía bajo la manga, y era de un color muy claro así que se alcanzaba a disimular  en su piel. Estiró la mano para que Saitama alcanzara a ver.

-Una caída de una motocicleta.

Se había cortado con un trozo de metal, y había tenido suerte de no haberse mucho más daño mas que eso y raspones en las piernas.

Que peculiar era Saitama. Lo miró entre incrédulo y fascinado, aunque por la expresión en su cara terminó por darse cuenta de que hablaba enserio respecto a ahorrar.

-¿Por qué te gusta?

No podía imaginarse que podía gustarle respecto a eso, aunque le daba mucha curiosidad, como todo lo que tenía que ver con ese Pet que al parecer era inusual más allá de solo su apariencia.

Estuvo aun más fascinado al escuchar lo de la pequeña grúa. Se le ocurrió que el que Saitama fuera más bajo que el hacia que le quedara aun mejor esa comparación.

Buscaría la ocasión para que Saitama pudiera mostrarle aquellas habilidades, si él quería, era una pena no tener en casa nada tan pesado como un auto para hacer la prueba. Y ahí iba de nuevo, emocionándose mas de lo que debía, no quería hacerlo sentir que lo veía como una forma de entretenimiento, pero le era difícil no entusiasmarse con la idea de verlo.

Se alegró de escucharlo reír, no hacía eso muy seguido, y además lo tomó como señal de que Saitama no había notado el adorno en el espejo.

-Ya veo, te gustaron varias cosas, que bien. Podemos volver a la cafetería y a la librería luego, a la tienda de ropa no tenemos que volver en un buen tiempo, además y hay muchas otras, no tenemos que volver a esa. Al súper hay que ir al menos una vez a la semana, pero en la próxima ocasión no tienes que acompañarme si no te apetece... Oh.

El por su parte ya comenzaba sentir bastante hambre.

-Umh, supongo que el amarillo. El rojo también, no estoy seguro.

Volvió a mirarlo extrañado. Si, la mano que se mecía en frente parecía estar saludando o despidiéndose ahora que lo pensaba.

Genos se sintió algo preocupado, pero se relajó enseguida, no parecía que a Saitama le afectara de manera negativa.

-Si, tienes razón... ¿Te parece divertido?

El taxi por fin se detuvo frente al edificio. Genos pagó y bajaron las bolsas de las compras. En unos momentos estarían en el departamento.
Solo que sería mas tardado de lo que esperaba, pues al entrar al edificio vio el letrero en el elevador que indicaba que estaba fuera de servicio.

-Tendremos que subir por las escaleras.-soltó con resignación.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Sáb Jul 09, 2016 4:39 pm

Si están bajo la ropa… bueno, no va a buscar oportunidad para verlas por respeto a Genos pero sí tiene curiosidad por ellas.

Se fijó en la marca sobre la piel, era más clara que el tono natural de Genos y seguramente no la habría notado antes si Genos no se la señalaba.

- ¿Tú ibas conduciendo?

Ya, que no tuviera auto no significa que no supera manejar cualquier cosa.

- No lo sé, me gusta la sensación de guardar dinero. -Se encogió de hombros, no sabe muy bien cómo explicarlo o de donde viene esa sensación.- Debe ser por mi tipo, sin necesitar mucho cuidado y ajustarse a lo que haya.

Esa es la explicación más lógica que se le ocurre. Es un Pet de trabajo, no para lucirlo o para otras intensiones que no sea acompañar durante trabajo o producir.

- Me encantaría volver a ellas… o visitar nuevas.

Quien sabe, aun tienen muchos lugares en la lista que desea visitar. Como aquel lugar con muchos sabores de raspados y el paseo en la montaña el fin de semana.

- Un poco. -Le mira un momento. Entiende que ha sido algo oscuro su manera de encontrarlo gracioso pero es mejor a simplemente sentir nausea porque su mano pudo haber acabado así. Si es que no su cabeza también.- ¿A ti no?

Bajó la mirada un momento hacia su mano y novio un poco los dedos. Si Genos no lo hubiera sacado de donde sea que lo haya tomado probablemente acabaría vendido por piezas o como un adorno.

Al bajar del taxi tomo las bolas y se quedo mirando a las escaleras. Ahora sí iba a fijarse en os números y recordar cual era la suya.

- ¿Quieres que lleve eso también?

No le molestaba subir o bajar escaleras en lo más mínimo pero a Genos no pareció gustarle del todo.

- Puedo llevarte también.

Genos parece un poco pesado pero no tanto como pesaría un auto así que no debe presentar un reto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Sáb Jul 09, 2016 10:11 pm

-Si, iba rápido porque iba persiguiendo a alguien. Pero no lo atrapé.-se pasó los dedos por la muñeca una vez mas antes de jalar la manga para intentar dejarla cubierta.

-Eso es muy curioso... Ah...
- se le acababa de ocurrir algo, pero ya lo dejaría para el día siguiente.-Por tu tipo.- así que un Pet ahorrador. ¿Acaso las camisas que había elegido no estaban en oferta? No le había dado importancia en la tienda, pero ahora entendía un poco mejor porque se había ido directo a ellas.

-Claro, hay varios lugares más que se me ocurre que podrían gustarte, además del de los raspados.

Aun no estaba seguro de cuanto tiempo iba a quedarse Saitama, pero suponía que tenían tiempo suficiente para visitar algunos de esos lugares.Había muchos buenos lugares para comer, y lugares con vistas interesantes, y otras tiendas, y... Tendría que planearlo.

Entre abrió la boca, miró a Saitama fijamente y luego de nuevo a la mano.

-No mucho.- no, en realidad no le veía lo divertido. -No creo tener mucho sentido del humor.

Sin embargo era un enorme alivio que Saitama pudiera encontrar gracioso algo que a él le había preocupado tanto que pudiera hacerlo sentir mal.
Aunque se sintió contento de poder bajar del coche y dejar aquella mano fuera de su vista.

Era una molestia que el camino hacia el departamento se alargara un poco más al tener que ir por las escaleras, pero tampoco era algo que le pareciera insoportable, nada podía hacerse por el momento si el elevador no funcionaba, y las bolsas pesaban menos de lo que había pesado Saitama el día anterior.

Abrió mucho los ojos.

-No, eso no es necesario, Saitama. Puedo subir por mi cuenta.-una vez más, y por la diferencia de estaturas le dio la impresión de que no había forma de que Saitama pudiera cargarlo a él,aunque enseguida recordó lo de la pequeña grúa. Aún asi, era impensable que le pidiera hacer algo así. -Gracias.No será problema subir estas bolsas, no te preocupes. Vamos.-comenzo a subir los peldaños. -Hoy ya usamos es elevador, así también tendrás oportunidad de conocer las escaleras.- bueno, no había nadan interesante ahí, aunque una de sus ancianas vecinas le había y contado que había visto un fantasma por ahí, no que él creyera en ese tipo de cosas.

-Además no tendremos que subir mucho.-justo al decir eso las luces que iluminaban las escaleras se apagaron. Genos se quedó quieto unos momentos esperando a que volvieran, pero como eso no ocurrió continuó subiendo escalones.

-Pisa con cuidado.

Las luces volvieron cuando estaban por llegar a su piso.
Al llegar a la puerta del departamento dejó algunas de las bolsas en el suelo mientras sacaba la llave y luego dejo pasar primero a Saitama.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Dom Jul 10, 2016 3:21 pm

No lo atrapó y aparte resultó herido. Eso pudo haber sido muy humillante si lo piensa pero no se atrevió a hacer un comentario más.

Empieza a pensar que es una caja de sorpresas hasta para sí mismo.

- ¿De verdad? -Ladea la cabeza, siendo Genos tan dedicado a su trabajo teme que empiece a cortar tiempo de ahí solo para llevarlo a conocer.- ¿Como cuales?

Y para el tiempo que pasa solo encerrado en casa… bueno, tal vez sea buena idea empezar a hallar algo para hacer mientras Genos está fuera también. Algo productivo para no sentirse una sanguijuela bajo el techo de Genos.

- Huh… Entonces ¿qué te hace reír?

De por sí parecía ser serio pero sería interesante verlo reír por algo simple como él lo suele hacer por las cosas más tontas… o mórbidas como esa mano. Una que podría haber sido la suya.

- Como quieras.

Pero si un día se lesiona de las piernas, ojalá y no pero por s acaso, igual puede llevarlo sin mayor problema. Mientras acepte y se quede quieto.

Lo sigue y se fijo en los escalones, los barandales, los muros. Rodo estaba limpio y tenía pegados algunos afiches con instrucciones para hacer en casi de emergencias. Estaba limpio y no tenía nada fuera de lo común así que simplemente subió sin mucha prisa.

Cuando se apagaron las luces se quedó quieto y miró hacia arriba, eso fue muy inconveniente. Para Genos al menos, él no tenía problema de ver en la oscuridad aunque su visión no sea completamente perfecta.

Sus ojos emitían luz, su pupila blanca y la delgada línea roja que la delinea.

Subió a la par que Genos, en caso de él resbale. Cuando por fin llegaron pasó y dejó los zapatos en el recibidor. No estaba muy seguro de donde dejar las bolsas de ropa o donde la iba a poner así que las dejó en el pasillo. Las que eran del súper las llevó a la cocina para empezar a acomodar todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Jul 12, 2016 7:42 pm

-Pues, hay librerías mucho más grandes que a la que fuimos hoy. También hay varias bibliotecas, en donde puedes ir a leer sin tener que comprar los libros o revistas.-lo miró. -¿Sabes que es una biblioteca?- de nuevo se encontraba explicándole algo que podía ser que ya supiera. Por otra parte, ir a una biblioteca cuando quiera leer algo podía considerarse como un ahorro ¿O no? Quizá eso le gustara a Saitama. -Y hay muchos parques y jardines. Como hace rato mencionarse que te habían gustado los paisajes en los documentales que estuviste viendo, pensé que te podrían gustar esos. Ah, además hay un parque en donde hay una rueda de la fortuna muy alta y sirve como mirador, y si subes luego de que el cielo oscurece se alcanza a ver parte de la ciudad iluminada, así que es una vista impresionante. Sobre todo cuando la vez por primera vez. Y también están los festivales, ahí siempre hay comida.

Apartó la mirada hacia la ventana unos momentos, pensando en que responderle a su pregunta sobre qué lo hacía reír.

-No se me ocurre nada en este momento.-respondió honestamente.-Creo que no me río a menudo así que no lo sé.-era algo de si mismo a lo que no prestaba mucha atención, así que no venía nada especifico a su mente.

Luego de que las luces se apagaran sus ojos tardaron unos momentos en percibir que todavía había algo de luz, aunque tenue. Se giró, buscando la fuente.
[
-Oh, tus ojos.-el resplandor blanco de sus pupilas con un poco de rojo.Resultaba un poco extraño, aunque comenzaba a hacerse a la idea de que esa era una constante con Saitama.  -¿Puedes ver en la oscuridad?

Si era así no había razón para preocuparse de que tuviera problemas subiendo los escalones en la oscuridad. En cambio, era Genos quien subía cuidadosamente, aunque el resplandor que desprendían los ojos de Saitam le permitían distinguir los peldaños.

-Es suficiente luz para iluminar el camino.

Eso era bastante útil, que afortunado tenerlo por compañía en un momento así.
Cuando las luces por fin volvieron, su vista ya se había acostumbrado a la luz tenue, así que parpadeó un par de veces por que le molestaron un poco las intensas luces blancas de los focos.

Mientras se adentraba en el departamento iba encendiendo las luces, el pasillo, la sala y luego la cocina, cuando llegaron a ella. Puso las bolsas en la encimera,aunqe  como también llevaba algunas que tenian ropa, las separó y las llevó a la sala. También fue a recoger las que Saitama habia dejado en el pasillo para ponerlas todas juntas.

Saitama iba a necesitar un lugar donde guardar todo aquello, cosa que no se le había ocurrido mientras compraban. Iba a tener que asignarle un espacio. Primero se le ocurrió que podía darle espacio en su propio armario, pero era algo reducido. Había un pequeño armario junto a la cocina, aunque estaba lleno de abrigos gruesos que solo usaba en invierno cuando nevaba y cajas con cosas que ya no usaba. Tendría que vaciarlo para que Saitama pudiera usarlo, pero eso sería después de la cena.

Volvió a la cocina para ayudar a Saitama a guardar las compras. Cuando terminaron, dejó los vegetales que iba a usar fuera para lavarlos y sacó el salmón del refrigerador.

-¿Sabes como utilizarla?- sacó una mano del chorro de agua bajo el que enjuagaban unas zanahorias para señalar la arrocera electrica.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Jul 12, 2016 8:45 pm

- Sé que es una biblioteca.

Pero obviamente no ha estado en una... O no lo recuerda si ha ido antes, por razones obvias.

Si acaso más adelante puede ir por su cuenta está seguro de que le gustara explorar.

Le miro interesado, no tenía idea de que vivieran en una ciudad tan grande.

- ¿Podemos ir a ver esos lugares? Cuando tengas tiempo, claro.

Especialmente para visitar la noria, no le gustaría tener que subirse para después descubrir que no le gustan las alturas o tener que disfrutar de un juego solo cuando Genos parece apreciar todo eso también.

- Ah, ¿cuál es el festival más próximo?

Tiene la idea de aquellos festivales con comida y demás puestos con diferentes atracciones o juegos. Eso de verdad le gustaría verlo si tiene la oportunidad de asistir a uno. Especialmente por haber mencionado la comida.

No dijo nada respecto a si sentido del humor. De hecho pensó en que algo que podía hacerlo reír sin esfuerzo eran las cosquillas pero había un 50% de probabilidades de que no las siente y un 100% seguro de que eso es cruzar una barrera del espacio personal así que ni loco se atreve a mencionarlo.

- Sí, puedo ver bien con poca luz... O con la mínima que producen mis ojos.

No está seguro de que tanto afecta este tipo de luz la vista humana pero por si acaso estaba más pendiente de que Genos no se cayera por no ver bien.

Cuando las luces volvieron sus ojos bajaron la intensidad de la luz al no ser necesaria y seguir subiendo.

En la cocina, salvo ayudar a meter las cosas en su lugar, no estaba muy seguro de que hacer.

Miro a la arrocera un momento.

Sabe para qué es y sabe que no debe ser tan difícil.

- Uhm... Creo que si.

¿Qué tan difícil puede ser apretar dos botones y poner agua?

Abrió la tapa y se aseguró que el filtro metálico estuviera. Busco el arroz para verter dentro y calculó la cantidad para ambos. Un poco de sal, el doble de agua que el nivel de arroz y cerró la tapa.

Ahora... Conectarla y apretar el botón rojo.


- ... Así está bien, ¿verdad?

Ladea la cabeza, mirando que poco a poco la tapa de cristal iba empañándose y el agua del interior empezaba a hervir en poco tiempo.

Por si acaso no le quito el ojo de encima, temía que se fuera a rebosar y dejará muy aguado el arroz.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Jul 13, 2016 11:00 pm

Asintió. Claro, era lógico que le hubieran programado ese tipo de información básica, se sintió algo torpe por creer que necesitaba que se lo explicara. A fin de cuentas no era que estuviera completamente en blanco de información.

-Si, por su puesto. Me gustaría que los vieras por ti mismo. Tengo dos días libres a la semana, casi siempre los sábados y domingos, así que no habrá problema por el tiempo.-simplemente dejaría de pedir turnos extra para esos días cuando hiciera planes de salir con Saitama. -Aunque el resto de los días trabajo casi siempre hasta la noche ¿ Vas a estar bien con eso?

Esas serían muchas horas solo a la semana.

-En un par de semanas más o menos.- y a veces le tocaba ir a vigilar los al rededores dichos festivales, esperaba que no lo asignaran para esa ocasión. Ya que le había contado sobre eso, sería una lástima tener que cancelar la salida por eso.

-Eres sorprendente.-se había quedado mirándolo con admiración mientras dejaban atrás las escaleras. Primero lo de poder levantar un auto y ahora lo de sus capacidad de ver en la oscuridad. -¿Que más puedes hacer?
Lo preguntaba con fascinación, luego se le ocurrió que tal vez no debía preguntarle eso.

-¿Esta bien que te lo pregunte? No tienes que responderme...-apartó la vista de el,  aunque le dirigió una mirada de lado todavía cargada de curiosidad, resultaba incluso emocionante.

Le dio su espacio que trabajara con la arrocera, Genos había estado listo para decirle como usarla, pero al ver que parecía tener todo bajo control lo dejó proceder, y él por mientras se puso  preparar la salsa.

-Si, así. - se acercó un momento para revisar la arrocera, todo parecía en orden. -Ahora solo hay que dale tiempo. ¿Quieres ayudarme a cortar los vegetales? -le dejó la lechuga y los pimientos, y mientras el salmón se marinaba, él se puso a cortar zanahorias y betabel.

-¿Quieres probarlos?- los estaba cortado en delgados palitos y lo ofreció primero uno de zanahoria, por un momento mientras se lo acercaba pasó por su mente dárselo directo en la boca. No, eso no sería conveniente, se lo dejó en la mano y esperó a que lo probara antes de darle el de betabel.

Luego puso un sartén grande en la estufa y cuanfo estuvo bien caliente dejo una pieza de salmón sobre el para que empezara a cocinarse.

-¿Quieres intentarlo?-le pasó los palillos y señaló el recipiente donde se marinaba el pescado. -Ah, espera.-tomó el delantal y se lo puso de nuevo, al rededor del cuello, luego se lo ató a la cintura. -Listo. Adelante.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Jul 14, 2016 9:40 pm

- Genos, ¿no prefieres usar tu día libre para descansar?

No es que él estuviera bien o mal, realmente tiene más en mente que Genos no tiene porque invertir su tiempo libre en tener que cuidarlo o estar pendiente de él. Simplemente no se siente bien.

- Yo estoy bien aquí, sea la hora que sea.

Más si ahora tiene diferentes cosas con las que entretenerse.

- Es pronto.

No quiso preguntar si podrían ir, no desea escucharse tan caprichoso de ir a todo u obligar a Genos a llevarlo a esa clase de sitios.

- Pues... -Era una pregunta común pero no sabe bien que decirle sin aburrirlo.- Levanto cosas pesadas, resisto golpes... Uh... Puedes tirarme de un cuarto piso y no me va a pasar nada. -Parpadea y se encoge de hombros, no sabe qué otra cosa excepcional deba mencionar.- ¿Puedo hablar inglés? -Le miro de reojo, en realidad no le molesta en lo más mínimo si pregunta.

Y demás especificaciones, entre otras unas que no desea mencionar por su uso.

- Claro.

Tomó un cuchillo y se acercó la tabla de cortar. Miro como los estaba cortando Genos para hacerlo similar.

- A ver.

Miro el vegetal antes de metérselo a la boca. Tenía un sabor agradable pero la textura es un poco molesta. Claro, espera a que l sabor cambie cuando los saltee.

Se miro con el delantal, no parecía difícil así que tomó los palillos con toda seguridad para vigilar el salmón.

- Esto es tan domestico.

Soltó una pequeña toda, moviendo un poco el filete para que no se pegara. De nuevo se le vino a la mente que así deberían ser las cosas, más domésticas, pero aún hay algo que no le encaja.

- Hm... -Se muerde el labio y suspira, quizás solo está pensando demás pero quiere sacarse esa duda.- Genos, cuando me activaste... ¿Me besaste bien?

No dejo de ver el pescado, estaba empezando a desquitar su frustración con el filete y la sartén hirviendo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Vie Jul 15, 2016 4:01 pm

Umh…No es que ir a esos lugares vaya a hacerme sentir cansado. —inclinó la cabeza. —Además me parece mejor salir que pasar todo el día en el departamento. —él jamás había sido de los que se quedaba acostado en el día, habiendo tantas cosas por hacer. —De todas maneras uso ese casi todo ese tiempo libre para algunas cosas del trabajo o hacer ejercicio, así que dedicarlo a algo diferente me parece bien… Ah, a menos que prefieras ir por tu cuenta. — eso no se le había ocurrido. Tenía que darle su espacio.

Y aun así le costaba un poco estar del todo de acuerdo, porque todavía era pronto para que se fuera por ahí él solo ¿No?

Pero era dejarlo ser independiente o tenerlo recluido en el departamento toda la semana esperando a que Genos tuviera días libres.

No quería eso tampoco. Saitama decía que iba a estar bien así, pero solo llevaba un día, con el paso de la semana quizá cambiara de opinión. ¿A quién iba a gustarle estar encerrado tanto tiempo y solo?

Sí. Y habrá varios durante el próximo mes. —no estaba seguro de poder llevarlo a todos. De momento tenía la intención de llevarlo al que estaba más próximo para ver si le gustaba. Si no urgía nada más así lo haría.

Estaba escuchando con interés mientras Saitama le contaba las cosas que podía hacer.

¿Tirarte de…? Nadie va a tirarte de ningún lado. —lo miró alarmado pero se calmó en seguida. —Aunque es bueno saber que si eso pasara no te dañaría.

Y de pronto volvió a sonreír.

Y a mí que me preocupaba que pudieras lastimarte por caerte de la cama.

Lo miró con interés y se quedó pensativo un momento.

How fluent is your english? Can you… keep a conversation going?

Solo para probar.

Al darle a probar los vegetales que estaba cortando estuvo pendiente de la expresión de su cara para saber si le gustaban o no.

No parecía del todo disgustado, pero no parecía que le hubieran encantado.

De acuerdo, no parece que sean de tus sabores favoritos ¿Verdad?

Se hizo a un lado para darle espacio frente a la estufa mientras ponía el salmón. Seguía cuidadosamente sus movimientos, lo hacía bastante bien, no dudaba y parecía confiado en lo que hacía.

Genos estaba concentrado en mirarlo, así que reaccionó tarde a su comentario. ¿Domestico? Sí, algo, si se ponía a analizar la situación, si, lo era. Pero ¿Eso para Saitama significaba algo bueno o malo?

No alcanzó a preguntarle porque era Saitama quien estaba haciendo una nueva pregunta. Una para la que no podría haber estado preparado.

Hasta ese momento Genos ni siquiera había vuelto a pensar en ese beso. Ni siquiera  estaba seguro de si contaba como un beso, apenas lo había tocado.

Umh…—su mirada había pasado del pescado al rostro de Saitama ¿Estaba molesto? No podía decirlo por su expresión, pero tampoco se veía contento y Genos comenzó a sentirse algo nervioso. Sin querer sus ojos se fijaron en la línea de sus labios. —… No lo sé. —respondió en voz baja, algo apenado e incómodo —No estoy seguro de cómo debía hacerlo. Hay... ¿Hay algo mal con eso? Lo siento.

Igual él no tenía mucha práctica en eso, así que podía creer que lo había hecho realmente mal.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Vie Jul 15, 2016 8:40 pm

- Crei que querrías descansar un poco después de tener una semana tan agitada. -Especialmente tras recibir una sorpresita entre la basura que lo mantiene ocupado al llegar a casa.- O solo tener tu espacio de nuevo. -Porque vea como lo vea, Saitama ha invadido repentinamente el lugar y por tiempo indefinido.

Genos no tiene porque estar pegado a él si desea descansar y tomar su rutina de antes de que llegase a él. Ahí vino de nuevo ese malestar de que no merecía realmente esa atención.

- ¿Sabes de qué temática son? Qué yo recuerde el que es reciente es el... Tanabata Matsuri. Oh, ¿escribiste deseo?

Claro que quería conocer un festival, en especial si todos tenían un tema en específico.

- Es una suposición o... Es bueno saber que estaré bien si acaso tienes ganas de tirar a alguien por el balcón.

Aunque eso sería preocupante.

Se quedó algo apenado al recordar que le pescó mientras estaba brincando en su cama.

- As fluent as I am I Spanish. Being my two basic setup options for language, I've got it fully installed... Actually in case my master speaks another, I can learn it with an update. I can get as many languages as you want, really useful if you like traveling or... Just got a thing with a certain one, French, for example. People likes it because of being romantic and all that bullshit.

Eso sí que fue un descubrimiento, no lo sabia ni él hasta que Genos le dio a pensar que tanto podía hacer.

Sí que es un Pet multiusos.

- No tienen un sabor tan sobresaliente como lo tuvo el helado o la mostaza.

Le eran indiferentes, quizás no estaban tan buenos por sí solos pero sí han de saber mejor como un complemento. Prefiere esperar a probar todo el platillo en conjunto antes de decir si le han gustado o no.

El filete empezaba a oler bien pero su disgusto no le permitía contemplarlo. Lo volteó para que empiece a dotarse el otro lado, pensando en un resumen de todo lo que vio y todo lo que señalaba error en él.

- Tal vez, algo anda mal. -Pero aún queda por descubrir si es él o simplemente necesitaba más del adn de Genos y que a su cuerpo le de la gana de procesarlo como debe de ser.

Suspiro y bajo el fuego de la sartén. Se alejó un paso y dejó los palillos en la encimera.

- Necesito asegurarme de algo. -Se volteó hacia él, determinado en reparar lo que sea que esté yendo mal en él... O al menos identificar el problema.- Genos, ¿puedo besarte? Más de una vez, de hecho. -Por si acaso.- Necesito saber algo.

Y lo dice como si fuera nada importante pese a que en su mente era algo demasiado importante, algo que le empieza a poner nervioso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Dom Jul 17, 2016 10:31 pm

-Ah, eso. Con una buena noche de sueño me basta para  descansar del trabajo. No te preocupes por eso. Y por el espacio tampoco. Además yo no paso tanto tiempo en el departamento, es bueno que alguien más pueda disfrutarlo.

No podía decir que Saitama ocupara mucho espacio a fin de cuentas, el departamento era lo sufcientemente grande como para no sentirse incomodado por su presencia. Claro que para él también había pasado solo un día desde que había llegado a su vida, a interrumpir su rutina, aunque él no diría que de manera negativa. Todo eso tambien era nuevo para él y aún debía adaptarse a compartir aquel espacio por quien sabe cuanto tiempo.

De momento no le molestaba en absoluto aunque estaba más que acostumbrado a vivir solo.

-Así es, el Tanabata.No, no escribí ningún deseo. -así que Saitama también tenía ese tipo de conocimientos. -En realidad no asistí a ese.- aunque no había trabajado esa la noche y habría podido asistir, la realidad era que en general no iba a ese tipo de eventos si no era por trabajo.

-El festival más próximo es el festival de los faroles, por el día de mar. Y en agosto esta el Bon Odori, es un festival muy grande en el que se baila mucho, otro en el que se hace un desfile de linternas de papel con distintas formas, algunas tan grandes como carrozas. Y algunos otros más pequeños en distintos templos de los alrededores.

Seguramente había ocasiones en las que podría querer lanzar a alguien de un balcón, tenía un temperamento algo explosivo, no era de desquitarse con personas inocentes jamás. Por otra parte, aunque solo fuera una suposición de parte de Saitama, no podía evitar tomárselo en serio.

-No te lanzaré de ningún lado, Saitama. De verdad.


Le tomó unos segundos comprender todo lo que Saitama acababa de decir en inglés. Lo hacía aún mejor de lo que esperaba.

-Impresionate. Suenas bastante natural hablándolo. Que hábil eres. Entonces podrias dominar cualquier idioma, de verdad debe ser algo muy util para viajar ¿Hay alguno en especial que te gustaría hablar?

Ahora sentía también curiosidad por como sería escucharlo en otros idiomas, aun cuando no pudiera entender lo que decía.

-Si, son sabores mucho más sutiles.- esperaba que le gustaran más los vegetales una vez cocinados.

Se olvidó por completo de la comida cuando Saitama sacó aquel tema del beso.

Genos se quedó en blanco. ¿Que si podía besarlo? De todas las preguntas extrañas e inesperadas que Saitama le había hecho, aquella definitivamente ganaba el primer puesto.

La respuesta automática empezó a formarse en su boca.

-Nh...-Que no, por supuesto. Eso era lo que debía responder ¿O no? Pero luego pensó en que si se lo pedía debía haber una buena razón, algo relacionado con su activación.

-¿Por qué? ¿Que es lo que está mal?

Era aún más difícil mantener esa conversación con Saitama mirándolo a él en vez de al sartén. Esos ojos.

Esa primera respuesta automática empezaba a diluirse en su mente.

-Si es... Algo que necesitas...- y es que era su responsabilidad, lo que aunduviera mal era por algo en lo que él había fallado al activarlo.

Volvió a mirar su boca y luego al piso por un momento, y luego otra vez a él. Apretó los puños con decisión.

-Bien ¿Que tengo que hacer... Para que esta vez salga bien?
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Lun Jul 18, 2016 6:52 pm

- ¿En serio? -Genos parte una persona bastante activa a decir verdad pero no estaba demás prevenir. Igual le parece una persona solitaria, por eso le preocupa estar interrumpiendo su modo de vida.

Él mismo no conoce nada más que la compañía de Genos y sus ratos solo cuando va al trabajo, lo cual apenas ha sido un día así que aún es moldeable para cualquier estilo de vida.

- Ah... -El de las linternas es algo que le gustaría ver pero de nuevo, esperará a que los horarios de Genos le dicten la posibilidad de ir o no.- ¿Hay alguno que te guste?

O podría ir solo pero por el momento hasta no saber moverse solo por los alrededores no piensa arriesgarse... O tal vez sí.

- Como quieras.

Igual la opción se la ha dejado si tanto desea ver todo lo que puede hacer.

- ... Genos, no hice ningún esfuerzo para tener la habilidad. -No era nada hábil.- Uhm... No lo sé, un idioma difícilmente como el hindi o arameo antiguo.

¿Para qué? Por si alguien extraño le dirige la palabra y él pueda responderle de manera que le dejen tranquilo. Esa es la mejor utilidad que le ve.

Estaba quieto y paciente por su respuesta. Sea la que sea, deseaba que fuera una afirmación para sacarse esa duda de la cabeza y el malestar de que algo falta.

- Porque de hecho quiero averiguar qué -O quién.- está mal.

Tampoco deseaba presionarlo pues para él, un beso no significa nada importante más allá de lo técnico pese a lo que es y a lo que significa para su clase.

- Tú... -Levanta una ceja a la par que avanza hacia él. Realmente no necesita que haga nada más que dejarse hacer.- Tranquilo, yo haré todo el trabajo.

Ladea la cabeza y se planta frente a él. Puede apreciar la pequeña diferencia de tamaño pero Genos no le intimida en lo más mínimo, de hecho extrañamente se ve más pequeño ya que se acerca de esa manera.

Sin más rodeos le tomó de la nuca y atrajo su cabeza hacia él. No desea ponerse de puntas solo por tres centímetros, así que esa fue la mejor opción para encajar sus labios sobre los de Genos y darle un beso.

No fue demasiado, solo besarlo lo suficiente para que se acostumbre al contacto y ya después profundizarlo solo para obtener un poco de su saliva.

Uno.

- Hm... -Se separa un poco solo para mirarlo e intentar obtener una reacción con solo verlo a los ojos.

Y nada.

Frunció un poco el ceño y lo volvió a atraer hacia sus labios, esta vez siendo nada delicado en juntarlos y exigir una respuesta de la cual pueda obtener más de su adn o al menos sentir él mismo la atracción y deseo de seguir besándolo pero.

- Nhj... -Se separó de su rostro y se le quedo viendo de nuevo.

¿Será posible? Ya tiene que ser el colmo, no ese iba a rendir sin intentarlo.

- La tercera es la vencida.

Le miro decidido y le sujetó la cabeza con ambas manos.

Y vaya que lo beso, de hecho tuvo el descaro de usar su lengua directamente para separar los labios de Genos y tomar él mismo de su saliva.

No tenía nada de pudor en restregar su lengua en la suya, ni respeto por morder un poco su labio inferior con tal de tener su piel grabada.

Ni cuando se separó y dejó un pequeño hilo de saliva. Sea de Genos, suyo o de ambos. Se lo quito con la punta de la lengua.

Esto debe funcionar, de lo contrario...

Antes de separar completamente le dio un beso más en la comisura de su labio y se alejó un paso.

Nada.

Le miro expectante, no porque deseara una reacción de Genos, sino porque quería una propia pero nada, cero.

- ... Entonces soy yo.

Llego a esa conclusión y bajo la mirada, frustrado.

Cerró los puños con fuerza y retornó al olvidado filete que se pasó de cocción sobre la sartén.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Mar Jul 19, 2016 7:07 pm

En serio. Eres muy considerado por pesar en eso, pero de verdad, no tienes que preocuparte al respecto.

Además, era muy cierto que le gustaría ver todos aquellos lugares, y Saitama le daba una buena excusa para hacerlo. De otra manera quizá lo habría pospuesto por mucho tiempo pues estaba acostumbrado a dedicar tiempo casi exclusivamente a actividades y cosas que servían a un propósito práctico y relacionado con su trabajo.

Tomar algo de tiempo libre para Saitama no le parecía mal.

Y también, en su mente no dejaba de percibir esa situación como algo temporal, así que si había que hacer algunos ajustes de tiempo o espacio sería sólo por un tiempo, y luego en algún punto todo volvería a la normalidad, o al menos eso creía, y por eso de momento no le incomodaba.

El festival de Nochevieja, creo. Es el que más me gustaba cuando era más joven. —respondió luego de pensarlo un poco.

No sabía si debía preocuparle la facilidad con la que Saitama aceptaba la idea de que podía tirarlo de un lugar alto. Aún si eso no iba a hacerle daño, Genos no se sentía cómodo con la idea.

Oh…—lo observó extrañado, pero en seguida se dio cuenta de su error. —Cierto. Te programaron para saber ese idioma… Bueno, de todas maneras la capacidad de tu memoria no deja de ser impresionante. — Debía ser un extraordinario trabajo de programación, especialmente por lo peculiar que le parecía la personalidad de Saitama, los pequeños, fascinantes y extraños detalles. — ¿De verdad? Sería difícil encontrar con quien hablar en esos idiomas aquí… Ah ¿Es por qué te gustaría visitar la India o Medio Oriente?

Al final no le pareció bien negarse a su petición.

Si con un beso iba a averiguar que andaba mal entonces estaba dispuesto a ayudar.

Entendía que era parte del protocolo de los Pets, así que no estaba pensando en el beso como algo personal. Sólo un requerimiento ¿Verdad? Podía hacerlo.

Aunque a medida que Saitama se acercaba le parecía que se sentía más incómodo de lo que esperaba, en parte porque estaba muy poco acostumbrado a un contacto tan cercano. Y también porque Saitama seguía mirándolo, tan cerca, y eso lo ponía por alguna razón ligeramente razón.

Le había resultado más fácil la noche anterior porque Saitama no estaba despierto.

Y además ¿Qué tal si de verdad hacía algo mal?

Se quedó muy quieto, procurando cooperar todo lo posible.

La mano de Saitama estaba en su nuca, pero fue más bien la decisión con la que lo acercó a él la que le tomó por sorpresa. Alcanzó a inhalar una vez antes de que los labios de Saitama tocaran los suyos.

Al principio no podía dejar de sentirse muy tenso en esa situación, así que decidió cerrar los ojos. Así era más fácil, así había menos cosas en que enfocarse.

Quedaba aquel contacto suave que todavía podía recordar de la noche anterior.

Sí, no era nada para alarmarse, y todo terminaría en unos segundos.

Y entonces sintió los labios de Saitama moviéndose contra los suyos, y el roce que se produjo le erizó la piel.

Abrió los ojos de golpe cuando Saitama se separó, lo miró, pasmado, y luego preocupado por la expresión que veía en su rostro. Pero no alcanzó a preguntarle si ya sabía que andaba mal antes de que Saitama volviera a besarlo.
Otra vez lo sorprendió, aunque entre los pensamientos algo aturdidos en su mente recordó que le había dicho que debía hacerlo más de una vez, así que simplemente lo dejó.

Volvió a cerrar los ojos, tratando de seguir sus movimientos que eran más bruscos, pero esta vez lo que resultaba difícil era no dejarse llevar, sus manos se deslizaron alrededor de la cintura de Saitama, y quizá se habría tardado un rato en darse cuenta de lo que hacía de no ser porque una vez más fue Saitama quien se separó.

Al mirarlo a los ojos supo que aún no estaba satisfecho.

No estaba funcionando ¿No?

Fue consiente de en dónde estaban sus manos, pero tampoco tuvo tiempo de retirarlas antes del tercero.

Instintivamente cerró los ojos, pero no estaba preparado para lo que venía, así los abrió de inmediato al sentir el roce de su lengua, pero no opuso resistencia, ni siquiera al sentirlo contra su propia lengua, tan demandante y decidido, y muy pronto Genos le siguió el ritmo porque era demasiado fácil simplemente dejarse llevar y su cuerpo parecía saber lo que debía hacer. Sus brazos se cerraron alrededor de Saitama.

No estaba listo para detenerse cuando Saitama lo hizo, pero por supuesto no estaba pensando y no fue consciente de que había algo de reproche en su expresión cuando se detuvo.

Y luego asombro, por aquel gesto de Saitama al pasarse la lengua por los labios que le resultaba tremendamente inquietante.

Creyó que iba a besarlo de nuevo, cuando dejó ese pequeño beso del final a un lado de su boca, pero luego Saitama simplemente se hizo hacia atrás, y Genos lo dejó libre de inmediato del agarre de sus brazos.

Lo miró confundido, con la respiración alterada, y la sospecha de que había jadeado un poco antes, cuando Saitama le había mordido el labio.

Que avergonzado comenzaba a sentirse, porque aquello se suponía que era todo solo un procedimiento necesario, y él… él lo había disfrutado.

Lo siento. —dijo, temiendo que Saitama se hubiera dado cuenta.

Quería apartar la mirada, pero no fue capaz. Se notaba que algo le molestaba a Saitama, y lo que dijo luego le dio una ligera idea de qué podía ser.

¿Tú? ¿Qué es? ¿Qué te pasa? ¿Es algo grave?

Todavía se sentía extraño, así que mantuvo la distancia, pero seguía buscando su mirada.
Al final decidió apagar la estufa para que Saitama dejara en paz el salmón por un momento.

¿Qué está mal? Dime si podemos solucionarlo.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Mar Jul 19, 2016 10:30 pm

- Si insistes... -Asiente despacio, tener a alguien que conoce y con quien compartir esa clase de momentos suena mejor a hacerlo todo solo.- Me gustaría que fueramos a todos esos.

Para noche vieja le parece que falta mucho si se basa en la decoración contemporanea. Igual tenía curiosidad de saber con quien iba o que hacia pero prefiere no preguntar demás.

- Eh... en todo caso los ingenieros son los que se llevan el mérito. -Los que lo planearon y prácticamente lo construyeron de cero pero no cuenta con que su defecto y apatía fueran un completo accidente.- Precisamente, así si no me entienden me dejan en paz. -No había pensado en la posibilidad de viajar.- Uh... sería lindo visitar por allá, quiero ver elefantes.

Había muchos lugares por ver, pero obviamente tiene muchos obstáculos que le impiden viajar así como así.

Si Genos le hubiera pedido que se detuviera se habría alejado sin más. Todo era solo para hallar el problema o definir algo, nada más, no quería que nadie se sienta incómodo con nada.

Él mismo solo lo ve como una búsqueda, no como algo íntimo pese al contacto que estaban teniendo.

Agradeció que Genos se quedara quieto y le permitiera hacer cuanto quizo, a sabiendas de que todo podía ser inútil al final y le habría hecho pasar un mal rato a Genos.

Le dejó sujetarlo, pensó que era para darle soporte y era lo menos que podía hacer por permitirle besarlo de esa manera.

En otra ocasión lo habría mirado raro o simplemente se hubiera alejado pero ahora no, incluso ese gesto puede detonar la reacción que busca en su interior al intentar pegar sus cuerpos lo más posible.

Pero conforme iba besándolo se dio cuenta de que ni la cercanía, ni sus labios le iban a dar lo que estaba buscando.

Negó con la cabeza, sin importarle el haberle quitado el aliento a Genos.

- No, no hiciste nada malo.

Todo lo contrario, es él mismo quien no está haciendo las cosas bien.

- Es que...

Cierra los puños y se muerde el labio inferior. Todo empieza a cuadrar.

- Yo, yo estoy mal. -Entrecierra los ojos y mira al filete, ahora desearía distraerse con él.- No sirvo, ahora entiendo porqué olía a basura.

Bufa y se apoya en la encima, cruzando los brazos. Ahora empieza a sentirse un poco apenado, por no poder funcionar como debe.

Siendo su único propósito, es un poco lamentable para él no servir ni para eso.

. Debe ser mi sensor o yo en general. -Mira a un lado y luego a Genos, se veía molesto pero era más para sí mismo que con él.- Mira... sé que no conoces mucho pero con tu saliva debí de haber tenido una reacción.

No creyó que tuviera que describirla por completo así que no se detuvo a detallar aquello del encale que se forma al momento de la activación.

- No la hay, no siento nada y eso es un defecto.

Se va quitando el delantal, de hecho la única lealtad que siente hacia Genos, es por deberla la comida, la ropa y el lugar para dormir.

- Yo... bueno, dudo que se repare con un especialista. -Frunce más el ceño, esto lo está irritando de verdad.- A menos que no sea con saliva. -Le miró, su vista se le fue un poco hacia abajo.- Así como los de cristal pero...

Para ello necesita otro tipo de contacto, y eso puede traspasar el límite de Genos.

- ¿Hasta dónde puedes llegar conmigo, Genos?

Y de nuevo estaba la determinación en su mirada. De hecho, el rojo empieza a predominar más que el blanco en su iris.

Tuvo que acercarse con cautela, sabe que Genos es listo y que ha de entender la indirecta.

- Tal vez necesito algo más que tu saliva para solucionarlo.

Ladea la cabeza y fija la mirada en sus ojos. La mano que una vez sostuvo su nuca, ahora se fue al cinturón del costado de su cadera.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Jul 20, 2016 5:46 pm

Sí, espero que puedas verlos todos.

No quiso agregar que por trabajo podía no tener todas las fechas de los festivales libres, no era necesario quitarle la ilusión desde antes, ya vería en el momento.

Ah. Entonces, no te interesa hablar con extraños en la calle.

Lo que en realidad consideraba como algo bueno, aunque era curioso darse cuenta de que un Pet podía tener tendencias antisociales. Bueno, eso explicaba por qué no le gustaban los vendedores de las tiendas.

Bueno, si alguien te dirige la palabra no tienes que responder. La excepción sería si se trata de un oficial.

En ese momento no pensaba en la posibilidad de llevarlo tan lejos como a otro país, suficientes planes tenía hechos por un solo día. Aunque se le ocurrió que podía llevarlo al zoológico para que al menos pudiera ver elefantes ahí.
También haría tiempo para eso.

Quizá se habría preocupado más en ese momento de su propia reacción a los besos de Saitama, de no ser porque había algo más urgente que ocupaba su atención. Quería entender por qué Saitama estaba tan molesto. No con él al parecer, pero algo de lo que acababa de ocurrir lo tenía mortificado.

¿Qué no sirves? —frunció ligeramente el ceño porque a él le parecía que funcionaba muy bien, y nada justificaba que lo hubieran tirado en el callejón.

Miró a Saitama todavía algo confundido, no estaba seguro de qué reacción era la que esperaba, y aunque no sabía mucho de Pets, comprendía la parte en que al parecer tenía un defecto. Sabía que era un Pet defectuoso, pero no pensaba que fuera tan importante, pero le preocupaba lo afectado que Saitama se veía por ello.

No sabía que decirle o como ayudarle. Si un especialista no podía reparar lo que le pasaba, quizá al menos podían intentarlo.

Le estaba costando seguir el hilo de lo que decía, hasta que Saitama dijo algo que lo dejó muy claro.

Y sin embargo era difícil dar crédito a lo que estaba escuchando.

Se movió apenas unos milímetros de donde estaba cuando Saitama volvió a acercarse, aunque su intención había sido retroceder más, no porque deseara alejarse de él precisamente, pero toda esa situación iba tornándose más extraña cada vez y no tenía idea de cómo lidiar con eso.

¿Qué hasta dónde podía llegar con él? En una situación normal no hasta el punto de sentir su mano en el cinturón.

Tú…  ¿Tú crees que eso funcionará?  ¿De verdad quieres intentar algo así...?

El sólo pensarlo lo inquietaba.

Puso su mano sobre la de Saitama, en un intento de retomar el control, sobre todo de sí mismo. Lo miró muy serio.
Una vez más se encontraba en una situación en que la respuesta lógica habría sido “no”, pero entonces no sabría si eso habría funcionado, si eso podía ayudar a Saitama a conseguir lo que fuera que le estaba haciendo falta.

Quiero ayudarte…

Volvió a sentirse incómodo pensando en lo que eso significaba. Suspiró, apretó la mano de Saitama con la suya y se quedó mirando a sus ojos que ahora lucían aún más extraños, tratando de pensar en que debía hacer a continuación.
Lo cierto era que no tenía suficiente experiencia como para ir mucho más allá de ese punto. ¿Debía… tocarlo? ¿O tal vez eso sería inapropiado?

Soltó su mano y puso los dedos sobre la hebilla del cinturón.

¿Quieres que me lo quite?

Pensaba que no había forma en que pudiera sentirse relajado con la situación, así que simplemente iría al grano y que todo terminara cuanto antes.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Miér Jul 20, 2016 8:28 pm

En realidad no le interesa hablar con nadie en general pero eso lo ha de mantener para sí mismo.

- ... Supongo que tienes razón.

O quién sabe, a lo mejor a la mera hora se le olvida y se hace al tonto.

Cosa que le sale muy bien, hasta ahora puede hacerse el desentendido de tantas cosas pero no de la razón base de ser de un Pet. Es casi denigrante pero aparentemente no tiene opción.

- No como Pet.

Aun si el enamorarse no fuera una obligación, cuando menos debería de tener el pensamiento de obedecer por encima de todo pero ni eso.

Por otra parte Genos no se merece eso. Es demasiado amable como para tener atascado en el departamento quien sólo está consumiendo y no está dando nada por él.

Buscar una solución a eso es lo único que se le ocurre... Ya hasta eso, lo hace por su propio bien antes que él compromiso que debe tener con Genos.

Era egoísta también.

- ¿Tienes una mejor idea?

Sujetó suavemente el cinturón, sin tirar de él ni nada. No es su intención presionar a Genos para algo así.

Por lo tendo que se veía, Saitama estaba listo para soltarlo y retroceder. De hecho planeaba soltarle el cinto pero la mano de Genos lo detuvo.

Se quedó callado, pensando en cómo proceder.

Decidió tomar la hebilla con ambas manos, desabrochando el cinturón despacio. Le miraba directamente a los ojos, esperando por si se echa para atrás.

- Sabes que puedes detenerme con una sola palabra, ¿verdad?

Le comenta de lo más tranquilo. Una ves que el cinturón ya no fue un problema fue a por el botón y el cierre.

Él no está para nada nervioso, de hecho está decidido a seguir con lo que sea pero viendo que Genos esta muy tenso quizás deba tomarlo con calma e intentar devolverle la ilusión del control.

- Y... -Con un pequeño movimiento el cierra ya estaba hasta abajo, tomándose la libertar de pegar su mano por encima del pantalón. Justo en donde estaba su entrepierna.- También que puedes tocarme todo lo que quieras.

Su otra mano sostuvo su cintura, usándolo de apoyo para bajar hasta hincarse y encarar sus caderas en vez de su rostro.

- Es lo más justo, ¿No crees?

Levantó una última vez la mirada antes de volver a bajarla.

Era una sensación tan extraña saber qué hacer, donde tocar y cuánto esperar sin haberlo hecho antes.

Él mismo era a descubriendo todo ese conocimiento escondido, vaya al menos sirve de algo aún.

El descaro parece parte de su personalidad también. Estaba tan quitando de la pena al bajarle los pantalones lo suficiente como para masajear el miembro de Genos por encima de la ropa.

Mejor hacerlo entrar en calor y que venga lo demás solo. Es hombre, hasta cierto punto le parece predecible aún si es un pensamiento demasiado general.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Genos el Miér Jul 20, 2016 10:28 pm

Tendrás tiempo para acostumbrarte a lidiar con la gente.

Suponía que sería así, aunque no iba a hacerse expectativas, ni forzarlo a sociabilizar si no quería. En parte podía decir que lo entendía, aunque él por su trabajo debía ser abierto a hablar con las personas. Era algo que le había tomado años conseguir, pero ahora lo dominaba más o menos bien.

A mí me… pareces un excelente Pet.

Y si, su opinión no era de mucha ayuda, a fin de cuentas él no sabía nada respecto a Pets, pero el que tenía en frente era resistente, muy listo, y aprendía rápido. Le era difícil ver que podía haber mal en él, no estaba consciente de que se suponía que debía sentir algo por él porque lo había besado para activarlo. Y de haberlo estado, le habría dicho que eso no le interesaba, que no esperaba eso de él, que no tenía que preocuparse.

Pero para Saitama parecía ser un problema evidente y grave,  y si era importante para él no podía ignorarlo ni negarle su ayuda, aunque lo que le estuviera pidiendo fuera tan complicado.

No, yo… no tengo idea. —respondió sinceramente. —Si crees que es lo mejor…

Asintió. No se sentía ni siquiera capaz de seguir hablando con elocuencia. Trató de mentalizarse como antes, aquello solo era un procedimiento necesario, nada más grave que una revisión médica, por ejemplo.

Apartó la mano de inmediato cuando las de Saitama comenzaron a desabrochar su cinturón, por un momento se quedó petrificado, pero le tranquilizó un poco el que le hablara, que le hiciera saber que podían detenerse en cuanto quisiera.

Asintió.

Continua. —dijo en voz baja. Ya que había aceptado, no quería defraudarlo.

Estaba tan atento a lo que hacía que podía sentir hasta el menor movimiento mientras terminaba de desabrocharle el pantalón.

Y luego no supo que le ponía más nervioso, la mano de Saitama justo sobre su entrepierna, o que le dijera que podía tocarlo todo lo que quisiera.

Demasiado para asimilarlo de una vez.

Y un segundo después estaba arrodillado frente a él, mirándolo desde abajo.

¿De verdad iba a dejarlo hacerlo? No lo dudaba tanto por él, como por la sensación que le daba verlo así, como que de alguna manera estaba sacando provecho de Saitama y su situación, sentía unas enormes ganas de disculparse solo de verlo así.

Saitama… —la voz se le convirtió en un jadeo al sentir su mano moviéndose sobre aquella zona, ya sin el pantalón de por medio, solo otra vez de la ropa interior la sensaciones eran lo bastante intensas.

Su mente aún se resistía, pero debía aceptar que eso se sentía bien.

Todavía bullía en su mente el pensamiento de que quería que aquello se terminara pronto, que no estaba bien, pero de nuevo su cuerpo parecía saber cómo responder a algo que lo hacía sentir bien, estaba seguro de que empezaba a notársele ahí dónde la mano de Saitama estaba tocándolo.

Llevó su propia mano de nuevo sobre la de Saitama, aunque no para detenerla si no para presionarla más sobre su entrepierna y su miembro reaccionó en seguida.

Perdona…

Lo había hecho sin pensar, y al darse cuenta de que lo había hecho se sintió avergonzado, aunque ese sentimiento se iba quedando poco a poco sofocado bajo las pulsaciones placenteras que empezaban a extenderse desde  aquella parte.

Tuvo que apoyarse con una mano en la encimera.
Otros
Ver perfil de usuario
avatar
Otros

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Saitama One el Jue Jul 21, 2016 5:07 pm

Sus palabras no servían de mucho, todo lo sigue atribuyendo a que fiera demasiado amable con él.

- Es lo último que se me ocurre.

Una medida a la que no pensó que tuvieran que llegar o qué Genos tolerase lo suficiente para aceptar.

Fue un alivio sentir que el cuerpo de Genos fue rápido para reaccionar y que no tendría que hacer tanto para arrastrarlo hasta dónde quiere.

Planeaba ir un poco más despacio para ir creándole más ansiedad de seguir pero el hecho de que le presionará la mano para seguir lo tomo como el visto bueno para continuar sin tanto cuidado.

- El que debe disculparse soy yo.

Levanta la mirada, una parte suya desea ver si expresión unos momentos más.

Especialmente ahora que sus manos tomaron el borde de su ropa interior y la bajó para quitar toda barrera entre su mano y la piel de Genos.

Por lo que puede ver aún falta para que esté completamente excitado, y como no va a estarlo si sigue tenso.

Le tomó una mano e hizo que la ponga sobre su cabello.

De esa manera considera que puede entregarle el control y darle la seguridad de que puede tocarlo igualmente.

Ya si aún así desea quedarse quieto entonces lo mínimo que quiere conseguir es que dejara de estar tan tenso o nervioso.

No cree que deba estarlo después de todo.

- No muerdo.

Le guiñó el ojo y le dejó la mano, quizás quiera sujetar sus mechones de cabello.

Ahora con ambas manos libres sujetó la base y no perdió más tiempo o calor en pasar su lengua a lo largo.

Era una sensación foránea, del sabor no tiene una opinión pues estaba más centrado el humedecerlo y familiarizarse con su tamaño y forma.

Mientras, igual se quedó pensando en si Genos había estado en una situación así antes. Si había permitido que alguien más le puso antes la mano encima.

Pero ahora no es momento, no cuando tiene apresada su longitud con la mano, moviendo la delicada piel de arriba a bajo.

Hasta donde sabe no debe tener problema en alojarlo en su boca, ¿cierto?

Solo hay una manera de averiguarlo.

Poco a poco fue abriendo la boca y envolvió su glande con los labios, apenas haciendo presión con ellos mientras que con ambas manos de encargo de masajear el largo.

No iba a pasárselo completo aún, no. Prefiere tomarse el debido tiempo para no agobiar a Genos con tanto.

Lo mismo con la mirada, a partir de ahí cerró los ojos y dejó su cabeza ir y venir lentamente, metiendose más carne a la boca en cada movimiento.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a casa (privado Saitama)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.