Últimos temas
» Song Eun Woo
Dom Oct 15, 2017 3:52 pm por Song Eun Woo

» Firmas
Dom Oct 15, 2017 2:20 pm por Song Eun Woo

» Irvine (incompleta)
Lun Sep 11, 2017 8:30 pm por Irvine Seren

» {Miso's ID}
Vie Sep 08, 2017 1:02 am por Miso

» Music is War (Botones caídos)
Miér Jul 19, 2017 4:16 pm por Invitado

» Mythologíes [Afiliación Normal]
Mar Jul 11, 2017 6:30 pm por Invitado

» [¡Nuevo!] Insituto Tokutei Rol Yuri/Yaoi/Hetero [Afiliación Normal]
Miér Jun 28, 2017 5:18 am por Invitado

» Loving Pets! - Cambio de botón [Élite]
Dom Mayo 21, 2017 4:15 pm por Invitado

» Sakura Feudal [Botones caídos]
Dom Mayo 14, 2017 1:57 am por Invitado

» Red Lights (Yaoi +18) — Afiliación Normal
Miér Abr 19, 2017 3:26 pm por Invitado

» ¡APERTURA HOY! —COLORFUL ♥ DREAMS YAOI +18 - ÉLITE
Jue Abr 13, 2017 4:38 pm por Invitado

Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Pets World está bajo una licencia de protección de creative commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. Las imágenes proceden de zerochan, tumblr etc, bajo el diseño del staff.
Afiliados Elite
0 de 33

Una ventana al pasado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una ventana al pasado.

Mensaje por Sirlen Drago el Dom Jul 26, 2015 1:30 am

Desde que los pets gold comenzaron a venderse como un artículo de lujo su vida se había complicado aún más de lo que le hubiera gustado. Los inversionistas y la junta directiva le presionaba contestemente para lograr que aquellos pets fueran el sueño de cualquiera teniendo que cuidarlos y vigilarles de forma constante lo cual le quitaba tiempo al resto de sus investigación. Por fortuna al menos de momento no había tenido problema alguno con los que ya habían sido comprados, un verdadero alivio.

Sin embargó había algo que comenzaba a preocuparle, aquella semilla que se venía germinando en su interior desde que comenzara a diseñar a los gold y era la posibilidad de implementar ciertos defectos como parte de su programación inicial. Sirle era una de las mentes más brillantes de la compañía por lo que no tenía problema alguno en diseñar rutas y soportes que le ayudaran a amortiguar el sistema de las tres leyes. Nadie ponía en duda que de tener menos escrúpulos y los medios adecuados incluso podría generar una maquina independiente y mucho más humana.

El problema era que no podía arriesgarse a cometer un error tan grande y no había datos suficientes como para pudiera aprovecharse de los llamados defectos en su favor. De momento solo podía esperar y seguir recopilando información hasta poder obtener todo lo que necesitaba para lograr su cometido.
Jugó con el café helado que llevaba consigo bebiendo un poco antes de ir a tomar asiento en una da las bancas que estaba fuera de una pequeña cafetería en el parque, un lugar bastante agradable para pasar el tiempo y pensar. Sacó su computadora, con una pequeña hada azul de protector de pantalla, revisando sus notas más recientes entre ellas los informes de los últimos golds, por cada uno de ellos tenía un archivo de respaldo y encriptado que le ayudaba a aprender de ellos y mantener la información a salvo. Tomó una galleta y la mordisqueo mientras sus dedos volaban sobre el teclado.

Tenía tres buenos prospectos que se salían considerablemente de la norma y el resto había evolucionado de formas extrañas, algunos aceptando lo que eran y avanzando a partir de ahí mientras que otros parecían querer fundir su programación con la realidad y crecer en base a ello, sin duda cada uno a su manera eran especiales.

Abrió el archivo de Hades revisando su actividad más recientes intentando dilucidad que era lo que le llevaba a ser tan espiritual. Hades era su pinocho, lo más cercano que había podido idear que se asemejara a un humano. Loki comenzaba a parecerse más al “dios” que a un humano pero había humanizado al dios, Thoth era más analítico y buscaba ese algo que le diera una comprensión más amplia del mundo que le rodeaba, etc. Estaba por abrir la carpeta de Tezcatlipoca cuando algo o más bien alguien llamo poderosamente su atención.

—Vaya, vaya no pensé que nos volviéramos a encontrar— Le hablo al moreno con una fría sonrisa en sus labios, aquel pet aún le hacía tener emociones encontradas. Tenía cierto odio por él por ser uno de sus primeros errores pero también le apreciaba por haberle enseñado, después de todo se aprende justamente en base de los errores. — ¿Esperas a alguien?— Encontraba de mala educación preguntar directamente si aquel pet había encontrado un amo o si bien estaba con él en esos momentos por lo que prefería dejar la pregunta ambigua— Sino es así siéntate un rato en mi mesa y deja que te invite algo. Le señalo con la cabeza el lugar en el que se encontraba.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una ventana al pasado.

Mensaje por Eliah el Lun Jul 27, 2015 4:36 pm

Hace bastante tiempo que había sido activado, o al menos el suficiente para comprender que la vida de un pet como él (defectuoso y sin dueño) carecía de todo el encanto y la emoción que hacían de aquella ciudad el centro de atención de muchos turistas. Claro, los pets eran ese encanto pero difícilmente podían disfrutar de él; estaban al servicio de los humanos y eso era algo que Eliah comprendía a la perfección.

Nunca cuestiono su rol en la sociedad, y aunque no se encontraba precisamente ansioso por pertenecer a algún humano caprichoso y con ansias de compañía, comprendía que con uno a su lado probablemente su vida sería más interesante que la que llevaba dentro de la tienda. Le sorprendía que, dado el tiempo que llevaba sin encontrar comprador, no hubiesen decidido desactivarlo y dejarlo olvidado en alguna bodega, pero mientras aquello no ocurriese estaba decidido a hacer uso del único recurso que le permitía escapar de la monotonía de su existencia: los paseos. No era un amante de las multitudes, mucho menos a esa hora en la que el sol parecía golpear con más fuerza de lo habitual, pero nada de eso importaba cuando tenía la oportunidad de descubrir parte de esa ciudad que se le antojaba lejana y extraña, impropia y de igual forma atrayente. Le gustaban las calles, mucho más que la tienda.

Solía ignorar a la gente y sus murmullos, sus miradas curiosas le resultaban molestas pero con el tiempo había aprendido a acostumbrarse a ellas, "la mercancía está hecha para ser mirada y tocada hasta satisfacer la curiosidad del comprador, hasta convencerlo de que eres lo que busca" No recordaba quien le había dicho eso, pero probablemente fue algún vendedor de la tienda, uno de los que aún se esforzaban por vender al #244.

Caminaba cerca del parque, prestando más atención al murmullo de los pájaros en los árboles que a la misma humanidad que lo rodeaba, deteniéndose en seco y alzando sus puntiagudas orejas cuando una voz terriblemente familiar interrumpió su paseo obligándolo a voltear el rostro y dibujar una pequeña y ladina sonrisa en su rostro. No, no le emocionaba toparse con ese sujeto, pero dentro de su aburrida rutina él siempre había sido una experiencia diferente, un agradable dolor en el trasero. -Te ves diferente bajo la luz del sol, los focos de laboratorio te sientan mejor -murmuro con la sonrisa torcida mientras tomaba asiento en la silla frente a el incluso antes de ser invitado.

Lo observo con detenimiento: ciertamente se veía algo diferente a la luz del día, podría asegurar que incluso el rubio de su cabello era distinto. Negó con un suave movimiento de cabeza y dejo que su cola descansara cayendo inerte a un lado de la silla -A la gente no le gusta la mercancía defectuosa, ya sabes... algunos no hacen bien su trabajo -se encogió de hombros y sonrió para sí mismo. Era su creador, si, y le debía cierto respeto... pero ya fuese parte de su programación o algún otro defecto desconocido, le gustaba molestar a ese humano y recordarle sus errores, y hasta cierto punto extrañaba esos días donde podía ver la frustración en su rostro luego de cada estudio fallido.

- ¿Cómo va todo? ¿Has creado algo más guapo que yo o sigo siendo tu orgullo? -bromeó para luego soltar una suave carcajada, esta vez sin indicios de buscar molestarlo ni mucho menos. Sirlen era el único ser humano con el que había compartido de manera regular por cierto tiempo, y al menos con él se permitía gozar de una confianza (probablemente infundada) que lo llevaba a bromear de manera más abierta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una ventana al pasado.

Mensaje por Sirlen Drago el Mar Jul 28, 2015 2:32 am

Una pequeña sonrisa se formó en los labios del rubio al escuchar el sarcasmo del pet ¿Le creía tan joven como para molestarse por algo así? Definitivamente ya no era aquel primerizo que en su afán de lograr ayudar a su gente había cometido varios errores. Sirlen había madurado aunque fuese de forma extraña además que nada superaba el sabor amargo que le dejaba en la boca el nombre y la mera existencia de aquel pet, se pasó la lengua por los labios intentando borrar el sabor que había llegado de golpe.

—Pense que ya se habrían desecho de ti—O mejor aunque nunca se volverían a ver porque si hay algo que no se puede superar es que te recuerden donde ha fallado. Ladeo la cabeza suavemente sin despegar la mirada azulina de los ojos del contrario sus movimientos lentos y parsimoniosos recodaban a una muñeca aunado por el pálido color de su tez— De vez en cuando tienes que tomar el sol. Además últimamente no me dejan trabajar tan solo buscan que mantenga todo en orden, ya sabes solo les interesa el dinero y no como se llegue a el. La ciencia es lo de menos desde su perspectiva— Se encogió en hombros restándole importancia al asunto.

Apretó los dientes llevado por un instinto animal, las pupilas de sus ojos se dilataron completamente ante la mención de los defectuosos y las fallas. Poco faltó para que el normalmente civilizado dragón le gruñera molesto por lo que había osado decirle, fantaseo con arrancarle la cabeza de un mordisco para que no volviese a recordárselo. Apretó los puños tranquilizándose un poco antes de hablar.

—Algunos dirían que es una bendición y no un defecto lo que tienes. Efectivamente he estado creando maravillas para el deleite de los pudientes— De inmediato pensó en los gold, aquellas criaturas hermosas y fuertes que sin embargo estaban condenadas a vivir atadas a un amo caprichoso que podía desecharles cuando deseara o ya no les encontrara atractivas. Era una pena que no le permitieran llevarlos al siguiente nivel. —Algunos de mis más grandes éxitos te envidiarían creen que la posibilidad de elegir a quien amar es mucho más interesante.

Las cuestiones amorosas nunca fueron su fuerte y dado que los clientes querían, en la mayoría de los casos, un amor simple y rápido era más fácil para ellos el socializar con los pets a hacerlo con otros seres que tuvieran la capacidad de elección— La gente de hoy en día le teme al rechazo es por ello que pets como tú no están bien vistos, prefieren los cuentos de hadas a la realidad es por ello que nunca son felices. —Y si había algo que detestara el rubio era precisamente eso hacerle de niñera a humanos indecisos que no sabían cómo llenar sus vidas sino con un falso amor de cartón piedra. Le dio un trago a su bebida jugando con el popote sin perder de vista al can.

—La gama gold es mi último trabajo pero están inconclusos, les falta algo vital o más bien muchas cosas pero no se me permite dotarles ni de la mitad— Torció el gesto claramente molesto con la prohibición que le había hecho la junta directiva por no considerarlo practico. —No se puede alcanzar la perfección en base a la esclavitud de los sentidos. No has dicho si gustas beber algo, en esta cafetería trabajan muchos pets y no le caería mal al dueño recibir ayuda comprando sus productos en señal de apoyo. —Para un ojo cualquiera existían modelos que eran prácticamente indistinguible a los seres humanos pero para Sirlen y los demás programadores y diseñadores esto no sucedida y el rubio se jactaba de poderles distinguir aun con los ojos cerrados por ello sabía que varios de los trabajadores del café eran pets.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una ventana al pasado.

Mensaje por Eliah el Jue Jul 30, 2015 5:09 pm

Eliah era del tipo observador, por ello no le resulto difícil notar ese atisbo de furia contenida y fugaz en las acciones ajenas. Saber que él lo había provocado le causaba un grado de satisfacción difícil de describir y así mismo difícil de disimular, ondeando la cola con suavidad a un costado de la silla y marcando la sonrisa ladina en sus facciones. Sirlen le traía de vuelta toda esa nostálgica emoción de los primeros días de su existencia como ente mecánico, cuando el mundo era nuevo y desconocido, cuando descubrir las reacciones humanas era sin duda un buen panorama en el día a día.

Dio un vistazo fugaz a las mesas cercanas para averiguar qué tipo de cosas servían en ese lugar: consideraba que pedir la carta era demasiado tedioso para alguien como él, que apenas sabía distinguir el café expresso de uno corriente. Finalmente se decidió apuntando con su dedo a la mesa de la izquierda - Uno de esos estaría bien -el aroma cítrico de aquel jugo natural había terminado llamando su atención. En cuanto a comer algo, ni hablar, el pet canino no era para nada amante de la comida y desde el desayuno que no había vuelto a sentir hambre, y probablemente no la sentiría hasta la mañana siguiente.

- Creo que la última vez dejamos algo pendiente... algo que ni esos "grandes éxitos" ni tú o yo sabemos. ¿Y qué tal si no puedo elegir a quien amar? Quizás siquiera estoy dotado con la capacidad de sentir aquello, Sirlen - No es que aquello fuese una preocupación en la vida de Eliah, pero a menudo terminaba sintiendo curiosidad por descubrir que tan "fallado" estaba su sistema. ¿Y si en realidad el problema iba mucho más allá que solo no poder captar el ADN de su comprador? Peor aún ¿Y si nunca tuviese un amo con quien poder descubrir que tan jodido estaba? Ser defectuoso no era del todo malo, o al menos no hasta que te empezabas a cuestionar ese tipo de cosas.
- Eres el culpable de mi eterna infelicidad -suspiró exageradamente dramático, con cierta ironía propia en él. No, Eliah no estaba sufriendo en lo absoluto: quería un amo, si, pero a lo que el respecta podían convertirlo en chatarra mañana mismo y no haría la gran diferencia en la vida que llevaba hasta ahora.

Uno de las camareros paso junto a su mesa y el pelinegro tomo la oportunidad para indicarle que quería "uno de esos que tiene el sujeto de al lado" mientras apuntaba con su dedo, de paso aclarando que quien pagaba era el rubio que le hacia compañía. El no tenía idea de si se trataba de un pet o un ser humano ¿pero acaso eso importaba?, a menos que quisiera golpearlo y las leyes de la robótica se lo impidiesen, no. -No entiendo a los humanos como tú -murmuro luego de escucharlo hablar con afán sobre la nueva gama de pets -Esta bien si crean cosas como nosotros, pero te aseguro que con todas esas mejoras que tienes en tu cabeza vas a terminar creando algo que se comporte y sea igual a un ser humano... entonces los humanos gastan su dinero para comprar sujetos iguales a humanos, pero que no lo son, en lugar de relacionarse con los de su especie - A medida que hablaba se dio cuenta de lo confuso y ridículo que sonaba todo eso, pero seguía convencido que probablemente sucedería en algún minuto. Suspiro y se pasó la diestra por el cabello oscuro, justo entre sus orejas, haciendo las hebras cortas hacia atrás por un breve instante. -¿Puedes explicarme qué sentido tiene eso?

Hizo una pausa varios segundos antes de terminar murmurando algo por lo bajo -con tantas películas de ciencia ficción ya deberían saber cómo va a acabar esto si siguen avanzando... -Si, Eliah solía ver algunas películas de vez en cuando y sin duda consideraba que Terminator, Matrix e Inteligencia artificial terminarían siendo realidad en algún punto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una ventana al pasado.

Mensaje por Sirlen Drago el Lun Ago 10, 2015 4:08 pm

Llamo a uno de los camareros del café el mesero se disculpó con una pequeña señal pidiéndole que esperara un poco en lo que terminaba de tomar la orden a otra de las mesas, Sirlen asintió volviendo su atención al pet. Honestamente hubiese preferido que pidiera algo más complejo que eso pero por lo visto incluso en aquel aspecto su sistema era básico. Bebió un sorbo de su bebida para ocultar la sonrisa que danzaba en sus labios, podría ser cualquier cosa pero tenía que aparentar ser elegante y discreto por ello no podía caer tan bajo al reírse de un pet que para colmo de males él mismo había programado de esa forma.

Pese a ser su creación ellos también tenían, en aquel entonces, ciertos parámetros bajo los cuales dirigirse; no podían crear algo que no se vendiera, por lo que los directivos de ventas y creativos marcaban ciertos límites para que pudieran dotar a las creaciones de personalidad. Sirlen sospechaba que en más de una ocasión hubo quien por salir temprano del trabajo cambiaba una o dos cosas dejando el resto igual. Realmente había sido una de las épocas más aburridas de su vida y agradeció con crecer haber subido de nivel para gozar de las libertades que tenía ahora, su único gran fallo seguía siendo el pet que le miraba de aquella forma tan altanera.

—Tendrías que ser más específico Eliah, el amor es relativo puedes referirte al amor de pareja que sería lo más obvio— Teniendo en cuenta el tipo de falla que sufría el pet, pero había que darle la razón en algo ¿Podría ser considerado realmente como una falla? Los humanos tenían que conquistar y seducir a sus parejas por lo que sería normal pensar, bajo los mismos términos de juicio, que aquellos también eran defectuosos. Quizás su error no era más que un impulso de ansiedad que su mente materializo, negó suavemente para si mismo aquellas tonterías eran más propias de Barnaby que de él.— Dios escucha muchos reclamos semejantes y sigue matando personas de formas cada vez más creativas ya no solo con desastres comunes.

Sirle permanecio estoico, no iba a dejar que el pet le volviera a alterar, sería darle el gusto de regodearse en su fracaso al saber que le afectaba aun a pesar de los años. — Afortunadamente yo si aprendo de mis errores y no los he vuelto a cometer— Aunque con la nueva línea comenzaba a dudar un poco, los gold tenían demasiadas variantes imprevistas y desarrollaban comportamientos un tanto extraños, le hubiese gustado estudiarles más pero el dinero era el pilar de los pets no la investigación.

—Tengo un compañero al que le encantaría escucharte hablar y que seguramente piensa que el futuro no está en comprar “humanos- no humanos” de compañía sino más bien sincronizarse con ellos— Sirlen y Barnaby tenían ideas similares aunque caminos distintos a seguir. Mientras que Barnaby quería colmarlos de libertades y generar lo que sería una nueva raza que compartiera con el humano. Sirlen en cambio buscaba la excelencia y crear algo que fuese como su propia raza, evitar una extinción. — Pienso que eso se llama evolución. No quiero convertirme en un tratante de blancas pero supongo que desde la perspectiva de muchos lo soy, por otro lado aún falta mucho para llegar a tal punto y hasta el momento nunca me he topado con un pet que tuviera una chispa de humanidad.— Hizo una pausa tanteando el terreno con la mirada— Y si llega el momento lo enfrentare, será el fin y el inicio de una era.

Intento explicarle algo que le había atormentado por tanto tiempo el saber si estaba caminando por un terreno que irremediablemente se convertiría en un pantano de arenas movedizas y que tanto se podía permitir antes de que lo que hiciera fuera considerado un delito y posteriormente tocar aquel punto donde no hay marcha atrás.

—Esa pequeña chispa creativa es la que los diferencia ¿Qué harían ustedes solos? Si solamente pueden seguir los lineamientos establecidos a la larga terminarían por colapsarse— Eso era lo que no enseñaban en las películas de ciencia ficción, las maquinas avanzaban por la misma ruta pero sin mirar a los costados por eso en la mayoría de los caso el hombre terminaba ganando por desarrollar su imaginación y creatividad.—Sin embargo he de admitir que tú eres parecido a un humano aun sino amaras, en ningún sentido, lo serias pero sabes que eres una maquina restringida a las tres leyes para la protección de los aparentes— se rio por lo bajo—seres vivos, entonces deberías poder responderme ¿Buscas un dueño? ¿Lo necesitas? ¿Por qué? No eres un ser completo e independiente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una ventana al pasado.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.