Últimos temas
» Censo Septiembre-Octubre 2018
Jue Sep 20, 2018 7:40 pm por Jin Pakpao

» Fuego verde de verano (Pyralis)
Sáb Sep 15, 2018 8:08 pm por Jin Pakpao

» Lycoris]
Vie Sep 07, 2018 8:28 pm por Arlock

» Alënthe [Afiliación Élite]
Jue Sep 06, 2018 5:49 pm por Invitado

» Yokohama: Gods and Kings - Afiliación Normal
Jue Sep 06, 2018 3:26 pm por Invitado

» Firmas
Mar Sep 04, 2018 3:10 am por Xiang Li

» Registro para la SPP
Mar Ago 28, 2018 6:37 pm por Sirius A.

» Listado de eventos/tramas.
Mar Ago 28, 2018 2:42 am por Abdiel Wilmer

» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Sáb Ago 25, 2018 11:51 pm por Sirius A.


Chi You

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chi You

Mensaje por Chi You el Miér Mar 02, 2016 6:07 pm

Apodo:
Chi
Nombre/Apellidos:
Chi You
Edad:
24 años
Raza:
Demonio
Nacionalidad:
Canadiense
Fertilidad:
Fértil
Profesión:
Dependiente de una tienda.
C.Sexual:
Suke

{D E S C R I P C I O N E S}

D. Física:

Sus cabellos presentan un tono azabache que puede verse ligeramente azulado con la debida iluminación, no es demasiado largo, se presenta irregular y, aparte de una trenza en la parte izquierda de su rostro cuya extensión es más larga, el resto de cabellos apenas sobrepasan sus mejillas. De ojos también azules, bastante afilados ayudando a dotar a su rostro de una apariencia feroz, pero a la vez, debido a la inexpresividad y tranquilidad de la misma, serena. Su piel es clara sin llegar al extremo de la palidez. Bajo el ojo izquierdo tiene dos marcas de un color más oscuro que el resto de su piel, si bien asemejan a una cicatriz causada por garras, solo es una marca de nacimiento.

Es un joven cuya estatura ronda los 1,95m, de complexión delgada. No es débil, pero su fuerza tampoco es excesiva como la de un demonio, se desconoce el porqué, pero sí manteniendo dicha característica en la fuerza de su mordida. Su dentadura a pesar de mantener la apariencia de todo humano, es más fuerte, aunque no llega a ser tan filosa como la de estos seres, salvo por los colmillos.

Gusta de llevar ropas bastante cómodas, holgadas, que cubran gran parte de su cuerpo y le permitan una plena movilidad, a pesar de tener una temperatura corporal algo mayor que otros humanos, esta tampoco es demasiada y sigue necesitando de prendas cálidas en épocas de frío, pues su cuerpo no se muestra indiferente a las bajas temperaturas en su forma humana. Siempre lleva una banda en la cabeza, exceptuando cuando tiene que bañarse, este no es más que un objeto decorativo con un gran valor sentimental.

Como demonio, tiene la habilidad de tomar la apariencia de algunos animales, en su caso, un oso y un lobo. Dicha peculiaridad lo dota de características tanto lobunas como de oso, además de que ambas se influyen la una a la otra. Y aunque posee la capacidad de transformarse en un oso o un lobo, mas no en una mezcla entre ambos, ni tampoco tiene una forma definida como demonio. Cuando se transforma en un oso, su altura llega a los tres metros y su pelaje además de suave es largo, si bien tiene una apariencia “rechoncha”, es algo más delgada que la de un oso normal. Por otro lado, cuando se transforma en un lobo, es más grande que otros de este tipo, mide dos metros y medio, sin llegar a la estatura del oso, de cabello igualmente largo, aunque su apariencia no se modifica demasiado, además de grande, se ve más gordo por así decirlo. En ambas apariencias su pelaje es blanco con múltiples manchas de color negro. Y como curiosidad, cuando deja atrás una de estas transformaciones y vuelve a la humana, la piel y el pelaje se mantienen, dejando a un joven cubierto por una capa con el pelaje del animal que ha abandonado, por suerte, no se ve una visión demasiado sanguinolenta, sino más bien, como si apareciese desde debajo de una gran y mullida manta con la que después puede cubrirse.

Destalles curiosos:

-Carece de lengua, al menos, poco más de la mitad de la misma, la cual fue cortada.

-En su espalda, por la parte inferior, tiene una marca hecha con un fierro al rojo vivo, su función es similar a cuando se marca el ganado, indicar su propietario.

-Su cuerpo está lleno de marcas y cicatrices de quemaduras, cortes, golpes, arañazos, mordidas, entre otros.

-Sus sentidos están igual de agudizados que aquellos de los animales en los que se transforma.

D. Psicológica:

Chi es una persona pasota, muchas cosas carecen de importancia para él o le dan igual. Es un sujeto tranquilo y gusta de estarlo, es muy raro lograr que se sobresalte y si lo hace, no será de forma notoria, por supuesto. Molestarlo es una tarea ardua, enfadarlo ya roza lo titánico. Esto es simple y llanamente porque muchas cosas son irrelevantes para él, y podría decirse que la propia seguridad está incluida, pueden probar desde picarlo hasta de pincharlo, como máximo solo se removerá, tendrían que intentar dañarlo con muy malas intenciones para que empezara a dar avisos, que comenzarían como gruñidos suaves hasta que pase a rugir y, por último, ya en los extremos, se aparte y se vaya a otro lado. Atacar solo está reservado para aquellos que lo sigan para continuar linchándolo, en cuyo caso quizá use un poco de fuerza y agresividad para dar avisos más graves, tales como un empujón o un mordisco.

No es expresivo, más por pereza que por otra cosa, ve como una tarea molesta hacer cosas como sonreír o fruncir el ceño, por lo que si le ve mostrando alguno de estos gestos, se puede estar seguro es desde la más pura sinceridad. Siguiendo con su forma de ser, le da igual agradar o no agradar, o la primera impresión que dé, aunque puede que haya personas que le caigan bien e intente ser agradable para estas, pero no va a hacer esfuerzos innecesarios, si tras un par de intentos de hablarles o llamar su atención, pasan de él, él no tendrá problemas en hacer lo mismo. Mentir o pensar mentiras también le da mucha pereza, por lo que es sincero, tendría que haber una gran razón detrás para que opte dar una mentira en vez de recurrir a la facilidad de ocultar información, ya que es más cómodo guardar silencio que elaborar un embuste y, usualmente, sería con buena intención. No es que carezca de maldad, pero lo ve una pérdida de tiempo.

Tiene ciertos comportamientos y formas de ser afines a los animales que representa, aunque predominan aquellos más cercanos a los lobos, por su convivencia con estos. Por ello, es territorial, aunque actualmente no tiene un territorio que considere solamente suyo y su gran pereza e indiferencia hace que le importe poco o nada que interrumpan en él, salvo si es con malas intenciones, a nadie le gusta que le destrocen su casa. Si bien es posesivo con su pareja, sólo lo será si cree que intentan robársela, de lo contrario, no perderá el tiempo causándole problemas e incordios a la misma. Esto cambia un poco en etapa de celo, pues entonces sí que se vuelve peligroso entrar en su territorio o acercarse a su pareja, ya que su aguante y paciencia es bastante menor de lo normal. Las costumbres humanas por otro lado, las conoce y las respeta, por muy raras o tontas que le parezcan, pero no puede decirse que las comprenda.

Aunque se ha repetido que es perezoso hasta la saciedad y eso le impide hacer bastantes cosas, aquellas que sean buenas o agradables es más fácil que las lleve a cabo, no va a intentar ser un héroe que está ahí siempre que lo necesiten, pero no se negará a echar una mano a aquel que vea que la precisa. El que abusen de su amabilidad si se ofrece le da bastante igual, no va a detener su trabajo a medias sólo porque el trato no sea precisamente agradable, después de todo, es solo acabarlo y ya.

Cuando se trata de un amigo, es la permisividad en persona. Si bien, a veces, esta flaquea un poco cuando se trata de protegerlos, ya que es sobreprotector y no les va a permitir ponerse en peligro, en caso de que sea a él a quién pongan en tal situación, no le importara, salvo que sea de forma mortal, y aun así, sólo actuaría casi que en el último momento. Pueden, literalmente, coger un cuchillo y clavárselo, además de retorcerlo, que únicamente se les quejaría o gruñiría un poco, detenerlos estaría sólo como opción en caso de que su vida peligrara. También podrían más que aprovecharse de su amabilidad, abusar de ella, el seguiría ahí, sin molestarse. Puede enfadarse sí, pero en primer lugar, no los habría elegido como amigos, aunque, realmente, con que le caigan bien es suficiente para comenzar a hacerse su amigo.

Por en cambio, es raro que tenga enemigos, al menos, por su parte, en caso de no caer bien a alguien, le dará su espacio, sin molestarlo, cada uno por su lado sin que tengan que cruzar caminos. Pero la cosa cambia cuando el propio loboso los toma como enemigos, han tenido que haber hecho algo terrible para haberse ganado el odio del cánido, el cual seguramente, llegue a los límites de ser visceral. Una forma de comenzar, es dañando a un amigo o ser querido, el resto, depende como se desarrollen los sucesos, puede ser perdonado o convertirse en imposible de expiar.

Historia:

Chi es un demonio, pero no pudo conocer a sus verdaderos padres pues estos murieron por causas que él desconoce, por suerte, a pesar de ser todavía un bebé podía manipular ya las transformaciones así que cuando una manada de lobos llegó hasta él, llamada por su llanto, adoptó la forma de un cachorro, logrando así que decidieran adoptarlo. En dicha manada, quienes se encargaron de él fueron, justamente, la pareja alfa de la misma, aunque en esta, también permitían a otras tener crías.

No fue usual volver a ver a Chi con su forma humana hasta los cinco años, agraciadamente, el hecho de mantener su pelaje en dicha forma –aunque no pegado, sino como una piel que se desprende-, favorecía que junto al calor de los lobos, el pequeño niño no sufriera frío. El muchacho creció criado entre lobos, tomando sus costumbres y su comportamiento como propios, lo que no era difícil teniendo en cuenta que podía convertirse en un lobo como los otros, y, aunque también comenzó a mostrarse como un oso –se topó con uno de estos animales y casi por juego, o por curiosidad, acabó transformado en él, agotando así la decisión de su segunda transformación-, la manada ya estaba acostumbrada a él y a su olor, el cual poseía una fragancia extraña, al principio era insípida, pero con un cierto toque propio, pero poco a poco, está se fue impregnando del dolor de los lobos que lo rodeaban, por lo que podían distinguirlo en cualquiera de sus formas.

Su vida como oso fue nula ya que nunca llegó a relacionarse con este tipo de animales, por lo que en dicha forma, se deja guiar por sus intintos, mas no sus costumbres, aquellas que deben ser aprendidas por medio del aprendizaje de los padres, así que, aunque estuviera en esta forma continuaba comportándose como un lobezno. Y ciertamente es que los lobos crecen bastante rápido, pero para Chi fue diferente, influenciado por su parte demonio que era bastante longeva hizo que su crecimiento fuera más lento –aunque no demasiado-, pero gracias a que el tamaño final de Chi era muy superior a cualquiera de los otros lobos, este no se diferenciaba demasiado de los demás, sólo cuando este continuó haciéndose más grande fue notable. Debido a esto y otros factores, nadie discutiría que Chi sería el próximo jefe de la manada.

Como era de esperarse, años después, Chi se convirtió en el nuevo líder, no con la muerte de su predecesor, pero debido a la vejez del mismo, tuvo que ser revelado del cargo, dejándolo en un lobo que pudiera defenderla y dirigirla debidamente. Pero su liderazgo no duró demasiado, apenas un par de años.

Chi debía cambiar de forma con cierta asiduidad para que no se le atrofiaran sus otras formas y por ello se podía ver a un joven, a un oso, o a un gran lobo encabezando la manada, además de la visión de las trasformaciones que presentaba aquel líder. Y, aunque solían evitar las zonas frecuentados por humanos o civilizadas, no se podía evitar que hubiera cazadores que se adentraran en el bosque, lugar donde se encontraban sus territorios, propiciando así que se descubriera la peculiaridad del demonio.

Cuando se hizo el descubrimiento, la desdichada casualidad quiso que los cazadores que descubrieron aquel secreto carecieran de escrúpulos, porque de otra forma era difícil, quizá incluso imposible, explicar la crueldad de sus actos. No se contentaron con arrebatar al diablo del seno de su hogar, lo destrozaron junto a sus integrantes y a él lo denigraron, humillaron y torturaron, todo ello frente a sus conocidos, familiares y amigos, para, finalmente, matar a aquellos por los que más apego tenía delante de él mientras lo abusaban.

El demonio desarrolló un profundo odio hacía aquellos seres, pero sobre todo por el cabecilla y planeador de todo ello, el que lo mancilló mientras daban el golpe de gracia a sus padres. Pero su sufrimiento no acabó allí, encerrado en una celda dónde sufriría ataques casi diariamente, llegó a temer la hora en que se hacía costumbre que vinieran las visitas. Su agresividad empeoró, se mostró indomable y, con ello, los castigos eran cada vez más severos. Lo quemaron, cortaron y marcaron con el sello de la casa, un lugar similar a un mercado negro, donde vendían criaturas exóticas y no tan exóticas a quién pagara un cierto precio. Y mientras perteneciera a la misma y no lo sacaran de allí, la calidad no importaba, destrozarlos hasta el punto de la inconsciencia, todo valía mientras no se los matara.

Chi pasó un tiempo sólo en aquella celda, pero era usual que fueran compartidas por lo que unos meses después llegó un zorro, o una especie de ellos. Era diferente, su calidad era muy superior a la que le atribuyeron, si supieran verdaderamente que especie de ser era aquel, quizá su trato fuera diferente. Por suerte, el diablillo se encariñó rápidamente de él y lo protegió. Impedía que lo dañaran, atacaba a todo aquel carcelero que osara ponerle la mano encima, no le importaban las reprimendas, y maldecía cuando en su rutina diaria era sacado de aquella celda para la sesión acostumbrada. En aquellos instantes su compañero estaba indefenso, pero, al menos, el pequeño sabía ingeniárselas y sobrevivía en aquellas horas, ya fuera trepándose hasta el techo, o corriendo por todo el lugar de sus captores, era un ser verdaderamente escurridizo.

Su convivencia fue buena durante su vida en conjunto. Chi era un animal, porque a pesar de su apariencia como humano, la vida como lobo había le había hecho creerse uno de ellos, esto se notaba sobre todo cuando prefería mostrarse más como uno de estos cánidos a un muchacho, para que así no pudieran aprovecharse de él, siendo que sólo uno de aquellos desalmados lo conocía demasiado bien como para lograr que se mostrara en su forma humana y, a veces, ni él lo lograba. Keant, así se llamaba aquel zorro especial, le enseñó a hablar, a comprender ciertos gestos humanos y le mostró también algunas costumbres, finalmente, Chi logró un habla más o menos fluida, aunque de un vocabulario más bien reducido. Aquel otro cánido lo felicitó tanto por su proeza, como por poseer una voz hermosa.

Y un día, al fin, programaron la compra de Chi, podría salir de aquel lugar, alejarse de los constantes maltratos de su carcelero. O así lo creyó, cuando su comprador fue a buscarlo vio a Keant y lo reconoció, sabía lo que era su valor real, no aquel que tontamente especularon sus vendedores. Era obvio que no desaprovecharía la oportunidad. Cambió el producto a adquirir, se llevó al zorro y dejó al lobo. Chi no desarrolló ningún tipo de rencor hacia él, no era culpa del zorro, pero su estado sí empeoró tras su marcha. Su visitante usual fue a burlarse de él aquel mismo día, mala idea. Sin pensárselo dos veces le escupió y usó aquellas mismas palabras que le habían enseñado para dejarle bien claro la escoria que era. Una idea todavía peor. El resultado. Perdió la lengua, su captor, ofendido, se la cortó para que nunca más pudiera volver a hacer algo parecido.

Después de aquello, cambió. Las palabras de su amigo que antaño le llenaron de orgullo, ahora lo perseguían para acomplejarlo. Ya no lograba vocalizar con corrección, ya no podía comunicarse por aquel medio que le habían brindado. A pesar de conservar la capacidad de emitir sonidos, apenas se podía oír otra cosa de su parte que no fueran gruñidos. Comenzó a ser difícil verlo en otra forma que no fuera la de un lobo o un oso –aunque prefería más la del lobo-, raramente usaba la humana, salvo para que su capacidades no se vieran atrofiadas por falta de uso. Dejó de mostrar sus emociones, cada vez se quejaba menos por las torturas, hasta que llegó al punto donde no las evitaba ni reaccionaba a ellas, pero tampoco obedecía ¿De qué servía hacerlo si ya no le importaba el castigo consiguiente? Mas ello no evitó que continuaran usándolo.

Agraciadamente, un par de años después, a sus ya diecisiete años. Apareció un nuevo comprador, aunque no de la nada. En aquel lugar había un encargado de las celdas, las limpiaba, daba de comer a la mercancía y parecía tener cierto afecto hacía ella. Llegó a aquel sitio hacía tres meses y desde su llegada los animales disfrutaban por primera vez lo que era un trato humano, pero el demonio fue el único que ni siquiera se inmutó, ya no le importaba nada, la vida a su alrededor podía cambiar que él parecía estar absorto en otro mundo, quizá en sus recuerdos, sólo esperando la muerte cuando su cuerpo no aguantara más, maldiciendo la longevidad y resistencia que le dotaba su raza. Aquel hombre no podía costearse su compra, pero quería sacarlo de allí, así que buscó ayuda entre sus amigos para encontrar a alguien que lo sacara, mas no cualquiera, tenía que ser alguien que no lo maltratara como hacían en aquel lugar. Y tras una exhaustiva búsqueda, lo encontraron.

Su comprador era un hombre ya entrado en años, se veía severo, pero justo, exento de la crueldad que poseía la calaña de ese sitio. Pagó el precio que le marcaron, ni siquiera trató de regatear, quería llevárselo de allí cuanto antes, aunque no mostró desespero en su comportamiento.

Vivía bastante lejos y viajo bastante para llegar hasta aquel mercado, pero eso no le importó con tal de ayudar a aquel pequeño que, a sus ojos, continuaba siendo un cachorro. Le presentó su nuevo hogar un par de días después, una casita en la profundidad de un bosque situado en Kyuushu. No era un lugar demasiado grande, tenía el tamaño de una casa de tamaño medio, no estaba en exceso adornada o amueblada, su apariencia era más bien sobria, sin embargo, era acogedora y cálida. Además, en ella había cientos de serpientes de todos los tipos y tamaños.

Aunque al principio fueron un peligro para el joven, pues este no se quejaba de las mordidas ni de sus ataques y ellas se encontraban ante un extraño al que trataron de comerse. Si no fuera por la constante atención de la persona que lo compró, seguramente hubiera acabado como su cena. Para evitar futuros sustos, una de sus primeras preocupaciones fue hacerlo inmune a la mayoría de los venenos de las serpientes, sería una tarea pesada, pero tenía por seguro que lo conseguiría. Lo segundo, enseñarle a hablar, conocía su problema, por ello, le enseñó diferentes idiomas que no precisaran de la voz, le enseñó a leer los labios y él aprendió también, se acostumbró a la ausencia de la lengua ajena para aún así entenderlo. Ayudó a que extendiera su vocabulario y lo obligó a ser más expresivo o, al menos, a defenderse de ataques y responder cuando fuera necesario. Y, sobre todo, le dejó bien claro que la compra, no era tal, que debía tomárselo como una adopción y que él no era su amo, sino su padre adoptivo.

Con el tiempo, Chi se acostumbró a su nueva vida, dejó atrás su frialdad y aprendió más sobre los humanos, además, se relacionó con ellos. Un detalle, era que no solía acostumbrar a comerlos, pero su padre, que era un ser extraño, se alimentaba tanto de comidas humanas, como de estos mismos y como lo que comía uno, lo hacía el otro, Chi tuvo que añadirla también a su menú, aunque no contra su voluntad, pues su sabor tampoco era tan desagradable para él.

Actualmente Chi obtuvo un puesto como dependiente de una tienda, un intento por unirse un poco más al mundo humano.

{E X T R A S}

Gustos:

-Los pasteles, sobre todo de nata con frutas.

-Carne humana.

-Otros demonios, suelen darle curiosidad.

-Las serpientes, aprendió que son sus amigas.

-Los lobos, suele considerarlos familia rápidamente.

-Dormir hasta muy tarde o, directamente, dormir días enteros.

Disgustos:

-Su voz cuando intenta hablar.

-La gente que ataca a otros con el propósito de divertirse.

-Los humanos.

-Que hagan daño a seres queridos, no suele alterare, pero esto suele sacarlo de sus cabales.

-Los besos más allá de un simple contacto con los labios, ya que al carecer de lengua teme que sea desagradable el llegar a profundizarlos.

-El sonido de los disparos, además de ser ruidosos los relaciona con la caza de su manada.

Hobbies y manías:

  • Dormir, si se puede considerar un Hobby.


Información extra:

  • A pesar de convertirse en un oso, no hiberna, pero si duerme más que una persona normal y en época de hibernación es usual que las horas que use para descansar, aumenten.

  • Es mudo debido a la pérdida de su lengua, por ello, prefiere evitar el habla, pues no puede pronunciar palabras, aunque sí emitir sonidos.

  • Conoce el lenguaje de señas.

  • Sabe leer los labios y suele moverlos como si hablara, debido a tener la lengua cortada, es un poco complicado entenderlo en caso de conocerlo también.

  • Además de los mencionados anteriormente, que son los que suele usar habitualmente, sabe morse y braille.


  • Su época de celo coincide con la de un lobo y un oso, pudiendo estar en celo todo el periodo de los mismos, con un ligero descanso entre ambos (aunque también puede estar tan solo una semana o directamente no entrar en celo). Debido a que se transforma en un lobo de un clima frío, su celo se retrasa un poco más, empieza a mediados de febrero y termina a principios de abril, el resto del mes no tendría celo hasta el siguiente que coincidiría con el de los oso, comenzaría a principios de mayo y terminaría a finales de junio. Y su comportamiento durante el mismo, coincide con el de un lobo, no con el de un oso.

  • Vive con a su padre adoptivo junto a un montón de serpientes de varios tipos, además de dos lobos blancos, en una cabaña escondida en el bosque.

  • Es inmune a la mayoría de venenos de serpiente, incluidos los más mortales.

  • Su regeneración es como la de un humano.




Campo Obligatorio

♂Físico

Nombre del Anime/Manga/Videojuego del que procede:
Fantasy Warlord
Nombre real:
Chi You
Imagen:

Spoiler:




Última edición por Chi You el Jue Mar 03, 2016 6:20 pm, editado 1 vez
Ver perfil de usuario
avatar
Amos

Volver arriba Ir abajo

Re: Chi You

Mensaje por Masato Hijirikawa el Miér Mar 02, 2016 8:50 pm

Observaciones:

Lo lamento pero tienes que elegir entre ser licántropo lobo u oso. Aunque recuerda que los osos no son pertenecientes de la misma familia de los lobos.

Postea a continuación para que se revise.



Spoiler:

Volver arriba Ir abajo

Re: Chi You

Mensaje por Chi You el Jue Mar 03, 2016 6:32 pm

Arreglado
Ver perfil de usuario
avatar
Amos

Volver arriba Ir abajo

Re: Chi You

Mensaje por Masato Hijirikawa el Vie Mar 04, 2016 5:45 pm


» Aceptada y cerrada.

¡Bienvenido!
» Recuerda pasar los registros correspondientes. Los amos necesitan adquirir una vivienda para comprar un Pet. Cualquier duda, no dudes más y pregúntanos mediante mp o por el subforo de dudas & sugerencias
¡Disfruta del foro!
¡No olvides las 3 leyes de la robótica!



Spoiler:

Volver arriba Ir abajo

Re: Chi You

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.