Últimos temas
» Té de color del oro (Anubis)
Mar Mayo 15, 2018 10:52 pm por Anubis

» Links de temas libres
Vie Mayo 11, 2018 7:51 pm por Arlock

» Shonen Rol (Afiliación Normal)
Jue Mayo 10, 2018 4:48 am por Invitado

» Buscando una oportunidad.
Miér Mayo 09, 2018 5:57 pm por Jin Pakpao

» UNIVERZITA ASGARD +18 [Élite]
Miér Mayo 09, 2018 4:15 pm por Invitado

» Shinobi Wish {Élite - Cambio de Botón}
Miér Mayo 09, 2018 3:01 pm por Invitado

» Registro de físicos ocupados {Renovado}
Mar Mayo 08, 2018 11:16 pm por Nikita Maklakov

» Nikita ID
Mar Mayo 08, 2018 10:32 pm por Abdiel Wilmer

» Firmas
Lun Mayo 07, 2018 8:16 pm por Nikita Maklakov


»Flor de cerezo y lirios blancos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

»Flor de cerezo y lirios blancos.

Mensaje por Gotthard Dwight el Sáb Ene 02, 2016 4:17 pm

Apodo:
Flor de Lis.
Nombre/Apellidos:
Gotthard Dwight
Edad:
49 años. (En apariencia ni siquiera roza los 25)
Raza:
Ent
Nacionalidad:
Holandesa.
Fertilidad:
Fértil.
Pet:
Nope.
Profesión:
Florista.
C.Sexual:
Uke.

{D E S C R I P C I O N E S}

D. Física:

Si bien Gotthard desciende de un cerezo, posee semejanzas con la flor más viva, alegre y jovial que uno puede encontrar por escasos prados, el girasol. Pese a su carácter humilde y modesto, incluso recatado en varias ocasiones, para este muchacho, pasar desapercibido no es una opción, parece brillar con luz propia y le rodea una aura cálida y cautivadora.

Como cualquier flor, su apariencia es frágil, delicada. A primera vista se puede apreciar que tiene un cuerpo delgado y esbelto, con músculos escasamente marcados pero firmes, además de que ciertas partes de su anatomía están bien sujetas. Su piel, aunque clara, en absoluto puede calificarse de pálida por el indudable color que posee, un atezado curioso, ligeramente perceptible, que le da un aspecto saludable y lozano, manifestando de forma incuestionable el que está dotado de vida.

Otra similitud con el girasol son sus cabellos de un amarillo brillante, casi dorado como los preciosos pétalos de esta misma planta ya nombrada, los mismos tienen un corte muy característico, despuntado en la nuca y asimétrico en su flequillo, siendo que uno de los laterales de su rostro está adornado con ligeros mechones curvos, uno de ellos más largo y fino que desciende en un prolongado conjunto de hebras hasta casi el final de su cuello. Al otro lado, unos arremolinados mechones caen en una corta y muy suave cascada sobre su ojo derecho, cubriéndolo parcialmente de la vista de otros y, en contadas ocasiones, dificultando la propia, momentos en los cuales suele acomodarlos con cuidado con la punta de sus dedos.

El verde de sus iris bien podría asociarse al sano color de un brote naciente. Sus ojos, alargados, lo suficiente como para recibir el calificativo de rasgados, se encuentran adornados por una gruesa hilera de pestañas rubias. Otra cosa a destacar es la pigmentación que posee su parpado fijo, inusual, una marca de nacimiento, con la casualidad de que parece una sombra de ojos, él mismo afirma que así es, cansado de las insistentes preguntas de si es verdad. Dicha marca se torna más oscura en los extremos e incluso alcanza parte del parpado móvil e inferior en los mismos. Muy por encima, se encuentran sus cejas, apenas unas finas lineas ligeramente curvadas.

Su porte es recto, difícilmente se le puede ver encorvado o adoptando malas posturas. También, su barbilla correctamente levantada ayuda a acentuar el largo de su cuello que, aunque no excesivo, es evidente.

Por último y, como insignificante detalle, es que tiene las manos ligeramente gruesas, en absoluto femeninas y que, pese a no crear una discordancia demasiado notoria con el resto de su cuerpo, le provocan cierto complejo, no le gustan.

Finalmente, teniendo todo esto en cuenta, podemos afirmar que si bien Gotthard no es precisamente varonil, es lo suficientemente masculino como para no ser tachado de afeminado, o no debería.

En cuanto a sus ropas, es alguien de un gusto quizá un poco extravagante, le gustan las prendas llamativas y los colores vivos, pero dado que no le gusta llamar demasiado la atención suele llevar un vestuario intermedio entre lo formal e informal y colores de tonos pastel.

D. Psicológica:
 
Amor a la vida, en todas sus variedades y formas. Como un padre novato, observa con cariño el germinar de las plantas, contempla con afectuosa ternura la vivacidad de los animales y admira con respetuoso orgullo la arrogancia e irracionalidad del ser humano. Alguien agradecido, jovial y siempre dispuesto a afrontar su existencia, da las gracias por ser y seguir siendo, por perdurar en el tiempo y por disfrutar de aquello que su padre le brindó.

Quizá un idiota, de confianza inquebrantable, el típico pardillo del que poder reírse a sus espaldas sin que te lo reproche, el estúpido imbécil que no aceptara la cruel verdad aunque se la sirvas en bandeja ante sus ojos, un crédulo de usar y tirar cuantas veces quieras, el típico perro que volverá a tus pies aunque lo hayas destrozado una y mil veces, a la tercera no va la vencida, ni nunca.

El gran gilipollas, un mártir patético, ese memo al que siempre puedes acudir, que jamás te dejará de lado y que sacrificará su propio bienestar para que puedas mantener el tuyo aunque no le des nada a cambio, él seguirá ahí para ti, dispuesto a ofrecerte lo que nadie.

En esencia, es todo esto, pero lo que es y el como lo demuestra son dos cosas diferentes, muy diferentes, porque, para dar lugar a la semilla, tiene que haber primero una bella y arrogante flor, con espinas por cierto.

¿Quieres el premio? ¿Exprimir el jugo de la fruta ya madura? Ganatelo primero.

Es subnormal, pero no tanto como para dejarse ningunear por el primero que pase, antes hay que ganarse su amistad, pues los privilegios de su trato están reservados a aquellos a los que aprecie, no a cualquier cabrón que se le cruce por delante. Pero el esfuerzo te valdrá la pena.

De primera impresión es alguien con cierto grado de soberbia, del tipo orgulloso, como bien se aclaró más arriba, no le gusta llamar la atención. Pero es social, incluso puede que algo coqueto con cierto toque burlesco. No rechazará entablar una conversación, pero la llevará siempre por temas y cuestiones banales, los típicos que tienes cuando conoces a alguien, pero difícilmente dejará que se le vaya las manos, no permitirá que se abarquen asuntos privados o que le pongan nervioso, cambiando de tema con descaro de ser necesario.

Cariñoso y amable por cortesía, inteligente y quizás algo astuto, dejará creer cuando algo le beneficie y corregirá o mentirá cuando alguien descubra una verdad que quiera guardar oculta o tergiverse algo que le afecte de forma perjudicial. Experto en el engaño, en el cinismo, en mantener una compostura que no tiene, pero eso no significa que no se permita perder los estribos si la situación lo amerita. Alguien difícil de leer, porque él mismo se asegura de que así sea, se comporta en base las reacciones de los contrarios e intenta ir siempre un paso por delante de los demás.

En definitiva, alguien que protege sus debilidades, sus puntos débiles y que, consciente de su propia estupidez se asegura de que su relación con alguien no vaya a más que la obligada a dar por protocolo, teme y recela el llegar a sentir algo por otro, en llegar a querer de forma individual, a que su aprecio no sea el propio que un dios creador da a su obra, sino el cariño mortal de un individuo irracional digno del romanticismo.

Porque en el fondo, sus sentimientos tienen un peso más fuerte que la lógica, porque sabe y conoce de primera mano que es lo que pasa cuando se deja llevar, cuando desarrolla afecto por un tercero, odia el como poco a poco su mundo se va desmoronando y lentamente se va volviendo más y más dependiente, cuando deja de ser la constante de sus propias emociones y estas se convierten de una variable en manos de otra persona.

No, ya le ha pasado antes, con desenlaces poco favorables, y no está dispuesto a volver a pasar por lo mismo otra vez.

Historia:

Por norma general, Gotthard jamás hubiera podido llegar a nacer, desciende de un árbol de cerezo y estos apenas son capaces de superar los 40 años de edad. No, Gotthard nació gracias al ingenuo deseo de un hombre a un genio Djinn.

Su padre fue un viudo de unos cincuenta y tres años, este había conocido a su amada esposa bajo las florecidas ramas de un cerezo un día de primavera, tras la muerte de su cónyuge, desarrolló una obcecación enfermiza por este mismo cerezo. Tal fue su obsesión que cuando el ya maltrecho árbol dio signos de comenzar a marchitarse, el hombre buscó por todos los medios el mantenerlo con vida, hasta que dio con un embaucador, un genio de lámpara.

El genio le cumpliría tres deseos, pero le exigió una pauta muy estricta para cada uno de ellos. El primer deseo fue que devolviera la fertilidad al cerezo, porque quería volver a ver sus flores, el genio le indicó para ello que regara las raíces de la planta con su sangre. El segundo deseo fue que le diera vida, es decir, que lo convirtiera en un ser humano, el genio le indicó que para ello debería entregar su propio cuerpo, ahorcándose de la rama más alta del cerezo. El hombre accedió. El último deseo, fue que el joven que naciera de aquel árbol viviera eternamente. El genio se lo negó. Pero el hombre insistió e insistió, implorando porque lo cumpliera, le juró que haría lo que fuera necesario. Así pues, el genio le exigió su alma. Su padre accedió.

Esa misma noche, acompañado de aquel ente sobrenatural para aseverar sus promesas, el viudo se desangró al pie del árbol y, antes de perder la consciencia o la vida por la falta de sangre, tomó una soga que había anudado previamente al cerezo y se colgó. Entonces el viento crujió las ramas, produciendo un silbido grave y lastimero, casi como si pareciera el árbol estuviera llorando.

El genio, antes de marcharse con el alma del difunto, le dejó unos minutos con su vástago para que se despidiera. Aquel le dio nombre y apellido, además de una vieja fotografía en la que aparecían él y su mujer. «Tus padres» susurró con una tierna sonrisa. Le dedicó un cariñoso beso en la frente, como si se tratara de un niño pequeño para despedirse y le dio su último abrazo, diciendo adiós con un "Te quiero, hijo.".

Gotthard a partir de entonces se ha mantenido intacto, con la misma apariencia. Por ello tuvo que ser desde su nacimiento un alma errante que no yaciera mucho tiempo en un mismo sitio, hasta que los humanos se fueron acostumbrando a la existencia de otros seres en sus tierras.

A día de hoy y con los ahorros de toda una vida, bastante longeva si tenemos en cuenta su eternidad, ha logrado montar una floristería en un barrio de Kyuushu. Vive una vida pacifica, tranquila y sin sobresaltos.

{E X T R A S}

Gustos:

Las infusiones.
Los seres vivos en general.
El sol.
El agua.
La tierra fértil.
La primavera.
El polen, mucho polen.

Disgustos:

Las abejas.
Las arañas.
Las cosas amargas.
Los hongos del tipo parásito.
El fuego.
Que vean su sangre.

Hobbies y manías:

—Cuando está en una relación con alguien suele tomar bebidas muy azucaradas, demasiado, y muy a menudo, de forma que cuando le besen tenga un sabor dulce.

—Las pocas veces que se ha enamorado siempre lo ha demostrado con un gesto singular, pero que puede parecer extremadamente simple, a esa persona especial no le confiesa sus sentimientos, sino que le regala una única y preciosa flor de color cían oscuro.

Esto podría parecer una tontería, pero la creación de la flor no es artificial por decirlo de alguna forma y lleva tiempo, además de que es una de las escasas veces que se le puede ver "criando" algún tipo de planta.

Primero, compra una semilla estratificada de rosal y la planta en una vieja maceta de porcelana negra, durante la germinación de la planta y el crecimiento de la misma el tratamiento no difiere de una rosa común, pero según se va aproximando el florecimiento deja de regarla con agua para comenzar a hacerlo con su propia sangre, apenas unos centilitros cada día (regenera su sangre con una velocidad asombrosa, por lo que es particularmente difícil que resulte anémico).

En el caso de estar enamorado, de ese rosal florecerá una única rosa de un color ligeramente más apagado que su sangre, si por el contrario, no lo está, el rosal entero irá manifestando algo parecido a la gangrena en el ser humano, tiñendose de una coloración oscura hasta finalmente deshacerse en una especie de ceniza negra.

La rosa resultante, en caso positivo, será la que le regalará a la persona de la cual sienta que tiene dichos sentimientos.

Información extra:

—Su libro preferido es el Ruiseñor y la rosa de Oscar Wilde.

—Dado que su existencia es producto de un deseo no posee ni forma de árbol ni forma intermedia.

—Cabe aclarar que cuando se emociona o en situaciones especificas germinan en su cabello lirios blancos. Si las emociones son excesivamente breves solo se desprenderán pétalos de entre sus mechones.

—Puede decirse que tiene etapa de celo, durante la época de florecimiento del cerezo, en primavera, por una semana brotan de su cabeza dos ramas de este mismo árbol, tal cual la cornamenta de un ciervo, cubiertas de flores de cerezo. Es fértil entretanto dure este periodo. Posteriormente, las ramas se desprenden de su cabeza. Mientras mantenga su florida cornamenta el nacimiento de lirios se ve inhibido.

—Su padre era Holandés.

—Se toma muy mal el que lo confundan con una mujer, pudiendo reaccionar de forma violenta.

—Su sangre carece de hemoglobina, en contraposición, la proteína encargada de transportar el oxigeno que posee es le hemocianina que, aunque no es tan eficiente, le permite sobrevivir a temperaturas bajo cero sin que su cuerpo se congele. Esto le brinda un color cian a su sangre. Y, porque no hacer el chiste, podemos afirmar que este joven es de sangre azul.

—No puede recibir transfusiones de sangre, ni tampoco, donarla. Pero esta es comestible para las especies hematófagas, los vampiros que han podido catarle afirman que es lo más parecido a un postre que hay. Cabe aclarar que su sangre es dulce, no salada como, por ejemplo, la humana.

—Uno de los mayores problemas que este risueño ser puede tener es que es alergico a las abejas.

—No contrae enfermedades humanas, ni tampoco las propias de animales o plantas, en su lugar, sufre lo que llamaríamos una marchitación parcial, lo cual ocurre muy a menudo en invierno. Durante dicha patología su cabello se decolora hasta el punto de volverse gris oscuro y sus ojos se tornan de un dorado apagado. También se inhibe el florecimiento de lirios y en lugar de esto, sin razón aparente, caen de su cabello petalos de rosa negros. Además, atrae lo que vendrían siendo mariposas también de este color, no siendo raro poder apreciar alguno de estos especímenes cerca, aunque no más de uno a la vez, ya que la cantidad de mariposas es proporcional a la gravedad de su estado y el encontrarse una gran cantidad de estos ejemplares significaría que se avecina su muerte. ("Click aquí" si no se quiere imaginar la apariencia que tendría(?)).

—Aunque no muere de forma "natural", si puede llegar a ser asesinado, tanto por obra de otra persona, como por el hecho de no ser capaz de sobrellevar bien un periodo de marchitación o incluso depresión.

—Pese a que es florista y ama demasiado a las plantas, no suele traer ni mantenerlas en su apartamento, tampoco, pese a sus conocimientos de jardinero, las cría él mismo, sino que las encarga. Esto es dado a que considera una atrocidad el vender lo que serían sus propios retoños.

—Es miembro activo de la SPP, donador y ofrece asilo temporal a los pets.

Campo Obligatorio
♂Físico
Nombre del Anime/Manga/Videojuego del que procede:
Reine des fleurs.
Nombre real:
Louis.
Imagen:
Spoiler:


Volver arriba Ir abajo

Re: »Flor de cerezo y lirios blancos.

Mensaje por Marek Lundgren el Dom Ene 10, 2016 3:14 am

Ficha aceptada

No se te olvide realizar tus registros

Volver arriba Ir abajo

Re: »Flor de cerezo y lirios blancos.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.